Skip to content

Economía

¿Qué está pasando con el Bitcoin en Venezuela?

por Víctor Salmerón

Fotografía de Jack Guez / AFP

21/06/2018

El pasado 8 de junio Tareck El Aissami, en ese entonces vicepresidente de la república, dejó en claro que el gobierno se dispone a reforzar el control de cambio interviniendo las crecientes transacciones con bitcoins que permiten la compra de dólares a una tasa superior a la establecida por el Banco Central de Venezuela.

El Aissami, quien la semana pasada fue sustituido por Delcy Rodríguez en la Vicepresidencia de la República y pasó a dirigir la Vicepresidencia de Economía y el Ministerio de Industrias y Producción Nacional, advirtió: “Ahora resulta que migraron a una nueva modalidad para tratar de marcar el dólar referencial o el dólar especulativo a través del mercado de las criptomonedas. Vamos a establecer futuras acciones, todas las cuentas que identifiquemos que están vinculadas a estas operaciones van a ser severamente castigadas y (sus titulares) puestos a la orden de la justicia nacional”.

A diferencia del dinero convencional que se imprime en billetes y monedas, el bitcoin es únicamente digital y no está controlado por banco central alguno. Su creación en 2009 fue el punto de partida de las criptomonedas, que día a día luchan por ganar espacio en la economía global y se reproducen continuamente al punto de que ya existen más de mil.

De acuerdo con las estadísticas de Coindance, un portal que provee cifras sobre el desempeño del bitcoin en distintos países, entre mayo y las dos primeras semanas de junio se transaron 3.354 bitcoins en Venezuela, una cantidad que supera en 40% a la de Colombia, Perú, México, Brasil y Argentina en conjunto.

La causa fundamental del floreciente mercado de bitcoins es que en medio de la hiperinflación que pulveriza el valor del bolívar constituye una vía para comprar divisas al margen del férreo control de cambio donde las empresas y los particulares solo pueden adquirir de manera legal una cantidad exigua de dólares.

En un reporte sobre el alza de las operaciones la firma Ecoanalítica señala que “este es un de los casos donde la tecnología abre ventanas de libertad económica incluso en los entornos más adversos”.

A través de páginas web se creó un mercado donde los venezolanos compran bitcoins con bolívares y luego, mediante una de las tantas Exchange que operan con criptomonedas, los venden en el exterior para obtener divisas. El tipo de cambio que resulta de estas transacciones (una ley prohíbe difundirlo), al igual que el que surge de otro tipo de operaciones como la compra de dólares a través de pesos colombianos en la frontera, es muy superior a la tasa que establecen las autoridades mediante el control de cambio.

Este dólar paralelo es tomado como referencia para establecer precios y costos de reposición por una franja importante de la economía, algo que las autoridades han decidido combatir mediante la persecución y el rastreo de cuentas bancarias.

Las tasas

El Banco Central establece una tasa oficial para el dólar mediante el sistema que denomina Dicom que consiste en subastas semanales donde empresas y particulares solo han podido comprar en lo que va de año 14 millones de dólares, una cantidad exigua que se encuentra muy lejos de satisfacer la demanda. Al cierre de la semana pasada esta tasa se ubicó en 80.000 bolívares por dólar.

En las últimas dos semanas el Banco Central dio una pequeña muestra de flexibilidad al autorizar una tasa de 2,2 millones de bolívares por dólar para las remesas. Esta tasa se aproxima a la que surge de las transacciones con bitcoins y forma parte de un intento de las autoridades por lograr que quienes reciben divisas del exterior lo hagan a través de tres casas de cambio legalmente autorizadas.

Pero quienes desean comprar dólares por una vía distinta a la limitada oferta del Dicom, solo tienen como alternativa mercados como el formado en torno al bitcoin, de allí que luce muy difícil que el Gobierno logre eliminar los intercambios de bolívares por dólares a tasas no oficiales.

Ecoanalítica considera que “el Ejecutivo debe ir a un esquema de legalización plena del mercado paralelo de divisas, esto en el marco de una estrategia consistente y creíble para reducir y mantener la brecha entre las tasas oficial y paralela”.

Las casas cripto

Antes de que Tareck El Aissami anunciara el inicio de medidas para acabar con la compra de dólares a través del bitcoin, el gobierno dio muestras de querer establecer un mercado libre de divisas a través de las criptomonedas.

Tras crear la Superintendencia de Criptoactivos y la Tesorería de Criptoactivos de Venezuela, el 26 de abril el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprobó la licencia para que 16 casas de cambio de criptomonedas comiencen a operar en el país.

Entre las casas de cambio con licencia figuran Cripto Exchange, Cripto Capital, Asesoría Financiera C.A., Italcambio, Cave Blockchain, Valorata Casa de Bolsa, Coinsecure y Menex.

El 30 de mayo el entonces superintendente de criptoactivos, Carlos Vargas, afirmó que la idea es que en estas casas de cambio los venezolanos puedan comprar criptomonedas libremente. De concretarse este paso, se estaría creando un mercado legal de divisas distinto al del Dicom ya que una vez los venezolanos adquieran las criptomonedas con bolívares podrán revenderlas en el exterior para obtener divisas.

Dijo Carlos Vargas en entrevista concedida a Venevision:

“Recientemente nosotros extendimos la licencia que fue aprobada en principio por el presidente de la República, quien nombró públicamente cuáles iban a ser esas casas de cambio. Y son los entes autorizados por el Estado venezolano, por la Superintendencia para ejercer esta función de trader, de intercambio, de compra, de venta que sin duda alguna va a completar la confianza que los venezolanos necesitan, porque compro mi petro, compro ethereum o bitcoin, o compro cualquier cripto y puedo intercambiarla libremente como ya lo están haciendo buena parte de los comercios que se protegen de la inflación”.

No obstante, el pasado 20 de junio Carlos Vargas abandonó la presidencia de la Superintendencia de Criptoactivos, cargo que ahora ocupa Joselit Ramírez, y todavía se desconoce cuándo comenzarán a operar las casas de cambio autorizadas por Nicolás Maduro.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo