Blog de Angel Alayón

Apuntes sobre Mother’s Mercy, capítulo final de la 5ta temporada de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] 1 La mayoría de las muertes, si no todas, en algún grado son un suicidio. Es un planteamiento del Premio Nobel de Economía Gary Becker, quien nos recuerda que la extensión de la vida no es lo único que determina nuestra conducta. Estamos dispuestos a asumir riesgos y sus consecuencias. Estamos dispuestos […]

Por Angel Alayón | 16 de junio, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Apuntes sobre Mother’s Mercy, capítulo final de la 5ta temporada de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640AB

1

La mayoría de las muertes, si no todas, en algún grado son un suicidio. Es un planteamiento del Premio Nobel de Economía Gary Becker, quien nos recuerda que la extensión de la vida no es lo único que determina nuestra conducta. Estamos dispuestos a asumir riesgos y sus consecuencias. Estamos dispuestos a tomar decisiones a costa de los años que podemos vivir.

Pero algunas muertes se parecen más al suicidio que otras. Stannis decidió ir a Winterfell con un ejército diezmado, sin caballos, sin buenos augurios y con la pesada carga del asesinato de su hija y el ahorcamiento de su esposa Selyse.

Su motivación no fue la valentía (que requiere del miedo) ni la creencia en un destino (que requiere de la fe). La única fuerza que movía a Stannis era el odio hacia sí mismo: el último destino para quienes saben que se han traicionado.

Stannis apenas sobrevivió a la derrota que le infligieron los Bolton. Deambula malherido por el bosque hasta encontrarse con Brienne de Tarth, quien va a vengar la muerte de Renly Baratheon, su amigo y protector, blandiendo la espada Oathkeeper sobre un Stannis resignado que aspira a morir como la única forma que tiene de alcanzar el olvido.

2

Tyrion Lannister está encargado de gobernar a Mereen, una ciudad llena de conspiradores dispuestos a matar. Una ciudad donde se respira el resentimiento de las utopías fracasadas. Afortunadamente para el nuevo gobernante, Lord Varys, La Araña, reaparece con su capacidad de pensamiento estratégico.

tyrion

El sagaz Tyrion no pierde tiempo y le pregunta: “¿Qué me aconsejas?” y Lord Varys le receta una dosis de Maquiavelo for dummies que le viene bien aprender a cualquiera que aspire a gobernar:

“La información es la clave. Debes saber cuáles son los puntos fuertes de tus enemigos y cuáles son sus estrategias. Debes aprender a distinguir entre tus amigos y los que no lo son”

Si conocerse a uno mismo es la base de la sabiduría, conocer al enemigo es el principio de la estrategia.

3

Cuando quienes se creen puros tienen el poder, todos sufren. Las autoproclamas de superioridad siempre terminan en el dolor de alguien y, no en pocas ocasiones, en la muerte.

Cersei armó a quienes ahora la desnudan y la hacen recorrer la ciudad recibiendo insultos y escupitajos. La Reina Madre juntó la fe con las armas, una receta para la autodestrucción.

Apuntes sobre Mother’s Mercy, capítulo final de la 5ta temporada de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640C

A pesar de que Cersei ha hecho mucho daño, el proceso de expiación al que ha sido sometida genera compasión, al menos en los televidentes.

Una cosa es la justicia y otra el trato degradante hacia un ser humano.

Alguien puede ser culpable, pero una condena no implica degradar, abusar ni torturar. Cuando eso sucede, deja de haber justicia.

Es una idea que no ha sido fácil aprender, pero cuyo respeto es la base de eso que llamamos civilización: la Justicia, cuando es Justicia, no deshumaniza.

4

Jon Snow intentó salvar al mundo, pero no pudo salvarse a sí mismo.

Él sabía que los White Walkers eran un enemigo formidable capaz de acabar con toda la humanidad, pero no previó que el resentimiento de sus subordinados podía acabar con él mucho antes de la gran batalla.

El liderazgo implica poder manejar a los inconformes, a quienes no están de acuerdo con tus decisiones.

Apuntes sobre Mother’s Mercy, capítulo final de la 5ta temporada de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640B

Quizás miles de años de matanzas entre los guardianes de El Muro y los salvajes fueron una herencia insalvable. Quizás Snow no supo amarrar las alianzas necesarias en un ambiente tan inestable y de decisiones arriesgadas. Quizás no comprendió las motivaciones últimas de quienes estaban a su alrededor. Quizás se confió, como se confían aquellos que creen hacer lo correcto. Quizás no recordó que todo muro es la confesión de un miedo y que el miedo también puede matar.

Quizás olvidó que sólo apuñala quien está cerca. Y quienes están más cerca siempre son los tuyos.

*

A MANERA DE DESPEDIDA

Snow era un favorito en el Juego de Tronos. Ya circulan varias teorías sobre cómo pudiera resucitar: que si Melisandre utilizará sus poderes, que si Bran lo reencarnará y otras especulaciones que se aferran a cualquier detalle que pueda brindar una esperanza. La popularidad de estas teorías sólo nos recuerda que muchos estamos condicionados a buscar (a esperar) un final feliz.

A veces necesitamos que los buenos ganen, al menos en el terreno donde pueden hacerlo. A veces queremos que los héroes eviten la contracara de su heroicidad: la tragedia. A veces deseamos que el mundo tenga un sentido moral ante nuestros ojos.

Juego de Tronos no ha sido complaciente y ya varias veces ha puesto a los buenos a perder, para siempre, causando desolación. Una desolación que debe respetarse: que nadie les quite el derecho a la tristeza.

Queda de parte del lector escoger para qué le sirve ese mundo creado por George R.R. Martin. Hay quienes lo utilizan como un espejo y ahí pretenden ver la realidad. Otros lo miran como un mecanismo de alivio por contraste. Algunos dirán que es puro entretenimiento, olvidando que la ficción nunca es neutral, por más que lo parezca.

Hasta aquí he llegado yo.

Valar morghulis. Valar Doaheris.

Apuntes sobre “The Dance of Dragons”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Stannis cruzó una frontera donde todo es oscuro para siempre. Ha derramado su propia sangre con frialdad. La ha llevado a la hoguera bajo engaño. Ha matado a la niña que amaba y que esperaba, como toda niña, protección en lugar de fuego. Ha traicionado el pacto fundamental de la paternidad, la […]

Por Angel Alayón | 9 de junio, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Apuntes sobre The Dance of Dragons, un capítulo de GameOfThrones; por Ángel Alayón 640

Stannis cruzó una frontera donde todo es oscuro para siempre. Ha derramado su propia sangre con frialdad. La ha llevado a la hoguera bajo engaño. Ha matado a la niña que amaba y que esperaba, como toda niña, protección en lugar de fuego. Ha traicionado el pacto fundamental de la paternidad, la confianza que nos hace creer de niños que la vida vale la pena. En la escala del horror, el asesinato de una hija no tiene mucha competencia.

Stannis mató a Shireen y ella ya no podrá perdonarlo.

Se reveló como miembro de una peligrosa clase de personas: aquellos que creen estar destinados y sienten que el poder les ha borrado los límites.

Allí está Agamenón, quien sacrificó a su hija Ifigenia para calmar a la diosa Artemisa para que el  viento soplara y así la flota griega pudieran navegar hasta Troya. Allí está Fausto, quien vendió su alma al diablo a cambio de poderes terrenales y efímeros. Allí están quienes soportan odiarse a sí mismos a cambio de eso que desean. Allí están todos aquellos que ascendieron al poder sobre los cadáveres que consideraron necesarios. Para algunos, los otros importan en la medida que sus cuerpos puedan ser utilizados en la construcción de una escalera que los lleve al poder.

Shireen representa la inocencia. Y el poder no soporta aquello que no tiene. El consuelo del desamparado es esperar la llegada de la justicia, aunque sea poética: ésa que no dan las instituciones sino la propia vida.

***

Apuntes sobre The Dance of Dragons, un capítulo de GameOfThrones; por Ángel Alayón 640A

Nadie sale ileso de la guerra, aun cuando no haya sido herido. “He visto la guerra, he visto los cuerpos apilados en los campos de batalla, he visto los huérfanos morir de hambre en la ciudad, yo no quiero llevar a mi pueblo al infierno”. Doran Martell sabe que la venganza sólo lo llevaría a la autodestrucción.

Fuera del terreno de la propaganda, las guerras nunca se ganan.

Martell usa su experiencia para gobernar. Es una de las virtudes claves de un gobernante: saber hacia dónde conducen las pequeñas decisiones; saber cuáles son los destinos que deben evitarse; saber que un inadecuado manejo de las emociones puede ser el camino al infierno.

Saber.

***

Apuntes sobre The Dance of Dragons, un capítulo de GameOfThrones; por Ángel Alayón 640B

Tyrion se declara cansado de tanta muerte. “Puedo vivir sin ellas en mi tiempo libre”. Hizdahr se pregunta: “¿Cuáles son las grandes logros que se han realizado sin matanzas o sin crueldad?”. Y Tyrion le responde: “Es muy fácil confundir lo que es con lo que debería ser. En especial cuando “lo que es” ha trabajado a tu favor”.

Sufrimos del sesgo de confirmación, un sesgo cognitivo que nos hace buscar y seleccionar la información que procesamos, con el fin de reafirmar nuestras creencias y prejuicios.

Hizdahr ve la muerte y la crueldad como herramientas necesarias para la gloria. Tyrion las entiende como herramientas en algunos casos necesarias, pero no por ello imprescindibles. Ni siquiera cree que sean las más eficaces.

Reaparece el viejo planteamiento de Maquiavelo: un gobernante puede beneficiarse de ser temido, pero nunca se beneficiará de ser odiado.

La conversación entre Tyrion y Hizdahr tiene lugar en la arena, antes de las peleas. Se esperaba que el matrimonio de Daenerys con Hizdahr y las peleas a muerte le permitieran a la madre de los dragones gobernar Mereen en paz.

Pero nada de esto bastó.

Una rebelión con intento de regicidio se puso en curso. Ser Jorah Mormont mató al primero de Los Hijos de la Arpía que se acercó a Daenerys. Los rebeldes, que eran muchos y bien armados, lograron rodear a la reina y a sus asesores. Parecía inevitable que la sedición triunfara, pero Drogon, el hasta ahora díscolo dragón, llegó para imponerse y salvar a su madre.

La condena del poderoso es estar siempre bajo acecho.

Apuntes sobre “Hardhome”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] La soledad es el otro nombre del Poder, pero nadie puede gobernar solo. Tyrion Lannister despliega su inteligencia ante Daenerys, confirmando que una de las habilidades más importante que debe poseer un político es rodearse de la gente adecuada. La ignorancia y la ineficacia del llamado círculo interno puede transformarse muy rápido […]

Por Angel Alayón | 2 de junio, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Apuntes sobre “Hardhome”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640

La soledad es el otro nombre del Poder, pero nadie puede gobernar solo.

Tyrion Lannister despliega su inteligencia ante Daenerys, confirmando que una de las habilidades más importante que debe poseer un político es rodearse de la gente adecuada. La ignorancia y la ineficacia del llamado círculo interno puede transformarse muy rápido en la soga que te ahorque. Un líder sólo puede ser tan bueno como buenos sean quienes lo ayuden a tomar y ejecutar las decisiones.

No se puede gobernar sin entender la tierra que debes gobernar, le plantea Tyrion haciendo eco a aquel ensayo de Albert Hirschman que advierte sobre las consecuencias de intentar resolver un problema sin comprenderlo. Es una idea básica y poderosa, aunque tantas veces olvidada por quienes ostentan el poder: si no entiendes el problema, no podrás resolverlo, aun cuando lo intentes, aun cuando parezca que intentas solucionarlo.

La mala política es el arte de crear más problemas de los que se intentan solucionar.

Daenerys sabe que posee un ejército grande y esas formidables armas que son los dragones. Sabe que puede arrollar, pero destruir al enemigo no es gobernar, que es lo que aspira la Reina de los Dragones.

Su nuevo asesor le recuerda que Asesinar y hacer política no siempre es lo mismo. Tyrion le muestra a Daenerys la compleja cartografía del poder en Westeros y ella está dispuesta a acabar con todas esas casas, con esos apellidos. Pero, sin darse cuenta, ya está conformando una alianza con uno de aquellos a quienes dice querer destruir. Y sólo puedes romper la rueda si estás seguro de que no la necesitarás luego.

Tyrion Lannister deja dos preguntas fundamentales para las ciencias políticas: ¿Se puede gobernar sin los ricos? ¿Se puede gobernar sin la devoción de la gente común?

La visión de este Maquiavelo de Mereen es incluyente: los necesitas a ambos, si quieres sobrevivir en el poder.

***

Apuntes sobre “Hardhome”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640A

Jon Snow llega a Hardhome, un territorio al cual han quedado reducidos los viejos enemigos. Son ciento de generaciones de desconfianza alimentadas por un muro y por el odio mutuo. Pero Snow llega con la intención de convertirlos en sus aliados ante un enemigo común.

Nunca ha sido fácil desmontar prejuicios. Cuando se trata del enemigo, siempre se exagera, siempre se desfigura al otro, de manera tal que sólo pensemos en su destrucción. Sin embargo, Jon Snow es diferente al resto de Westeros. Alguna vez estuvo enamorado de una salvaje. Y el amor siempre humaniza.

Snow plantea con eficacia los argumentos esenciales ante esta situación. No se trata de hacer una amistad donde antes hubo guerras. Se trata de la presencia de un enemigo superior y que no sólo amenaza a ambos bandos, sino a toda la humanidad. La alianza es por la supervivencia: es una estrategia dominante. No menos. Se trata de unirse para intentar derrotar juntos a los White Walkers y su ejército de muertos vivientes.

Snow les ofrece tierras a los salvajes y una esperanza de victoria en esa batalla final: el dragonglass. También aclara que no pide que olviden a sus muertos, pero sí que piensen en sus hijos, en el futuro.

“Hace falta coraje para hacer la paz con quienes hemos peleado durante generaciones”, dice Tormund. Y aunque el consenso no es absoluto, se sella la alianza.

El trasbordo de los salvajes comienza, pero la amenaza no tarda en concretarse. El apocalipsis se anuncia con cuatro jinetes sobre la montaña de hielo. El ejército de los muertos vivientes ataca sin piedad. Los salvajes y el pequeño grupo de la Guardia de El Muro pelean como pueden, aunque el ejército de los muertos es muy grande. Es una batalla que se pierde segundo a segundo.

Un White Walker se acerca y mata al Thenn que acompañaba a Snow en la búsqueda del dragonglass. Snow enfrenta al White Walker aun sin alcanzar el arma que necesita. Y, en un giro inesperado, recupera su espada de acero valyrio y logra deshacer al imponente enemigo. No sólo ganó este lance, sino que la humanidad obtiene una información valiosa para su subsistencia: el acero valyrio funciona contra los White Walkers.

Jon Snow decide huir hacia los barcos junto a aquellos salvajes que puedan hacerlo. Se monta en un bote que lo aleja de la costa. Pero desde allí tiene tiempo de observar como el líder de los White Walkers convierte a los que acaban de morir en sus soldados apenas con un gesto. Un gesto de poder y amenaza.

game-of-thrones-hardhome-640

La posibilidad de morir siempre ofrece una perspectiva diferente. Esa posibilidad resalta lo que importa y relega lo trivial. La lucha cortesana es insignificante e inútil ante una amenaza real a cuanto existe de nosotros. No se trata de que una casa dividida sea insostenible. Se trata de que una casa así de fracturada puede ser arrasada con todo cuanto tenga adentro.

Si no hay unión frente a la amenaza, el mundo será de otros. Y ni siquiera estaremos aquí para atestiguarlo.

Apuntes sobre “The gift”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Siempre puede ser peor, le advierte Theon a Sansa Stark. La frase es la justificación de alguien cuya única motivación es el miedo y que acepta los males del presente espantado por los del futuro. Alguien a quien le han quebrado el alma y ya no se anima a pensar (o se […]

Por Angel Alayón | 26 de mayo, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Sansa Stark Angel Alayon Juego de Tronos Cap 7 Season 5 640

Siempre puede ser peor, le advierte Theon a Sansa Stark. La frase es la justificación de alguien cuya única motivación es el miedo y que acepta los males del presente espantado por los del futuro. Alguien a quien le han quebrado el alma y ya no se anima a pensar (o se niega a creer) que el futuro puede ser diferente. Theon, traumatizado, no se concibe capaz de alterar la situación. Los dolores del pasado han asesinado su imaginación.

No puede haber cambio sin imaginación. No puede haber cambio sin esperanza. Si la religión es el opio del pueblo, la desesperanza es su anestesia.

***

Apuntes sobre “The gift”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640A

El invierno es un mal tiempo para los ejércitos. Cuando los estrategas se equivocan en asuntos climáticos lo pagan caro.

Napoleón cometió su error más grande al luchar contra el invierno. En 1812 salió de Francia hacia Moscú con 442.000 soldados. Sólo 10.000 regresaron con vida. El invierno acabó con el ejército más poderoso de la época. También se le atribuye a eso que los historiadores han llamado el “General Winter” la derrota del ejército nazi en su intento de invadir Rusia y en la definitiva derrota de las debilitadas fuerzas alemanas en Stalingrado. No por casualidad Sun Tzu consideraba el clima uno de los factores determinantes en una guerra.

Al norte de Westeros, el ejército de Stannis está sufriendo en su camino hacia Winterfell. Los caballos mueren, los mercenarios desertan, los soldados enferman y las provisiones se agotan. Ser Davos aconseja retirarse a El Muro, pero Stannis está decidido a seguir su marcha bajo la nieve y el frío, el mismo riesgo que alguna vez corrieron Napoleón Bonaparte y Adolf Hitler.

Melisandre le pide a Stannis que sacrifique a su hija como una ofrenda a su dios: es el precio de la victoria. Y Stannis se niega. Quiere el reino, pero no está dispuesto a derramar la sangre de su hija. Hace lo contrario al Abraham bíblico, cuando Dios le pidió al patriarca el sacrificio de Isaac, su único hijo. Abraham no dudó en ofrendarle su vida. Apenas unos segundos antes de matar a su hijo, un mensajero de Dios lo interrumpe y dio por cumplida la prueba de obediencia que había exigido Dios.

En el camino al poder, no todos se abstienen de traicionarse a sí mismos.

***

Apuntes sobre “The gift”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640B

La sagaz Lady Olenna intenta todo por salvar a sus nietos. Usa su arsenal completo ante el High Sparrow, pero ni el dinero ni las amenazas hacen cambiar de posición al líder de la Fe Militante. A veces el poder no luce tan poderoso. Quizás porque ningún poder es absoluto, sólo que algunos no lo saben.

High Sparrow le dice a Lady Olenna que ella no entiende lo que está pasando, que interpreta la realidad de forma errada, que una vida de poder y riqueza la ha enceguecido, que los Tyrell son parte de la minoría y que ellos (el pueblo) son la mayoría y que ha llegado el momento en el que la mayoría ha dejado de temerle a la minoría.

Son los sonidos de una revolución.

***

El poder y la riqueza pueden enceguecer, pero no menos que las ideologías y los dogmas. Alguna vez Alan Greenspan dijo, en tono sarcástico, que debería existir una ley que prohibiera llegar a la presidencia de un país a aquellos que están dispuesto a hacer lo que hace falta hacer para llegar a la presidencia de un país. “No llegan los mejores, sino los más ambiciosos”, dijo James M. Buchanan.

***

Apuntes sobre “The gift”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640C

El día de la batalla en El Muro, Samwell Tarly le preguntó a Jon Snow cómo es estar con otra mujer.

— Es, por un instante, ser más que uno.

Ahora Samwell lo sabe.

***

Apuntes sobre “The gift”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640D

Juntar la fe y las armas es una receta para la destrucción. Cersei apostó a que la justicia de la Fe Militante sólo alcanzaría a sus enemigos, pero no fue así. High Sparrow la encarceló como consecuencia de las denuncias de Lancel Lannister, antiguo amante de la Reina Madre y conocedora de sus pecados.

El pasado puede ser, en sí mismo, una condena. Cersei apostó mal. Estableció una alianza y fortaleció a quien tenía todo para acabar con ella.

La Reina Margaery, la Reina Madre y Loras Tyrell están encerrados en las celdas negras de la Fortaleza Roja, en espera de un juicio. Nunca el gobierno en King’s Landing lució tan frágil, en manos de un adolescente que se ha mostado incapaz de tomar decisiones y sitiado por una secta armada que se ha erigido en poder real.

Mientras tanto, Daenerys continúa preparándose para salir de Mereen, ahora que le ha llegado un regalo que necesitaba con urgencia: una mente capaz de pensar estratégicamente.

La inteligencia es algo que el poder hará bien en no subestimar.

Apuntes sobre “Unbowed, Unbent, Unbroken”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Hablar de la violación que sufrió Sansa Stark sería someternos, voluntariamente, a la misma tortura a la que fue sometido Reek. En ocasiones, el shock oscurece y suele distraernos. *** Tyrion Lannister sabe de incentivos y ese conocimiento ya le ha salvado la vida en varias oportunidades. Tyrion y Jorah Mormont son […]

Por Angel Alayón | 19 de mayo, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Apuntes sobre “Unbowed, Unbent, Unbroken”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

Hablar de la violación que sufrió Sansa Stark sería someternos, voluntariamente, a la misma tortura a la que fue sometido Reek. En ocasiones, el shock oscurece y suele distraernos.

***

Tyrion Lannister sabe de incentivos y ese conocimiento ya le ha salvado la vida en varias oportunidades. Tyrion y Jorah Mormont son capturados por un grupo de esclavistas. Ante una evaluación física, los captores deciden vender a Jorah Mormont en el mercado de esclavos. Tyrion les argumenta que desperdician el botín que acaban de encontrar, que Jorah es uno de los grandes luchadores de Westeros y que deben llevarlo a pelear en las Arenas de Mereen, donde podrán hacer mucho dinero con este recién encontrado titán. Los esclavistas aceptan, pero para ejecutar ese plan no necesitan a Tyrion, a quien pretenden degollar bajo el argumento de que nadie querrá comprar a un enano como esclavo, aunque antes intentarán cortarle el pene para venderlo en el mercado, pues se cree que el órgano sexual de los enanos tiene poderes mágicos. Tyrion, desesperado, argumenta que nadie comprará un pene sin pruebas de que haya pertenecido a un enano. Así los esclavistas deciden mantenerlo con vida, hasta conseguir al mercader de penes.

Apuntes sobre “Unbowed, Unbent, Unbroken”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640

La asimetría de información es una de las llamadas fallas de mercado. Cuando una de las partes sabe más que la otra sobre lo que se comercia se generan ineficiencias que, incluso, pueden imposibilitar que una transacción mutuamente beneficiosa se lleve a cabo. Es un viejo problema: cuando compramos un carro usado no podemos saber realmente cuáles son las condiciones en las que se encuentra el vehículo ni su verdadera historia. Las compañías aseguradoras no saben con exactitud cuál es el estado de salud de una persona que desea asegurarse. Un hombre puede encontrarse con una mujer en un bar y creer que la noche promete, aunque ninguno sabe cuál es el pasado de esa persona con quien habla.

Pero existen mecanismos para lidiar con la asimetría de información. Un carro se puede vender luego de ser revisado por un mecánico y bajo la emisión de una garantía. Las compañías de seguro pueden hacerle al paciente un examen médico y estimar las probabilidades de enfermarse o morir. El noviazgo también es una manera de reducir la desinformación entre potenciales parejas.

Tyrion ha preservado su vida al saber que nadie comprará el pene de un enano al menos que esté seguro de que, en efecto, es de un enano.

Saber sobre asimetría de información puede ser un conocimiento indispensable para mantener juntas todas las partes de tu cuerpo.

***

MargearyLoras

La meta de quien aspira a mantenerse en el poder por siempre es eliminar toda fuente competencia política, tanto la directa como la indirecta. Quien detenta el poder se siente más seguro cuando no hay nadie que aspire a derrocarlo. O, mejor dicho, cuando nadie que puede derrocarlo. Por eso en los regímenes totalitarios la disidencia es aplastada y la libertad de expresión —que cuando es verdadera siempre es una amenaza al poder— es coartada y asfixiada para que nadie pueda ver lo que ocurre tras bastidores.

En Westeros, Cersei utiliza la justicia para su propio beneficio con el fin de preservar su poder. Sin embargo, lo hace tratando de mantener una apariencia de independencia entre los poderes. La Fe Militante sirve para encarcelar a la Reina Margaery, su nuera, y a su prometido, Loras Tyrell, e incluso Cersei es capaz de mostrar un dejo de indignación durante el proceso contra la Casa Tyrell.

[Hubo un tiempo en que los reyes eran dueños de todo. Ya no, pero todavía, a pesar de Montesquieu, hay en el mundo demasiados ejemplos de regímenes neopatrimonialistas, como los ha llamado Francis Fukuyama en Political order and political decay. Regímenes en los que los líderes políticos adoptan las formas de un Estado moderno (con burocracias, sistemas legales, elecciones y otras instituciones parecidas), pero en realidad gobiernan para obtener ganancias privadas. Líderes que justifican sus acciones en nombre del bien común para obtener beneficios particulares. La tragedia de ver aplaudir a los oprimidos y no saber porqué ríen los opresores. El cinismo como método político.]

Estatizar a Polar es profundizar la escasez; por Ángel Alayón

1. Los anuncios. El pasado 1ero de Mayo, antes de que el presidente Nicolás Maduro diera su discurso ante los trabajadores en la Plaza O´Leary, habló Marián Camacaro, una trabajadora de la empresa Lácteos Los Andes que fue anunciada como representante de todos los trabajadores y trabajadoras de la Patria. Camacaro anunció una serie de […]

Por Angel Alayón | 13 de mayo, 2015

Estatizar a Polar es profundizar la escasez; por Ángel Alayón 640

1. Los anuncios. El pasado 1ero de Mayo, antes de que el presidente Nicolás Maduro diera su discurso ante los trabajadores en la Plaza O´Leary, habló Marián Camacaro, una trabajadora de la empresa Lácteos Los Andes que fue anunciada como representante de todos los trabajadores y trabajadoras de la Patria. Camacaro anunció una serie de propuestas y compromisos donde destacan la centralización de las importaciones en Cencoex y el aumento del Impuesto Sobre La Renta. Pero Marián Camacaro también dijo que:

“Nosotros los trabajadores, y en mi representación de Lácteos Los Andes nos comprometemos en nacionalizar la distribución de alimentos y artículos de primera necesidad del pueblo presentando en treinta días un proyecto de constitución de la corporación de transporte que detenga el acaparamiento, el desvío de productos y el contrabando fuera de nuestro país”.

Era el día del anunciado revolcón económico y había muchas expectativas respecto a posibles anuncios que haría el presidente Maduro. Un día antes, Nelson Bocaranda, un periodista conocido por el acierto de la información y las fuentes que maneja, había anunciado la intención del gobierno nacional de avanzar con “la toma de Polar” y, en especial, de su sistema de distribución.

2. La amenaza. Las alertas estaban encendidas. Venezuela vive una escasez de productos básicos sin precedentes, una escasez que alcanza un nivel tal que el Banco Central de Venezuela ha decidido no publicar información sobre esta variable. Las importaciones masivas de alimentos que en el pasado aliviaron el problema ahora no son posibles debido a la caída de los ingresos petroleros. Las colas frente a los establecimientos comerciales se han multiplicado, convirtiéndose en una evidencia de un sistema económico disfuncional.

En medio de estas circunstancias, asomar la expropiación de una empresa que produce y distribuye alimentos en un país donde cada día hay menos empresas que producen y distribuyen productos (de acuerdo con las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas) sólo podía generar preocupación.

Maduro no anunció expropiación alguna el día del revolcón ni la estatización del sistema de distribución. Sólo envió un mensaje a un grupo de los sindicalistas de Polar que se encontraba presente en la plaza:

“Un saludo a los trabajadores de la Polar. ¿Contamos con el apoyo de la clase obrera de la Polar? Preparáos para grandes desafíos. Preparáos para grandes desafíos”.

Grandes desafíos que podrían interpretarse como una relación entre la propuesta planteada por Marián Camacaro y lo anunciado por Nelson Bocaranda.

3. Estatización y producción. Expropiar a Empresas Polar (o a cualquiera de las otras empresas de alimentos que se mantiene produciendo en Venezuela) profundizará el problema de la escasez. El gobierno de Hugo Chávez comenzó una política de expropiaciones en el sector agrícola y agroindustrial a partir del año 2006, cuya principal consecuencia fue una disminución evidente de la producción de las empresas estatizadas.

Más allá de la evidencia anecdótica, el mismo gobierno ha reconocido la caída de la producción en las empresas estatizadas. Por ejemplo: la producción de Industrias Diana cayó un 35% entre el 2014 y el 2012, mientras que la de Lácteos Los Andes disminuyó en un 21% en el mismo período. Y recordemos que son cifras oficiales. No es casualidad que el 84% de los venezolanos rechacen las expropiaciones al sector privado de acuerdo con la encuesta más reciente de Datanálisis.

El gobierno de Venezuela controla la capacidad instalada de producción de bienes básicos en un rango que oscila entre 20% y 75%, según el rubro, así que una disminución de la producción en esas instalaciones impacta de forma inmediata la oferta disponible y la escasez de productos.

Entonces, ¿por qué expropiar cuando una de las causas de la escasez es justamente el fracaso productivo de las estatizaciones realizadas en el sector agroindustrial?

4. El estado distribuidor. Tanto Camacaro como Bocaranda mencionan la posibilidad de que se expropie “el sistema distribución de alimentos”. Pero pongamos en contexto esta propuesta: el gobierno de Hugo Chávez consideró la distribución de alimentos como una actividad de carácter estratégico. En abril de 2003 inauguró la Misión Mercal, un programa para la construcción y dotación de almacenes y bodegas para la venta de productos subsidiados. En 2008 se inauguró PDVAL, una empresa que tiene como objetivo la importación y comercialización de alimentos. En 2010 el gobierno expropió las cadenas Hipermercado Éxitos y Supermercados CADA para conformar la Red de Abastos Bicentenarios, otro mecanismo de distribución masivo.

Ya en el 2013, Carlos Osorio, entonces Ministro de Alimentación, anunciaba que las redes de alimentación del Estado atendían al 61% de la población venezolana. Es decir: ya el Estado venezolano tiene control directo sobre la distribución de alimentos en Venezuela.

5. El control del Estado a través del SICA. Chávez no se conformó con convertir al Estado en el actor más importante en la distribución de alimentos en Venezuela. También se encargó de dirigir la implementación de un estricto control en la movilización y distribución de alimentos en Venezuela a través del Sistema Integral de Control Alimentario: el SICA, un sistema que el gobierno aplica a las empresas privadas.

A través del SICA, el gobierno autoriza el movimiento de los alimentos desde las plantas hasta los centros de distribución y de allí a los establecimientos comerciales. También controlan el movimiento de materia prima, tanto la que proviene del campo venezolano como la importada.

En enero de 2013, Ricardo Menéndez, entonces Vicepresidente del Área Económica y Productiva, declaró que ellos, desde el gobierno, conocen “con precisión el seguimiento diario de los alimentos que se formulan en el país como arroz, azúcar, café, harina, aceites”:

“Sabemos perfectamente qué, cuánto y quién tiene cada producto dentro del país. Y no vamos a aceptar ningún esquema de desabastecimiento”.

El control es absoluto. El SICA no es sólo un sistema de información. Es, como dice su nombre, un sistema de control en el cual cada uno de los movimientos de alimentos debe ser autorizado por el gobierno de Venezuela.

6. El problema es de producción. Si el gobierno ya distribuye alimentos a más de la mitad de la población y, además, controla y supervisa la distribución que realizan las empresas privadas, ¿para qué expropiar el sistema de distribución de una empresa? Sucede que el problema de la escasez en Venezuela no es de distribución, sino de oferta. Nadie puede distribuir lo que no se produce. Así que la oferta sólo mejorará cuando aumente la producción de alimentos. De acuerdo con datos de Cavidea, más del 60% de los productos que se expenden en las redes estatales provienen de las empresas privadas, otro indicador que revela la inutilidad de expropiar los sistemas de distribución privados.

La expropiación de empresas no resolverá el problema de la escasez, pues sería una medida que no atiende las causas del problema sino más bien profundiza una de ellas: los bajísimos niveles de la producción y la productividad de las empresas estatales (y estatizadas).

7. La materia prima. La agenda del gobierno debe, más bien, enfocarse en eliminar los obstáculos a la producción en Venezuela. Y es allí, en esa agenda de cortísimo y urgente plazo, donde se encuentra la necesidad de reactivar el ciclo de suministro de las materias primas nacionales e importadas.

Los productores agropecuarios se quejan de que los precios impuestos por el Gobierno son insuficientes para producir. Son precios que motivan un éxodo silencioso del campo venezolano que nos deja con menos materia prima y condenados a una mayor dependencia de las importaciones.

El país necesita la reactivación urgente de la producción de maíz, arroz, sorgo, ganado vacuno y avícola. Estos sectores hoy están asfixiados por las regulaciones, cuando hasta hace pocos años éramos autosuficientes y competitivos. Cuando las poblaciones crecen, el consumo aumenta, pero si no hay expansión de la capacidad de producción, la brecha que se abre entre la oferta y la demanda empieza a ser insalvable.

8. La deuda. También es urgente pagar la deuda que adquirieron las empresas en materia de importaciones de insumos y materias primas, bajo la autorización, supervisión y control del Estado, con proveedores internacionales.

Saldar las deudas pendientes es la manera de reactivar el suministro de materia prima que corresponde al componente importado de la producción nacional. La escasez de materias primas se traduce en escasez de productos terminados.

9. Los precios. El sistema de precios que maneja el gobierno es disfuncional, algo que ha generado distorsiones innegables y perjudiciales para el bienestar de los venezolanos. Esos mismos controles de precios desestimulan (o incluso anulan) la inversión. Hay precios que no han cambiado en más de dos años, haciendo inviable la producción y generando escasez, tras obligar a muchas empresas a cerrar sus líneas de producción. Y las empresas pequeñas y medianas cierran sus puertas con discreción y desaparecen sin ser noticia.

Un gobierno puede obligar a una empresa a vender a un precio determinado durante un tiempo, pero no puede obligarla a vender a ese precio para siempre y, mucho menos, obligarla a invertir.

Es urgente salir de los controles de precios, tal como lo hicieron China a partir de 1978 y Brasil en los años noventa. Hoy esos dos países potencias agroalimentarias, demostrando que hay formas de desmontar los controles que permiten aminorar cualquier impacto, desde el dual track pricing que usaron los chinos hasta un sistema transitorio de precios. Pero urge hacerlo, porque lo peor del control ya está aquí: en la escasez, en las colas y en los precios exorbitantes, esos precios a los cuales los ciudadanos nos enfrentamos en las calles, que no son los mismos que aparecen publicados en la Gaceta Oficial.

Las distorsiones del control de precios no se limitan a la producción. El arbitraje [llamado acá bachaqueo], el mercado negro y compras nerviosas [hoarding] son conductas que se producen como consecuencia de la escasez y de la estructura de precios que ha impuesto el gobierno.

Son conductas que (durante más de cuatro mil años de historia de políticas) reaparecen cada que vez que se establece un control de precios: sucedió en la Unión Soviética, en la Alemania Nazi, en Corea del Norte, en Cuba y en los Estados Unidos de Nixon, cuando reguló el precio de la gasolina.

No es un fenómeno cultural, es un problema de incentivos.

10. No estamos condenados a la escasez. También es urgente tomar medidas en las empresas estatales. El tamaño de esas empresas y su participación de mercado es tan importante que la solución de la escasez pasa obligatoriamente por poner a producirlas a su máxima capacidad. Y eso puede implicar, en el corto plazo, un proceso de desestatización o la implementación de un sistema de concesiones, como ocurre en el sector petrolero.

No hay ninguna razón para que el Estado sea propietario de esas empresas. Brasil y China, otra vez como ejemplo, son una muestra de cómo el proceso de desestatización de empresas son un componente clave para el desarrollo del sector agroindustrial. Y una agenda de reformas y medidas como éstas puede llevarse adelante trabajando de forma conjunta entre el Estado, el sector privado y los trabajadores. Por supuesto, también hay necesidad de medidas y reformas de más largo aliento, como las relacionadas con el complejo e inoperante control de cambio. Venezuela es el único país de América Latina con control de cambios y de precios. La inflación es la más alta del continente y una de las más altas del mundo en un mundo donde ya la inflación no es un problema. Ni hablar del problema de la escasez, la más alta de Occidente, donde ya ni siquiera es un indicador que se mide, porque es un fenómeno que  dejó de existir hace mucho tiempo.

El reto del gobierno no es administrar la escasez. El reto del gobierno es permitir y estimular el desarrollo del campo venezolano y la conformación de un sector agroindustrial vigoroso, capaz de competir con sus pares regionales y satisfacer las necesidades, los deseos y las preferencias de los ciudadanos de Venezuela.

No hay forma de resolver un problema sin atacar sus causas. Las expropiaciones y la profundización de los controles sólo tendrán una consecuencia devastadora para el bienestar de los venezolanos: más escasez.

Apuntes sobre “Kill the boy”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Aprender a gobernar desde el Poder siempre es costoso. Los errores tienen efectos masivos y devastadores: son el camino hacia la autodestrucción de quienes están en el poder. Daenerys Targaryen no ha podido salir de Mereen. No ha logrado controlar la ciudad y ya la rebelión asesinó a unos de sus mejores […]

Por Angel Alayón | 12 de mayo, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Apuntes sobre “Kill the boy”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640A

Aprender a gobernar desde el Poder siempre es costoso. Los errores tienen efectos masivos y devastadores: son el camino hacia la autodestrucción de quienes están en el poder.

Daenerys Targaryen no ha podido salir de Mereen. No ha logrado controlar la ciudad y ya la rebelión asesinó a unos de sus mejores hombres, Barristan Selmy, e hirió a otro de sus leales, Gusano Gris. Si no puede controlar Mereen, menos podrá con Los Siete Reinos. Ella ya mostró una crueldad propia de Aerys, El Rey Loco, su padre. Fue capaz de alimentar a sus dragones con el líder de una de las familias más respetadas de Mereen, quien se calcinó mientras era devorado. Ya Selmy le había advertido las consecuencias de ejercer la crueldad desde el Poder: no es lo mismo ser temido que ser odiado, recuerda siempre Maquiavelo. Pero Selmy ya está muerto y Daenerys tiene que tomar sus propias decisiones.

El otro nombre del poder es la soledad.

Luego de una noche de reflexión, Daenerys decide alejarse de la crueldad y jugar a la política. Le dice a un temeroso (y encarcelado) Hizdahr zo Loraq, otro líder de una de las familias más importante de la ciudad: “Tú tenías razón y yo estaba equivocada”. Además, le anuncia que permitirá la reapertura de los combates en La Arena, una decisión a la que se había negado varias veces. Y, aún más sorprendente, que se casará con él para reunificar la ciudad. El golpe de timón será bien recibido, aunque nadie podrá olvidar lo conveniente que es para la Reina tener unos dragones que comen gente cuando así lo necesite.

La madre de los dragones y la mujer que se ofrece en matrimonio son la misma. Las dos conductas son parte de la misma estrategia. Amar y ser temido, recomendaba el florentino. Daenerys apuesta fuerte para salir de Mereen.

En política, ceder puede ser una forma de avanzar. Pero nunca hay garantías. Nunca.

***

Apuntes sobre “Kill the boy”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640

La salvación puede estar en tu enemigo.

Jon Snow propone establecer una alianza con los Salvajes y la noticia resquebraja la popularidad de Snow. Son ocho mil años matándose, demasiadas generaciones de sangre derramada.

Todos los miembros de la Guardia de El Muro protestan, se quejan. Pero la lógica de Snow es impecable: The White Walkers están al norte de El Muro esperando que el invierno llegue para avanzar hacia el sur. El invierno se aproxima y los salvajes serán tocados por esos zombies, quienes así pasarán a formar parte de la amenaza más grande que enfrenta la humanidad:

“Podemos aprender a vivir con los Salvajes, o podemos sumarlos al ejército de los muertos”

[La historia está llena de ejemplos en los cuales enemigos encarnizados, manchados de sangre vieja y con heridas abiertas, han tenido que sentarse por un objetivo común. Incluso resignificar el viejo conflicto y dejar de ser enemigos. Mandela y De Klerk hicieron historia en Sudáfrica y dejaron un camino. En cierto modo es lo que hoy intentan las FARC y el Estado colombiano. El acercamiento entre Cuba y Estados Unidos es otra muestra reciente. Nunca ha sido un camino fácil. Tampoco ha sido popular, en especial al comienzo de las negociaciones]

Jon Snow es un bastardo que ha aprendido de quien ha podido. Ante una decisión tan seria como ésta, se acercó al Maestro Aemon Targaryen para pedirle su consejo. El Maestro, quien está enfermo y sabe que da sus últimas lecciones, le ofrece un consejo que sorprende a Snow:

“El liderazgo te traerá pocas alegrías. Pero si tienes suerte, encontrarás la fuerza para hacer lo que tienes que hacer. Mata al niño y deja que el hombre nazca”

Ser líder exige asumir decisiones a contracorriente en esa soledad que es el poder. Snow apuesta por su visión y se juega su capital político. Salvar a la humanidad no requeriría de menos. En realidad, ser líder es justo eso: apostar tu capital en nombre de una visión.

***

Apuntes sobre “Kill the boy”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640B

El Rey Stannis entra a la biblioteca de El Muro e identifica a Samwell Tarly, quien se encuentra leyendo y conversando con Gilly. Habla de Randyll Tarly, el padre de Samwell, con respeto. Fue el único que pudo derrotar a su hermano Robert Baratheon en batalla, pero le interesa mucho más que Samwell haya matado a un White Walker, a pesar de que no parece un soldado. Le pregunta cómo lo hizo y Samwell le explica que fue utilizando una daga de Dragonglass, pero le cuenta que no sabe por qué funcionó. Ha estado leyendo manuscritos para entender cómo venció a tan poderoso enemigo. Stannis sabe que su reino no tendrá sentido si, cuando llegue el invierno, los White Walkers arrasan con toda señal de humanidad. Cuando lleguen ahí, deben saber cómo enfrentarlos.

“Sigue leyendo, Samwell Tarly”

Stannis no comete el mismo error del Rey Joffrey cuando rompió con su espada el libro de historia que le regaló Tyrion. Él sabe que ignorar a voluntad es una forma de suicidarse.

A veces los libros contienen las victorias del futuro. Toca seguir  leyendo.

Apuntes sobre “Sons of the Harpy”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Juntar la fe y las armas es una receta para la destrucción. Y eso es justo lo que ha hecho Cersei, quien autorizó a High Sparrow para conformar un ejército que tiene como objetivo imponer su moral por las armas. La Fe Militante ha regresado a King´s Landing y comenzó su campaña […]

Por Angel Alayón | 5 de mayo, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

cersei640cap4

Juntar la fe y las armas es una receta para la destrucción. Y eso es justo lo que ha hecho Cersei, quien autorizó a High Sparrow para conformar un ejército que tiene como objetivo imponer su moral por las armas.

La Fe Militante ha regresado a King´s Landing y comenzó su campaña castigando a los homosexuales. “Hay un gran pecador entre nosotros”, le dice Cersei al nuevo Comandante de la Fe, quien muestra la ferocidad y el celo de un Savonarola.

Loras Tyrell, el prometido indeseado de Cersei, es apresado por los religiosos armados bajo cargos de comisión de “actos contra natura” y así la madre del rey continúa su campaña por asegurar el control del poder.

El pensamiento estratégico es, por definición, anticipatorio. El valor de una jugada en ajedrez no depende de su resultado inmediato, sino de su efecto en la posibilidad de ganar el juego mucho más adelante.

En la lucha por el poder, el “amigo” de “hoy” puede ser el enemigo de mañana. La historia está llena de ejemplos de alianzas con extremistas que terminaron siendo decisiones lamentables. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) financió y armó a los Muhayadines afganos para luchar contra el gobierno pro-soviético. Y entre esos beneficiarios del programa de la CIA estaba Bin Laden, quien luego dirigió el atentado terrorista más importante en contra de Estados Unidos.

Cersei se beneficia de esta alianza con The Sparrows, pero es una apuesta peligrosa. Ella no está libre de pecados y la Fe Militante lo sabe.

***

braavos

El Banco de Braavos ha exigido un pago del diez por ciento de la deuda. El reino sólo puede pagar la mitad. El default parece inminente.

Uno de los efectos de las crisis económicas es la desaparición de los aliados. Decía Bruce Bueno de Mesquita, El manual del dictador, que:

“Aunque casi todos consideramos la quiebra de un Estado como una crisis financiera, si la contemplamos desde la perspectiva de la supervivencia política se hace evidente que en realidad equivale a una crisis política. Cuando la deuda supera la capacidad de pago, para un dirigente el problema no es tanto que haya que recortar buenas obras públicas, sino que el titular no disponga de los recursos necesarios para comprar la lealtad política de sus seguidores claves. Los malos tiempos económicos en una democracia significan poco dinero para financiar costosos proyectos pork barrel, concebidos para comprar la popularidad política”

Las deudas siempre explican más de lo que parece. Y sólo quien muere las paga todas, escribió William Shakespeare.

***

Jon Snow resiste los avances sexuales de Melissandre. Ella pretende mostrarle el camino hacia el poder, persuadirlo de dejar sus responsabilidades como Comandante de la Guardia de la Noche para ir a pelear en el norte. Snow aguanta. Lo hace en nombre de su amor por Ygritte. “No sabes nada”, le dice una Melisandre rechazada.

***

Barristan640

The Sons of the Harpy han tomado fuerza. Ya no se trata del asesinato a traición de un inmaculado: ahora son emboscadas con técnicas de guerrilla urbana.

La rebelión se acerca al poder.

Daenerys liberó a un pueblo que ahora se vuelve contra ella, quien se resiste a tomar decisiones que puedan aliviar las tensiones. Gusano Gris y Ser Barristan Selmy terminan en el suelo: dos de sus hombres de confianza caen heridos. Y Daenerys ahora no sólo necesita de la fuerza, sino de la inteligencia.

Nadie puede gobernar con su gente en contra. Al menos no para siempre.

Apuntes sobre “High Sparrow”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] “¿Para qué se necesita riqueza si se puede hacer sonreír a una mujer?” Tyrion Lannister Suerte es tener un buen maestro. Alguien dispuesto a enseñarte, a transmitirte conocimientos que se han ido acumulando durante siglos y llegan destilados para quien desea aprender. Arya vive su propia historia de aprendizaje, su bildungsroman. Muestra el […]

Por Angel Alayón | 28 de abril, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

“¿Para qué se necesita riqueza si se puede hacer sonreír a una mujer?”
Tyrion Lannister

Apuntes sobre “High Sparrow”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640

Suerte es tener un buen maestro. Alguien dispuesto a enseñarte, a transmitirte conocimientos que se han ido acumulando durante siglos y llegan destilados para quien desea aprender.

Arya vive su propia historia de aprendizaje, su bildungsroman. Muestra el mismo ímpetu y motivación que la llevó hasta Braavos, pero también busca ser otra. O, mejor dicho, está dispuesta a ser otra.

La niña Stark barre el piso y siente que todavía no aprende nada de lo que ha ido a buscar, pero las lecciones de Jaqen H’ghar ya han empezado. Arya se desprende de sus ropas y del dinero que carga encima, aunque alcanza a esconder la espada que alguna vez le regalara Jon Snow.

La ficción está llena de historias de aprendizaje que nos acompañan en nuestro imaginario. La situación de Arya encuentra un eco en la relación de Daniel Larusso y su sensei Miyagi en Karate Kid. O en Edmundo Dantés y el Abate Faría en El Conde de Montecristo.

Se trata de un anhelo que todos tenemos: encontrar la oportunidad de cambiar para llegar a ser lo que una vez quisimos ser. Para eso son los maestros.

***

Apuntes sobre “High Sparrow”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640D

Cersei es una mujer de poder que pierde poder. Las muertes de su padre y de su hijo, más el matrimonio de Tommen con la astuta Margaery Tyrell, la han dejado sola en el juego de tronos. Pero ella sigue jugando.

En su cartografía política, el poder se mantiene a través de dos instituciones: la fe y la corona. Esos son los dos pilares del mundo. Y si uno colapsa, el otro lo hará también.

Carlos Marx habría convalidado la visión de Cersei. Marx entendía la religión como una institución creada por la clase dominante para alienar al pueblo, para alejarlo de la posibilidad de luchar por un mundo mejor aquí en la tierra, para anestesiarlo con la promesa de una vida eterna a cambio de aceptar los sufrimientos que la vida conlleva y, en especial, no pecar contra el poder.

Luego de haber sido expuesto en público por sus veleidades y pecados, El Septón Supremo está preso. “Un hombre así en el septo arruina la fe desde adentro”, le dice Cersei al líder de los Gorriones. Ella apuesta por la recuperación del poder a través de los representantes de los dioses en la Tierra. No es la primera ni será la última en hacerlo.

***

Apuntes sobre “High Sparrow”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 6402

¿Por qué alguien aceptaría casarse con los traidores y asesinos de su familia? Por venganza, esa otra partera de la historia.

Lord Baelish le propone a Sansa la fórmula emocional y estratégica que marca su destino: “No hay justicia en el mundo… a menos que la hagamos nosotros”.

Baelish describe la anomia de Westeros. En estos tiempos, lo calificaríamos como un Estado fallido. Y ya se sabe que cuando la gente no puede confiar en las instituciones para su redención, los conflictos escalan hasta la autodestrucción.

***

Apuntes sobre “High Sparrow”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640C

“Olly, tráeme mi espada”. Es lo que pide Jon Snow luego de ordenar que saquen a Janos Slynt al patio. Snow fue desobedecido en público y ahora debe probar su liderazgo.

El bastardo de los Stark había aprendido la lección que le ofreció Ned: “El hombre que dicta la sentencia debe blandir la espada”. Slynt ruega por su vida, pero Snow sabe de incentivos: la única forma de garantizar obediencia en el muro es que todos sepan que la desobedencia se paga con la vida.

Y así es ejecutado Slynt: consolidando el liderazgo de Snow.

***

Apuntes sobre “High Sparrow”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón 640B

“Debe tomarse en serio a quien inspira a sacerdotes y putas” le dice Lord Varys a Tyrion Lannister, luego de escuchar a una  sacerdotisa roja hablar de la Reina de los Dragones como la salvadora y ser testigo de la popularidad de una prostituta que encarna el rol de Daenerys Targaryen.

Varys advierte la popularidad creciente de Daenerys. Ésa es su apuesta, pero ahora sus planes de llegar hasta ella y ofrecerle sus servicios (más la mente y el apellido de Tyrion) se ven frustrados por el secuestro de Tyrion a cuenta de Ser Jorah Mormont, quien enigmáticamente promete llevarlo ante la Reina. Sin embargo, en Juego de Tronos la Reina no es una figura unívoca.

¿Cuál será el destino de Tyrion? ¿Lo llevan hacia Mereen o irán hasta King´s Landing?

Apuntes sobre “La casa de negro y blanco”; por Ángel Alayón // #GameOfThrones

[ALERTA DE SPOILER] Cuando Arya entra a Braavos (acompañada por Ternesio Terys, el Capitán del Barco que la transporta) ella dice que no tiene miedo. Esa confesión muestra el punto débil de una joven desamparada. El miedo es una emoción relacionada con la capacidad de anticipar los peligros y una emoción conectada con el instinto […]

Por Angel Alayón | 21 de abril, 2015

[ALERTA DE SPOILER]

Aryablancoynegro640

Cuando Arya entra a Braavos (acompañada por Ternesio Terys, el Capitán del Barco que la transporta) ella dice que no tiene miedo. Esa confesión muestra el punto débil de una joven desamparada. El miedo es una emoción relacionada con la capacidad de anticipar los peligros y una emoción conectada con el instinto de supervivencia.

No se puede llamar valiente a quien no siente miedo, dijo Aristóteles. En Anatomía del miedo: un tratado sobre la valentía, José Antonio Marina lo recuerda: “El impávido, quien no percibe el peligro, es un loco o un insensible. Si ser valiente consistiera en no tener miedo, una piedra podría serlo”.

Arya no es bien recibida en “The house of black and white”. En realidad, ni siquiera es recibida. Pasa la noche y la lluvia aferrada a un mantra de memoria y venganza: los nombres de aquellos a quien ha jurado matar. Cersei. Walden Frey. La Montaña. Meryn Trant. La venganza es también la partera de la historia.

Jaqen H’ghar (ese hombre sin rostro que niega ser quien es) le permite entrar sólo luego de que Arya parece haber desistido de su obsesión, no sin antes advertirle que para poder estar allí debe convertirse en “nadie”. En esa exigencia hay una referencia a la capacidad de anticipar peligros y a la astucia como herramientas para sortear situaciones difíciles. Ulises se transformó en Nadie para poder escapar del cíclope Polifemo. Arya ya sabe matar, pero en muchas ocasiones, la espada, sin astucia, es inútil.

***

Daario Naharis le pregunta a Gusano Gris si siente miedo, en medio de la búsqueda del asesino que pertenece a los Hijos de la Arpía. Gusano Gris le dice que los inmaculados no sienten nada. Naharis le responde que justamente ése es su problema: quien no siente miedo ha olvidado cómo esconderse. Acto seguido, Naharis hiere con su puñal a través de una pared falsa al asesino que buscaban y lo capturan. No hay estrategia sin un adecuado manejo de las emociones. Pensar como el otro es también sentir como el otro.

***

jon-640

Jon Snow fue electo Comandante de la Guardia de la Noche. Rechazó la propuesta de Stannis Baratheon para obtener oficialmente el apellido Stark y convertirse en el Señor de Invernalia. Ahora le tocará comandar en medio de opiniones divididas, conspiraciones y un invierno que se aproxima. No es fácil rechazar lo que siempre se ha aspirado.

Después de la Batalla del Muro, el hijo bastardo de Ned Stark es otro.

***

Dos cazarrecompensas llevan la cabeza de un enano a Cersei. Ella la mira y dice que no es la de su hermano Tyrion. Los guardias proponen encarcelar a los cazadores como castigo, pero Cersei ofrece una lección de teoría de incentivos: ordena que los dejen libres. “No quiero disuadir a los otros cazadores. Se cometerán errores”. Esa frase mide su deseo de venganza, al preferir condenar a todos los enanos de Westeros, una tierra que ahora se llenará de falsos positivos, hasta encontrar y desprender la cabeza de Tyrion.

Cersei tiene el poder de facto y empieza a armar su grupo de consejeros, nombrando a Qyburn como Ministros de Rumores. La designación es sorpresiva. Maester Pycelle advierte que Qyburn no tiene las capacidades que se requieren para el cargo, pero Cersei riposta y justifica su decisión en la lealtad incondicional de Qyburn como la única capacidad que le importa.

Es una tragedia advertida: la incapacidad es una de las madres del desgobierno. La lealtad nunca podrá sustituir a la eficacia en el arte de gobernar.

***

daenerys640502

Desde el punto de vista de la economía del crimen, las sanciones tienen valor por su carácter disuasivo. Un delito o un crimen sancionado hace menos probable la ocurrencia de un evento similar en el futuro. Por eso la impunidad es una invitación al crimen.

Daenerys Targaryen se encuentra con opiniones divididas sobre qué debe hacer con el asesino capturado por Daario Naharis y Gusano Gris. Hay un debate interno: Mossador pide que lo ejecuten pero Selmy le recuerda los desmanes de  su padre “El rey loco” y su trágico final, y sugiere que le haga un juicio justo para demostrar que es mejor que quienes pretenden derrocarla. Ella acepta el segundo consejo, pero Mossador la desobedece y liquida al asesino. Entonces, Daenerys decide ejecutar públicamente a Mossador. Cuando lo llevan al patíbulo, los antiguos esclavos y el mismo Mossador ruegan por su vida, pero Daenerys le ordena a Naharis que aplique la sentencia. La masa rechaza el hecho de inmediato y atacan con piedras a los Inmaculados.

Daenerys no le ofreció un juicio a Mossador, una decisión que hubiera estado alineada con la filosofía Selmy. No supo leer cuál sería la reacción del pueblo ante su decisión. La crisis de gobernabilidad de la Madre de los Dragones continúa agravándose. Su dragón perdido se le acerca, pero vuelve a desaparecer. La inteligencia viene en camino a Mereen, en Lord Varys y Tyrion Lannister. No es la hora de la fuerza sino de la astucia.

Daenerys Targaryen ha descubierto que gobernar no es fácil y que nadie tiene el poder absoluto. Alguien que te desobedece puede meterte en problemas. Una decisión que se considera justa puede enardecer a todo un pueblo. Aquello que el gobernante cree que es su fortaleza es capaz de abandonarle. Y eso no conviene cuando otros conspiran para derrocar a quien está en el poder.

Apuntes sobre “The wars to come”; por Ángel Alayón // #GameOfThrones

[Alerta de Spoiler] Una adolescente Cersei entra a la casa de la bruja en el bosque. Ella le anuncia que un día será reina, pero que será desplazada por una mujer más joven y más bella. También le dicen que se casará con el rey y no con el príncipe y que sus tres hijos […]

Por Angel Alayón | 13 de abril, 2015

[Alerta de Spoiler]

young-cersei

Una adolescente Cersei entra a la casa de la bruja en el bosque. Ella le anuncia que un día será reina, pero que será desplazada por una mujer más joven y más bella. También le dicen que se casará con el rey y no con el príncipe y que sus tres hijos tendrán corona de oro y mortajas doradas.

Ahora sabe la tragedia que le espera. Ahora no puede dejar de saber.

El filósofo Robert Nozick se preguntaba si valía la pena vivir una vida en la que supiéramos exactamente lo que nos iba a pasar. ¿Cuál sería el sentido de vivir si ya conocemos lo que viene? ¿Serían posibles la alegría o la tristeza en ese mundo? ¿Estamos dispuestos a hacer lo que haya que hacer para que se cumpla lo que está determinado? ¿O estaríamos tentados a tratar de torcer el destino?

No por antiguas estas preguntas han perdido vigencia: conocer el futuro siempre será una tentación. La prueba está en cualquier calle del mundo, en esos anuncios de adivinos y quirománticos, en tantos que viven del arte de paliar la incertidumbre.

Luego de la muerte de Joffrey y Tywn Lannister, queda por ver si Cersei tiene algo de Edipo e intentará evadir su destino, o si tiene algo de Macbeth y lo asumirá con todas sus consecuencias.

***

La actualidad puede sentirse como una condena. El status quo puede asfixiar la imaginación. Lord Varys habla de la posibilidad de un Westeros distinto, donde haya paz, prosperidad y que los poderosos no pisen a los desvalidos. Tyrion Lannister le dice que eso no es posible, que siempre los poderosos pisarán a los desvalidos. Varys le responde: “quizás nos hemos acostumbrado tanto al horror que suponemos no hay otra manera.”

Acostumbrarse al horror es una manera de asegurar que las cosas nunca sean diferentes.

***

Angel Alayon Juego de Tronos Season 5 640

Un inmaculado es asesinado en Meereen. Es un mensaje a Daenerys. Ella pide que sea enterrado con honores. Sus consejeros le advierten que esto enojará aun más a sus enemigos. Y Daenerys les responde: “Cuando la serpiente está enojada es más fácil cortarle la cabeza”. Provocar al enemigo. Dejar que la ira nuble la mente del adversario es la receta que pretende utilizar la Madre de los Dragones.

La política y la guerra nunca han sido asuntos exclusivos de la razón. Las emociones siempre son determinantes y quien pueda manejarlas mejor tendrá ventaja. Es un viejo ardid, prescrito por Sun Tzu:

“Así, el que intenta provocar un movimiento del enemigo lo consigue creando una situación a la que aquél deba adaptarse, presentándole el cebo de una presa fácil o seduciéndolo con una ventaja aparente. Todo para atraerlo hacia el grueso de sus fuerzas o al mejor terreno para destruirlo o capturarlo”

Mientras tanto, llegan noticias desde Yunkai. Hay un acuerdo político que permite restablecer la paz. Sólo piden el regreso de una tradición: las peleas a muerte, antes de esclavos, ahora de hombres libres. Sin embargo, Daenarys Targaryen se niega. El emisario le recuerda que es más fácil gobernar cuando la gente está feliz que cuando la gente está molesta. Otra vez las emociones, pero esta vez relacionadas con la gobernabilidad. El descontento siempre es una amenaza para el poder.

El estado ideal de gobernante, según Maquiavelo, es ser amado y temido a la vez. Pero no siempre es posible. Y en ese caso, el florentino recomienda ser temido. Para eso Daenerys tiene sus dragones. Pero ahora parece no controlarlos. Se preocupa que lo que una vez le dio poder, pueda destruirla.

No puedes decir que es tuyo aquello que no puedes controlar.

***

Angel Alayon Juego de Tronos Season 5 640A

Mance Rayder le teme a la muerte, pero no cede a la propuesta que le lleva Jon Snow por encargo de Stannis Baratheon. Rayder prefiere morir que arodillarse. Y es que en su visión ética sólo hay dos clases de personas: los que se inclinan y los que no. A pesar de la carga deontológica de su decisión, cuando habla con Snow también expresa razones consecuencialistas. Sus hombres lo respetan y lo siguen porque no se arrodilla. Una vez lo haga, dejará de ser el líder que fue.

La sacerdotisa del fuego Melisandre es la encargada de encender la pira en el medio de un discurso que pone al libre albedrío en el centro de nuestros destino: “Todos tenemos que escoger. Escogemos luz o la oscuridad. Escogemos el bien o el mal. El dios verdadero o el falso”.

A Cersei le prometieron un destino trágico. Melisandre ofrece la posibilidad de escoger nuestro destino. Dos visiones extremas de entender el futuro. Un futuro que ofrece como única certeza las guerras que vienen.

La tragedia de Germanwings: sólo se puede confiar en quienes desean seguir vivos; por Ángel Alayón

Una mujer está visiblemente nerviosa antes de subirse a una avioneta de cinco puestos que la llevará a Los Roques. El piloto le pide que se tranquilice, que él tampoco quiere morir, que él también tiene familia. Es lo mínimo que espera quien sube a un avión: que su tripulación quiera seguir viviendo. Brice Robin, […]

Por Angel Alayón | 26 de marzo, 2015

Una mujer está visiblemente nerviosa antes de subirse a una avioneta de cinco puestos que la llevará a Los Roques. El piloto le pide que se tranquilice, que él tampoco quiere morir, que él también tiene familia.

Es lo mínimo que espera quien sube a un avión: que su tripulación quiera seguir viviendo.

Brice Robin, el Fiscal de Marsella encargado de la investigación del accidente aéreo donde murieron 150 pasajeros, informó que el Airbus de Germanwings fue destruido intencionalmente por el copiloto Andreas Lubitz, un alemán de 28 años. El vuelo partió de Barcelona con destino a Dusseldorf, pero Lubitz tenía otra idea: desconectó el piloto automático y comenzó un descenso hacia las montañas. No atendió los llamados de la torre de control. No atendió los gritos del piloto, quien estaba afuera de la cabina cerrada por dentro. En las grabaciones de seguridad sólo se escucha su respiración inalterada durante los ochos minutos que duró el descenso hasta el momento del impacto y la tragedia.

No son pocas las veces que ponemos nuestras vidas en manos de otros, en manos de desconocidos. Lo hacemos confiando en que ellos están allí para cumplir su trabajo y que eso y la valoración de su propia vida los obliga a mantenernos a salvo.

Cada día hay en el mundo un poco más de 90.000 vuelos que llegan a su destino sin inconvenientes. No nos hace falta aprender el nombre de la tripulación que nos hizo cruzar un océano o pasar sobre altas cordilleras. Su trabajo es anónimo, pero a veces uno de ellos se hace tristemente célebre.

Las tragedias exigen razones que a veces no llegan. Los familiares de las víctimas hoy se preguntan qué pudo pasar por la mente de Lubitz durante el silencio que lo acompañó hacia el abismo. Por qué aniquiló a sus pasajeros y a sus compañeros de trabajo.  Qué era lo que estaba roto.

No se trata de un kamikaze, esos soldados que estrellaban sus aviones para hacer daño al enemigo según un código de honor. No se trata de aquel piloto que se inmoló junto a sus pasajeros para evitar que militantes de Al-Qaeda destruyera el edificio del Congreso de Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001.

Se trata de alguien que mató en silencio a muchos que confiaron en él.

La humanidad seguirá volando. Vencer la gravedad siempre convocará temores, en algunos más que otros, aun cuando sea el medio más seguro de viajar. Las investigaciones continuarán y seguro se discutirá si deben tomarse medidas adicionales relacionadas con la salud mental y el estado emocional de los pilotos.

Al final, sólo puede confiarse en quienes no desean autodestruirse.

***

LEA TAMBIÉN:

¿Qué se sabe del accidente del Airbus A320 de Germanwings? #MonitorProdavinci
ARTICULO_germanwings_26032015_640

¿Por qué Venezuela no deja de venderle petróleo a Estados Unidos?; por Ángel Alayón

Las sanciones impuestas por Barack Obama a 7 funcionarios del gobierno venezolano han inflamado de antiimperialismo los discursos y los han llenado de frases desafiantes. Venezuela ha realizado ejercicios militares para defenderse de una posible invasión de los Estados Unidos de América. El #YankeesGoHome ha vuelto como hashtag en un tiempo en que las redes […]

Por Angel Alayón | 16 de marzo, 2015

640 ¿Por qué Venezuela no deja de venderle petróleo a Estados Unidos; por Ángel Alayón

Las sanciones impuestas por Barack Obama a 7 funcionarios del gobierno venezolano han inflamado de antiimperialismo los discursos y los han llenado de frases desafiantes. Venezuela ha realizado ejercicios militares para defenderse de una posible invasión de los Estados Unidos de América. El #YankeesGoHome ha vuelto como hashtag en un tiempo en que las redes sociales han sustituido las trincheras y la valentía es digital.

Ante una situación que el gobierno de Venezuela ha interpretado como una escalada en el conflicto, surge con frecuencia una pregunta: ¿por qué Venezuela continúa vendiéndole petróleo a un país que, según la versión oficial, tiene planes de invadirnos?

¿Por qué continuar alimentando al tigre que pretende devorarnos?

El país le sigue vendiendo petróleo a Estados Unidos porque los daños autoinfligidos de interrumpir el suministro serían muy altos para Venezuela, mientras que el perjuicio para los Estados Unidos sería insignificante.

En la actualidad, Venezuela despacha diariamente unos setecientos cincuenta mil barriles de petróleo diarios a Estados Unidos. Si decidiera no vendérselo a ese país, tendría que vendérselo a brokers internacionales, quienes se lo revenderían a clientes en el mercado internacional, incluyendo a Estados Unidos. La cantidad de petróleo venezolano, que representa apenas el 8% de las necesidades de importación de Estados Unidos, llegaría al país del norte, sólo que ahora lo haría mediante intermediarios. Así, la decisión de Venezuela no alteraría el flujo de petróleo que Estados Unidos recibe diariamente. En estas circunstancias, Venezuela deberá vender su petróleo a un precio menor al que le vende directamente a sus clientes en los Estados Unidos y, de esta manera, sería la única perjudicada con una decisión como ésta. Cosas del mercado.

Este escenario pudiera ser todavía más costoso de lo que parece, pues cerca de la mitad de las exportaciones de petróleo venezolano a los Estados Unidos son a la filial venezolana CITGO, que tiene una capacidad de refinación adaptada a las condiciones del petróleo venezolano, un tipo de crudo pesado que será más difícil de vender en otros mercados. Algo que también se reflejaría negativamente en el precio de venta y, por lo tanto, en los ingresos en divisas de Venezuela.

Tampoco se puede desestimar que la decisión de no venderle petróleo a los Estados Unidos pudiera ser considerada un “ataque” bajo la Ley de International Emergency Economic Powers, lo que le permitiría al Presidente de Estados Unidos confiscar cualquier activo venezolano que se encuentre en jurisdicción norteamericana. Una materia para la discusión entre abogados expertos en estos temas.

La única forma de causarle un perjuicio directo a Estados Unidos con el petróleo es retirando de la oferta mundial los barriles que le vendemos. Esto equivaldría a que, por ejemplo, Venezuela anuncie que a partir de mañana habrá una reducción de su oferta petrolera en setecientos cincuenta mil barriles de petróleo diarios. El precio del petróleo en el mundo aumentaría (probablemente poco) perjudicando a la economía estadounidense y a la mundial. Sin embargo, la caída de los ingresos en Venezuela sería de tal magnitud que la etiqueta de crisis humanitaria podría ser insuficiente para describir lo que ocurriría en el país. Mientras que el daño a los Estados Unidos sería muy limitado: la cantidad de crudo que le vendemos representa menos del 1% de la oferta mundial de petróleo. Pero para Venezuela esa cantidad alcanza la mitad de los barriles que le generan divisas. Cosas de la asimetría.

Ya Venezuela ha reducido sus ventas de petróleo a Estados Unidos. En diciembre del año 2000 llegamos a venderle un millón setecientos setenta y seis mil barriles de petróleo diario. Hoy le vendemos menos de la mitad de aquel monto. China e India son ahora destinos importantes para nuestro petróleo, pero desplazar a los Estados Unidos como cliente es algo que no puede hacerse de la noche a la mañana.

En resumen: la idea de dejar de venderle petróleo a Estados Unidos es un sinsentido económico, pues no perjudica al supuesto enemigo y sí le causa un daño a Venezuela. Mientras tanto, Miraflores tendrá que lidiar con la contradicción simbólica de venderle a las tropas enemigas la energía que permite el movimiento de sus aviones y blindados.

Cuando se trata de guerras imaginarias, todo es posible.

Del dólar paralelo al dólar invencible; por Ángel Alayón

El cálculo es sencillo: tu sueldo en bolívares dividido entre 264. El resultado será devastador. Nunca una operación algebraica había desatado tanta ansiedad. La economía no soporta la ficción. Primero se negó la existencia del dólar paralelo, como si desconocerlo fuera suficiente para que dejara de existir. Luego se prohibió hablar de él: era aquél […]

Por Angel Alayón | 5 de marzo, 2015

del dolar paralelo al dolar invencible; por angel alayón 640

El cálculo es sencillo: tu sueldo en bolívares dividido entre 264. El resultado será devastador. Nunca una operación algebraica había desatado tanta ansiedad.

La economía no soporta la ficción. Primero se negó la existencia del dólar paralelo, como si desconocerlo fuera suficiente para que dejara de existir. Luego se prohibió hablar de él: era aquél que-no-podía-ser-nombrado. Posteriormente se pasó a restarle importancia. Es decir, existía, pero su impacto era menor, despreciable. Luego prometieron pulverizarlo, algo que para el gobierno ha sido tan difícil de cumplir como abolir la ley de la gravedad. Y, finalmente, se creó el SIMADI, un tipo de cambio que parecía abrazar al paralelo como si tuviera la intención de fundirse con él: con aquel que nunca ha sido derrotado.

La más reciente escalada del paralelo está relacionada con un sistema cambiario que ya era inviable cuando el precio del barril de petróleo estaba a cien dólares. La diferencia es que, en las actuales circunstancias, ese mismo sistema cambiario ha colapsado y amenaza con profundizar la caída de la economía venezolana.

A esta fecha, todavía no se sabe a cuáles rubros se les asignará el dólar a 6,30. Tampoco se ha realizado una subasta del SICAD y el Estado no ha participado como oferente en el SIMADI, ese mercado que no funciona como un mercado y que desde su génesis fue anunciado como un ensayo. Todos estos elementos configuran una receta cuyo resultado no es otro que la ansiedad cambiaria y la búsqueda de monedas duras como refugio, ante la ausencia de políticas que atiendan las causas de los desequilibrios económicos.

La incertidumbre en política económica se paga muy caro. Y, como suele suceder, quienes pagan más son quienes menos tienen: aquellos que no tienen dólares.

La caída de los ingresos petroleros y el déficit fiscal son las dos cuerdas que aprietan la garganta de la economía venezolana. El BCV continúa imprimiendo dinero de fantasía, presionando la inflación al mismo tiempo que el gobierno profundiza los controles de precios y desestimula la producción. Y como ya no se puede importar lo que antes se importaba, el único resultado posible es escasez y colas.

El Gobierno sigue atrapado en su narrativa de “la guerra económica”, un cuento que cada vez más venezolanos leen como una simple excusa. Mientras tanto, la hiperinflación pasa de ser un capítulo más de los libros de textos a convertirse en una amenaza real contra el bienestar de los venezolanos.

Y el dólar paralelo seguirá allí, como un síntoma que nos recuerda que las economías siempre pueden empeorar. Si el gobierno continúa con las mismas políticas, su existencia y vigor estarán garantizados. Aunque quizás ya es tiempo de cambiarle el nombre: en lugar del dólar paralelo el gobierno debería llamarlo el dólar invencible.

La muerte de Kluiverth Roa; por Ángel Alayón

Cada vez que un venezolano muere asesinado somos menos país. La vida de Kluiverth Roa duró apenas algo más de 14 años. Un policía apretó el gatillo de su arma de fuego y le voló la cabeza y sus sueños. El policía asesinó al estudiante, pero él no fue el único que disparó. En la […]

Por Angel Alayón | 25 de febrero, 2015
Cenizas (1894), de Edvard Munch

Cenizas (1894), de Edvard Munch

Cada vez que un venezolano muere asesinado somos menos país. La vida de Kluiverth Roa duró apenas algo más de 14 años. Un policía apretó el gatillo de su arma de fuego y le voló la cabeza y sus sueños.

El policía asesinó al estudiante, pero él no fue el único que disparó. En la política no se convoca a la muerte en vano: las palabras de odio siempre terminan en detonaciones y en el luto inconsolable de padres, madres, hermanos, hijos…

Un asesinato nunca es un hecho aislado, menos aún si proviene de manos de un uniformado. Un asesinato es, siempre, un hecho totalizador, binario y definitivo, que afecta a uno y al mismo tiempo a todos, que nos hace vivir menos.

La condena ante este hecho debe ser absoluta. No sólo se trata del juicio contra el asesino. Se trata, en el fondo, de la reconstrucción de la posibilidad democrática, que es también la posibilidad de la justicia. Se trata de que se pueda protestar en paz; de que los policías entiendan que quienes protestan no son sus enemigos, sino ciudadanos que, como ellos, buscan un mejor país; de que no haya que buscarle justificaciones a la desgracia, de que no se relativice el dolor, de que las estadísticas no oculten la verdad.

Se trata de que nadie instigue al odio, especialmente desde el poder, pues allá reside —o debería residir—  el monopolio de la violencia. Y los discursos hechos desde el poder suelen tener consecuencias.

Se trata de que no se partidice la muerte, porque esa es su forma de multiplicarse. Y de que no haya impunidad, porque la impunidad es el otro nombre de la muerte.

El papá de Kluiverth ha dicho que no confía en la justicia venezolana y que deja todo en manos de Dios. Ya nadie podrá devolverle a su hijo y uno desea que encuentre amparo en su fe, pero debemos asumir que no será ninguna deidad la que devuelva la confianza en las instituciones. Eso nos corresponde a los ciudadanos. Para evitar más casos como el de Kluiverth. Para evitar más sueños rotos.