Skip to content

Actualidad

¿Cómo impacta la resolución del BCV sobre el dólar y los créditos comerciales?

por Víctor Salmerón

Fotografía de Yuri Cortez | AFP

25/10/2019

El Banco Central de Venezuela publicó en la Gaceta Oficial 41.742, correspondiente al 21 de octubre de 2019, una resolución que afecta a los créditos comerciales: la categoría que abarca dos tercios del total de préstamos porque, entre otros ámbitos, incluye el financiamiento al comercio y los créditos de corto plazo a empresas o particulares.

La medida del Banco Central entra en vigencia el lunes 28 de octubre y relaciona lo que las empresas y los particulares deberán pagar a la banca por los créditos comerciales que se otorguen a partir de esa fecha, con la fluctuación que tenga el precio del dólar en el mercado oficial.

Para relacionar los créditos comerciales con la fluctuación del tipo de cambio el Banco Central publicará diariamente el Índice de Inversión, un indicador que aumentará en proporción a como lo haga el precio del dólar. El Índice se formará tras dividir el tipo de cambio del día entre un valor base y multiplicarlo por cien.

Además, el Banco Central crea la Unidad de Valor de Crédito Comercial que surgirá tras dividir el monto del crédito entre el Índice de Inversión. De esta forma, el capital del crédito y los intereses serán expresados en esta unidad. Al momento de realizar el cálculo inicial de los intereses, los bancos deberán emplear una tasa anual que deberá ubicarse entre 4% y 6% anual.

El aspecto clave es que la resolución tiene como consecuencia que el monto a pagar por capital e intereses aumenta si el precio del dólar sube en el mercado oficial y se mantiene igual si el dólar desciende.

Cálculos efectuados en la tesorería de un banco, a manera de ejemplo, indican que si una empresa recibe un préstamo de un millón de bolívares por un plazo de 30 días, a la tasa anual de 6% y en esas cuatro semanas el precio del dólar aumenta 25%, la empresa deberá pagar por capital e intereses un millón 256 mil 276 bolívares, es decir, el costo del crédito se dispara a una tasa anual de 307%.

Las consecuencias

Con esta medida el Banco Central busca acabar con la entrega de créditos para la compra de dólares, a fin de disminuir la demanda de divisas y estabilizar el tipo de cambio, algo que admite en la resolución al señalar que intenta reducir “el impacto en el valor de la moneda ocasionado por operaciones de arbitraje cambiario”.

Pero la resolución afecta a todos los créditos que se otorgan bajo la categoría de comerciales, por lo tanto, impacta a comercios que necesitan reponer mercancía o empresas que requieren comprar materia prima o repuestos con un préstamo de corto plazo.

Banqueros consultados explican que si el precio del dólar aumenta –algo que tiene una alta posibilidad porque el Banco Central financia al Gobierno creando bolívares que ingresan a la economía y se dirigen a la compra de divisas–, muy pocas empresas estarán en condiciones de generar ingresos suficientes para cancelar los créditos.

Además las empresas y los comercios tendrán una gran incertidumbre para calcular el precio de sus productos, en un entorno donde una disparada del dólar catapulta lo que tienen que cancelar a los bancos por capital e intereses de los préstamos que reciban.

Entre el 1 de julio y el 5 de agosto, el precio del dólar en el mercado oficial se disparó 78% gracias a que el Banco Central impulsó la demanda de divisas creando bolívares para financiar al Gobierno en momentos en que la oferta de dólares es ínfima, tras el descenso de la producción de petróleo.

Si el Banco Central tiene éxito y logra estabilizar el tipo de cambio, la banca sufrirá un impacto considerable en sus ingresos: en el ejemplo utilizado anteriormente, si el precio del dólar no aumenta la empresa que recibió un préstamo de un millón de bolívares solo pagaría una tasa de interés anual de 6%, en momentos en que la inflación acumulada en los primeros nueve meses del año es de 4.679%.

Banqueros explican que el resultado será una mayor contracción del crédito porque si el precio del dólar aumenta las empresas tendrán grandes dificultades para pagar capital e intereses; y si el dólar se mantiene estable, los bancos sufrirán una fuerte caída de sus ingresos y no tendrán mayor incentivo para prestar.

La mayor contracción del crédito profundizaría la recesión en momentos en que la economía acumula una caída de 57,6% entre el primer trimestre de 2013 y el primer trimestre de 2019.

Proteger el activo en dólares

El analista financiero Leonardo Buniak considera que la medida del Banco Central tiene una consecuencia que debe ser analizada: “En 2017, el activo de la banca en dólares equivalía a 12.120 millones y al cierre de septiembre a solo 259 millones al tipo de cambio oficial. Por lo tanto, al indexar la cartera de créditos comerciales al dólar se evitará que continúe el descenso del activo en términos de divisas”.

“Lo más probable es que la banca se concentre en este crédito comercial, que va a estar indexado al dólar, exigiendo colaterales en divisas. Para las empresas habrá un riesgo de caer en sobreendeudamiento si el dólar se dispara, algo que podría elevar la morosidad”, dice Buniak.

Agrega que “el resto de los préstamos, como el financiamiento al consumo mediante las tarjetas de créditos, prácticamente va a desaparecer porque no habrá mayor incentivo para otorgarlos”.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo