Skip to content

Artes

Viaje al centro del infierno: Del último andén al vértigo absoluto

por Alejandro Padrón

25/10/2019

Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos

Fernando Pessoa. Libro del desasosiego.

Pedro Plaza Salvati ha escrito una novela intensa: Broadway-Lafayette: El último andén (Kalathos ediciones, 2019). Con una prosa que asombra, por su eficacia y madurez, como si el autor hubiese escrito muchas novelas (esta es su tercera), Plaza Salvati construye la urdimbre de un drama trepidante, con personajes sacados de sustratos de miseria y mal vivir, en un país que se cae a pedazos y sufre la más grave crisis económica, moral, social y política de estos tiempos, que Plaza Salvati, de manera contundente, coloca como telón de fondo en su narración. Toda novela es la historia de un viaje. Y esta lo refleja con creces. Porque encierra en sí misma varios viajes en un periplo que conduce irremisiblemente, de la aparente felicidad al descenso a los infiernos.

El primero de ellos, el de Catia La Mar, una estadía signada por la impronta del fracaso, pero que Andrés Carvajal ignora, porque está camuflada por la ilusión de un regreso, el de su mujer, Cristina Mendoza. El segundo camino hacia el infierno es la vuelta de Andrés a Nueva York, en un viaje desolador por los espacios de la ciudad sin saber qué hacer. El tercer viaje es el descenso definitivo a los infiernos del protagonista. Ya él sabe a qué atenerse o lo sospecha, ella se lo ha advertido al decirle aquellas palabras que lo han dejado sin aliento. Es fácil imaginar el rostro de Andrés, desconcertado, abrumado, apabullado, a uno mismo se le eriza el pelo, no de leer esas palabras, sino de escucharlas. Ella apela a un subterfugio literario, como etapa cumbre de su creación, porque escribe una novela sobre la mendicidad, razón suficiente, según ella, para justificar su decisión de haber vivido entre mendigos, con el fin de corroborar esa condición y poder escribir con propiedad su novela.

El planteamiento de Plaza Salvati, de que la literatura puede acabar con la vida, es por decir lo menos, audaz. ¡El triunfo de la literatura por sobre todas las cosas! La literatura como artificio, como instrumento eficaz para la ficción, para las más nobles o peores causas.

Broadway-Lafayette: El último andén es una novela bien pensada y estructurada. La pertinencia y solidez de sus diálogos, la construcción de sus particulares personajes, la imponencia de la gran urbe: las imágenes de las calles de Nueva York, de los túneles del metro, invadidos por cientos de ratas, las avenidas atestadas de bolsas de basura, la lluvia pertinaz que humedece la metrópolis son imágenes que sorprenden y refuerzan el carácter de uno de los ámbitos centrales de la narración.

Hay páginas memorables que apuntalan el texto de Plaza Salvati como las del recorrido de Andrés al subir de Catia La Mar a Caracas por la autopista: un paisaje agobiante que estrangula al protagonista y al lector, por el deterioro, la desidia y destrucción de un país, que ocurrió en apenas cinco años de ausencia. O las páginas del vértigo en boca del narrador en tercera persona omnisciente (uno de los dos narradores de la novela, el otro es Andrés, que cuenta en primera persona) una de las metáforas más poderosas de su libro: La idea de encontrarla fue como si se hubiera activado una podadora mental, que su jardín-cerebro lleno de maleza y plantas crecidas, que eran sus ideas, amistades y experiencias de los últimos meses, había sido limpiado por completo con la llamada telefónica…

El autor de esta sólida novela asume su riesgo de escritor: buena parte de ella refleja el drama de una separación, de un desencuentro, el descalabro de una pareja, y que el escritor lleva temerariamente a los predios de una tragicomedia, porque Plaza Salvati nunca abandona el humor, pero sabe regresar con premura a su centro para retomar el vigor dramático de la novela, elevando su final, a un cierre que deja perplejo al lector.

Con la novela de Pedro Plaza Salvati, Broadway-Lafayette: El último andén, la literatura venezolana se crece y abre caminos a nuestra narrativa.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo