Skip to content

Economía

¿Qué está pasando en la banca y en el mercado cambiario?

por Víctor Salmerón

Fotografía de SIMON MAINA / AFP

20/12/2018

La estrategia que implementa el directorio del Banco Central para disminuir la cantidad de dinero que circula en la economía genera impactos en el sistema financiero y en el comportamiento del dólar.

Básicamente, el Banco Central ha recortado la cantidad de bolívares que las entidades financieras pueden prestar incrementando el encaje, es decir, la porción de los depósitos que deben congelar a manera de reserva. De esta forma, al haber menos dinero disponible para el crédito, ingresan menos fondos a circular y disminuye la liquidez.

Desde el tres de septiembre el Banco Central ha aumentado el encaje en tres oportunidades y en este momento las entidades financieras tienen que colocar en la cuenta de reservas la mitad de la variación semanal del crecimiento de las captaciones, el 31% de todos los depósitos y el 100% de los recursos que superen al excedente de liquidez registrado al cierre del 31 de agosto de 2018.

Dólar frenado

La firma Síntesis Financiera afirma en su último informe, fechado el 17 de diciembre, que el principal objetivo de reducir los bolívares que la banca puede prestar “es impedir que la liquidez bancaria sea canalizada al crédito y contribuya a financiar la demanda de divisas, impulsando al alza el precio del dólar en el mercado paralelo”.

La cotización del dólar en el mercado paralelo influye en el precio de una amplia gama de productos y servicios porque empresas y comerciantes lo utilizan como guía para calcular costos, por lo tanto, el directorio del Banco Central considera que frenando su ascenso logra desacelerar la inflación.

En una reciente reunión entre banqueros y ministros del gabinete económico, el Gobierno complementó el aumento del encaje con una “exhortación verbal” a los bancos para que disminuyeran el crédito a las empresas, en especial en diciembre, a fin de “colaborar con la estabilización del mercado cambiario”.

El Banco Central ha tenido éxito en el objetivo de contener la escalada del dólar en el mercado paralelo. El promedio de los distintos marcadores se ubica en 749 bolívares por dólar, una cotización que está muy por debajo de lo que se esperaría si se tomara en cuenta la inflación de los últimos cuatro meses.

De hecho, las proyecciones de Ecoanalítica indican que si el dólar se hubiese encarecido igual que el resto de los productos, en este momento tendría un valor cercano a 8 mil bolívares en el mercado paralelo.

Pero la estrategia de frenar el ascenso del dólar limitando el crédito tiene costos. Síntesis Financiera advierte que “la política monetaria actual busca la estabilidad de la tasa de cambio a un alto costo para el país: es fuertemente recesiva y no hace mella a la inflación. Está siendo aplicada a una economía que atraviesa por una prolongada depresión e hiperinflación, sin venir acompañada de medidas que generen expectativas favorables de ahorro e inversión”.

La inflación no se ha desacelerado en un entorno donde la escasez es muy elevada porque, por la poca oferta de dólares, las empresas no tienen suficiente materia prima para producir y las importaciones se han reducido drásticamente. De acuerdo con la medición que realiza la Asamblea Nacional en noviembre, la inflación registró un salto del 144,2% y diariamente los precios aumentan un 3% en promedio.

¿Viene la unificación?

En la reunión sostenida con presidentes de bancos, los representantes del Gobierno señalaron que, al mismo tiempo que se reduce el crédito para frenar el ascenso del dólar en el mercado paralelo, el Banco Central irá aumentando el tipo de cambio oficial hasta lograr “unificar la tasa”.

Tras sucesivos incrementos, el tipo de cambio oficial es de 447,62 bolívares por dólar, con lo que la brecha con el tipo de cambio paralelo es del 67%, una magnitud que refleja una fuerte reducción respecto al diferencial del 450% registrado el 29 de noviembre.

La posibilidad de que el Gobierno logre unificar el tipo de cambio y lo mantenga estable luce complicada en un entorno donde las reservas internacionales, es decir, el tanque de divisas que tiene el Banco Central para ofertar en el mercado, se ubica en niveles históricamente bajos. La administración de Nicolás Maduro continúa financiando el déficit fiscal con creación de dinero y la contención de la liquidez mediante la reducción del crédito no es sostenible en el mediano plazo.

La overnight

El aumento del encaje ha disminuido la disponibilidad de fondos obligando a un sector del sistema financiero a solicitar préstamos de corto plazo en el mercado interbancario donde las entidades financieras se prestan entre ellas.

La tasa de interés para estos préstamos se conoce como “la tasa overnight” y en diciembre ha tocado máximos de 24%, un nivel inusualmente elevado si se compara con agosto cuando no superó el 9%. Al mismo tiempo, el volumen de las operaciones ha aumentado de forma relevante.

A solicitud de los banqueros, el Gobierno se comprometió a revisar y, eventualmente, disminuir el encaje después del próximo 10 de enero.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo