Skip to content

Actualidad

Franceses lograron abandonar Wuhan minutos antes de la cuarentena

por Deutsche Welle

24/01/2020

Fotografía de Reuters | P. Mikheyev

Un puñado de viajeros con tapabocas sale el jueves al anochecer por las puertas de llegada del aeropuerto parisino Charles de Gaulle. Son los afortunados que abordaron uno de los últimos vuelos desde Wuhan, foco del nuevo coronavirus, antes de la cuarentena.

«El ejército llegó justo antes de que subiéramos al avión. Media hora después, se aplicaba la cuarentena. Solo me enteré esta mañana de que la ciudad estaba cerrada, relata Philippe Dauger, pasajero del vuelo de Air France AF 139 que aterrizó en París al anochecer.

Dauger, que vive en Wuhan desde hace seis meses con su mujer Véronique, habla del «stress» reinante allá y, sorprendido por los controles muy reducidos, admite que «¡Hubiera podido subir con 40 de fiebre!».

La urbe de 11 millones de habitantes está en el centro de la epidemia que contaminó a más de 570 personas, de las cuales 18 murieron, y comenzó a expandirse en varios países. La ciudad, situada en el centro de China, está ahora en cuarentena.

«Todos nuestros compañeros se quedaron. Todos llevan tapabocas. Nosotros habíamos reservado nuestros tiquetes hace tiempos en previsión de las vacaciones del Nuevo año chino», cuenta el francés, consciente de la suerte que tuvo al poder subirse al avión.

Escasez y subida de precios

«Media hora después, se aplicaba la cuarentena. El ejército llegó justo antes de que subiéramos al avión», recuerda. «Solo me enteré esta mañana de que la ciudad estaba cerrada…»

Dice que «los precios en los almacenes se multiplicaron por tres» y habla de «la penuria y la gente en busca de información».

Aunque Dauger no recuerda que le controlaran su temperatura, su mujer que le acompañó en el vuelo le dice que sí, pues «tienen cámaras térmicas y tú no las viste».

A bordo del último vuelo, las azafatas también llevaron el rostro cubierto. Air France, que tiene tres vuelos semanales, «suspende hasta nueva orden el servicio a Wuhan», dijo un portavoz.

Ambiente tenso

«En todas partes nos toman la temperatura, en el hotel o el trabajo la gente no está segura», dice Franck Stemmelen, que se encontraba en Wuhan en viaje de trabajo. «El ambiente es tenso, no hay nadie en las calles, en los bares. Llegué el domingo y la empresa me trajo de regreso de inmediato», dijo.

Empleado en una empresa de climatizadores, dice que espera conservar su tapabocas «al menos una semana para ver» que pasa.

Pierre Taya, regresa igualmente tras un viaje de trabajo luego de estar una semana en el lugar. Preocupado, llamará a los servicios de urgencia para descartar cualquier riesgo, pues tiene a su «hija embarazada».

«El avión estaba vacío. La azafata nos dijo que muchos chinos anularon el viaje por temor a no poder regresar», añadió.

Japón confirma segundo caso

Por su parte, las autoridades niponas informaron este viernes de un nuevo enfermo por el brote de coronavirus surgido, el segundo que se registra en Japón, y se trata de un ciudadano chino que estaba visitando Tokio llegado desde Wuhan a bordo de un avión y que se encuentra internado en un hospital de esta capital, después de que se confirmara el contagio.

(afp, efe)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo