La autopsia de Jeffrey Epstein revela que tenía el cuello fracturado

por Azi Paybarah y William K. Rashbaum

El fiscal del distrito Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, anunció los cargos contra Jeffrey Epstein el 8 de julio de 2019. Fotografía de Stephanie Keith | Getty Images North America | AFP

16/08/2019

La rotura del hueso hioides puede ocurrir en ahorcamientos, especialmente en los casos de personas mayores, como el financiero, quien tenía 66 años.

Los hallazgos preliminares de la autopsia hecha a Jeffrey Epstein, el financiero que aparentemente se suicidó en una cárcel de Manhattan la semana pasada, donde enfrentaba cargos por tráfico sexual, muestran que tenía rotos los huesos del cuello, dijo el jueves una persona con conocimiento del informe de la autopsia.

El cuerpo de Epstein fue encontrado la mañana del sábado en su celda en el Centro Correcional Metropolitano, lo que desencadenó una serie de investigaciones en torno a los motivos de la muerte de un preso de alto perfil que apenas unas semanas antes había intentado quitarse la vida y había estado bajo vigilancia por riesgo de suicidio.

El domingo, la oficina forense de la ciudad de Nueva York dijo que había concluido la autopsia de Epstein, pero agregó que esperaba más información de los investigadores antes de determinar la causa del deceso. Un funcionario de la ciudad dijo entonces que su oficina tenía bastante certeza de que la causa de la muerte era suicidio por ahorcamiento.

Un médico forense que realizó la autopsia determinó que Epstein tenía fracturado el hueso hioides, que se encuentra cerca de la manzana de Adán, dijo la persona con conocimiento del informe.

Una lesión así puede suceder en un suicidio por ahorcamiento, especialmente entre personas mayores como Epstein, quien tenía 66 años. Pero, según los expertos, también puede suceder en casos de estrangulamiento. El jueves, el Washington Post reportó que el hueso hioides de Epstein se había roto.

Fotografía de Jeffrey Epstein en el registro de ofensores sexuales de Nueva York. Crédito: New York State Sex Offender Registry | AFP

En un comunicado el jueves, la oficina de la médica forense Barbara Sampson hizo un llamado a no conjeturar en torno a hallazgos aislados de la autopsia.

“En todas las investigaciones forenses, toda la información debe sintetizarse para determinar una sola causa y forma de muerte” dijo la oficina. “Todo debe ser consistente y ningún hallazgo particular debe evaluarse en un vacío”.

Marcella Sorg, antropóloga forense recomendó no emitir conclusiones solo a partir del hecho de que el hueso del cuello de Epstein estuviera fracturado.

“No es un caso resuelto”, dijo Sorg, profesora en la Universidad de Maine y quien lleva a cabo trabajo forense en distintos estados. En una entrevista, dijo que un hioides fracturado “es signo de trauma en el cuello. El trauma en el cuello puede ocurrir debido al estrangulamiento. También puede ocurrir durante un suicidio por ahorcamiento”.

El doctor Burton Bentley II, jefe de Elite Medical Experts, una firma de consultoría en Arizona, dijo que un hueso hioides fracturado no era evidencia suficiente para determinar la causa de muerte.

“No es un cien por ciento. Ni siquiera nos lleva a un noventa”, dijo y agregó que para determinar la causa de muerte hay que considerar otros factores, como las marcas en el cuerpo y los objetos que tenía a la mano el fallecido en el momento de la muerte.

El fallecimiento de Epstein suscitó teorías de conspiración en distintos círculos ideológicos y especulaciones sin evidencia en internet sobre las circunstancias de su muerte. El financiero había desarrollado durante varias décadas relaciones con numerosas personalidades en el mundo de la política, los negocios, la ciencia y la academia, entre ellas, el expresidente estadounidense Bill Clinton y el presidente Donald Trump.

Epstein estaba a la espera de un juicio en el que era acusado de tráfico sexual y otros delitos relacionados. Existía una acusación en su contra por abuso de decenas de jovencitas menores de edad en sus mansiones en Manhattan y Palm Beach, Florida, a principios de este siglo.

En 2008, Epstein se declaró culpable de dos cargos de prostitución en el estado de Florida con un acuerdo negociado que le permitía evitar que se le juzgase a nivel federal. Cumplió con una condena de trece meses en una cárcel local donde se le permitía salir doce horas al día, seis días a la semana como parte de un programa de trabajo en libertad. Los fiscales de Florida en ese momento estuvieron de acuerdo en que a Epstein y a sus cómplices anónimos se les protegiera de una acusación federal.

El interés por el caso Epstein se reavivó después de que un reporte de investigación del Miami Herald en 2018 exhibiera los detalles de este inusual acuerdo con la fiscalía y difundiera entrevistas con algunas de las mujeres que dijeron haber sido víctimas de abuso.

El mes pasado, funcionarios federales arrestaron a Epstein en el aeropuerto de Teterboro por cargos de tráfico sexual, cuando volvía de un viaje a París.

El fiscal federal principal en Manhattan, Geoffrey S. Berman, dijo que su oficina no tenía obligación de respetar el acuerdo de inmunidad que Epstein había pactado con los fiscales de Florida.

***

Este artículo fue publicado originalmente en The New York Times en español.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo