Skip to content

Actualidad

Brexit: la cuadratura del círculo

por Deutsche Welle

17/10/2019

Fotografía de picture-alliance | PA Wire | S. Rousseau

El negociador de la Unión Europea para el «brexit”, Michel Barnier, se comparó con un montañista: la escalada fue larga, pero por fin llegó a la cumbre. Mejor dicho, a la cumbre de la Unión Europea (UE). Barnier y el ministro británico para el «brexit”, Steve Barclay, negociaron varios días y varias noches para poder concluir, justo antes del encuentro de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, un acuerdo sobre la salida de Reino Unido según los deseos británicos. «Ahora tenemos una base justa y sensata para un «brexit” ordenado”, dijo Michel Barnier a la prensa en Bruselas.

Bloqueo por parte del Partido de Irlanda del Norte

Las mismas palabras usó también el primer ministro británico, Boris Johnson, según informó Barnier. En la mañana de este jueves (17.10.2019), Johnson telefoneó con el presidente de la Comisión de la UE, Jean-Claude Juncker, y le aseguró que el acuerdo recién cerrado también pasará por la Cámara Baja del Parlamento británico. Barnier fue testigo de esa conversación. El sábado (19.10.2019) se llevará a cabo una sesión especial de la Cámara Baja británica, pero el norirlandés Partido Unionista Democrático (DUP), que cuenta con diez escaños, ya anunció que no tampoco apoyará la nueva versión del acuerdo de salida del bloque comunitario. El líder de la mayoría conservadora en esa cámara, Reese-Moog, aboga por el nuevo acuerdo con Bruselas y afirma que es completamente diferente porque el «backstop antidemocrático” -es decir, la garantía temporal para una frontera abierta entre Irlanda e Irlanda del norte- fue anulado.

Irlanda del Norte permanece en la unión aduanera, en teoría

Según dijo Barnier este jueves en Bruselas, el acuerdo modificado prevé ahora que Irlanda del Norte permanezca, luego de la salida de Reino Unido de la UE, esencialmente dentro del mercado interno de la UE. Para eso se necesitarán controles para productos que se transporten desde Gran Bretaña hacia Irlanda del Norte y viceversa. La diferencia con el «backstop” que se planeaba anteriormente es que Irlanda del Norte podrá abandonar la unión aduanera con la UE y quedarse dentro de la unión aduanera con Gran Bretaña. Pero en la práctica, los productos que «corran riesgo de pasar de Irlanda del Norte hacia Irlanda y, de ese modo, hacia la UE”, serán gravados con aranceles. Es decir, que, en el futuro, los agentes de aduana británicos aplicarán aranceles a productos en los puertos de Irlanda del Norte aunque Irlanda del Norte, teóricamente, seguirá formando parte de la unión de aduana con Reino Unido. La regulación es compleja, admitió Barnier, y todavía se están elaborando los detalles para evaluar las cargas del Impuesto al Valor Agregado.

Otra diferencia con el «backstop” original es que esta normativa será permanente y no se podrá reemplazar por un tratado de libre comercio -que queda por elaborar-, o por tratados similares. En 2024, el Parlamento Regional de Irlanda del Norte tendrá, por única vez, la oportunidad de desechar esa norma, por mayoría simple, o de aprobarla. El premier británico, Boris Johnson, descartó su exigencia de que el Parlamento norirlandés deba votar con regularidad sobre el acuerdo y el estatus aduanero.

La UE podría ratificar rápidamente el borrador

Los negociadores de la UE presentaron el nuevo acuerdo al Consejo Europeo este jueves por la tarde, y Barnier subrayó el carácter de borrador del documento. Todavía falta que lo apruebe el Parlamento Europeo y también el Consejo de ministros de la UE. Michel Barnier advirtió que, a pesar de la pulseada política y de las complejas negociaciones, no se debe olvidar que «se trata de la paz y de la gente de Irlanda del Norte e Irlanda”. Ahora se puede evitar, dijo, que haya una «frontera dura”. De hecho, en este modelo de «brexit”, la frontera está entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Hace dos años, la ex primera ministra británica Theresa May rechazó esta solución diciendo que «ningún primer ministro británico podría aprobarla jamás” porque destruiría la unidad del Reino Unido de Gran Bretaña. Pero Barnier no se deja llevar por emociones, sino por hechos, y no cree que haya «sorpresas” por parte de la UE cuando se formalice el tratado.

Si Gran Bretaña finalmente sale de la Unión Europea con un acuerdo el 31 de octubre de 2019, comenzará una nueva etapa que durará, como mínimo, hasta finales de 2020. Hasta ese momento, nada cambia para los ciudadanos, ni en Gran Bretaña, ni en Irlanda del Norte, ni en Irlanda. Las normas de la UE y la unión aduanera siguen en vigencia. En ese lapso, la UE y Reino Unido planean negociar un nuevo acuerdo sobre las futuras relaciones entre ambos. Boris Johnson escribió en una declaración al respecto que solo se tratará de un tratado de libre comercio. Pero la UE insiste en un «campo de juego con las mismas reglas”, y no aceptará que Gran Bretaña se convierta, con bajas cargas impositivas y regulaciones laxas, en un competidor ante las puertas de la Unión Europea, según círculos diplomáticos europeos.

(cp/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo