Skip to content

Perspectivas

“Vargas, Venezuela: la fuerza de la unión”: la película que hacía falta sobre la tragedia de Vargas

por Grace Lafontant

26/01/2020

La conmovedora obra de Bolívar Films, dirigida por Fernando Venturini, plasma la historia de 17 sobrevivientes y voluntarios durante el deslave de 1999 –el peor desastre natural de la historia reciente de Venezuela–, del cual se cumplieron veinte años.

Era mediados de 2019 cuando el médico cardiólogo Tomás Sanabria comenzó a revisar cajas con carpetas de su pasado. Entre los diferentes folios, varios en particular llamaron su atención: los que contenían los textos anecdóticos sobre la tragedia de Vargas. “Encontrarme con esos recuerdos me impresionó mucho, pero lo más interesante fue revivir –como si fuese ayer– las sensaciones que experimenté en aquel momento. No podía creer que hubiesen pasado 20 años. Y comencé a leer todo lo que había escrito”. 

Dentro de esa carpeta, donde documentó su experiencia, se tropezó con dos historias que lo conmovieron tanto como para contactar a Bolívar Films y proponer un documental donde se hablara, desde otro ángulo, sobre esta desgracia. La primera es la de un hombre que llegó a la clínica donde trabaja, en San Bernardino, con la pierna rota. “Al hombre lo trajeron de una quebrada próxima al hospital. Él estaba ayudando a una niña, que no era su hija, a cruzar por el agua porque decían que la corriente se estaba llevando las casas. De repente, un tronco que venía flotando a gran velocidad le pegó en la pierna y arrastró a la pequeña. Médicamente el hombre estaba bien, pero el impacto que traía nos hizo pensar que algo grave estaba por ocurrir”. 

La segunda versa sobre lo que vio cuando llegó a La Guaira tras el deslave. “Cuando bajé al Litoral, tres días después del accidente del joven y la niña, me horrorizó lo que vi. La geografía había cambiado por completo. Me impactó el Ávila. Pasó de ser una montaña verde a una rasgada por uñas, arrancando la naturaleza y dejando ver la tierra que ahora alcanzaba el mar. Todo, bajo la montaña, estaba completamente destruido”. 

Luego de aterrizar y visitar la zona de Camurí Grande fue a Naiguatá. Se llevó un morral preparado con equipos médicos, porque no sabía si las condiciones le exigirían quedarse allá. Así pudo atender y hablar con la gente afectada. “Luego de caminar de vuelta hacia Camurí Grande, un helicóptero nos esperaba para volver a Caracas. Allí me encontré con el doctor Oscar Loynas, contemporáneo de mi padre, a quien le confesé que todo se había perdido y que lo único que se podía hacer era meter tractores y limpiar. Pero él me sacudió y me dijo: ‘Estás equivocado. Ahora es que vamos a echarle pichón a esto, ahora es que vamos a resurgir’. Y tenía razón. Ver cómo todo el mundo se unió para ayudar al estado Vargas fue el segundo elemento que me conmovió en aquel momento, y este año cuando releía mis apuntes”. 

Pasó poco tiempo cuando, tras la llamada del doctor Sanabria, el equipo de Bolívar Films se puso en marcha para realizar un documental que hablaría sobre los 20 años de la tragedia de 1999. De la mano del director y guionista Fernando Venturini, los asesores comunicacionales, Luisa Mariana Pulido y el doctor Sanabria, junto al equipo técnico independiente, llevaron a cabo esta pieza audiovisual cuyo fin es mostrar el lado más humano del deslave. 

El largometraje fue realizado en tan solo cuatro meses –un récord para una pieza como esta–, cuentan los productores Cecilia Altamura y el presidente de Bolívar Films, Luis Guillermo Villegas. Durante esos meses, todo el equipo de dirección y producción trabajó arduamente para que el largometraje pudiera ser estrenado el 16 de diciembre en su canal de Youtube: “Vargas Venezuela”. 

Fernando Venturini retratado por Lara Blacklock | RMTF

Vargas, Venezuela: la fuerza de la unión recopila los testimonios de 17 sobrevivientes y voluntarios que, durante 50 minutos, exponen cómo fue su experiencia durante el deslave hace 20 años; asimismo, muestra otras dos congojas que afectaron a los varguenses: el deslave del 2005 y la caída del viaducto en 2006. 

De acuerdo con Altamura, conseguir las 17 voces del documental les tomó dos días. Con objetivos y arquetipos claros, el equipo se trasladó a La Guaira para seleccionar a las personas que recordarían cómo fueron sus días durante y después de la tragedia. “Hablamos con más de 50 personas. Todas con historias muy valiosas y conmovedoras, pero estas 17 –creemos– dieron el perfil exacto. No fue fácil, pero conseguimos a aquellos que realmente querían dar un mensaje positivo, de echar para delante, que lucharon contra la tragedia y que hoy son emprendedores, trabajadores, gente con familia que, a pesar de todo, siguen apostando por el país”.

Fernando Venturini, director del film, define a los sobrevivientes –en especial a sus entrevistados–, como gente brava y ufanos de su tierra, pues a pesar de todas las experiencias traumáticas, se mantuvieron allí. “Lo que sucedió hace 20 años aún los varguenses lo experimentan de manera muy cercana; de hecho, cada vez que llueve, los adultos sienten temor a que se repita otra desgracia. En el documental se toca por encima el aspecto psicológico. No quisimos concentrarnos en eso. Hablar de los efectos clínicos amerita un capítulo entero y no tuvimos el tiempo suficiente. Los hijos pequeños de los entrevistados nos contaron que recordaban como una ‘aventura’ esa calamidad, pero los más grandes no tienen memoria de lo ocurrido, para ellos es tan solo una página en blanco. No puedo afirmar que hayan superado la tragedia, pero aprendieron a vivir con su pasado, en familia y comunidad. Para mí son ejemplo de lucha”, afirma el director.

Los testimonios de Vargas, Venezuela: la fuerza de la unión carecen de sesgo político, pero el equipo procuró buscar a personas de todos los bandos políticos y clases sociales para equilibrar y ofrecer la mejor visión sobre un mismo tema. Si bien se trata de la verdad de cada entrevistado, unida con la de los demás protagonistas, parecen formar una visión común. Además, todos coinciden en la manera de expresarse con respecto a los problemas actuales del país; cosa que para Venturini es sinónimo de progreso porque, advierte: “No son tiempos para buscar culpables sino para reconstruir. Al igual que lo hicieron los varguenses hace 20 años, es nuestro turno ahora”. 

“Luego de realizar las entrevistas volví a enamorarme del país. Cada uno de ellos me devolvió la esperanza y me hizo entender mucho sobre el presente. Estoy sumamente orgulloso del resultado. No solo por el valor que tiene y por todo el esfuerzo que el equipo entero colocó sobre él, sino por lo que transmite. Creo que es hermoso ver quiénes somos los venezolanos en realidad a través de las tragedias, cosa que podría sonar incongruente, pero que para mí es así”, destaca Venturini.

Tomás Sanabria retratado por Lara Blacklock | RMTF

El propósito del documental no es presentar de forma dramática el deslave de Vargas y todas las tragedias posteriores, sino mostrar la esencia del venezolano. “En ese momento se volcó un tropel de recursos humanos –ni hablar de insumos y donaciones provenientes de otros estados y otros países–. Trabajamos juntos para salir de aquella devastación. Se hizo una labor increíble, pero también hubo errores. Pienso que este documental transmite testimonios humanos de una tragedia; ver cómo de las peores situaciones se puede encontrar belleza”, explica Sanabria, quien además demostró preocupación por generaciones enteras que desconocen qué sucedió exactamente aquellos días de diciembre de 1999 en el entonces Estado Vargas. 

De igual manera, ir más allá del deslave y discurrir sobre otros acontecimientos que estremecieron al litoral central, resultó pertinente, pues es un recuento de 20 años de historia. “Es la manera en que pudimos ver la reacción de la gente frente a las adversidades; cómo se reconstruyen y recuperan ciudades enteras. La unión y la capacidad de salir adelante son los mensajes transversales del documental, pero también lo es la idea de que todos somos parte de la sociedad y que debemos estar atentos frente a todo lo que hagamos, bueno o malo, pues siempre nos afectará y queda de nosotros aceptarlo o no”, afirma Luisa María Pulido. 

El último diciembre del milenio estuvo maculado por horrores humanos y naturales. Pero, y como metáforas, la luz volvió en Nochebuena, quizás antes si se ve el esfuerzo que toda la sociedad civil dedicó para zurcir las emociones rotas y para devolver el brillo que caracteriza al estado Vargas. “El país se portó a la altura, sobre todo Caracas, que era la ciudad más cercana al lugar del desastre. La gente se sensibilizó. Cada quien ayudó desde donde podía, y nosotros, 20 años después, también estamos apoyando, pues estamos mostrando el lado más humano y real de la tragedia”, subraya Altamura. 

Finaliza otra década, y Venezuela se encuentra enfrentando una crisis que, de manera coincidencial, se inició en el mismo momento en que Vargas se ahogaba en lodo y escombros. “El país de hoy día se puede comparar muy de cerca con la tragedia de 1999. Vargas paso de un día para otro a no tener agua, comida, luz, medicinas y ver fallecer a miles de personas. Actualmente la situación es peor, pues no es solo un estado sino el país entero”, afirma Sanabria. 

A pesar de que Vargas, Venezuela: la fuerza de la unión no explica los detalles técnicos sobre la tragedia, el director de Bolívar Films y productor general del documental, Luis Guillermo Villegas, revela que, por ejemplo, algunos diques y canales construidos hace 20 años fueron destrozados durante la vaguada del 2005 y, desde entonces, es poco probable que se les haya realizado mantenimiento alguno. No se descarta que en el futuro ocurra algo similar: “Me parece curioso que se permitiera que la gente volviera a asentarse en el mismo lugar donde estaba antes de la tragedia. Es decir, siguen estando expuestos al desastre. El padre Abelardo (uno de los entrevistados) dice que la culpa no es de la naturaleza, sino de los errores humanos. Y es cierto. Hay que unirnos, claro, pero también ser más críticos a la hora de reconstruir y estar listos a la hora en que vuelva a ocurrir”.

***

Haga click acá para ver el documental Vargas Venezuela La Fuerza de la Union.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo