Actualidad

Mastercard en Venezuela: ¿Qué ha pasado en las últimas horas?

por Víctor Salmerón

04/09/2019

Fotografía de Olgierd Rudak | Flickr

Mastercard suspendió sus servicios a dos entidades financieras públicas: el Banco de las Fuerzas Armadas (Banfanb) y el Banco Agrícola de Venezuela por considerar que la orden ejecutiva firmada por Donald Trump el pasado 5 de agosto, la cual amenaza con bloquear los activos que tengan en Estados Unidos las empresas que presten asistencia a la administración de Nicolás Maduro, la obliga a tomar esta medida.

Estados Unidos, junto a una larga lista de países considera fraudulentas las elecciones que Nicolás Maduro esgrime como piso legal para un nuevo mandato. Tras la orden ejecutiva, el Departamento del Tesoro renovó hasta el 20 de octubre de 2020 una licencia que permite a MasterCard, Visa, American Express, Western Union y MoneyGram operar con las entidades financieras públicas, Banco de Venezuela, Banco Bicentenario y Banco Central de Venezuela hasta el 22 de marzo de 2020.

Al no incluir en esta lista al Banco de las Fuerzas Armadas y al Banco Agrícola, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos dejó abierta la puerta para que empresas como Mastercard decidan cortarle sus servicios.

El presidente de la entidad financiera local, general de división Darío Baute, emitió un comunicado donde dice que se produjo “la suspensión unilateral de los servicios interbancarios en las tarjetas de crédito Banfanb por parte de la empresa norteamericana Mastercard, materializado a pesar de nuestros esfuerzos hoy miércoles 4 de septiembre”.

“Estas medidas de carácter injerencista y arbitrarias están fuera de todo contexto jurídico y constituyen una violación flagrante a los derechos humanos de todos nuestros clientes, dado que comprometen severamente el acceso a sus recursos financieros bloqueando un medio de pago cuyo impacto se verá reflejado en las operaciones comerciales y servicios básicos domiciliados”, se añade en el comunicado.

Mastercard procedió a bloquear el BIN del Banco de las Fuerzas Armadas y del Banco Agrícola de Venezuela y a suspenderles el contrato de licencia. El BIN es el número que identifica las tarjetas de crédito y de débito de cada entidad financiera; por lo tanto, a partir de hoy las tarjetas de estos bancos no podrán ser procesadas.

Red criolla

Para enfrentar la contingencia, el Banco de las Fuerzas Armadas contactó al Consorcio Credicard, con el fin de lograr que sus tarjetas puedan funcionar a través de esta empresa venezolana que procesa medios de pago.

El general Darío Baute a través de su cuenta de Twitter afirmó que “esta contingencia producto del ataque de Mastercard al sistema financiero venezolano durará breves momentos y será solventada, al menos en un 60% con la reconexión de las tarjetas de crédito al Consorcio Credicard”.

Fuentes financieras explican que la idea es que el Banco de las Fuerzas Armadas emita tarjetas de crédito con un nuevo BIN, el cual le sería proporcionado por Credicard, y que las mismas operen como tarjetas privadas del Consorcio.

En el sistema financiero genera preocupación la posibilidad de que Credicard sea sancionada por tener entre sus accionistas al Banco de Venezuela, una entidad a su vez sancionada por Estados Unidos.

No obstante, las consultas realizadas a despachos de abogados en el exterior indican que en teoría esta es una posibilidad remota dado que el Banco de Venezuela no es el accionista mayoritario de Credicard.

Sistema complementario

Ante la posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos no renueve en marzo de 2020 la licencia que permite a MasterCard y Visa continuar operando con las principales entidades financieras públicas, desde mayo el Gobierno presiona al sistema financiero para que se cree un sistema alternativo.

La idea es que este sistema sea complementario y permita, en caso de que la licencia no sea renovada, que las tarjetas de crédito y débito del Banco de Venezuela y el Banco Bicentenario puedan funcionar en el país.

Las tarjetas de la banca privada, que en principio no corren peligro de ser sancionadas, seguirían operando como lo vienen haciendo a través de los sistemas de Mastercard y Visa.

El superintendente de bancos, Antonio Morales, afirmó que “debemos lograr en un corto plazo los objetivos planteados desde el pasado mes de mayo, en aras de lograr la independencia de nuestro sistema de pagos, y de esta manera garantizar su operatividad a pesar de los ataques externos”.

La idea de la Superintendencia de Bancos es que el sistema, que será independiente a Visa y Mastercard, para procesar transacciones con tarjetas de débito, deberá estar listo antes del 30 de noviembre de 2019, y el de tarjetas de crédito antes del 30 de enero de 2020.

Banqueros consideran que es posible crear un sistema local que procese las transacciones de tarjetas de débito y crédito, pero los principales problemas a resolver son el costo y la precaria condición de las telecomunicaciones en el país.

“La plataforma de MasterCard o Visa suele operar sin contratiempos, mientras que las plataformas locales suelen tener fallas a diario. No es posible crear un sistema alternativo sin que las telecomunicaciones estén a tono”, dice un banquero.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo