Bajándonos en alguna de las paradas a lo largo de la avenida Urdaneta, entre las esquinas céntricas que mamá conocía como baquiana, recorríamos entonces las tiendas y los almacenes trajinados por ella desde sus tiempos de señorita.

Leer más

Y no he vuelto a Bogotá. Décadas. Pero sé que cuando vaya y abrace a mi tía y a Benito y no estés será como si el coma acabara en ese instante y el círculo se cerrará finalmente hasta que nos veamos de nuevo.

Leer más

Todo el que va por primera vez al sitio de Troya se lleva más de una sorpresa. Terminamos constatando que la industria del turismo está a punto de convertirlo en un parque temático más.

Leer más