Skip to content

Perspectivas

El sentido de la feria del libro del oeste de Caracas

por Marcelino Bisbal

25/11/2019

Estimados embajadores que hoy nos acompañan,
estimado cardenal y canciller de la Universidad Católica Andrés Bello,
estimados amigos de la Fundación Cultura Urbana,
estimadas autoridades de nuestra universidad,
estimada comunidad ucabista —profesores, estudiantes y empleados—, amigos…

Fotografía de Manuel Sardá | UCAB

1

Al igual que el Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, en su libro Yo no vengo a decir un discurso, decimos nosotros ante ustedes: no vengo a decir un discurso; solo voy a hilar unas cuantas palabras, no muchas por cierto, para referirme a una ilusión y a un sueño que nació en junio de 2016 y que se ha materializado por cuarto año consecutivo en lo que hoy estamos inaugurando: la Feria del Libro del Oeste de Caracas, la FLOC.

Cuando pensábamos en tener una feria del libro dentro de nuestra Universidad Católica Andrés Bello y en esta parte de la ciudad que es el oeste de Caracas, no imaginábamos cuánto nos iba a costar en trabajo y esfuerzo, cuántos sustos, incertidumbres, inconvenientes y problemas tendríamos por delante hasta materializar ese sueño. Hoy, ya van tres ediciones que se han cumplido, que se han hecho, como dicen, “carne y hueso”, que han sido y fueron una realidad palpable, tangible.

La IV Feria del Libro del Oeste de Caracas está hoy aquí, este 25 de noviembre de 2019 y con la presencia de todos ustedes como testigos para que digan, al salir de este recinto y luego de que recorran el espacio ferial y sus stands y carpas, que la FLOC no es imaginación, que no es ilusión óptica… que es un hecho que nos está diciendo que en el país la cultura no ha muerto; que, a pesar de todos los obstáculos, aún cuando el ambiente político y social no es el mejor, ha logrado sobrevivir sin sucumbir a las embestidas y a las imposiciones del poder de nuestros días.

Alrededor de esta casa que es la Universidad Católica Andrés Bello, hemos sido capaces por tres años consecutivos de convertir nuestra Feria del Libro en un fenómeno social y literario, en una ventana cultural y en un acto de comunicación. De esta forma, hoy la UCAB tiene la determinación de no permitir que el pensamiento, las ideas, el conocimiento, la convivencia, la solidaridad, mueran material, social, e incluso políticamente. El mensaje de la Universidad es que la civilidad se haga presente no solo en la Feria del Libro del Oeste de Caracas, sino también en su trabajo académico de estudio, de investigación y de extensión.

La FLOC es una síntesis anual del trabajo de todo el año y la puesta en práctica de la imaginación y la fantasía que acompaña al libro, a su lectura, a los talleres, foros, conferencias, películas, conciertos y obras de teatro… y se persiste en el impulso dado por las tres ediciones anteriores.

Esta IV edición de la FLOC nos ofrecerá:

  • Cuatro invitados internacionales que nos visitan.
  • Veinte presentaciones de libros.
  • Seis eventos poéticos.
  • Seis mesas con los invitados internacionales.
  • Dos tertulias.
  • Quince actividades especiales (encuentros, seminarios, congresos).
  • Siete actividades infantiles.
  • Diez películas.
  • Cinco eventos culturales de música y de teatro.
  • Siete exposiciones.
  • La inauguración de la construcción ecológica de la terraza-jardín “techo verde” con cinco visitas guiadas.

Estos datos hablan de empoderamiento. En nuestro caso: empoderamiento cultural.

2

A veces nos hemos preguntado, desde que iniciamos esta aventura ferial, si habrá tenido sentido llevar a cabo todo este esfuerzo, este fenómeno, este hecho cultural que es toda feria del libro. Incluso la pregunta que todos los años nos hacen dentro y fuera de la universidad: ¿cómo se puede pensar en organizar una feria del libro cuando el país está en crisis, cuando la gente se está muriendo de hambre, cuando el país esta destruido…?  Pero cuando vemos la respuesta que nos han dado los que se han hecho presentes desde el 2016 hasta hoy:  los que nos visitan día a día, los que recorren los stands en búsqueda del libro deseado o simplemente curioseando, los niños que participan en las actividades destinadas para ellos, las familias que se presentan para participar de la fiesta, cuando nos cruzamos con los autores nacionales e invitados internacionales que están para promocionar sus libros e ideas, cuando los ucabistas desfilan buscando algún libro o se hacen presentes en alguna mesa o actividad, o los expositores que montan su stand ofreciendo diversidad de ofertas… Entonces, vemos y sentimos que sí ha tenido sentido convertir nuestro campus, por seis días, en un espacio para la imaginación, para el disfrute con la cultura más allá de los libros, y para congraciarnos con el país que nos merecemos para que nos merezca.

Dicho esto, quiero terminar con un poema del escritor inglés Philip Larkin que nos recrea Claudio Giunta (el invitado de Italia a la segunda edición de nuestra feria) que lleva por título Regenerada unión. El poema “dice lo suyo sobre el sentido de la Feria y expresa un deseo”:

Que regresen ahora, todos ellos, a sus vidas circunscritas:/ a los nombres en los camiones, y calendarios de tiendas/ colgados en la cocina, de regreso a los gritos/ en el almacén de granos, a los bares los días de mercado,/ al invierno que se acerca, mientras el festival desmantelado/ por sí mismo, muere y vuelve a ser un área de trabajo./ Que se quede allí, escondido como fuerza, bajo/ facturas y estafas; algo que la gente hace/ sin notar cómo el humo de la fragua del tiempo/ arroja su sombra sobre gestos más expresivos, algo que comparten,/ que irrumpen ancestralmente cada año tornándose una/ regenerada unión. Ojalá siempre esté allí.

Ojalá que siempre esté allí, para que podamos decir con José Saramago:

Me dicen que hace buen tiempo y que la Feria este año está más animada, como si por esos mundos no se labran cosas terribles, crisis, pobreza, depresión. Dicen que en épocas de crisis se lee más (…) A mí me gusta pensar que en épocas de crisis la gente quiere saber por qué llegamos a esto y se acercan a los libros como si éstos fuesen fuentes de agua fresca y los lectores personas sedientas.

Me gusta la Feria del Libro (…) Me gusta levantar los ojos y ver a las personas circulando entre las casetas, tal vez buscando al ser humano que los libros llevan dentro (…) Y pienso que los libros son buenos para la salud, y también para el espíritu, y que nos permiten ser poetas o ser científicos, y entender de estrellas o encontrarlas en el interior de la voluntad de ciertos personajes, esos que a veces, algunas tardes, se escapan de las páginas y se pasean entre los humanos, tal vez más humanos que ellos.

Hasta aquí. Sean todos bienvenidos a la IV edición de la Feria del Libro del Oeste de Caracas, la FLOC 2019, que este año quiere reivindicar a las otras ferias del libro que desde hace ya dos años cerraron sus espacios: la FILU de la Universidad de los Andes, la FILUC de la Universidad de Carabobo, el Festival de la Lectura de la Alcaldía de Chacao, y la margariteña FILCAR de la Universidad de Margarita. Esperamos que pronto vuelvan a estar entre nosotros para que no sean un recuerdo de nuestros ayeres, y que compartamos el espacio cultural con nuevas propuestas de futuro.

*


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo