Skip to content

Actualidad

Cinco respuestas sobre el Grupo de Contacto para Venezuela planteado por la Unión Europea

por Monitor ProDaVinci

04/02/2019

Fotografía de John Thys | AFP

El domingo 3 de febrero de 2019, la Alta Representante de la Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, y el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, anunciaron la primera reunión del Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela (ICG), que se realizará el 7 de febrero en Montevideo.

En el comunicado conjunto, declaran que el ICG buscará “contribuir a crear las condiciones para que surja un proceso político y pacífico, que permita a los venezolanos determinar su propio futuro, mediante la celebración de elecciones libres, transparentes y creíbles, en línea con la Constitución del país”.

¿Qué es el Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela?

Es un mecanismo presentado por la Secretaría General del Consejo de la Unión Europea el 31 de enero de 2019. En los términos de referencia, citados en el comunicado conjunto con Uruguay, la Secretaría General del Consejo de la Unión Europea define al ICG como una iniciativa para “promover un entendimiento común y un enfoque concertado entre los principales actores internacionales sobre la situación en Venezuela, para lograr una solución pacífica y democrática a la crisis actual”.

También buscará que se celebren, en el marco de la Constitución, “nuevas elecciones con todas las garantías para un proceso electoral libre y justo, supervisado por observadores internacionales independientes”.

¿Qué países integran el Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela?

El ICG está integrado por un representante de la Unión Europea y de los gobiernos de Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia y Reino Unido, junto con Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay. El primer encuentro se realizará el jueves 7 de febrero en Montevideo. Asistirán las cancillerías de los respectivos gobiernos.

Entre los países europeos participantes deberá haber una representación de aquellos que son miembros del Estado Mayor de la UE, la instancia de coordinación de seguridad y defensa militar de la Unión Europea. Adicionalmente, se establece que el ICG deberá mantener contacto con otros gobiernos de la región que no participen del grupo.

El 30 de enero de 2019, Uruguay y México plantearon una “Conferencia internacional sobre la situación en Venezuela”, que también se realizaría el 7 de febrero en Montevideo y convocaría a “más de diez países y organismos internacionales” con la intención “de sentar las bases para un nuevo mecanismo de diálogo, con la inclusión de todas las fuerzas venezolanas”. Sin embargo, para la reunión convocada por Uruguay y la Unión Europea no se menciona la participación de México.

¿Cuáles son las fases planteadas por el ICG?

El mandato del ICG se organiza en tres fases.

La primera fase consiste en la construcción de una visión común entre los miembros del ICG, “bajo los parámetros de una salida pacífica a la crisis y de lograr una solución pacífica y democrática a través de nuevas elecciones creíbles”. El ICG buscará mantener contacto con otros actores regionales e internacionales.

En la segunda fase, el ICG entrará en contacto con los actores nacionales para entender sus expectativas y demandas sobre las condiciones necesarias “con miras a la inmediata celebración de elecciones libres y justas”, e identificar los pasos y mecanismos para que las partes se comprometan a participar en el proceso.

Los términos de referencia del ICG establecen “condiciones mínimas” para hacer elecciones creíbles:

1. Liberación de presos políticos.

2. Levantamiento a las inhabilitaciones a dirigentes opositores y legalización de partidos.

3. Reconocimiento a la Asamblea Nacional y a las prerrogativas de sus miembros.

4. Entrada de asistencia externa para las necesidades inmediatas de la población.

5. Establecer un Consejo Nacional Electoral con una composición balanceada.

6. Eliminación de obstáculos para la participación igualitaria de la oposición.

7. Apoyo a la oposición para que supere sus diferencias internas y se comprometa con una solución pacífica y democrática.

En su tercera fase, se plantea que el grupo dé respaldo político a un proceso creíble de transición política, ofrecerá sus recomendaciones y pondrá su asistencia a disposición de Venezuela.

Los términos de referencia establecen que las principales reglas del grupo serán la confidencialidad y la discreción. “Los principios deben ser aceptados por todos los miembros y los actores venezolanos que participen”.

¿Quiénes participarán de las reuniones?

Durante la primera reunión, está planteado que asistan los representantes de las cancillerías de los Estados del grupo. El grupo tendrá un secretario permanente. Se podrán invitar organismos y países interesados que no pertenezcan al ICG. El gobierno anfitrión de la reunión la dirigirá y será el vocero.

¿Qué plazo de funcionamiento tendrá el ICG?

El ICG evaluará sus avances después de 90 días de funcionamiento. Culminado ese plazo, el grupo se comprometió a respaldar políticamente un proceso de transición en Venezuela y puso a disposición sus recomendaciones y asistencia.

Si no se logra un “progreso suficiente”, el ICG terminará su mandato.

El 31 de enero de 2019, durante una rueda de prensa en Bucarest, Mogherini informó:

“90 días es de hecho un límite para revisar el trabajo, pero le digo sinceramente que si vemos que el grupo de trabajo no puede comenzar una dinámica positiva, constructiva o útil, podemos decidir terminar el trabajo antes”.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo