Skip to content

PoesíaLiteratura

Abroche su cinturón mientras esté sentado

por Sara Uribe

Edward Hopper, "Chair car", 1965

29/10/2019

«Abroche su cinturón mientras esté sentado» es un texto de la escritora mexicana Sara Uribe, publicado en su reciente libro de nombre homónimo. Uribe visitará Caracas y desde el lunes 4 al viernes 8 de noviembre tendrá encuentros con la prensa, escritores y público en general en La Poeteca. Hablará sobre la poesía mexicana contemporánea y leerá parte de su trabajo poético.

 

Los pasajeros van tarde.

¿El vuelo? Demorado.

Los pasajeros saben que llegarán tarde. Que perderán el avión. Que no arribarán a sus destinos a tiempo.

¿El vuelo? Demorado.

 

Los pasajeros se truenan los dedos. Se mesan, impacientes, los cabellos.

Los pasajeros maldicen

su suerte / el tráfico / la vida / la puta /

costumbre / de dejar todo / para el último /

minuto

 

¿El vuelo? Demorado.

 

Los pasajeros sudan, corren, bufan, agitados. Quieren creer que en ese preciso instante / ya todo / depende / de sus piernas.

 

¿El vuelo? Demorado.

 

Los pasajeros se dejan caer, despeinados y jadeantes, sobre el mostrador de la aerolínea. Con su identificación en mano, parecen decirle al mundo: Mundo, hazme ahora un último favor.

 

Ahora bien, hasta este punto:

A. ¿Queremos que los pasajeros, cansados, pero felices, consigan abordar?

 

O bien:

B. Sabemos que han llegado demasiado tarde, que siempre es tarde para los pasajeros que van tarde.

 

Si nos decidimos por A

1. ¿Esperamos un milagro?

2. ¿Apelamos al deux ex machina?

3. ¿Estamos realmente convencidos que la demora en su vuelo puede ser su salvación?

 

Si, por otra parte, optamos por B

1. ¿Esperamos que los pasajeros que perdieron su vuelo se sienten en el piso del aeropuerto derrotados y llorosos?

2. ¿Creemos que los pasajeros gritarán vituperios y, furibundos, agitarán sus puños en el aire en inequívoca señal de fútil amenaza?

3. ¿Sabemos que los pasajeros que perdieron su vuelo se convertirán eventualmente en esos seres grises que vagan de sala en sala, de puerta de embarque en puerta de embarque sin lograr salir jamás del limbo de la pérdida y la espera?

Es decir, ¿de verdad deseamos un final feliz para este poema, para los pasajeros, que ahora se encuentran suspendidos en espera de nuestra elección?


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo