Skip to content

Entrevista

El alfabeto de Diana Carvallo

por Grace Lafontant

Diana Carvallo retratada por Giovanna Mascetti | RMTF

17/06/2019

El mundo está construido a partir de piezas. Comienza por la unión de átomos que van formando nuevos elementos. Ellos, a su vez, constituyen otros más complejos, y así sucesivamente hasta que pasan de lo inorgánico a la vida.

Vivimos a pedazos es la más reciente exhibición de la diseñadora y artista plástico Diana Carvallo. Son dieciséis piezas que, desde el 24 de mayo, ofrecen una mirada peculiar a temas como la maternidad, la protección de los derechos humanos, la libertad, el vacío, las emociones, la migración y la situación del país, en general, a través de la unión de elementos orgánicos e inorgánicos.

Carvallo se define como una mujer rebelde, soñadora y muy determinada. Confiesa, además, que es una empedernida colectora de objetos: en su taller guarda pedazos de madera, piedras, cabillas y otros artefactos que encuentra en la calle y que le resultan interesantes: ellos son vitales para su creación artística.

“Todos somos intensos. La cuestión es que los artistas queremos contárselo a los demás. Seguimos viviendo para no rompernos”, acota.

–¿Qué son los pedazos?

–Son piezas de mi vida. Vivimos en un mundo donde es nuestra responsabilidad unir los fragmentos que se encuentran dispersos. Cada pedazo es como una letra y, juntos, forman un alfabeto. Son un reflejo de la actualidad, un espejo del país que habitamos: ese que por las mañanas da momentos sublimes, pero que también es capaz de hundirte en la más profunda desesperanza.

La génesis de su trabajo es la cerámica. Primero dibuja lo que siente que debe moldear y luego procede a manipular la arcilla. Una vez que la figura –aún cruda– está lista, va a un proceso de quema. Tras los toques finales se deja llevar por lo que siente e incorpora otros elementos que tiene en su taller para complementar, si es el caso, la obra. Incluso su esposo, el reconocido pintor Jacobo Borges, le sirve de inspiración para el desarrollo de algunas instalaciones.

Diana Carvallo retratada por Giovanna Mascetti | RMTF

–¿Cuál es su material favorito para trabajar?

–Bueno, me encantan los materiales urbanos, esos tocados por el hombre. Nosotros transformamos cosas, pero estas siempre vuelven a su estado natural y eso me fascina. No obstante, creo que la arena es madre. Y la arcilla es el material más leal. Desde los inicios de la humanidad ha estado presente en la vida de las personas. Ella nos ha dado todo. Es un material fantástico que, además, es tan fuerte como las emociones.

Aunque no hizo estudios sobre el manejo de la cerámica de forma profesional, Diana Carvallo fabrica constantemente piezas en su taller. Ese es el lugar donde deja que sus pensamientos fluyan y se materialicen. “Disfruto cada instante del oficio. Aunque algunas esculturas se rompan, guardo esos retazos. Algunas lo hacen elegantemente y puedo recuperarlas, pero otras se vuelven añicos. Sin embargo, en las piezas rotas también hay belleza”.

En Vivimos a pedazos la artista reutilizó algunas obras de la exposición que hizo en el centro Los Galpones hace un par de años. Ella los llama “sus guerreros”; constituyen un conjunto de esculturas que representan a aquellos jóvenes que arriesgaron sus vidas en las manifestaciones de 2017. Con todo, la reincorporación no se detiene allí: esas piezas son susceptibles al cambio. La escultora afirma que sus pedazos viven momentos específicos, pero más adelante pueden ser transformados en otras instalaciones.

Diana Carvallo retratada por Giovanna Mascetti | RMTF

Las obras distribuidas por la amplia galería dialogan con quienes que se atreven a interpretar los “pedazos” de Carvallo. Esos fragmentos requieren que el espectador se mueva constantemente, pues dependiendo del ángulo desde donde se los mire siempre se verá algo distinto. “Como artista, uno existe, y la obra también cuando otro la ve. Cuando la pieza retumba en otras almas ahí cobra sentido lo que uno hace”, asegura.

De acuerdo con esta reunificadora de pedazos, el propósito del arte es conectarnos como especie: “La maravilla del ser humano es que cada uno puede ver, en una misma cosa, infinita cantidad de otras. Expones tu alma y los demás pueden conectarse con ella de la manera que deseen. Incluso, no conectar también es válido”.

Aunque pudiera parecerlo, la artista asegura que el tema de esta exposición no es una declaración política. “Vivir a pedazos no trata únicamente de Venezuela. La sociedad contemporánea hace que vivamos en pedazos, pues hay ocasiones en las que no podemos unirlos. Quizá porque el país no lo permite o por la distancia geográfica. A pesar de eso, veo que somos indomesticables porque somos unos echados pa lante. No nos detenemos. No logran quebrarnos”.

Las palabras complementan la exhibición. Así, en la pared izquierda más cercana a la puerta se lee el fragmento de un poema. Carvallo no se considera poeta o escritora, pero cree en el poder de las frases. “La palabra envuelve mucho. Creo que tiene mucho valor para todo. Si cada pedazo es como una letra, entonces aquí hay un alfabeto”.

Vivimos a pedazos

Sonreímos en trozos

Lloramos lágrimas rotas

Caminamos en zigzag

Nos atrevemos de a poquito

Nos rompemos con coraje

Batallamos cada respiro

Respiramos cada palabra

Imagen de la exposición Retazos, de Diana Carvallo. Fotografía de Giovanna Mascetti | RMTF

–No es poeta, pero escribió esos versos. ¿Por qué?

–Una noche no podía dormir. Fue un impulso: tomé el teléfono y comencé a escribir lo que pensaba. Escribía algo e intentaba retomar el sueño. Cerraba los ojos, pero tenía que continuar. No había terminado de expresar todo. Era una fuerza enorme que debía dejar desbordarse. Yo creo mucho en los ángeles y siento que ellos me inspiraron para escribir esa especie de poema. Lo hice para entenderme.

En momentos de crisis, como el que experimenta hoy Venezuela, la conectividad entre los ciudadanos se ha visto menguada. No obstante, para Carvallo los sitios culturales son mágicos porque permiten el encuentro entre los sujetos y el arte. “En el país hay muchas piedras en el camino, pero son muchos los artistas que luchan por encontrarse en la expresión de ideas y en la manifestación de la cultura. De esta crisis tiene que salir algo bueno, todos estamos en rebeldía”.

Cada quien une sus fragmentos de la manera que desee. Vivimos a pedazos ofrece una mirada singular y cautivadora. Quienes visiten la exposición podrán conectar partes suyas que –incluso inconscientes– forman parte de sí mismos.

La exhibición se mantendrá en La Caja del Centro Cultural Chacao hasta principios de julio. Vale la pena visitarla.

***

La exposición Retazos se encuentra en el Centro Cultural Chacao hasta el domingo 23 de junio de 2019.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo