Perspectivas

¿Por qué la MLB no permitirá a sus jugadores participar en la Liga de béisbol de Venezuela?

por Mariano de Alba

Fotografía de Federico Parra | AFP

23/08/2019

La Major League Baseball (MLB) decidió suspender preventivamente la participación de jugadores afiliados a sus equipos en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional hasta tanto no obtenga una aclaratoria de la Oficina de Control de Activos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés). El motivo es la incertidumbre que existe luego de la orden ejecutiva emitida por el presidente Donald Trump el 5 de agosto, de la que puede entenderse que prohíbe a personas o entidades estadounidenses y extranjeras tener cualquier tipo de relación con el gobierno de Venezuela, incluyendo PDVSA, salvo que cuenten con una licencia o autorización especial emitida por la OFAC.

En una carta de fecha 22 de agosto de 2019, Dan Halem, subcomisionado y oficial legal principal de la MLB, advirtió que no estaban preparados para autorizar la participación de jugadores afiliados ni continuar participando en el Acuerdo de Liga de Invierno con Venezuela sin la autorización de la OFAC. Esta decisión, según dijeron representantes de la MLB al Wall Street Journal, también sería aplicable a jugadores del sistema de ligas menores.

Hay recordar que, en su primera sección, la orden ejecutiva bloquea todas las propiedades e intereses del gobierno de Venezuela en Estados Unidos. Asimismo, permite que el Secretario del Tesoro bloquee las propiedades e intereses de cualquier persona o entidad estadounidense o extranjera que haya asistido materialmente, patrocinando o proporcionado apoyo financiero, material o tecnológico a cualquier persona que esté incluida en la lista sobre Venezuela mantenida por la OFAC. Una posible primera causa de confusión podría ser que la orden no define cómo va a entender el gobierno estadounidense qué constituye asistencia material, patrocinio o proporcionar apoyo financiero, material o tecnológico a una persona sancionada. Por su parte, la sección 3 de la orden ejecutiva establece claramente que las prohibiciones en la primera sección incluyen “la realización de cualquier contribución o provisión de fondos, bienes o servicios por, para o en beneficio de cualquier persona cuya propiedad e intereses están bloqueados de conformidad con esta orden”. También prohíbe “el recibo de cualquier contribución o provisión de fondos, bienes o servicios de cualquier persona cuya propiedad e intereses están bloqueados” de conformidad con la orden. Eso incluye al gobierno de Venezuela, donde por disposición de la orden ejecutiva deben considerarse incluidos el Banco Central de Venezuela y PDVSA, así como cualquier entidad controlada directa o indirectamente por esas instituciones.

En consecuencia, el hecho de que PDVSA sea actualmente el principal patrocinante de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, como mínimo, aumenta los riesgos de que cualquier entidad estadounidense, incluyendo la MLB, se arriesgue a dar la impresión que ha provisto o recibido fondos, bienes o servicios de PDVSA o el gobierno venezolano. Según la propia OFAC, las multas por la violación de estas regulaciones pueden ser sustanciales. La justicia estadounidense tendría la posibilidad de iniciar procedimientos civiles o penales e imponer multas que exceden los millones de dólares.

La aclaratoria que ahora espera la MLB de la OFAC podría darse al menos por tres vías. Primero, por una comunicación directa del Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la MLB. Segundo, la OFAC puede publicar en su página web una respuesta en su sección de “preguntas frecuentes” donde explica el alcance de las órdenes ejecutivas y demás regulaciones que forman parte de los distintos programas de sanciones y allí podría aclarar la situación de los jugadores afiliados a la MLB. Finalmente, la OFAC podría emitir una licencia, incluso a solicitud de la MLB, para despejar las dudas y permitir expresamente que la MLB y sus respectivos equipos continúen teniendo la posibilidad de realizar cualquier transacción con cualquier ente relacionado con el gobierno de Venezuela, incluyendo PDVSA. Si la MLB solicita una licencia y la OFAC niega la solicitud, no existe forma de apelar, salvo que haya un cambio sustancial en las circunstancias. Por otro lado, no existe un plazo determinado para que la OFAC responda a la solicitud de aclaratoria por parte de la MLB o a una eventual solicitud de licencia. Usualmente, el tiempo mínimo para una respuesta es de dos semanas, especialmente considerando que el Departamento del Tesoro muchas veces debe consultar con el Departamento de Estado y el Departamento de Comercio para determinar si otorga una licencia.

Lo que suceda con este caso durante las próximas semanas será relevante para determinar si cualquier entidad, estadounidense o extranjera, va a considerar, como está haciendo la MLB preventivamente, que es riesgoso seguir involucrándose en transacciones donde pueda haber presencia del gobierno de Venezuela.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo