Skip to content

Perspectivas

El retorno de la sabiduría

por Wolfgang Gil

31/08/2019

Fotograma de The Men Who Stare at Goats (2009)

La filosofía antigua giraba en torno a determinar el concepto de sabiduría. Eso es evidente en la historia del pensamiento que va desde Sócrates al Estoicismo, y sigue de largo hasta la época medieval. La búsqueda empezó a cambiar en la filosofía moderna, pero especialmente en lo que ha sido llamado posmodernidad.

Como el concepto ha sido abandonado por las corrientes principales de la filosofía actual, la búsqueda se mueve hacia otros lugares. A veces, hay felices hallazgos en productos culturales inesperados. Ocurre en películas sin pretensión intelectual que pasan desapercibidas.

Tal es el caso de una comedia de tema antibélico con un título extravagante: Los hombres que miraban fijamente a las cabras (The Men Who Stare at Goats, Grant Heslov, 2009), también traducida como Hombres de mentes. El argumento cuenta dos historias paralelas que finalmente se unen. Una de ellas involucra a un periodista, Bob Wilton (Ewan McGregor), quien, después de su traumática separación matrimonial, se dirige a Irak, cuando el país se encuentra en guerra, para demostrar, tanto a su exesposa como así mismo, su valentía y su talento.

La otra historia es la de Lyn Cassady (George Clooney), un antiguo recluta del misterioso Ejército de la Nueva Tierra, un programa secreto de las fuerzas armadas norteamericanas, centrado en la parapsicología, que fue diseñado por un veterano de Vietnam, Bill Django (Jeff Bridges) y hecho realidad por el devoto General Hopgood. Cuando Bob encuentra casualmente a Lyn, se da cuenta de que tiene una historia valiosa. Esto provoca que Bob se le adhiera como una rémora al renuente Lyn, una decisión que lo lleva tanto al interior de un Irak convulso, así como al pasado del Ejército de la Nueva Tierra.

Capitán de mi alma

Lyn nos cuenta, por medio de flashbacks, que la iniciativa de Bill Django, nació en los campos de Vietnam, donde fue iluminado por una epifanía después de ser herido en combate: “que la mansedumbre sea tu fuerza”, le sentenció una voz sobrenatural. Esa iluminación la convirtió en un proyecto de investigación de tácticas alternativas de combate.

Lyn: Lo que Bill no le había dicho al Pentágono lo que realmente estaba buscando: la respuesta a su visión. ¿Cómo podría la mansedumbre de sus hombres, su falta general de interés en matar gente, convertirse en una fuerza?”

Según Django, este Ejército de la Nueva Tierra cambiaría el mismo concepto de guerra con su filosofía pacifista. Se trata de una legión de “Caballeros Jedi”, quienes poseen una serie de poderes chamánicos, tales como leer la mente del enemigo, atravesar paredes o matar una cabra con tan sólo mirarla fijamente.

Nuestro gran desafío existencial es cómo dominar nuestros impulsos destructivos, especialmente evitar ser víctima de la ira y de los impulsos de crueldad. El problema implícito en la República de Platón es cómo someter a los guerreros a la sabiduría. De esto se trata todo el proyecto educativo de la utopía platónica. En una de las alegorías que utiliza Platón (Rep. IX, 33b y sigs.), se ve que la parte humana de nuestra alma debe dominar a la parte pasional, la cual está representada por un león.

Ese pasaje platónico está muy simbolizado por el arcano 11 del Tarot, donde una joven doncella amansa a un león con una caricia. Sallie Nichols, en su iluminador libro Jung y el Tarot, nos explica que el arcano de “la fuerza” simboliza que las energías que anteriormente se dedicaban a la competitividad y la supervivencia, ahora empiezan a moverse hacia la unificación y la evolución espiritual.

La trayectoria óptima

Cuando Lyn y Bob se adentran en Irak, son secuestrados por terroristas. Mientras se encuentran encerrados esperando ver qué les deparan sus captores, Lyn le expone su idea sobre el destino individual de cada persona.

 “Lyn: ¿Has oído hablar antes de la Trayectoria óptima? … Tu vida es como un río. Si estás apuntando a una meta que no es tu destino, siempre estarás nadando contra la corriente. ¿Acaso el joven Gandhi quiere ser piloto de carreras de automóviles? No va a pasar. ¿La pequeña Ana Frank quiere ser profesora de secundaria? Cuesta arriba, Ana. Ese no es tu destino. Pero seguirás conmoviendo los corazones y las mentes de millones. Averigua cuál es tu destino y el río te llevará”.

La idea de ‘trayectoria óptima’ contiene una gran sabiduría. Presenta muchas resonancias con el concepto estoico de destino. Para el estoico la actitud deseable era el amor fati, es decir, amar al destino. Dicha actitud está bien resumida por “la oración de la serenidad”: ‘“Concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que sí puedo y la sabiduría para establecer esta diferencia”. Su autoría se atribuye al estoico Epicteto, pues parece inspirada en el primer capítulo de Manual.

Luego es adoptada por el cristianismo. Si no puedo cambiar la realidad, tengo la libertad para cambiar mi actitud ante ella. Para eso tengo que desarrollar las virtudes de serenidad, valentía y discernimiento.

La trayectoria óptima supone que ha habido una epifanía sobre cuál es nuestra misión en la vida. Epicteto supone que sepamos cuál es nuestro papel en el teatro de la vida: “Eso es lo tuyo: representar bien el papel que te han dado; pero elegirlo es cosa de otro.” (Manual, XVII).

Nuestro papel en el teatro del mundo tiene una severa consecuencia: debemos aprender que hay sueños que no se realizarán, pues hay una obra que realizar. Esta misión no nos es dada por la sociedad, incluyendo padres, maestros y políticos, tampoco es dada por nuestras preferencias personales.

La redención

El fundador del programa, Bill Django, ha desaparecido, y la misión de Cassady es encontrarle. Cuando la pareja da con la pista de Django, lo encuentran hecho un harapo moral, pues ha quedado reducido a funcionario menor del campamento de una empresa clandestina de seguridad, especializada en la guerra psicológica y en las torturas mentales.

El director de esta iniciativa es el malévolo destructor del Ejército de la Nueva Tierra, Larry Hooper (Kevin Spacey). Se descubre que Lyn sufre de un acuciante sentimiento de culpa por haber matado, en el pasado, a una cabra con su poder mental, inducido por Hooper.

Lyn: Estaba completamente en contra del camino de los Jedi. Solo iba a fingir intentar para que puedan ver que no funcionaría y puedan olvidarse de eso. Entonces, mientras estaba sentado allí, sentí ese impulso dentro de mí. No pude detenerlo. ¿Tal vez, en el fondo, alguna parte oscura de mí quería ver si podía hacerlo? ¡Mierda! Eso fue todo. Había usado mis poderes para el mal y es como si trajera una maldición en todos nosotros. Es como ese poema donde el tipo mata a la gaviota y ellos se la cuelgan alrededor del cuello. Todas las noches, yo soñaba con esa cabra. Su la boca se abría y se cerraba sin producir ningún sonido.”

El poema referido es la Balada del viejo marinero, escrito por Coleridge, en 1798. Relata la fantástica aventura de un marino durante un largo viaje en el mar. Los vientos de tormentas empujan a su barco hasta la Antártida. Es ahí donde la tripulación ve a un albatros, augurio de buena suerte. Sin razón alguna, el marinero dispara al ave con su ballesta y comienza la tripulación a sufrir penalidades. Lo culpan de la mala suerte y lo castigan colgándole el ave muerta en el cuello. Cuando el marinero ve a toda la tripulación perecer, cambia de actitud y comienza a bendecir a las criaturas del mar que encuentra. Es allí donde el ave que colgaba de su cuello cae, liberándolo de la maldición.

Una de las enseñanzas más importantes de la sabiduría es que si bien podemos pecar contra la vida, es decir, caer en el lado oscuro, podemos ascender a un estado de conciencia superior al estado que produjo la trasgresión. Ese estado de conciencia es la metanoia, es decir, el arrepentimiento.  Esto debe entenderse como el acceso a una perspectiva más elevada, o conversión. “Los estoicos afirman que esta conversión hacia las cosas divinas se consigue por medio de un cambio repentino, transformándose el alma en sabiduría.” (Clem. Al., Strom., IV, 6). Lyn logra redimirse cuando sabotea el centro de torturas, saca a Django de su estado depresivo y, finalmente, libera a las cabras que eran sometidas a crueles experimentos.

Una vida más profunda

Bob regresa a su país fortalecido por la aventura en Irak. Ha asimilado en su alma el idealismo  del  Ejército de la Nueva Tierra y aprende a amar la vida. De esa forma, toma conciencia que su misión es denunciar las injusticias, como las operaciones negras de Hooper. En definitiva, se ha hecho más sabio.

La sabiduría es un concepto que parece fuera de lugar en nuestras vidas contemporáneas. Usualmente se le interpreta como un anticuado sinónimo de inteligencia. Con el agravante de que solo concebimos la inteligencia como la herramienta mental para lograr fines externos, es decir, éxito material. Por eso, hacer mención de lo sabio es algo que parece extravagante.

Aunque no esté de moda, la validez de la sabiduría sigue incólume. Conduce a la conciencia de los principios y valores que hacen que la vida valga la pena ser vivida. Lo decía Lao-Tsé: “Así, el sabio observa lo profundo y no lo superficial” (XXXVIII).


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo