#ImagoMundi

[Fotogalería] Expat; por Francisco González

Compartimos con los lectores de Prodavinci el ensayo fotográfico Expat, de Francisco González. En este trabajo el autor retrata "el fenómeno de personas expatriadas en Estados Unidos", mostrando el modo en que cada una adapta su cultura al lugar donde reside. Francisco González es un fotógrafo retratista cuyos trabajos se han dado a conocer en Hong Kong, Venezuela y Estados Unidos. Ha recibido distintos reconocimientos como el premio a su foto "Expat, Bin" otorgado por Sarah Greenough, jefa del departamento de fotografías en la Galería Nacional de Arte de Estados Unidos y el segundo lugar en el concurso Herman Miller Video Student Contest 2015 por su pieza "The future of education".

Por #ImagoMundi | 14 de febrero, 2017

EXCLUSIVA PRODAVINCI 990

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

Fotografía de la serie Expatriados, de Francisco González

Fotografía de la serie Expat, de Francisco González

[Fotogalería] Haití, a 7 años del terremoto; por Nilo Jiménez

Han pasado 7 años desde que Haití sufrió un devastador terremoto de magnitud 7.0 que azotó la capital de Puerto Príncipe y supuso un duro golpe para la economía e infraestructura del país. Compartimos el trabajo fotográfico junto a un texto anecdótico de Nilo Jiménez, quien capturó en su paso como fotógrafo de prensa algunos de los momentos desoladores que dejó el terremoto.

Por #ImagoMundi | 20 de enero, 2017

Mi vida profesional quedó marcada de manera definitiva entre el antes y el después de mi viaje a Haití. Llegué a Puerto Príncipe a pocos días del desastre natural. Conseguí un país devastado por la descomunal fuerza telúrica. Se calcula que más de 200 mil personas perdieron la vida.

Recuerdo que al llegar duré casi 72 horas sin dormir, hasta que finalmente ubiqué una cama de campaña que, en esa circunstancia, representaba un confortable colchón para descansar por unas horas. De día el calor era insoportable, de noche la temperatura cambiaba notablemente. Las réplicas no cesaban, al punto que llegabas a acostumbrarte.

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Pasé varias semanas recorriendo el país, fotografiando el día a día de su gente, respirando polvo y escuchando el llanto de niños heridos. Había mucha gente que había sufrido mutilaciones, montañas de cadáveres, escombros y olores fétidos. Sonidos de helicópteros, camiones, sirenas de ambulancias, caravanas de las Naciones Unidas, sed, hambre y desolación.

Aún así me llamaba poderosamente la atención, que dentro de tanta desgracia, seguía en muchos la capacidad de sonreír. Fue así como le di dirección a este trabajo fotográfico.

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Ya había tenido la oportunidad profesional de realizar otras coberturas relacionadas con desastres naturales como el duro deslave de Vargas, el doloroso terremoto de Cariaco además de decenas de inundaciones y derrumbes producto de las temporadas de lluvias en Venezuela. Sin embargo, nada se igualaba a la magnitud de lo vivido en Haití, donde además de la dura experiencia, conocí seres humanos extraordinarios con los que tuve el privilegio de trabajar y compartir. Entre ellos una traductora y  el escolta armado que conducía la camioneta en la que nos trasladábamos a diario los periodistas.

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

A todas, todas, en lo más profundo de mí, siempre existirá un lugar especial para Haití. Siempre he querido regresar, y lo haré para cuando se cumpla una década de ese desastre natural.

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jimenez

Fotografía de la serie Haití, a 7 años del terremoto, de Nilo Jiménez

Balance (in) constitucional del 2016 (y lo que viene en el 2017); por José Ignacio Hernández G.

“Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos; fue una época de sabiduría, fue una época de tonterías; fue una época de esperanza, fue una época de incredulidad; fue una época de luz, fue una época de oscuridad; fue la primavera de la esperanza, fue el invierno de la desesperación”  Charles

Por José Ignacio Hernández G. | 4 de enero, 2017
AKA.Asamblea (12 of 33)

Fotografía de Andrés Kerese

“Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos;
fue una época de sabiduría, fue una época de tonterías;
fue una época de esperanza, fue una época de incredulidad;
fue una época de luz, fue una época de oscuridad;
fue la primavera de la esperanza, fue el invierno de la desesperación”
 Charles Dickens, Historia de dos ciudades.

 

El 2016 fue el año en el que diversos cambios políticos pudieron haberse realizado en Venezuela en marco de la Constitución y, por ende, de manera pacífica. Un año de esperanza, para algunos, y de preocupación, para otros.

La elección de la nueva Asamblea Nacional, el 6 de diciembre de 2015, había derivado en resultados inéditos: por vez primera una organización política alcanzaba la mayoría de las dos terceras partes; también, por vez primera la oposición lograba el control de un órgano del Poder Público.

Sin embargo, si nos limitamos a los resultados —que nunca puede ser el único enfoque de análisis como el presente—, 2016 quedó como un año de grandes expectativas no realizadas.

¿Qué pasó en el 2016? ¿Qué podemos esperar en el 2017?

1. La Asamblea Nacional: con auctoritas y sin poder

Como expliqué aquí en Prodavinci, desde la propia Constitución de 1999 el marco institucional de la Asamblea Nacional se ha distorsionado. De esa manera, la dependencia política de la Asamblea al Poder Ejecutivo permitió trasladar a éste el ejercicio de la función legislativa, por medio de amplias e inconstitucionales Leyes Habilitantes. De otro lado, la Sala Constitucional asumió el rol de legislador, al sustituirse a su criterio en decisiones privativas de la Asamblea Nacional. Esto hizo de la Asamblea Nacional, desde el año 2000, un órgano más decorativo que funcional.

Por esto, la gran pregunta luego del 6 de diciembre de 2015 era qué había ganado la oposición. Responder esa pregunta señalando que la oposición había logrado el control del Poder Legislativo, que es el centro de la democracia, servía para un salón de clase pero no para la vida real, pues la Asamblea ya no ocupaba ese centro, y los riesgos sobre ella eran importantes. Muy especialmente desde la Sala Constitucional, pues como también apunté aquí en Prodavinci, la Sala podía “anular” a la Asamblea.

Recordando al profesor García-Pelayo, es necesario señalar que la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre de 2015 tiene auctoritas pero no poder. El poder es la facultad de lograr, por la fuerza, que se cumpla la voluntad propia. La auctoritas, por su parte, es la aceptación de la legitimidad de una institución por parte de la sociedad. No debe confundirse “poder” con “facultad”. La “facultad” es la capacidad formal de adoptar una decisión cuando así lo permite la Constitución. El “poder” es la capacidad de hacer cumplir —mediante la fuerza— esa decisión.

Cuando la Asamblea Nacional se instaló el 5 de enero de 2016, tenía auctoritas, y tenía, por Constitución, muchísimas “facultades”. Es decir, la sociedad venezolana reconocía a la Asamblea como un poder legítimo que podía ejercer, con la mayoría de las dos terceras partes, todas las “facultades” que la Constitución le asigna.

Pero la Asamblea no tenía poder. No lo tenía plenamente en el papel, pues en la Constitución, la Asamblea Nacional —a diferencia del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial— no puede lograr el cumplimiento por la fuerza de sus decisiones. Pero tampoco lo tenía en la práctica: el debilitamiento institucional del Poder Legislativo restaba eficacia a sus decisiones. Muy en especial, pues la Sala Constitucional podía “anular” a la Asamblea.

2. La ruta para el desconocimiento de la Asamblea Nacional
(o de cómo la Asamblea fue disuelta indirectamente)

Desde el 5 de enero de 2016 la Asamblea Nacional concentró su actividad en el ejercicio jurídico de sus tres principales funciones, a saber, la legislativa (dictando Leyes); la deliberativa (discutiendo sobre asuntos de interés) y el control (investigando y controlando a los Poderes Públicos).

Como la Asamblea concentró su actividad en el plano jurídico, la respuesta vino, precisamente, del plano jurídico. Y en el plano jurídico, la Asamblea Nacional, indirectamente, fue disuelta. Esto se logró, básicamente, a través de tres vías.

La primera vía fue previa, y se materializó en dos acciones. La primera acción fue la apresurada e inconstitucional designación de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, a fin de evitar que la nueva Asamblea pudiese hacer esas designaciones. La segunda acción fue a través de la Sala Electoral —apoyada por la Sala Constitucional— que “suspendió” a los diputados de Amazonas, anulando en la práctica la mayoría de las dos terceras partes de la Asamblea.

La segunda vía vino desde el Poder Ejecutivo, con el “Decreto de Emergencia Económica”. En la práctica, a través de esa figura el Ejecutivo logró evadir formalmente el control de la Asamblea Nacional, gracias al auxilio de la Sala Constitucional, que desconoció el control de la Asamblea sobre tal Decreto.

La tercera y última vía se instrumentó desde la Sala Constitucional, que sistemática anuló o suspendió las Leyes, acuerdos, investigaciones y deliberaciones de la Asamblea Nacional. Para ejercer ese ilimitado control, la Sala acudió a tres motivos. El primer motivo fue un control superficial de la nueva Asamblea que, con frases genéricas y retóricas, concluyeron en la nulidad de las Leyes dictadas por la Asamblea. El segundo motivo fue la violación a las reglas de debate que la Sala Constitucional impuso a la Asamblea, reglas que en la práctica afectaron el funcionamiento de la Asamblea. El tercer motivo fue el “desacato” de la Asamblea al sesionar con los diputados de Amazonas.

Lo del desacato fue, en todo caso, una excusa. Antes de acudir a ese motivo, la Sala ya había anulado y suspendido los actos de la Asamblea, al punto que la gran mayoría de las sentencias que desconocieron a la Asamblea no se han basado en el desacato.

La consecuencia de ello es que, indirectamente, la Asamblea Nacional fue disuelta. No se trató de una disolución directa, sino que se acudió, por el contrario, a una disolución simulada en las formas jurídicas. En el fondo, sin embargo, la Sala Constitucional impidió a la Asamblea ejercer las funciones que le asigna la Constitución. Y esto es una inconstitucional disolución de la Asamblea, simulada o indirecta, pero disolución en fin: la Asamblea sigue existiendo formalmente como Poder Legislativo, pero no tiene poder para ejercer sus funciones.

3. El bloqueo de las soluciones constitucionales a la crisis

El destino de la Asamblea fue el mismo destino de las soluciones constitucionales que la oposición propuso en marzo de 2016. La propuesta de la enmienda fue bloqueada por la Sala Constitucional al considerar —indebidamente— que esa enmienda —que recortaba el período a cuatro años— no podía aplicar al período en curso. Por su parte, el Referendo Revocatorio fue retrasado arbitrariamente por el Consejo Nacional Electoral (CNE), quien creó inconstitucionales controles y trabas. El 20 de octubre de 2016 esa arbitrariedad se consumó cuando Tribunales Penales —sin competencia para ello— ordenaron suspender el Revocatorio, orden que rápidamente fue cumplida por el Consejo.

A esto se le agrega que por formalismos, las elecciones regionales fueron inconstitucionalmente diferidas a algún momento del 2017.

De nuevo, las formas jurídicas se usaron para violar a la democracia constitucional.

4. El diálogo que nunca fue

El desconocimiento de la Asamblea y el bloqueo del referendo llevaron al inicio del diálogo. Pero en realidad nunca hubo diálogo, en el correcto sentido que esta expresión debe tener en la democracia constitucional.

En efecto, luego del inicio del diálogo, y hasta la suspensión de la reunión pautada en diciembre, la Sala Constitucional dictó nueve sentencias en contra de la Asamblea Nacional, que incluyeron la —inconstitucional— designación de los rectores del Consejo Nacional Electoral y la suspensión del procedimiento iniciado por la Asamblea para declarar la responsabilidad política de la Asamblea.

Como expliqué en Prodavinci, al celebrar el Acuerdo del diálogo no se prestó atención al “elefante en la habitación”. Es decir, no se prestó atención a la causa verdadera de la crisis constitucional venezolana, crisis que en modo alguno era consecuencia del “desacato” de Amazonas, sino la decisión de desconocer, al amparo de formas jurídicas, a la Asamblea Nacional.

 5. ¿Y qué sucederá luego del 10 de enero de 2017?

De acuerdo con el Artículo 233 de la Constitución, luego del 10 de enero de 2017 cualquier falta absoluta en la presidencia no generará nuevas elecciones. Esto implica que cualquier cambio democrático de Gobierno deberá esperar a diciembre de 2018, si es que entonces hay elecciones. Solo hay dos vías jurídicas para lograr elecciones presidenciales luego del 10 de enero: (i) que la Sala Constitucional “reinterprete” el Artículo 233 de la Constitución, o que (ii) la Asamblea Nacional modifique ese Artículo 233, lo que solo podrá hacer —en la práctica— si cuenta con el aval de la Sala Constitucional.

Todos los caminos conducen a la Sala Constitucional

6. ¿Y qué pasa si la Asamblea Nacional
se limita a ejercer sus funciones durante el 2017?

Dentro de estas condiciones, se plantean dos posibles escenarios para la Asamblea Nacional en el 2017.

Así, el primer escenario de la Asamblea Nacional en el 2017 implicaría que el Poder Legislativo —como hizo en el 2016— concentra sus esfuerzos en ejercer sus facultades para dictar actos jurídicos.

Así, desde la oposición se ha insistido que la Asamblea Nacional debe declarar la falta absoluta del Presidente de la República por abandono del cargo. ¿Puede la Asamblea declarar el abandono del cargo antes del 10 de enero de 2017? Basta con leer el Artículo 233 de la Constitución para responder esa pregunta: es falta absoluta del Presidente el abandono del cargo declarado como tal por la Asamblea.

También se ha propuesto que la Asamblea designe a los dos rectores que la Sala Constitucional indebidamente designó en diciembre de 2016. ¿Puede la Asamblea Nacional designar a los rectores del CNE? Por supuesto que puede. Las designaciones de la Sala solo pueden tener carácter provisional, con lo cual la Asamblea puede designar a los dos rectores seleccionados por la Sala en 2016. Para ser coherente, de hecho, también la Asamblea debería designar a los tres rectores que la Sala, indebidamente, designó en 2015.

En fin, también se ha propuesto que la Asamblea inicie nuevas investigaciones y dicte nuevas Leyes. ¿Puede hacer esto la Asamblea? La respuesta, desde la Constitución, es claramente afirmativa.

Pero todas esas preguntas están mal formuladas.

Volvamos a la distinción entre “auctoritas”, “facultad” y “poder”. La Asamblea tiene por Constitución la “facultad” de adoptar todas estas decisiones y probablemente sigue teniendo la “auctoritas” para esto. Pero la Asamblea Nacional no tiene el “poder” para adoptar ninguna de esas decisiones, pues con toda probabilidad, todas esas decisiones serán anuladas o suspendidas por la Sala Constitucional.

Por eso he dicho que, en la práctica, la Asamblea fue indirectamente disuelta: mientras que se mantengan las actuales condiciones, no podrá ejercer ninguna de sus facultades.

Incluso, no descarto que en la práctica, el 5 de enero de 2017 se impida la elección de la nueva Junta Directiva, pues es probable que la designación de esa Junta no pueda ser oficializada visto el “desacato” de la Asamblea. Todo lo cual plantea el riesgo que esa designación sea efectuada por la Sala Constitucional. Algo que violaría la Constitución, de igual manera que ésta ya fue violada en el 2016.

¿Debe entonces la Asamblea dejar de ejercer sus funciones? Esa no es siquiera una opción, pues las funciones de la Asamblea constituyen verdaderos deberes de actuación.

Lo que quiero apuntar es que si la Asamblea Nacional repite en el 2017 su estrategia del 2016, volverá a obtener los mismos resultados. Esto es, chocará con el muro de la Sala Constitucional. Un muro que, por los momentos, la Asamblea no ha logrado sortear.

Además de ejercer sus funciones, por esto, la Asamblea debe intentar algo más, si quiere obtener, en el 2017, resultados distintos a los derivados del 2016.

8. ¿Y qué pasa si la Asamblea Nacional cambia de estrategia en el 2017?

Tomando en cuenta la experiencia del 2016, la estrategia de la Asamblea Nacional podría consistir en ensayar una ruta distinta, tratando de sortear el muro de la Sala Constitucional. Este es el segundo escenario.

Declarar el abandono del cargo presidencial y designar rectores del CNE solo son decisiones racionales si se conciben como un medio para lograr un objetivo dentro de la Constitución. Pero si esas decisiones son consideradas como un fin, entonces, por duro que suene, la Asamblea estará perdiendo su tiempo, pues esas decisiones con toda probabilidad serán anuladas por la Sala Constitucional. Y luego de esa nulidad, en lo jurídico, nada podrá hacer la Asamblea, como nada pudo hacer en lo jurídico con todas sus decisiones anuladas y suspendidas por la Sala Constitucional en el 2016.

Ahora bien, la Sala Constitucional actúa en el plano jurídico y no tiene legitimidad democrática. En otros términos: la Sala Constitucional puede anular en lo jurídico las facultades y el poder de la Asamblea, pero no puede anular su auctoritas. Por esto, si la Asamblea Nacional, con su auctoritas define un conjunto de objetivos políticos que no tengan por condición única la promulgación de decisiones jurídicas que, por ahora, no podrán implementarse, entonces, el resultado del 2017 podría variar.

Quizás allí resida la clave del 2017 de la Asamblea Nacional. Como dirían los norteamericanos, que saben mucho de eso: “Hay que pensar fuera de la caja”, esto es, idear solucionar extraordinarias a situaciones extraordinarias.

♦♦♦

asamblea-nacional-boton

Suscríbete al canal de Prodavinci en Telegram haciendo click aquí

[Fotogalería] Jungle; por Raúl Amarú

A continuación compartimos con los lectores de Prodavinci el ensayo fotográfico Jungle, de Raúl Amarú. En este ensayo, el fotógrafo colombiano expone sensaciones e impresiones propias de una jungla que describe como "húmeda", "espesa" y "el hogar de infinitas criaturas".

Por #ImagoMundi | 16 de noviembre, 2016

EXCLUSIVA PRODAVINCI 990

“Esta jungla húmeda y espesa cuyo paisaje, visto de lejos, se asemeja a un tapiz de textura uniforme y tonos tranquilos, es en realidad un entorno agreste, escondite de abundante y furiosa vida salvaje. La luz, que en la superficie sobra, se cuela por los poros de las estructuras más altas, convirtiendo el interior en un tenebroso océano de sombras. Hogar de infinitas criaturas. Algunas diurnas, otras nocturnas. Algunas ruidosas, otras silenciosas. Algunas vistosas, otras discretas. Las más pocas se dejarán ver con facilidad a la luz día, pastando en las escasas llanuras o atravesando el río en manada, intentando sobrevivir al veloz ataque de los depredadores, estos fácilmente reconocibles por ser los únicos que pueden disfrutar en público de largas horas de siesta y de cortos episodios de apareamiento sin sentir el miedo propio de las presas. Solo sus crías son vulnerables. Los otros bichos, que vienen a ser mayoría, ocupan cargos menos protagónicos pero igual de importantes y, en muchos casos, más interesantes. Reyes del escondite y del camuflaje. Maestros del acecho. Trabajadores anónimos incansables. Comparten una selva que a simple vista parecería imperada por el caos, pero que en realidad es armónica. Nada aquí sucede por casualidad”.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Fotografía de la serie Jungle, por Raúl Amarú.

Raúl Amarú Linares nació en Bogotá, Colombia. Su madre es profesora y su padre es dibujante. De niño nadie entendía su letra, pero se le daba muy bien el dibujo. Tiempo después estudió ingeniería de sistemas y trabajó varios años en desarrollo de software. Aunque este trabajo requiere de mucha creatividad, él necesitaba otro tipo de expresión. Un buen día se compró una cámara de fotos y desde ese momento ha puesto todo su empeño en crear su propio lenguaje visual. Después de dejar la ingeniería Raúl Amarú ha estudiado fotoperiodismo y fotoreportaje en la escuela PIC.A de PHotoEspaña. Sus fotografías han sido destacadas en los websites de Smithsonian, NatGeo y Burn Magazine, entre otros, y ha participado en exposiciones en Madrid, Segovia, Dubai, Nueva York, Bogotá, Lima, Quito y Catania. Actualmente vive en Madrid, España.

#GráficoInteractivo // ¿Cuánto ha rendido la bolsa de valores bajo los mandatos republicanos y los demócratas?

Algunos hallazgos interesantes 1. Desde 1929 el promedio del rendimiento interanual del S&P500, cuando los presidentes han pertenecido al Partido Demócrata, es de 14,42% vs. 6,31% en manos de presidentes de partidos republicanos. 2. Bajo el control del congreso del Partido Republicano, el S&P500 ha rendido 12,61% y 11,69% cuando ha estado bajo el control del Partido

Por David Alayón | 4 de noviembre, 2016
Izquierda: Donald Trump, candidato republicano. Derecha: Hillary Clinton, candidata demócrata

Izquierda: Donald Trump, candidato republicano. Derecha: Hillary Clinton, candidata demócrata

Algunos hallazgos interesantes

1. Desde 1929 el promedio del rendimiento interanual del S&P500, cuando los presidentes han pertenecido al Partido Demócrata, es de 14,42% vs. 6,31% en manos de presidentes de partidos republicanos.

2. Bajo el control del congreso del Partido Republicano, el S&P500 ha rendido 12,61% y 11,69% cuando ha estado bajo el control del Partido Demócrata.

3. El mayor rendimiento anual del S&P500, se ha logrado con una combinación de presidentes demócratas y congreso en manos de los republicanos con un 16,14%.

4. El mayor rendimiento obtenido por presidente alguno, se obtuvo bajo el mandato de Gerald Ford (republicano), quien sólo duró dos años y fue de 30,28% en promedio.

5. El mejor año del S&P500 se obtuvo en 1954 bajo el mandato del republicano Dwight D. Eisenhower cuando rindió 51,23%.

6. El peor rendimiento obtenido por presidente alguno, se obtuvo bajo el mandato de Herbert Hoover (republicano), quien duró cuatro años y fue de -25,56% en promedio, que fueron justamente los años de la Gran depresión (1929-1932).

7. El mayor rendimiento promedio obtenido por presidente demócrata alguno, se obtuvo entre los años 1993 y 2000, con un 18,02%, durante el mandato de Bill Clinton.

8. Durante el mandato del presidente saliente Barak Obama, pertenciente al Partido Demócrata, el S&P500 ha rendido de mandera interanual en un 15,09%.

9. Durante el primer período de mandato de los Presidentes Demócratas, el S&P500 ha rendido 16,17%, vs. 12,47% durante los segundos mandatos.

10. Durante el primer período de mandato de los Presidentes Republicanos, el S&P500 ha rendido 7,24%, vs. 4,61% en los segundos períodos.

Si bien, históricamente, bajo el mandato de los demócratas se ha generado el mayor  rendimiento promedio interanual del S&P500, las elecciones actuales van mucho más allá de un enfrentamiento histórico entre ambos partidos, pues en esta oportunidad se está decidiendo entre la continuidad de un presidente del establishment político (Clinton) y un candidato que se ha vendido como un outsider (Trump), cuya posibilidad de llegar a la presidencia y ante la incertidumbre respecto a las políticas económicas que el mismo pudiese aplicar, han generado una importante volatilidad en los mercados financieros norteamericanos.

Queda en manos de los estadounidenses tomar esa decisión histórica el próximo 8 de noviembre de 2016.

Algunas notas para el análisis

1. “Congreso dividido” significa que ninguno de los partidos controla ambas cámaras (Senado y Representantes)

2. Sólo un Presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, ha tenido un tercer período.

3. Para el análisis, a pesar de que la toma de posesión ocurre generalmente en enero, se ha tomado el año calendario como final del período presidencial.

4. En los casos en los cuales se interrumpió la presidencia por muerte o renuncia, se adjudicó el año a aquel presidente que estuvo más meses en mandato.

[Fotogalería] Sujeto Empírico; por Felipe Rotjes

A continuación presentamos a los lectores de Prodavinci en ensayo fotográfico Sujeto empírico, un trabajo experimental en el cual Felipe Rotjes intenta exponer algunas ideas filosóficas a través de imágenes.

Por #ImagoMundi | 15 de octubre, 2016
Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Felipe Rotjes (Caracas-Venezuela) es un fotógrafo y comunicador audiovisual (USM) que ha venido desarrollando su investigación artística en el área de la fotografía experimental. Los cursos de formación impartidos por la escuela de fotografía de la Organización Nelson Garrido han representado un aporte fundamental en su estudio del hecho artístico y fotográfico. Para Rotjes las características biológicas muchas veces no son capaces de contener la percepción que el hombre tiene de sí, por lo que su trabajo artístico se extiende hacia el mundo de la identidad sexual en la psique humana, que en variados casos no coincide con la identidad biológica o genética de los individuos, generando un estado de desasosiego evolutivo.

Desmontar fronteras de lo homoerótico, desarticular y desafiar herencias ideológicas y culturales respecto a los patrones de comportamiento de la figura masculina son propósitos que el artista explora desde el uso de la fotografía en blanco y negro. Rotjes encuentra un camino para jugar con los matices del no-deseo, de lo erótico atenuado por el propio cuerpo desnudo, en solitario o en interacción con otros cuerpos. Pero la exploración fotográfica del artista visual también indica una investigación antropológica orientada a generar composiciones de una potencia sutil. El resultado fotográfico resalta dentro de una característica que Rotjes nombra como existencialismo prefabricado, donde el uso del artificio y el juego con las composiciones enfatizan las reminiscencias de la existencia humana.

Sujeto Empírico

Intérprete: Ricardo Lira

El sujeto debe estar al tanto de la crisis de la razón o la edad de los poetas que se conoce como ese manifiesto infructuoso de los grandes retóricos que solo denotan los usos particulares del discurso. No hay realidad como la que los metafísicos han tenido la esperanza de descubrir, ni una naturaleza humano; inclusive, ni una esencia de las cosas. No se palpa por ningún lado un basamento que expliquen con sinceridad las leyes universales que gobiernen al mundo o la conducta del hombre. Todas esas cosas que tanto te desgarraste estudiando solo son teorías. La filosofía, la metafísica, la ciencia y las artes se exponen como usos particulares del discurso. Sócrates, Descartes, Newton o Chagall no habrían sido buscadores de la verdad sino grandes poetas.

El único capaz de discurrir en el vacío de la consciencia, que asume el jerarquizar de los axiomas como justificación para esquivar lo desigual y que debe permitirse entender a la destrucción como hecho obligado en el ciclo de la creación de nuestro imaginario.

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Las obligaciones emocionales y la soledad nunca fueron tan indispensable en este nuevo prójimo que se arrastra en los diálogos de la procastinada web. Un individuo que requiere dedicarse un tiempo en clausura. Un individuo que se entrega al vicio de relacionarse en comunicaciones esenciales. Por eso el avenirse y el retiro son útiles para entenderse. El sujeto aprovecha el lenguaje del emisor y el lenguaje de la introspección para categorizar, en los niveles de la angustia, una herramienta valiosa para rebasarse moralmente.

Toda noción de Dios debe ser meditada desde lo más profundo de nuestros razonamientos. En lo empírico, la razón no puede aventajar los cercos de la pericia, eso traduce el hecho de que todo es inteligible. Toda fe en las entidades onmipotentes, deben orientarse en las percepciones de lo absoluto. El dogmatismo y la manipulación ya deben dosificarse y mutar en algo que vigorice nuestro pesimismo, nuestro nihilismo, nuestra desesperanza. El sujeto necesita una nueva orientación, un nuevo orden de idea que sublime la manera más adecuada de vivir. El humano de Caracas adolece de una forma vertiginosa esta nimiedad. Acá mi metáfora fotográfica de ese desconsuelo.

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

El protagonista de esta épica sumisa e indómita. La unidad metafísica que se caracteriza por ser idéntico a sí mismo. El que otorga identidad y sentido a todas las cosas que se configuran como objeto. Un individuo autoconsciente y autotransparente debido a su identificación con la razón y su voluntad. El sujeto empírico en los espacios de la ciudad más peligrosa del mundo: Caracas.

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Fotografía de Felipe Rotjes

Sujeto_Empi_rico-19

Fotografía de Felipe Rotjes

Sujeto_Empi_rico-1

Fotografía de Felipe Rotjes

Sujeto_Empi_rico-3

Fotografía de Felipe Rotjes

Sujeto_Empi_rico-4

Fotografía de Felipe Rotjes

[Fotogalería] China en mute; por Silvia Castro

China es inmensa. Es la fabrica de lo que consumimos y el país más poblado del mundo. Sin embargo, el trabajo fotográfico de Silvia Castro que presentamos a continuación muestra que esa inmensidad logra que todo se diluya y se transforme en impredecibles vacíos donde lo superlativo es el silencio.

Por #ImagoMundi | 11 de octubre, 2016
SCC_China_Trabajo1-1

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-2

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-3

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-4

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-5

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-6

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-7

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-8

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-9

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-10

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-12

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-13

Fotografía de Silvia Castro

SCC_China_Trabajo1-14

Fotografía de Silvia Castro

[Fotogalería] El timón de Eliomar; por José Fernandes // #LargaDistanciaPhoto en Los Nevados, Mérida

 A continuación presentamos a los lectores de Prodavinci el ensayo fotográfico El timón de Eliomar, de José Fernandes, quien acompaña a Eliomar Sánchez, un marchante que busca vender una herramienta de arado de dos metros de largo y 15 kilogramos que él mismo ha tallado. “El viento, el frío, los caminos de tierra y los paisajes montañosos nos acompañaron durante un largo recorrido de siete horas”, detalla el fotógrafo. Al final del día, por la cantidad de mil bolívares, el timón de Eliomar encuentra un destino y un nuevo dueño. Luego, Eliomar Sánchez regresa a su casa sólo con el camino y la montaña a sus espaldas. Esta serie es producto de un viaje de cuatro días durante los cuales un grupo de fotógrafos estuvo en Los Nevados, Mérida, explorando visiones propias bajo la guía de Andrea Santolaya. El taller llamado "La Ampliación del Tiempo" fue una experiencia en la cual la fotógrafa española llevó a los 18 participantes a descubrir y desarrollar temas, de esos que a veces están allí pero pasan inadvertidos, y también lograron definir y canalizar inquietudes personales poniéndolas en contexto.

Por #ImagoMundi | 4 de octubre, 2016

EXCLUSIVA PRODAVINCI 990

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie El timón de Eliomar, por José Fernandes, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

♦♦♦

pelo e guama-1

en su propio universo-1

eden-1

‘The House of Gunt’ y el mundo de las drag-queens visto por Marián Carrasquero

Aun cuando no es la creencia común, las drag queens son artistas, no travestis ni necesariamente transexuales. Generalmente son hombres que personifican aspectos de hiperfemineidad como medio de expresión creativa. El drag es tanto un medio artístico como la subcultura en el que se manifiesta. La fotógrafa Marián Carrasquero siguió durante varios meses a los miembros de "The House of Gunt", un grupo de drag queens de Savannah, una población del estado Georgia de Estados Unidos. Ellos hacen espectáculos semanales en bares y eventos en el sur de Estados Unidos. Carrasquero exploró la transformación por las cuales pasan estos hombres cuando encarnan su personaje drag. Para ella, ser testigo de ese proceso le hizo cambiar su perspectiva, apreciando el mundo drag "más como un comentario satírico contra la sociedad y la feminidad, utilizando un tono humorístico".

Marián Carrasquero es una fotógrafa documental venezolana radicada en Miami, cuyo objetivo es trasladar historias con valor humano a narrativas visuales. Su fotografía se ha enfocado en temas raciales, sobre la juventud, el género y problemas sociales. Inició su formación en el Speos Paris Photographic Institute y luego cursó estudios en Savannah College of Art and Design con especialización en fotografía y escritura creativa.

Por #ImagoMundi | 1 de octubre, 2016

CARRASQUERO_MARIAN_002

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_003

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_004

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_005

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_006

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_008

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_013

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_015

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_017

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_018

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_019

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_020

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_022

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_027

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_029

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_033

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_036

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_037

Fotografía de Marián Carrasquero

CARRASQUERO_MARIAN_039

Fotografía de Marián Carrasquero

[Fotogalería] Reflejos; por Aly Vívenes // #LargaDistanciaPhoto en China

Un grupo de 22 fotógrafos viajó a China del 4 al 23 de junio con Larga Distancia Expediciones Fotográficas, un proyecto dirigido por los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. Esta experiencia permitió a los participantes conocer lugares remotos en donde los paisajes no son simples escenarios para el registro fotográfico, sino una manera de entender la cotidianidad de esas costumbres tan ajenas al ojo extranjero. A continuación, presentamos el ensayo fotográfico Reflejos de Aly Vívenes, quien retrata elementos naturales y artificiales como luces de noche, sombras, lluvia y paraguas para mostrar un lado misterioso de China. Durante ese proceso el autor observa los reflejos propiciados por algunos de estos elementos y se pregunta si lo que ve es real o una ilusión.

Por #ImagoMundi | 29 de septiembre, 2016

 

Aly Vivenes-2

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-4

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-5

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-6

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-13

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-14

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-19

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-22

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

Aly Vivenes-25

Fotografía de la serie Reflejos de Aly Vívenes, quien participó en un proyecto realizado en China por Larga Distancia Expediciones Fotográficas y estuvo bajo la dirección de los fotógrafos Julio Estrada y Roberto Mata. [Junio 2016].

♦♦♦

[Fotogalería] En su propio universo; por María Eugenia Ulivi // #LargaDistanciaPhoto en Los Nevados, Mérida

A continuación presentamos a los lectores de Prodavinci el ensayo fotográfico En su propio universo, de María Eugenia Ulivi, quien se detiene a observar todo lo que parece inmóvil, constante y que tiene un ritmo diferente. En ese proceso la fotógrafa trata de percibir lo que sucede a su alrededor imaginando lo que ve en pasado y en presente. Durante ese ejercicio la invade un pensamiento: “¡Quisiera lograr ver más allá de los límites de mi propio universo”. Esta serie es producto de un viaje de cuatro días durante los cuales un grupo de fotógrafos estuvo en Los Nevados, Mérida, explorando visiones propias bajo la guía de Andrea Santolaya. El taller llamado "La Ampliación del Tiempo" fue una experiencia en la cual la fotógrafa española llevó a los 18 participantes a descubrir y desarrollar temas, de esos que a veces están allí pero pasan inadvertidos, y también lograron definir y canalizar inquietudes personales poniéndolas en contexto.

Por #ImagoMundi | 26 de septiembre, 2016

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie En su propio universo, por María Eugenia Ulivi, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

 ♦ ♦ ♦

LA BURRA POR PAL KERESE

pelo e guama-1

eden-1

[Fotogalería] ‘Al otro lado’, de Misha Vallejo // #ImagoMundi

Misha Vallejo, nacido en 1985 en Riobamba, Ecuador, es un fotógrafo residenciado en Quito, que se mueve en la frontera entre la fotografía documental y artística, enfocándose en temas sociales y medioambientales de Latinoamérica. Ha trabajado como fotógrafo independiente desde el 2010 y es miembro del colectivo de fotografía documental Runa Photos desde 2012. Ha logrado reconocimientos como el Premio Nacional de las Artes de Ecuador Mariano Aguilera (2015), ganador del los Fondos Concursables del Ministerio de Cultura y Patrimonio (2015), mención de honor en el concurso FotoVisura (2015, 2013 y 2011), entre otros. A continuación los lectores de Prodavinci verán Al otro lado, serie fotográfica que "en ningún momento pretende ser objetivo", de acuerdo con Vallejo, y que fue elaborada entre la frontera de Ecuador y Colombia, en el pequeño pueblo de Puero Nuevo, del lado ecuatoriano. Vallejo define su trabajo como "un documental sobre un pueblo olvidado y traumatizado por la violencia y pobreza que no distinguen nacionalidades".

Por #ImagoMundi | 24 de septiembre, 2016
01_07__DSC4768

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

02_02__DSC7106_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

03_03__DSC8920_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

04_04__DSC9628_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

05_10_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

06_05__DSC8766_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

07_06__DSC4242_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

08_07__DSC4870_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

09_08__DSC9409_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

10_09__DSC6689_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

11_23__DSC9821

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

12_11_20__DSC0667

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

13_10__DSC7758_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

14_11__DSC7253_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

15_12__DSC6778_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

16_30_038__DSC9231

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

17_13__DSC8424_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

18_14__DSC0237_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

19_15__DSC8311_MishaVallejo_AlOtroLado

Fotografía de la serie Al otro lado, elaborada por el fotógrafo Misha Vallejo.

[FOTOGALERÍA] “Postales de Puerto Cabello” // Archivo Fotografía Urbana

A continuación presentamos a los lectores de Prodavinci el portafolio Saludo desde Puerto Cabello de Archivo de Fotografía Urbana. Aquí se muestra a la ciudad en retrospectiva y el valor simbólico de la postal que se utilizaba para enviar a alguien lejano una muestra del lugar. En estas postales, en palabras de Fedosy Santaella, “hay una narrativa. Es la narrativa del viaje, del encuentro de las calles, del mar y del tren”.

Por Archivo Fotografía Urbana | 21 de septiembre, 2016
"Puerto Cabello, entrada al canal", Edo. Carabobo. Venezuela. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1920

Luis González .“Puerto Cabello. Entrada al canal”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

"Puerto Cabello, entrada al canal", Edo. Carabobo. Venezuela, de Luis González Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1920

Antonio Hilders. .“Puerto Cabello. Calle el Comercio”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

"Saludo de Venezuela. Calle el comercio", Edo. Carabobo. Venezuela. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1910

“Saludo de Venezuela. Calle el Comercio. Puerto Cabello”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1910

"Entrada a Puerto Cabello", Edo. Carabobo. Venezuela. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1910

Luis González “Entrada al Puerto Pto. Cabello”. Estado Carabobo, Venezuela. 1925

"Saludo de Puerto Cabello. Isla de las Ostras", Edo. Carabobo. Venezuela, de Luis González. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1925

Luis González .“Saludo de Puerto Cabello. Isla de las Ostras”. Estado Carabobo, Venezuela. 1925

"Ferrocarril de Puerto Cabello a Valencia atravesando el puente de Paso Real", Edo. Carabobo. Venezuela, de Luis González. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1915

Luis González .“Ferrocarril de Puerto Cabello á Valencia atravesando el puente de Paso Real”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1915

"Saludo de Puerto Cabello. Calle del Municipio", Edo. Carabobo. Venezuela, de Luis González. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1915

Luis González .“Saludo de Pto Cabello. Calle del Municipio”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1915

"La bendición del mar", Edo. Carabobo. Venezuela, de Luis González. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1910

Luis González .“La bendición del Mar. Puerto Cabello”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1910

"La bendición del mar", Edo. Carabobo. Venezuela, de Luis González. Imagen postal de la serie Postales de Puerto Cabello. Circa 1910

“Saludo de Puerto Cabello. Plaza del Muelle y Alameda Castro”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1910

Puerto_Cabello010

“Saludo de Puerto Cabello. Bahía de Pto Cabello”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

Puerto_Cabello011

“Plaza del Muelle. Puerto Cabello”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

Puerto_Cabello012

“Puerto Cabello, Venezuela. Plaza del Muelle”. Estado Carabobo, Venezuela. 1908

Puerto_Cabello013

Luis González “Plazoleta Independencia. Puerto Cabello”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

Puerto_Cabello014

Luis González “Saludo de Puerto Cabello. Calle del Comercio”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

Puerto_Cabello015

Antonio Hilders “Puerto Cabello. Venezuela. La Iglesia”. Estado Carabobo, Venezuela. Ca. 1920

[Fotogalería] Pelo ‘e guama; por Gonzalo Picón // #LargaDistanciaPhoto en Los Nevados, Mérida

A continuación presentamos a los lectores de Prodavinci el ensayo fotográfico Pelo 'e guama, de Gonzalo Picón, quien intenta recrear una idea de western al estilo de El Llanero Solitario. Los protagonistas de su imagen son los caballos, los aperos, los antifaces, los hombres y las mujeres del campo. Esta serie es producto de un viaje de cuatro días durante los cuales un grupo de fotógrafos estuvo en Los Nevados, Mérida, explorando visiones propias bajo la guía de Andrea Santolaya. El taller llamado "La Ampliación del Tiempo" fue una experiencia en la cual la fotógrafa española llevó a los 18 participantes a descubrir y desarrollar temas, de esos que a veces están allí pero pasan inadvertidos, y también lograron definir y canalizar inquietudes personales poniéndolas en contexto.

Por #ImagoMundi | 20 de septiembre, 2016

EXCLUSIVA PRODAVINCI 990

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

los_nevados_-3[1]

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

los_nevados_-6[1]

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

los_nevados_-7[1]

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Pelo ’e guama, por Gonzalo Picón, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

[Fotogalería] Edén; por Verónica Aponte // #LargaDistanciaPhoto en Los Nevados, Mérida

A continuación presentamos a los lectores de Prodavinci el ensayo fotográfico Edén, de Verónica Aponte. Aquí la fotógrafa nos muestra un lugar donde la tierra es fértil y hay una armonía ininterrumpida de lo puro y natural que compara con lo referido en el relato bíblico del Génesis, 2:15: “Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara”. Esta serie es producto de una viaje de cuatro días durante los cuales un grupo de fotógrafos estuvo en Los Nevados, Mérida, explorando visiones propias bajo la guía de Andrea Santolaya. El taller llamado "La Ampliación del Tiempo" fue una experiencia en la cual la fotógrafa española llevó a los 18 participantes a descubrir y desarrollar temas, de esos que a veces están allí pero pasan inadvertidos, y también lograron definir y canalizar inquietudes personales poniéndolas en contexto.

Por #ImagoMundi | 17 de septiembre, 2016

EXCLUSIVA PRODAVINCI 990

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

Fotografía de la serie Edén, por Verónica Aponte, quien participó en el taller La Ampliación del Tiempo, a cargo de la fotógrafa Andrea Santolaya. [julio 2016].

♦♦♦

LA BURRA POR PAL KERESE

EL MAÑANA NO ES TAN INCIERTO POR LEONARDO GUERRA

La voz femenina; por Elizabeth Montilla #LargaDistanciaPhoto en Los Nevados, Mérida 640X60