Actualidad

Facebook intenta superar los escándalos de privacidad y lanza un nuevo diseño

por Mike Isaac

Fotografía de Bertrand Guay | AFP

06/05/2019

MENLO PARK, California — Mark Zuckerberg declaró en marzo que planeaba que Facebook dejara de ser una plaza pública y se convirtiera en una plataforma de comunicaciones privadas. Ahora, el director ejecutivo está implementando el primero de una serie de cambios para lograrlo.

El 30 de abril, en su conferencia anual con desarrolladores, Facebook presentó un nuevo diseño de su aplicación móvil y de su sitio. Las renovaciones agregan funciones para promover las comunicaciones en grupo en vez de la sección de noticias, donde la gente comparte públicamente una cascada de mensajes y actualizaciones de estado.

Con los cambios, es más fácil para los usuarios enviarse mensajes y compartir noticias y otras cosas con miembros de grupos privados en Facebook, según la empresa. Zuckerberg está trabajando para integrar y encriptar los distintos servicios de mensajería de Facebook, entre los cuales se encuentran WhatsApp y Messenger. Dentro de sus planes, la empresa también seguirá resaltando su producto Historias, con el cual la gente publica actualizaciones que desaparecen después de veinticuatro horas. Además, Facebook reveló un diseño austero y sobrio en color blanco, un alejamiento del diseño predominantemente azul del sitio.

Cuando se combinen, las funciones “terminarán por crear una plataforma más confiable”, comentó Zuckerberg en una entrevista. “Donde sea que veas amigos y te puedas conectar con ellos, podrás ver grupos y conectarte con ellos; la función estará integrada en la estructura de Facebook”.

El nuevo diseño es la señal más tangible de cómo los escándalos de privacidad y los problemas con los datos de los usuarios que han afectado a Facebook están forzando un cambio en la empresa. Los últimos tres años, la red social ha estado luchando en contra de las críticas por no haber protegido de manera adecuada la información de sus usuarios; por la propagación de noticias falsas y otros contenidos tóxicos, y por haber coadyuvado en la interferencia en las elecciones. La semana pasada, la empresa declaró que esperaba que la Comisión Federal de Comercio la sancionara con una multa de hasta 5000 millones de dólares por violaciones a la privacidad: sería la penalización más alta en la historia que impone Estados Unidos en contra de una empresa tecnológica.

Facebook también está intentando ponerse al corriente en el comportamiento cambiante de las personas en redes sociales. Los cuestionamientos sobre los beneficios de las redes sociales y un mayor reconocimiento de sus males han provocado que mucha gente recurra a métodos de comunicaciones privadas, como las aplicaciones de mensajería.

El rediseño de Facebook presenta una apariencia austera en blanco, un contraste con su diseño clásico mayormente teñido de azul. Facebook

“Por mucho, las tres áreas de mayor crecimiento de las comunicaciones en línea son los mensajes privados, los grupos y las Historias”, aseguró Zuckerberg. “En 2019, esperamos que la cantidad de Historias compartidas supere la cantidad de publicaciones que se comparten en el muro de noticias”.

Zuckerberg aseguró que con el tiempo Facebook planea lanzar decenas de pequeñas actualizaciones de productos en sus cuatro aplicaciones principales: WhatsApp, Instagram, Messenger y Facebook.

El cambio genera cuestionamientos para Facebook, entre ellos cómo ganará dinero de las comunicaciones privadas. La mayoría de los 56.000 millones de dólares anuales que genera la empresa proviene de la publicidad focalizada que se basa en cierta medida en lo que la gente comparte sobre sí misma en público.

“El desafío de cambiar el rumbo que llevaba el barco de Facebook para dirigirlo hacia este nuevo destino privado será inmenso”, comentó Debra Aho Williamson, analista de internet en eMarketer, una firma de investigación. “Además, deja muchas preguntas sin resolver, en particular cómo afectará este giro a su negocio de publicidad, el cual es igual de inmenso”.

Marc Rotenberg, presidente del Electronic Privacy Information Center, un centro de investigación especializado en la industria del internet, afirmó que los cambios se tardaron en llegar pues Facebook supo de las inquietudes respecto a la privacidad “desde hace muchos pero muchos años”.

Las primeras nuevas funciones que se develaron el martes 30 de abril alteran el sitio, pero no representan una reforma a gran escala. Por ejemplo, Facebook añadirá una pestaña de Grupos a su aplicación móvil principal y a los menús para computadoras de escritorio. Las recomendaciones de grupos a los que los usuarios tal vez quieran unirse aparecerán en varios lugares de la aplicación. Los mensajes para amigos cercanos y familiares tendrán su propia sección dentro de Messenger en Facebook. En definitiva, cuando alguien abra Facebook no le será difícil ver una rápida señal que lo atraiga hacia un chat grupal.

Facebook también reveló otros cambios. Planea lanzar su función para citas en más de una decena de nuevos países, como Tailandia y Canadá; el servicio no está disponible en Estados Unidos. Instagram presentó nuevas funciones para compras y comercio digitales dentro de la aplicación.

Además, Marketplace, la aplicación de Facebook para competir con Craiglist, integró funciones de pagos y envíos por primera vez. Estas permiten que la gente pague y envíe los artículos que compró de otros usuarios de Facebook en cualquier parte de Estados Unidos continental. Antes, los usuarios debían realizar las transacciones de pago en privado y fuera de Facebook.

A Facebook le conviene enfocarse en la función de Grupos porque reduce la cantidad de contenido público que debe moderar y por el que debe responder a final de cuentas, comentó Jennifer Grygiel, profesora adjunta de Medios y Comunicación en la Escuela Newhouse de la Universidad de Siracusa. “Creo que es una manera de no cargar con tanta responsabilidad”, agregó Grygiel.

La nueva dirección de la privacidad podría crear otros problemas. Los grupos cerrados y los servicios encriptados dificultarán más la identificación y la erradicación de los comportamientos peligrosos o abusivos, señaló Zuckerberg, aunque agregó que los sistemas automatizados de la empresa cuentan con mecanismos para detectar actividades ilícitas —como examinar los patrones del tráfico— sin tener que escanear el contenido de los mensajes privados.

“Aún falta mucho por hacer”, reconoció Zuckerberg, y agregó que la atención que recibió la empresa “en definitiva generó una mayor introspección respecto del rumbo que debían tomar” sus servicios.

***

Este texto fue publicado originalmente en The New York Times en español.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo