DicomEconomía

La vida te da sorpresas: Gobierno elimina la tasa Dipro

por Ana Heredia, Asdrúbal Oliveros, Mariana Petitjean

30/01/2018

El control de cambio ha sido una piedra de tranca para la economía venezolana. Un gobierno compuesto por diversas voces cantantes ha hecho uso de artilugios legales para mantener y garantizar el apoyo de grupos que ostentan, más que poder, una porción de la torta.

En medio de un nuevo llamado electoral, y un inicio de año nada fácil, el Ejecutivo publicó un nuevo Convenio Cambiario (CC) que regirá, de ahora en más, las operaciones relativas a la administración de divisas.

Flotación de tipo “americana”

El CC 39 especifica lo concerniente a la articulación de esta nueva versión del “nuevo Dicom”. En términos procedimentales, el esquema de funcionamiento no dista mucho del anterior. Serán llevadas a cabo subastas semanales posteriores a una convocatoria realizada por el Comité de Subastas. La forma de participación será a través del sistema electrónico, las personas jurídicas y naturales interesadas deberán cumplir con los requerimientos definidos en cada convocatoria. Esta libertad permite cierta discrecionalidad en la determinación de las condiciones. El Comité informará, al cierre de cada acto, las personas adjudicadas, el tipo de cambio y los montos de adjudicación (tal como se venía haciendo en el sistema previo).

El tipo de cambio resultante será el más bajo efectivamente adjudicado. Es de resaltar la eliminación de las bandas cambiarias. Este martes fue publicada la primera convocatoria, en la cual no se especifican límites máximos ni mínimos de precios para compra y venta de divisas.

El Convenio Cambiario define a esta nueva versión del “nuevo Dicom” como un repotenciado esquema de administración de divisas de flotación “libre”, abierto para el sector privado en calidad de oferentes y demandantes (artículos 1 y 2).

En cuanto al sector público, en la nota de prensa publicada el pasado viernes, afirmaron expresamente que el sector público no participará como oferente.

Se acabó lo que se daba

Luego de estar acostumbrados a un esquema cambiario múltiple, el artículo 28 apunta a una migración contable de todo el sector público y privado al tipo de cambio de flotación (Dicom). En principio, todas las operaciones en divisas del sector público deberían regirse por el tipo de cambio marginal anunciado, pese a no participar como oferente en las subastas. Por su parte, el artículo 37, deroga toda la normativa previa que colide con lo establecido en el CC 39, cualquier CC o artículo que allí repose, que pueda contravenir con lo dispuesto en el CC 39, queda sin efecto.

Esta nueva base legal elimina el sustento de Dipro como mecanismo preferencial del sector público. Sin embargo, dado que el convenio deja abiertos varios vacíos legales, nos atrevemos a afirmar que el gobierno puede hacer uso de subterfugios legales para implementar Dipro solo a unas pocas actividades que le permita margen de arbitraje, siendo el tradicional mecanismo de apaciguamiento de los grupos de poder que componen al chavismo.

Con la eliminación del Dipro viene un acelerado proceso de ajuste, y es que por este mecanismo se financió el 72,3% de las importaciones totales de la economía en 2017.

Y sus implicaciones…

Problemas de solvencia y liquidez

A pesar de que, en el papel, las reglas del juego parecen acercarse a un posible esquema de mercado, el nuevo sistema enfrenta una serie de dificultades que debe sortear para no fracasar desde el inicio.

La escasez de divisas que enfrenta el sector público, en un escenario de sanciones y problemas de corresponsalía, justifica la restricción asumida de no participar como oferente. Sumado a ello, mientras no exista un tipo de cambio competitivo, la oferta privada no será suficiente para cubrir las necesidades de divisas de la economía.

Economía política del diferencial cambiario

Desde sus inicios, la dinámica del Gobierno psuvista se ha caracterizado por la presencia de grupos de poder asociados a la captura de rentas. Políticas como el control cambiario han servido como mecanismo de captación de recursos por parte de estas distintas facciones.

En este sentido, a pesar de que aún no se conoce el tipo de cambio resultante de las subastas, la intuición nos dice que, al ser publicado el “marginal”, este nuevo esquema se encontraría por debajo del tipo de cambio del mercado paralelo, creando oportunidades de arbitraje y convirtiéndose en un mecanismo de control del Ejecutivo sobre ciertos grupos de poder.

Haciendo lo que debe, pero haciéndolo mal

A pesar de la falta de claridad, característica de estos anuncios, pareciera que el Ejecutivo Nacional apunta a un proceso de unificación del tipo de cambio del sector público, aunque de manera ineficiente. El Gobierno pareciera estar buscando una convergencia del tipo de cambio hacia Dicom, de manera ineficiente y casi con certeza por debajo del valor correspondiente al equilibrio del mercado.

Amanecerá y veremos

Si bien la información es limitada, este “nuevo” esquema servirá de gasolina para una mayor aceleración del proceso hiperinflacionario, en especial en algunos rubros clave. En primer lugar, ciertos rubros experimentarían un aumento mayor de precios, al devaluarse el tipo de cambio oficial de la economía. Entre ellos se encuentran alimentos y bebidas no alcohólicas (por ejemplo, los CLAP), servicios de vivienda excepto teléfono, salud, transporte y educación.

Por su parte, no debemos sobrestimar el impacto sobre el sector petrolero. Aun cuando podría aliviar la operatividad de las empresas mixtas, su efecto se vería diluido por la falta de inversión e incentivos perversos que han mermado la productividad de la industria.

Característico de las políticas implementadas por el oficialismo, el anuncio del “Nuevo Sistema Dicom” y el Convenio Cambiario nro. 39 no escapan a la opacidad. Si bien la normativa legal resalta ciertos aspectos relevantes (como la eliminación de Dipro) es necesario esperar el resultado de la primera subasta para determinar la magnitud de la devaluación, así como la credibilidad que se pueda derivar del esquema.

Amanecerá y veremos.

, ,
ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo