Blog de Angel Alayón

4 apuntes sobre el “préstamo forzoso” de trabajadores en Venezuela; por Ángel Alayón

Según la resolución 9855 publicada en la Gaceta Oficial, en Venezuela el gobierno nacional ahora puede decidir “insertar temporalmente” trabajadores de una empresa en otra que esté en proceso de reactivación productiva del sector agroalimentario. Es decir: todas las empresas tienen la obligación de prestar sus trabajadores cuando les sea requerido por el gobierno. La explicación

Por Angel Alayón | 27 de julio, 2016
Uno de los trabajadores de la Hacienda Santa Teresa durante la 'zafra', proceso que va desde la cosecha de la caña de azúcar hasta su recolección. 18/01/2007. (Andrés Manner/Orinoquiaphoto) One of the workers of the Santa Teresa's Ranch during the 'zafra', crop and compilation of the sugar cane. 18/01/2007. (Andrés Manner/Orinoquiaphoto)

Un trabajador durante la ‘zafra’, proceso que va desde la cosecha de la caña de azúcar hasta su recolección. Tomada el 18/01/2007 por Andrés Manner para Orinoquiaphoto. Si desea ver la galería completa, haga click en la imagen.

Según la resolución 9855 publicada en la Gaceta Oficial, en Venezuela el gobierno nacional ahora puede decidir “insertar temporalmente” trabajadores de una empresa en otra que esté en proceso de reactivación productiva del sector agroalimentario. Es decir: todas las empresas tienen la obligación de prestar sus trabajadores cuando les sea requerido por el gobierno. La explicación del alcance legal de esta resolución pueden leerla aquí en Prodavinci en un texto de José Ignacio Hernández. Sin embargo, esta decisión tiene implicaciones muy serias y peligrosas en aspectos más allá del legal y deben ser discutidas abiertamente. Aquí apenas algunos apuntes.

1. ¿Dónde queda la Libertad?

Esta regulación es un sistema obligatorio de movilización de trabajadores de una empresa a otra en la cual la voluntad del trabajador ha sido anulada. Bajo este sistema nadie puede negarse a cambiar de empleador, violando una de las grandes conquistas de la humanidad: el libre albedrío, la facultad que tenemos como seres humanos para decidir qué hacer con nuestro tiempo.

Las relaciones de trabajo son (deben ser) decisiones voluntarias basados en la conveniencia mutua. Nadie debe ser obligado a trabajar en un sitio que no desea.

Lea aquí la Resolución 9855 de la Gaceta Oficial donde se establece el “régimen laboral transitorio”La resolución ofrece como única garantía en cuanto a condiciones de trabajo del trabajador movilizado la igualdad salarial en la empresa nueva. Esta es una condición limitada y limitante de la relación de trabajo. Los beneficios de trabajar en una empresa en particular van mucho más allá del ingreso mensual neto. Incluye por supuestos los propios términos del contrato, muchas veces ampliado por convenciones colectivas, pero también hay condiciones que pueden calificarse de subjetivas pero no por ellos menos importantes, como el ambiente de trabajo, las relaciones interpersonales y la cultura de trabajo.

2. La visión de los trabajadores como inventario

Esta nueva resolución pone en práctica una visión alienante del trabajo (Karl Marx dixit). Empieza por suponer que las empresas tienen “a su disposición” trabajadores que pueden ser movilizados a otras empresas sin afectar sus propios procesos productivos.

Y esto es no entender cómo funciona una empresa.

Cada trabajador está contratado porque hace un aporte específico al proceso productivo. Desplazar forzosamente trabajadores de una empresa la hará disminuir su producción.

Lo otro sería suponer que las empresas contratan personal que no necesitan, es decir: que pierden dinero de forma voluntaria.

3. Los peligros de la planificación centralizada

En 1958 muchos alimentos se quedaron sin cosechar en los campos de China. Dieciséis millones de campesinos habían sido movilizados hacia las ciudades como parte del “Gran Salto Adelante”, tal como conté aquí en Prodavinci en “Hambre, China y revolución”. Esa cosecha desperdiciada fue el inicio de la Gran Hambruna China, donde se estima que llegaron a morir hasta treinta millones de personas y dos tercios de aquellas muertes han sido atribuidas a decisiones de planificación central como la movilización forzada de trabajadores.

Esto debería ser suficiente advertencia para evitar medidas como las establecidas en esta resolución. Ya la economía venezolana está sometida a una fuerte dosis de planificación centralizada, en especial el sector agroalimentario: controles de precios, control de cambio, monopolio de las importaciones por parte del gobierno y autorizaciones previas para la movilización de productos son algunas de las políticas y medidas que están perjudicando la producción de alimentos. La movilización forzada de trabajadores se suma peligrosamente a estas medidas cuando lo que necesitamos con urgencia es desmontar un sistema de políticas que ha asfixiado a la producción en Venezuela.

4. Trabajo forzoso

Quizás sea necesario recordar la definición de trabajo forzoso que aparece en la Convención 29 de la Organización Internacional del Trabajo:

“Trabajo forzoso u obligatorio designa todo trabajo o servicio exigido a un individuo bajo la amenaza de una pena cualquiera y para el cual dicho individuo no se ofrece voluntariamente”

Forzar el desplazamiento de trabajadores de una empresa a otra, sin que medie la voluntad del trabajador, nos devuelve a los tiempos del esclavismo.

496 A-propósito-del-préstamo-forzado-de-trabajadores-ordenado-por-el-Gobierno-por-José-I.-Hernández-1.

Apuntes sobre “Winds of winter”, final de la sexta temporada de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Es un día de juicio en un mundo donde no hay justicia. Un mundo donde el poder y la fe condenan a conveniencia, donde no existe presunción de inocencia, donde la posibilidad de defenderse es precaria, donde el inocente es culpable si así lo ha dictaminado quien tiene el poder. Un mundo

Por Angel Alayón | 29 de junio, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

Cersei_2

Es un día de juicio en un mundo donde no hay justicia. Un mundo donde el poder y la fe condenan a conveniencia, donde no existe presunción de inocencia, donde la posibilidad de defenderse es precaria, donde el inocente es culpable si así lo ha dictaminado quien tiene el poder. Un mundo donde el poder sirve para preservar privilegios y destruir a los adversarios.

Un mundo que está por explotar.

Cersei se sabía condenada: ella le dio poder a la Fe, pero la Fe y el trono se volvieron en su contra. Entonces decidió acabar con sus enemigos desapareciéndolos de ese mundo ejecutando un atentado terrorista de magnitudes simbólicas importantes.

Septon_of_Baelor

Así Cersei se libra de una sentencia de la Fe de los siete, pero se condena a sí misma en el cumplimiento de un destino que ya le había sido predicho por una bruja en su juventud. Tommen se suicida y así termina su descendencia. Y con Tommen desaparece cualquier obstáculo hacia el trono.

“En este juego o ganas o mueres”, dijo Cersei alguna vez. Y es ella ahora quien está sentada en el trono de hierro, pero su circunspección advierte que entregó demasiado para llegar a estar allí. Se trata del poder interpretado como uno de los caminos hacia la autodestrucción.

library

Jorge Luis Borges dijo que el Paraíso debía ser una especie de biblioteca. Samwell Tarly ha llegado a la ciudad de los maestros y le han permitido ver la biblioteca, una biblioteca enorme que recuerda el tamaño de lo que ignoramos y, al mismo tiempo, el poder del conocimiento.

Westeros es un mundo amenazado y Samwell tendrá que leer mucho para develar los secretos que se requieren para preservar el mundo.

Las espadas nunca son suficientes y lo que sabemos es lo único que nos puede salvar.

Daenerys_Tyrion_2

Tyrion: Estás en el gran juego ahora y el gran juego es aterrador.

Daenerys confiesa que tiene miedo justo ahora que ya tiene el ejército y la armada que necesita para conquistar Westeros. Pero su miedo no es al fracaso: su miedo es a la transformación que ha tenido lugar en ella durante la búsqueda del poder.

Daenerys se despide de Daario Naharis y le ordena que se quede en Mereen. Se despide del hombre que creía amar pero no le ha importado dejarlo atrás.

Ya Daenerys no es quien era y eso la atemoriza.

En el Juego de Tronos no sólo puedes morir, también puedes dejar de ser lo que eras, que es otra de las formas que toma la muerte.

littlefinger_sansa

Littlefinger habla abiertamente de sus aspiraciones al Trono de los Siete Reinos y le propone una alianza a Sansa Stark, quien es lo suficientemente precavida para no aceptarla… por ahora.

Sansa es ahora una mujer escéptica, una mujer que desconfía, que se anticipa a los intereses de los demás. Una mujer que ha madurado desde la pérdida y el dolor: ¿pero acaso hay alguna otra forma de madurar?

king_in_the_north_2

El invierno ha llegado y Jon Snow es nombrado King in the North. Ahora sabemos que es hijo de Raeghar Targaryen y de Lyanna Stark, la mujer por quien se desató una guerra, aunque él todavía no lo sepa. Mientras tanto, es el bastardo convertido en Rey por su valentía y atrevimiento, un atrevimiento que ya le costó la vida.

Madurar es también no morir en el intento.

La llegada del invierno vuelve inminente el ataque de los White Walkers y sus ejércitos a Westeros, mientras una invasión desde el sur está en camino. Es un mundo en tensión. Son varias las guerras que vienen y no hay garantía de que luego de ellas venga la paz.

Nunca la hay.

No hay optimismo en las guerras.

Sólo nos consuela estar en uno de los lados y esperar que ése sea el que gane, sea lo que sea que eso signifique.

Valar Morghulis.

Apuntes sobre “Battle of the bastards”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Tyrion Lannister: ¿Tenemos un plan? Daenerys: Crucificaré a los consejeros. Incendiaré sus flotas. Mataré a todos sus soldados y sus ciudades serán tierra. Arrasar con el enemigo no es siempre la mejor opción. Desde los tiempos del General Pirro sabemos que no todas las victorias son iguales. Las hay definitivas, pero también

Por Angel Alayón | 21 de junio, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

game-of-thrones-season-6-episode-9-ss02

Tyrion Lannister: ¿Tenemos un plan?
Daenerys: Crucificaré a los consejeros. Incendiaré sus flotas. Mataré a todos sus soldados y sus ciudades serán tierra.

Arrasar con el enemigo no es siempre la mejor opción. Desde los tiempos del General Pirro sabemos que no todas las victorias son iguales. Las hay definitivas, pero también pueden ser dolorosas, inútiles o incluso suicidas.

Daenerys pretende acabar con la flota de The Masters y arrasar con sus ciudades. Tiene las armas y la sangre para hacerlo. Tyrion le muestra que tiene una mejor opción: utilizar su poder de fuego para rendir al enemigo y quedarse con la flota que tanto necesita para movilizarse hacia Westeros. A Drogon y sus hermanos les bastó con incendiar un solo barco para sellar la victoria.

El miedo se encargó del resto del trabajo.

La bandera pirata fue un símbolo de batalla, muerte y saqueos durante siglos. Peter Leeson, un economista que ha estudiado el comportamiento estratégico de los piratas, explica que la bandera de la calavera y los huesos era una mecanismo para disminuir la probabilidad de morir en forma violenta. La bandera transmite la información a otros barcos de que se aproxima un barco pirata. Antes de enfrascarse en una batalla, muchos capitanes preferían rendirse y negociar su vida y la de la tripulación. Por lo tanto, la bandera evitaba la violencia y le aseguraba a los piratas una existencia más tranquila. Pero, para que este mecanismo funcionara, la bandera debía estar asociada con firmeza a una reputación: si encontraban resistencia la lucha sería hasta morir.

Tyrion y Gusano Gris permiten que uno de los maestros sobreviva para que le transmita al mundo lo que es capaz de hacer Daenerys con sus armas. Lo hacen con la esperanza de que esa información los ayude a encontrar menos resistencia en su camino al trono. Así Daenerys escuchó a Tyrion y ahora se encuentra en una mejor posición estratégica en su búsqueda de los siete tronos.

El buen líder se reconoce en la calidad de quienes lo rodean. Nadie puede gobernar solo. No bien.

GOT609_091715_HS_DSC_7712[1]

Ramsay: No tienes los hombres, ni los caballos ni el ejército. ¿Por qué llevar esas pobres almas a la muerte? No hay necesidad de la batalla.

Ramsay calcula y sabe que no le conviene un combate cuerpo a cuerpo contra Jon Snow. “No sé si te ganaría, pero estoy seguro de que mi ejército le ganaría al tuyo”. La batalla, asimétrica, se hace inevitable.

La desventaja numérica de los Stark parece insalvable y uno recuerda aquellos versos populares: “Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos”. Esta vez eran muchos y durante una buena parte de la batalla parecía que los dioses habían abandonado a los Stark.

20160602_ep609_Publicity_still_041.00141346[1]

Las emociones también son un arma de autodestrucción. Ramsay provoca a Snow al comienzo de la batalla cuando hace que Rickon corra hacia la libertad sólo para ser atravesado por una flecha y así desequilibrar a Jon, quien preso de la ira comienza el ataque en solitario, tomando riesgos innecesarios al dejar atrás a un ejército sin instrucciones.

Sansa lo había advertido: “No lo conoces. A Ramsay le gusta jugar con los demás y tratará de que te equivoques. No hagas lo que quiere que hagas”. Un consejo que fue desestimado por obvio, pero a veces en lo obvio está lo que necesitamos saber. Pronto Snow y su ejército quedaron rodeados por el enemigo en un cerco asfixiante que anunciaba la derrota.

Fue Sansa quien recuperó Winterfell. Lo hizo mucho antes de la batalla de los bastardos. Lo hizo cuando se dio cuenta de que la asimetría numérica en ocasiones es insuperable y le pidió apoyo a Littlefinger y al Lord of The Vales. Es una vieja lección: la capacidad de pensar y anticiparse estratégicamente es un arma formidable.

La suerte de muchas batallas se define antes de que los ejércitos se alineen frente a frente.

game-of-thrones-season-6-episode-9-ss05

El ejército de Lord of The Vales deshizo el cerco y acabó con el ejército de Bolton, quien pretendió refugiarse tras la puerta de Winterfell. Wun Wun, el último de los gigantes, se encargó de derribar la puerta y así propiciar el encuentro definitivo entre Snow y Ramsay, un encuentro que terminó con el rostro desfigurado de Ramsay en un calabozo lleno de fieras hambrientas.

9ea7377d09ffb4cc_dany-agreement

Yara y Theon Greyjoy ofrecen sus barcos a Daenerys como parte de una alianza que les permita recuperar el trono de la Isla de Hierro.

Daenerys y Yara son dos mujeres hijas de padres terribles y ambas aspiran a gobernar un mundo dominado, aparentemente, por los hombres. Daenerys acepta la alianza y suma los barcos que le traen Yara y Theon, pero exige como condición que los Greyjoy abandonen su antigua forma de vida: los robos, los saqueos y las violaciones. Daenerys les dice:

“Nuestros padres eran hombres malos. Dejaron al mundo peor que como lo hallaron. No haremos eso. Dejaremos al mundo mejor que como lo hallamos”

Dejar al mundo mejor que como se encuentra. ¿No es acaso esa frase una regla para evaluar el desempeño de un líder político? ¿Es necesario recordar que no debemos evaluar a un político por sus intenciones sino por sus resultados? ¿Hasta cuándo un discurso puede imponerse sobre la realidad?

game-of-thrones-season-6-episode-9-ss01

Sansa le dice a Ramsay: “Tus palabras desaparecerán. Tu casa desparecerá. Los recuerdos de tí desparecerán”. La promesa de Sansa es una definición de la muerte: la desmemoria, ese momento en el que ya nadie te recuerda.

Ramsay confìa en que sus perros hambrientos resistirán la tentación de comer. “Mis perros de caza nunca me harán daño. Son bestias leales”.

Muchos trataron de encontrar una metáfora política en este encuentro entre Ramsay y sus perros. ¿Hasta cuándo dura la lealtad de los cercanos cuando hay penurias? ¿Cuán fiel a una posición política puede mantenerse un pueblo cuando hay hambre? Son preguntas de difícil respuesta. Kapuściński no es muy optimista:

“Yo creo que la pobreza no es una fuerza revolucionaria: es una situación que convierte al hombre en un ser muy pasivo. La pobreza no solo es material: es también social y psicológica. El pobre no lucha, porque para luchar por algo se necesita poder imaginarse un objetivo, un futuro mejor. Y el que tiene hambre no tiene tiempo ni ánimo para imaginar nada que no sea cómo pasar el día de hoy, de dónde sacar la próxima comida. Por eso esa gente no es capaz de organizarse, de luchar”

La literatura especializada encuentra que la escasez de alimentos es un disparador de las protestas sociales, pero que estas protestas sólo se convierten en eventos significativos cuando existe conducción política. Quizás eso explica el famoso resultado del Premio Nobel de Economía, Amartya Sen: nunca ha habido hambruna en democracia. Tales desastres humanitarios sólo ocurren bajo regímenes autoritarios.

Sansa le recuerda a Ramsay que sus perros eran leales, pero que ya no lo son: ahora mueren de hambre. Y hasta allí llegó Ramsay, esa encarnación del mal en el poder, devorado por sus propios demonios.

Confesiones de un panadero; por Ángel Alayón

Los clientes llegan pidiendo canillas. No hay. Algunos preguntan cuándo habrá. Otros preguntan hasta cuándo. Nadie obtiene respuesta. No siempre hay café, ni azúcar ni leche. Pero hoy hay. Miguel pide dos con leche y nos sentamos a conversar sobre las dificultades de administrar una panadería y pastelería en tiempos de escasez. Los mostradores están

Por Angel Alayón | 20 de junio, 2016
Fotografía de Roberto Mata

Fotografía de Roberto Mata

Los clientes llegan pidiendo canillas. No hay. Algunos preguntan cuándo habrá. Otros preguntan hasta cuándo. Nadie obtiene respuesta. No siempre hay café, ni azúcar ni leche. Pero hoy hay. Miguel pide dos con leche y nos sentamos a conversar sobre las dificultades de administrar una panadería y pastelería en tiempos de escasez.

Los mostradores están parcialmente vacíos. El suministro de harina de trigo ha caído un 28% este año en comparación con el año pasado y el problema se ha agravado durante los últimos dos meses. El diagnóstico de un economista keynesiano sería parecido al de un psiquiatra: depresión.

Una señora pide dos cafés grandes. Le dan cuatro bolsitas de azúcar. No las usa. Las mete en la cartera.

Buena parte de la harina que llega proviene de revendedores de productos regulados, los llamados bachaqueros, los agentes del mercado negro. El saco de 45 kilos de harina de trigo tiene un precio regulado de 12.000 bolívares, sumando costos de transporte y descarga.  En el mercado negro oscila entre 48.000 y 52.000 mil bolívares el saco. Pero no hay mucha en el mercado y hay que cuidarse de los estafadores.  Cuando se consigue la mercancía, debe pagarse de inmediato: a culo de camión. En el mercado negro no existe el crédito.

Tampoco hay facturas que reflejen el costo real de la materia prima. Sólo hay precios que reflejan la escasez, una escasez que el Banco Central de Venezuela ya no publica y que ha llegado a un nivel tal que algunos panaderos han comenzado a importar harina de trigo utilizando un servicio puerta a puerta: un canal humanitario comercial. “Imagínate: si la importo yo mismo el saco me sale en 55.000 bolívares y ya no dependo de los bachaqueros ni de la inestabilidad en el suministro”. La competencia sigue limitando los precios, no los controles. Adam Smith sonríe con desdén.

La señora de las cuatro bolsitas de azúcar se sienta cerca de nosotros. La acompaña un hombre que podría ser su esposo. Beben sus cafés y el efecto estimulante es inmediato. Hablan de los precios y de lo que no se consigue. De eso hablamos todos. La vida es lo que pasa mientras conversamos sobre nuestras aventuras y desdichas en la más reciente visita al mercado.

Miguel cuenta que antes devolvían los huevos que no alcanzaban un peso mínimo. Control de calidad.  El método Deming. Costo-efectividad. Una docena debe pesar 2 kilos al menos, pero ahora las aceptan hasta de 1,8. “Haz la prueba en tu casa. Ahora pesan cada vez menos y la amarilla es casi blanca”.

Los huevos ya no son lo que eran. Las gallinas tampoco. Tampoco nosotros.

“Hemos dejado de hacer algunos productos. Ya no se pueden hacer canillas como antes. Los costos no dan. Los precios regulados lo impiden. Sólo las hacemos cuando tenemos todos los productos a precios regulados. A los precios reales que conseguimos la harina debemos maximizar el valor que obtenemos por ella. Ya no hacemos ni siquiera golfeados. Ahora nos rinden más las bandejas de pizza, a pesar de que el tomate sea importado”

Miguel saluda un cliente. “¿Cómo está la vaina? Tú sabes, echándole bolas”. Se despide. Toma otro sorbo de café y continúa.

“No tenemos opción. La alternativa es quebrar. Buscamos como sea la materia prima al precio que sea o cerramos las puertas, enviamos la gente a sus casas y dejamos a los clientes sin productos. Porque el problema no es sólo la harina de trigo. Tampoco se consigue manteca, mantequilla, margarina ni aceite. Y ni hablar del azúcar o la leche. Ahora mismo el problema es el azúcar. Me dicen que se retrasó la distribución porque los transportistas tienen miedo de que los saqueen en la Autopista Regional del Centro”

En otra mesa dos niños y su madre comen una pizza demasiado pequeña para los tres. En otra, un hombre come una pizza demasiado grande para un hombre solo. Los niños y su madre notan la desproporción. Es su breve estudio sobre la desigualdad.

“Nosotros subíamos precios dos veces al año. Eso fue hasta 2014. El año pasado tuvimos que subirlos tres veces. Ya en el 2016 hemos aumentado precios la misma cantidad de veces que el año pasado y aún no llegamos a mitad de año. Lo jodido es que aumentamos los precios pero ganamos menos”

Le pregunto sobre contabilidad de costos, sobre la Sundde, sobre los márgenes de ganancia. “Olvídate de un método de fijación de precios que tenga algo de racionalidad. Subimos precios cuando nuestras cuentas por pagar llegan a dos o tres semanas y los departamentos de cobranzas comienzan a presionar. Es la única manera de no retrasarnos en los pagos y seguir produciendo. Emparejando deudas y manteniendo el capital de trabajo”. Empiezo a hablarle de los trabajadores y Miguel no espera que formule la pregunta.

“Aquí les damos desayuno y almuerzo, pero empezamos a notar que hay gente que no come y se lleva comida a sus casas para sus hijos. Es fuerte. La inflación no perdona. Los robos han aumentado. Se llevan comida en los pantalones o la sacan como basura y luego la buscan. No son la mayoría, pero impactan en los costos. Aumentamos salarios cada vez que subimos precios. Así tratamos de que mantengan sus condiciones de vida, a pesar de la economía que vivimos”

Ya no queda café sobre la mesa. La señora de las bolsitas de azúcar se fue sin dejar de hablar. No quedó pizza ni en la mesa de la familia ni en la del hombre. Son las siete de la noche y los clientes desaparecen con el sol. “Es el toque de queda. Ya tenemos que cerrar”. Le dice a la cajera que se apure, que hay que irse, se voltea hacia mí, me da la mano: “Esto cada vez más es un sálvese quien pueda”.

♦♦♦

CONFESIONES_BACHAQUERA_BOT

El-extraño-caso-de-la-desaparición-del-maíz-blanco-en-Venezuela-por-Ángel-Alayón-BOT

Apuntes sobre “No one”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Asesinar también es un hábito y los hábitos, ya se sabe, son difíciles de abandonar. Sandor Clegane vengó a sus amigos, aquellos que murieron de forma violenta y creyendo que la no-violencia era posible. La lectura que hace Clegane del mundo es distinta: matar es su forma de justicia. En Westeros, la

Por Angel Alayón | 14 de junio, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

Game of Thrones

Asesinar también es un hábito y los hábitos, ya se sabe, son difíciles de abandonar. Sandor Clegane vengó a sus amigos, aquellos que murieron de forma violenta y creyendo que la no-violencia era posible. La lectura que hace Clegane del mundo es distinta: matar es su forma de justicia.

En Westeros, la doctrina de la no-violencia está fuera del mainstream. En este lado del mundo, a pesar de algunos ejemplos históricos prominentes, tampoco. Pero algo se ha avanzado, a pesar de que a veces nos parezca que vivimos bajo la filosofía justiciera de El Perro.

jaime_a

David Ignatius, en su libro Body of Lies, describe uno de los métodos más eficaces de tortura aplicados por las agencias de inteligencia en el Medio Oriente: al detenido se le sienta esposado frente a una mesa sobre la cual se ponen fotografías de su familia. Sólo eso: imágenes de su familia. No se habla con él. No se le amenaza. Se le deja durante horas a solas, viendo las fotografías. En algún momento, se le deja escuchar los gritos de una persona que está siendo torturada en un cuarto cercano. Al rato, un oficial entra al cuarto y el detenido ya está listo para colaborar.

Edmure entregó el castillo de Riverrun a los Lannister ante la amenaza de ver morir a su hijo catapultado contra una pared. El honor es también una cuestión de precio o, como diría Jaime Lannister, son las cosas que hacemos por amor.

Daenerys_a

Quien apuesta sabe (o debería saber) que puede perder. Tyrion buscó una fórmula diplomática para evitar la insurreción en Mereen, pero los antiguos Masters regresaron por mar a bombardear la ciudad. Su fórmula no funcionó y ahora les toca enfrentar una invasión. Daenerys llega en Drogon al cuartel general. Es claro que va a necesitar de sus dragones para derrotar al enemigo.

cersei_b

Cersei contaba con La Montaña para que combatiera por ella en un “juicio por combate”. Ésa era su gran esperanza, pero no contó con que las reglas pueden ser modificadas. Tommen, el rey, abolió el juicio por combate como mecanismo alternativo y válido al juicio. Digamos que Cersei no había considerado el nivel de inseguridad jurídica que se vive en Westeros, un reino donde las leyes y sus interpretaciones se acomodan según los intereses de los poderosos.

Quien apuesta debería saber que siempre se puede perder.

Arya_a_640416

Arya mató a The Waif y entregó un rostro al dios de las muchas caras. Arya le declara a Jaqen que es Arya, a pesar de que Jaqen le dice que ahora ella es nadie.

Es difícil dejar de ser eso que somos. Somos adictos a nosotros mismos. Somos un hábito y, ya se sabe, los hábitos son difíciles de abandonar.

Apuntes sobre “The Broken Man”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Jaime Lannister: “Sólo un tonto hace amenazas que no puede cumplir”. Los hermanos Frey amenazan a Blackfish con ahorcar a Edmure Tully. Le piden que se rinda y que entregue el castillo de Riverrun. Blackfish, displicente, les dice que lo maten. No lo hacen. La amenaza no era creíble. En el lenguaje de

Por Angel Alayón | 7 de junio, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

BLOG_apuntes_got_broken_man_640a

Jaime Lannister: “Sólo un tonto hace amenazas que no puede cumplir”.

Los hermanos Frey amenazan a Blackfish con ahorcar a Edmure Tully. Le piden que se rinda y que entregue el castillo de Riverrun. Blackfish, displicente, les dice que lo maten. No lo hacen. La amenaza no era creíble.

En el lenguaje de la teoría de juegos, una amenaza no creíble es aquella que de ejecutarse deja al jugador en una peor posición que antes de ejecutarse. Por eso es no creíble, porque se supone que nadie juega para perjudicarse a sí mismo. También es cierto que una amenaza puede ser no creíble porque el amenazado no se ve afectado por la ejecución de la amenaza (o el costo de ver cumplir la amenaza es insignificante en términos relativos).

Jaime y Blackfish conversan. Jamie promete un asedio sin tregua. Blackfish le dice que tiene dos años de provisiones y niega la posibilidad de negociación.

Ya sabemos, al menos desde Troya, que los asedios largos nunca terminan bien.

BLOG_apuntes_got_broken_man_640c

El odio es la última de las técnicas de la autoayuda en Westeros. “El perro” está de regreso y respira sólo por la posibilidad de vengarse. El Septon, quien lo rescató malherido, le recuerda a sus seguidores que la violencia es una enfermedad y que una enfermedad no se cura contagiando a los demás. Luego del inspirador discurso, todos los miembros de la secta son asesinados. Todos excepto “El perro” quien ahora toma el hacha y se marcha a intentar ser el nuevo punto cero de una epidemia, en un mundo donde la palabra final es del acero.

BLOG_apuntes_got_broken_man_640b

Margaery se ha convertido en una celosa practicante de la Fe de los Siete. Es una estrategia de supervivencia. A pesar de la estricta vigilancia de la Septa Unella, la Reina logra transmitirle a su abuela Olenna que debe marcharse, que su vida corre peligro, que confíe en ella, a pesar de su extraña conducta. Le dice todo eso con el dibujo de una rosa, el símbolo de la Casa de los Tyrell.

Una rosa puede no ser sólo una rosa.

BLOG_apuntes_got_broken_man_640d

Lady Mormont: “¿Por qué debería sacrificar una vida más de un Mormont por la guerra de otros?”

Jon Snow y Sansa Stark intentan conformar un ejército para enfrentar a Ramsay Bolton y recuperar Invernalia. Los Stark han dominado el Norte pero ya no tienen la misma influencia que antes. El Norte recuerda, pero también conoce lo debilitados que están.

Las alianzas en políticas, dice la teoría, se construyen sobre el interés mutuo. Ambas partes deben ganar para que exista una alianza. Apoyar a los Stark para ayudarlos a recuperar el trono es una apuesta riesgosa y con beneficios inciertos. Pero Ser Davos pone  la decisión en perspectiva, en especial con la joven Lady Mormont: el Norte debe ser reunificado si se quiere resistir con éxito el ataque del Rey de la Noche y sus Caminantes Blancos. Es el mismo argumento que utiliza Snow con los Salvajes. Los Bolton, los Karstark, los Umber vendrán por ustedes si soy derrotado, les dice el bastardo. Y con eso les hace ver que su supervivencia depende de la victoria de los Stark.

Como diría Borges, no nos une el amor, sino el espanto.

Apuntes sobre “Blood of my blood”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

Bran: Meera. Nos encontraron. Meera: Lo siento mucho. Huir es la única alternativa que preserva tu vida cuando no hay posibilidad de derrotar al enemigo. Meera hace su mejor esfuerzo, pero la carga de Bran es pesada. Cuando parecía inevitable el encuentro con el ejército de los White Walkers, aparece un jinete enmascarado que se encarga

Por Angel Alayón | 31 de mayo, 2016

BLOG_game_of_thrones_angel_alayon_s06e06_640alpha

Bran: Meera. Nos encontraron.
Meera: Lo siento mucho.

Huir es la única alternativa que preserva tu vida cuando no hay posibilidad de derrotar al enemigo. Meera hace su mejor esfuerzo, pero la carga de Bran es pesada. Cuando parecía inevitable el encuentro con el ejército de los White Walkers, aparece un jinete enmascarado que se encarga de salvar a Bran y Meera.

Ese jinete es Benjen Stark, el tío de Bran. Un guardia de la noche que había sido dado por muerto. Benjen les dice que deben apurarse para ponerse a salvo y se justifica con una frase angustiosa: “Los muertos no descansan”. Angustiosa porque, al menos de este lado de Westeros, la certeza de nuestra mortalidad se consuela en la idea de que existe la posibilidad del descanso eterno.

La huida de Bran fue circunstancial. Él ya sabe que en algún momento tendrá que enfrentar aquello que ha evitado.

Huir no es lo mismo que ser derrotado. Huir puede ser la forma de preparar la próxima batalla.

Maisie Williams as Arya Stark

Arya sigue siendo Arya.

La tentación de ser otro siempre nos acecha.

Es difícil dejar de ser uno mismo. Podemos transformarnos, pero no escapar de lo que somos.

BLOG_game_of_thrones_angel_alayon_s06e06_640416

Tommen: Eres una buena persona. Siempre lo has sido. Eres la mejor persona que conozco. Le contaba sobre tu devoción a los pobres.
Margaery: Sí. Y visité sus chozas y les di sopa y me aseguré de que me vieran haciéndolo. […] Tuve muchas ocasiones para pensar en lo buena que era viéndome bien.

Los demás nos importan. Sin embargo, a pesar de ese convencimiento, no es fácil distinguir cuando un acto es altruista y cuando no. Y esa dificultad se evidencia cuando el acto de ayuda a un tercero es público. Cuando una persona (o una institución) ayuda a un tercero con una donación y el donante obtiene, por ejemplo, una ganancia por haber hecho pública la donación, no podemos saber si ese acto es altruista o, en cambio, es la consecuencia de una estrategia para mejorar la reputación, un activo del cual el donante espera obtener otro tipo de beneficios.

Sí, es posible que el acto sea altruista, pero no podemos saberlo. Incluso, bajo este análisis, hay quienes afirman que sólo podemos asegurar del carácter altruista de un acto cuando nadie se entera de su origen. Ni siquiera el beneficiado.

Margaery confiesa que sus actos fueron públicos a propósito. Parece confesar que, en realidad, no había altruismo en ellos. Que ella sólo quería forjarse una reputación. Tampoco sabemos si dice la verdad.

Sin embargo, lo que sí sabemos es que la ayuda a un tercero que se publicita no dice tanto sobre el amor del que ayuda, sino sobre cómo el ayudante desea ser percibido por los demás.

BLOG_game_of_thrones_angel_alayon_s06e06_640c

Lord Tarly: Creía que la Guardia de la noche te haría un hombre. Algo parecido a un hombre. Lograste mantenerte suave y… gordo. Tu nariz se enterró en libros.

Los hijos no siempre son lo que quieren los padres. Los padres no siempre son lo que quieren los hijos. Es un desencuentro de expectativas que asegura infelicidad y, no pocas veces, drama.

Andrew Solomon analizó  las relaciones entre padres e hijos que nacieron con una condición que los hace diferente a profundidad. Su libro Far from the tree: a dozens kind of love es una reflexión sobre lo que significa ser padre cuando un hijo presenta una condición o característica no anticipada que lo hace diferente. Solomon enfatiza la importancia de la aceptación como complemento del amor, una emoción natural en los padres. La aceptación, en cambio, requiere de tiempo y de la voluntad de entender que lo diferente no es anormal, sino más bien que lo diferente implica una identidad e incluso una cultura.

Solomon introduce el concepto de identidad horizontal y de identidad vertical. Ésta última es aquella que viene de los padres y no puede ser modificada, mientras que la identidad horizontal es la que provee el entorno, principalmente los compañeros y las amistades.

Ser padre es también reconocer que los hijos nunca son lo que nosotros alguna vez pensamos que serían, porque no depende totalmente de los padres. Y porque los padres nunca son lo que los hijos quisieran que fueran, porque no depende de los hijos.

Por ello la propuesta de Solomon: la crianza siempre se trata de amor y aceptación.

El extraño caso de la desaparición del maíz blanco en Venezuela; por Ángel Alayón

Hay una versión de la historia que ubica el origen de la palabra “arepa” en el vocablo erepa, una voz de los indígenas cumanagotos que significa maíz. Y la arepa es una forma de comer maíz desde antes de que Cristóbal Colón pusiera un pie en Macuro, en particular maíz blanco. Digamos, entonces, lo obvio:

Por Angel Alayón | 27 de mayo, 2016

El extraño caso de la desaparición del maíz blanco en Venezuela; por Ángel Alayón 640

Hay una versión de la historia que ubica el origen de la palabra “arepa” en el vocablo erepa, una voz de los indígenas cumanagotos que significa maíz. Y la arepa es una forma de comer maíz desde antes de que Cristóbal Colón pusiera un pie en Macuro, en particular maíz blanco.

Digamos, entonces, lo obvio: sin maíz no hay arepas.

En estos tiempos de escasez y racionamiento, los comunicados de la industria advirtiendo sobre los bajos inventarios de maíz son motivo de preocupación en un país donde la arepa es un componente clave y un símbolo importante en la dieta de los venezolanos.

Hubo un tiempo en que no había escasez de maíz blanco. Venezuela se autoabasteció de maíz blanco hasta el año 2006. Desde ese año hasta 2015, la producción de maíz cayó un 62%. El gobierno nacional ha tenido que importar maíz blanco para abastecer a la industria de harina precocida.

Las necesidades de maíz blanco de la industria venezolana, donde participan empresas privadas y empresas públicas, se estiman en 1.400.000 toneladas para este año. La cosecha nacional fue de apenas 600 mil toneladas, por lo que el gobierno deberá importar aproximadamente unas 800 mil toneladas y revenderle maíz a la industria, si quiere mantener los niveles de producción. En Venezuela, el gobierno nacional es el único autorizado a importar maíz y semillas. La producción de harina precocida depende ahora de que adquiera el maíz y lo venda. Eso sin mencionar la responsabilidad que tiene también como agroindustrial.

La producción de maíz blanco en Venezuela
era una historia de éxito

Venezuela pertenece a una pequeña cantidad de países donde el maíz (principalmente el maíz blanco) es consumido por humanos. Es también el caso de México, Sudáfrica, Colombia, algunas zonas de Estados Unidos y los países de América Central. En el resto del mundo el maíz es consumido por la industria de alimentos para animales, principalmente el maíz amarillo por contener precursores de la vitamina A que son necesarios para el engorde.

La autosuficiencia de maíz blanco en Venezuela era una historia de éxito debido a que la producción internacional del maíz blanco es volátil. Depender de las importaciones traslada esa inestabilidad a la oferta disponible de harina precocida. Por ejemplo: las cosechas de maíz blanco de México y Suráfrica, los países con mayor capacidad exportadora, son inestables porque su producción es sensible a los cambios climáticos.

Pero existe otra razón para favorecer la producción nacional de maíz blanco sobre el amarillo en Venezuela. Y es una razón económica: el maíz amarillo es más barato que el maíz blanco en los mercados internacionales. A los precios de hoy, un kilogramo de maíz blanco puesto en un puerto venezolano es 18% más caro que un kilo de maíz amarillo.

¿Por qué ha caído la producción
de maíz blanco en Venezuela?

La disminución de la producción nacional de maíz blanco es consecuencia de las políticas económicas implementadas por el gobierno.

En Venezuela, un agricultor tiene que decidir si siembra maíz blanco o maíz amarillo en un país donde los precios del maíz están regulados. Si el maíz blanco y el maíz amarillo tienen el mismo precio, el agricultor no tendrá preferencia por uno de estos dos tipos de maíz. Así era en 2006, cuando ambos se vendían a 0,56 bolívares por kilo. Sin embargo, los precios que recibía el agricultor por sembrar maíz amarillo empezaron a subir.

Para la cosecha de 2015, el precio regulado del maíz amarillo era de 22 bolívares, mientras que el precio regulado del maíz blanco era de 15 bolívares. El gobierno entregó un subsidio de 7 bolívares por kilo a los productores de maíz blanco, así que, al menos en principio, los precios eran iguales. Pero nunca fue tan apropiada aquella frase popular que señala la diferencia entre la práctica y la teoría.

El maíz blanco es comprado por la industria de la harina precocida de maíz, cuyo producto principal tiene los precios regulados desde 2003 y son supervisados de forma estricta por el gobierno. Bajo estas condiciones, la industria de harina precocida sólo puede pagar el maíz blanco al precio que establece la regulación oficial. Mientras tanto, el  maíz amarillo es comprado por la industria de alimentos para animales, que pone en el mercado productos que están regulados y productos que no lo están. La consecuencia de esta distorsión es que el maíz amarillo es pagado a precios muy superiores a los establecidos en la regulación. Por ejemplo: en la última cosecha, el maíz amarillo se pagó en 50 bolívares por kilo, lo que representa un 233% de sobreprecio en comparación con el maíz blanco.

En teoría, los precios del maíz blanco y del amarillo eran iguales, en la práctica, la diferencia a favor del amarillo es enorme. Bajo esta estructura de incentivos: ¿quién podría estar interesado en sembrar maíz blanco?

Incluso algunos productores que siembran maíz blanco lo venden como si fuera amarillo. Un productor agrícola me explicó que una manera de sembrar maíz blanco y venderlo a precio de amarillo es aprovecharse del proceso de polinización cruzada del maíz, consecuencia de su condición hermafrodita: siembran una hilera de maíz blanco al lado de una hilera de maíz amarillo. El resultado de esta estrategia es que la mazorca tendrá maíz amarillo y blanco. Las regulaciones vigentes establecen que cuando la mazorca tiene al menos un 3% de granos amarillos debe descartarse como suministro para la industria de la harina precocida.

El insoportable peso de los controles

Mientras existan los controles de precios, existirán estas distorsiones. Y la producción de maíz blanco seguirá en caída libre, como una consecuencia inevitable, y además aumentará la dependencia de las importaciones.

Los controles de precios, tarde o temprano, siempre generan escasez. Así ha sido a lo largo de la historia y no podía ser diferente en Venezuela. Y sí ya el control de precios era un problema en sí mismo, la permisividad del gobierno en relación a los precios a los que se paga el maíz amarillo ha terminado de profundizar la distorsión.

En este año se estima que el gobierno destinará 300 millones de dólares sólo a la importación de maíz blanco. Un gasto que ahora se hace ineludible, pero que es la consecuencia  de un sinsentido económico en un país que es sometido por su gobierno a un shock de importaciones, de inflación y de escasez sin precedentes en su historia.

Urge una revisión integral de las políticas públicas que afectan a la agricultura y a la agroindustria, una revisión que pasa por deshacerse de un control de precios a los productores y a la agroindustria, que sólo ha servido para desestimular lo que más necesita Venezuela en este momento: producción de alimentos.

Apuntes sobre “The Door”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Arya (¿o ya no es Arya?) tiene que asesinar a Lady Crane. Es su segunda y última oportunidad. Cuando va en su búsqueda, la encuentra representando el papel de Cersei en una obra de teatro de calle. Y allí ve representados a varios de los personajes que definieron su destino cuando en

Por Angel Alayón | 24 de mayo, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

BLOG_game_of_thrones_the_door_24052016_640c

Arya (¿o ya no es Arya?) tiene que asesinar a Lady Crane. Es su segunda y última oportunidad. Cuando va en su búsqueda, la encuentra representando el papel de Cersei en una obra de teatro de calle. Y allí ve representados a varios de los personajes que definieron su destino cuando en la Corte se conspiró para matar a su padre, Ned Stark.

La escena es shakesperiana: el grupo de teatro escenifica la decapitación de Ned, un recuerdo triste para Arya, pero no es sólo ese recuerdo lo que la perturba. Los protagonistas se alejan de la realidad en esta versión de la historia. Joffrey aparece como un joven bueno y preocupado por el bienestar de su familia. Y Ned Stark como un tonto ambicioso y bruto ante los ojos sorprendidos de su hija.

Nadie es lo que ella recuerda.

Dicen que la historia la escriben los ganadores. Hay mucho de verdad en ello: aquellos que triunfan suelen utilizar el pasado a su conveniencia. La historia no siempre resume lo que pasó. Y por eso el poder se interesa tanto en monopolizar las verdades de la historia. En eso reside la incomodidad del arte para quienes pretende adueñarse y administrar la historia.

El arte es siempre un competidor del poder en eso de reinterpretar el pasado. Por eso los poderosos le temen y lo persiguen. Al arte. A la literatura. Al teatro. A los espacios de libertad que siempre cuestionan la peligrosa e interesada versión oficial.

BLOG_game_of_thrones_the_door_24052016_640g

Daenerys Targaryen: No le des tu espalda a tu reina, Jorah el Ándalo. No te he dicho que te retires. Me juraste lealtad. Juraste obedecer mis órdenes el resto de tu vida. Pues te ordeno encontrar una cura esté donde esté en este mundo. Te ordeno que sanes y vuelvas a mí. Cuando conquiste los Siete Reinos, te necesito a mi lado.

La muerte no discrimina, al menos no en términos de concederle a algunos la capacidad de evadirla para siempre. Todos los hombres, todas las mujeres, morirán. Sin embargo, no todos vivirán los años de vida que pudieron haber vivido.

Las ciencias demográficas y económicas encuentran que el nivel de ingreso, el acceso a los servicios de salud y educación, los hábitos de alimentación y de actividad física son, entre otros factores, determinantes en la duración de la vida. Y Gary Becker dijo alguna vez que todas las muertes son, en algún grado, una forma de suicidio. Se refería a que nuestras decisiones, conductas o hábitos determinan, en parte, el número de años que viviremos.

Jorah Mormont estaba determinado a suicidarse antes de que su enfermedad lo consumiera. Pero ahora recibe la orden de encontrar una cura que él cree que no existe.

Quizás no pocos hemos estados en una situación en la cual quisiéramos que la enfermedad de uno de nuestros afectos pudiera curarse sólo porque así lo hemos ordenado.

BLOG_game_of_thrones_the_door_24052016_640i

Tyrion Lannister: Los Hijos de la Arpía tienen una buena historia: resistir una invasión extranjera. Nuestra reina tiene una mejor: Madre de Dragones, Rompecadenas… y todo eso.

Tyrion está consciente de la importancia de las narrativas para acceder y mantenerse en el poder. Conoce la importancia de administrar una historia que justifique el presente y las decisiones que impactarán el futuro. No se trata de la verdad: se trata de aquello que puede ser creído. Liberar a los esclavos ya no es suficiente ahora que ha negociado con los antiguos Amos en devolver la esclavitud por siete años y que Daenerys no está. En un giro estratégico, Tyrion decide convocar a una Sacerdotisa de El Señor de la Luz. El objetivo es persuadir a la gente de que Daenerys es su salvadora y protectora, que ella es la luz que siempre han estado esperando. Se trata de imponer una historia en la gente con la intención de desestimular cualquier acción negativa en contra del poder.

El poder siempre requiere buenas historias: en algunos casos las necesita para motivar la acción, en otros para anestesiar y hasta inmovilizar.

BLOG_game_of_thrones_the_door_24052016_640e

Ahora sabemos por qué Hodor sólo decía “Hodor”. Bran intervino su mente siendo todavía un niño y, desde entonces, Hodor sólo vivió para salvarlo. De hecho, murió salvándolo.

Donde hay heroísmo siempre hay tragedia. Y Game of Thrones nos lo recuerda con la muerte de un gigante noble que nunca pudo ser otra cosa.

A veces los héroes lo son porque ya no tienen alternativa, porque ya no pueden ser otra cosa. Por ahora, sostengamos las puertas que podamos mientras sea necesario.

Apuntes sobre “Book of the stranger”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Jon Snow: Nunca debimos dejar Winterfell. Sansa: ¿No quisieras volver al día que nos fuimos? Quiero gritarme “¡No te vayas idiota!” El tiempo siempre nos da la oportunidad de arrepentirnos, de preguntarnos qué hubiera sido diferente en nuestras vidas si hubiéramos tomado una decisión distinta. Es un ejercicio contrafáctico que nos acecha

Por Angel Alayón | 17 de mayo, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

got-640-I

Jon Snow: Nunca debimos dejar Winterfell.
Sansa: ¿No quisieras volver al día que nos fuimos? Quiero gritarme “¡No te vayas idiota!”

El tiempo siempre nos da la oportunidad de arrepentirnos, de preguntarnos qué hubiera sido diferente en nuestras vidas si hubiéramos tomado una decisión distinta. Es un ejercicio contrafáctico que nos acecha cuando las cosas no salen bien.

Los psicólogos y economistas conductuales han desarrollado las teoría de los múltiples yo. No siempre somos los mismos.

Ulises, el héroe griego, sabía que su yo futuro sucumbiría ante el canto de las sirenas, por lo que ordenó a sus marineros a que lo amarraran al mástil y no lo soltaran. Ni siqueira si él mismo se los ordenaba. Es el yo de ahora restringiendo las posibilidades del yo del futuro.

La propuesta de Sansa es inversa e interesante. Es el yo del ahora queriendo hablarle al yo del pasado.

¿Qué nos diríamos a nosotros mismos justo antes de tomar aquellas decisiones que ahora consideramos cruciales?

Quizás Sansa esté siendo víctima del sesgo cognitivo conocido como Hindsight Bias. Este sesgo nos hace ver un evento del pasado como predecible, aunque en su momento no hubiera ninguna posibilidad real de predecirlo.

Ahora Snow y Sansa han decidido marchar sobre Winterfell y soplan vientos de guerra. Ya no pueden evitar haberse marchado de casa, pero sí pueden intentar todo lo necesario para volver.

got-640-c

Tyrion: La esclavitud es un horror que debe acabarse. La guerra es un horror que debe acabarse hoy. No puedo con ambas hoy.
Gusano Gris: No debes confiar en ellos.
Tyrion: No confío en los amos. Confío en su interés personal. Son de fiar si los convenzo de que cooperar conmigo les conviene.

Tyrion tiene un problema de decisión con múltiples objetivos. Al menos así lo ha planteado: el resultado ideal para él sería la abolición de la esclavitud y, al mismo tiempo, conseguir la paz en Mereen, acabar con la subversión. Sin embargo, su análisis de la situación lo lleva a entender que ambos objetivos son incompatibles. Los antiguos amos intentarán derrotarlos, a menos que les sea ofrecida una compensación que cambie la matriz de pagos.

La teoría de la decisión plantea que en estos casos deben ponderarse las alternativas estratégicas, con el fin de realizar los trade-offs adecuados entre los objetivos.

En este caso, Tyrion prefirió permitir la esclavitud durante 7 años en las afueras de Mereen a cambio del fin de la insurrección. Obviamente es un resultado perjudicial para muchas personas, pero desde la visión pragmática de un Lannister (ética consecuencialista) obtiene un resultado superior que si se dedicara a tratar de lograr ambos objetivos a la vez (ética deontológica).

“La paz siempre se hace con los enemigos, nunca con los amigos”, propone Tyrion ante la incomodidad de antiguos esclavos que ven a los amos cuando llegan a negociar. Es una propuesta básica del RealPolitik: si la paz es un objetivo superior, los enemigos deben negociar.

Recordemos a los vietnamitas y estadounidenses negociando en París durante la guerra. O las conversaciones de paz entre Palestina e Israel. O las negociaciones entre Mandela y el régimen del Apartheid. O la negociación entre Estados Unidos y Cuba. O la que está ocurriendo entre las FARC y Colombia. La paz es siempre entre enemigos.

Tyrion le advierte a Missandei y a Grey Worm que no confía en los enemigos, pero sí en que ellos tienen sus intereses propios. Sabe que la solución negociada es posible si los incentivos entre las partes contrapuestas están alineados. La visión planteada por Tyrion tiene una larga tradición en la política y en las ciencias sociales. Decía Adam Smith: “No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés”.

Buena parte de la teoría económica está basada en este supuesto de comportamiento. También la teoría de juegos y la teoría de la elección pública.

Pero Tyrion debe recordar que no basta con que los incentivos estén alineados: también se requiere que la conducta acordada con el otro pueda ser monitoreada y que los desvíos del comportamiento sean castigados. Quizás los dragones sean los encargados de hacerlo.

got-640-f

Daenerys, la que no se quema, se convierte en líder de un pueblo al salir ilesa de un incendio donde asesina a todos los jefes de los Dohtraki.

El arquetipo es claro. Max Weber dijo que el liderazgo carismático depende de que los seguidores le atribuyan al líder una condición especial que lo haga diferente, con “energías o cualidades sobrenaturales”.

Daenerys es la que no se quema y ahora tiene un ejército. Y ya sabemos que el carisma nunca ha sido suficiente para el éxito.

Incluso ya demasiadas veces ha sido una ingrediente en la receta del fracaso, en especial en este lado de Westeros, cuando se ha pretendido sustituir el conocimiento y el arte de la política por el amor (o por el temor) de un pueblo.

Apuntes sobre GameOfThrones 640x60

“Planta parada, planta tomada”: una fórmula para el colapso; por Ángel Alayón

El gobierno nacional ha decidido ajustar la economía venezolana por la vía de una inusitada y dramática disminución de las importaciones. Esas mismas importaciones que durante la época del reciente boom petrolero sirvieron para paliar las disfuncionalidades de un modelo y para el enriquecimiento ilícito. Se estima que las importaciones del 2016 serán un cincuenta

Por Angel Alayón | 16 de mayo, 2016
RicardoPena-6

Fotografía de Ricardo Peña

El gobierno nacional ha decidido ajustar la economía venezolana por la vía de una inusitada y dramática disminución de las importaciones. Esas mismas importaciones que durante la época del reciente boom petrolero sirvieron para paliar las disfuncionalidades de un modelo y para el enriquecimiento ilícito. Se estima que las importaciones del 2016 serán un cincuenta por ciento menores a las del 2015, que ya fueron a su vez menores que el año anterior. Por otra parte, las líneas de crédito de las empresas que operan en Venezuela con sus proveedores internacionales están agotadas por el nivel de deuda del gobierno que ha acumulado y no ha sido pagada. Todo esto en medio de un control de cambios que impide la existencia de mecanismo legales para la compra y venta de divisas.

El resultado era tan predecible como ahora es inevitable: muchas empresas están disminuyendo o suspendiendo la producción por falta de materia primas, insumos o repuestos.

La receta económica que está aplicando el gobierno tiene como resultado la inevitable la parálisis de las empresas.

Albert Hirschman, uno de los grandes economista del desarrollo, advirtió que uno de los peores errores que se podían cometer desde los gobiernos en materia de políticas públicas era intentar solucionar un problema sin comprenderlo. Hirschman presupone en el planteamiento que desde el gobierno se quiere solucionar el problema pero, al no saber cuáles son las causas que lo ocasionan, se cometen errores que lo agravan y causan nuevos problemas que atender.

El planteamiento que se ha venido haciendo desde el gobierno de “planta parada, planta tomada” es una fórmula para  el colapso.

Las instalaciones industriales en Venezuela no se están parando porque quieren: se están parando porque no tienen lo que necesitan para producir.

En un ejercicio hirschmaniano, la solución es bastante directa: el gobierno debe responder a la pregunta ¿Qué hay que hacer para que las empresas sigan recibiendo materia prima, insumos y repuestos? Y esta pregunta tiene varias respuestas posibles. Y muchas de las alternativas viables requieren el replanteamiento y el abandono de algunas políticas económicas del gobierno.

Sobre esto se ha escrito y discutido bastante. Revisemos entonces la fórmula propuesta por el gobierno.

La toma (expropiación, confiscación) de una planta parada por parte del gobierno no solucionará ninguno de los problemas que pretenden resolver. Es, más bien, agregar problemas a un país atribulado por la disfuncionalidad de su economía. Si no hay lo que se necesita para producir, no habrá producción, por lo que al tomar una planta el gobierno se encontrará con que debe resolver el problema original, pero sin los conocimientos necesarios para hacerlo.

No hay que olvidar que cada vez que se expropia o confisca una empresa se destruye conocimiento.

Las acciones violatorias de los derechos de propiedad también serían (son) un desestímulo adicional a la inversión, justo cuando se requiere crear un entorno adecuado para la recuperación de la inversión privada.

¿Se quieren encender motores o lo que desean es apagarlos?

El récord de producción de las plantas estatizadas durante los últimos años ha sido lamentable. Los datos oficiales publicados en las Memoria y cuenta de los ministerios reportan caídas de producción (y de productividad) que explican, en parte, la escasez de bienes que afecta a los venezolanos. La historia de las empresas estatizadas en Venezuela no ofrece ninguna expectativa positiva en cuanto al funcionamiento futuro de esas empresas más allá de la propaganda.

No sería forzado afirmar que tomar una planta es lo contrario de producir. En el impreciso terreno de los eslóganes, la ecuación es la contraria a la que ha sido planteada por el gobierno: “planta tomada, planta parada”.

Entonces, ¿para qué tomar una planta si lo que se quiere es recuperar la producción? ¿O ése no es el objetivo?

Apuntes sobre “Oathbreaker”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Bran: ¿Es mejor que mi padre? Three eyed raven: Mucho mejor. Bran: Pero mi padre lo venció Three eyed raven: ¿Lo hizo? Bran: Sé que lo venció. Oí la historia miles de veces. Bran creció bajo el entendimiento de que su padre, Ned Stark, fue un hombre de honor en cada una

Por Angel Alayón | 10 de mayo, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

GOT 640

Bran: ¿Es mejor que mi padre?
Three eyed raven: Mucho mejor.
Bran: Pero mi padre lo venció
Three eyed raven: ¿Lo hizo?
Bran: Sé que lo venció. Oí la historia miles de veces.

Bran creció bajo el entendimiento de que su padre, Ned Stark, fue un hombre de honor en cada una de las circunstancias que vivió.  Sin embargo, gracias a la ayuda de Three eyed raven, vió derrumbarse la impoluta historia de su padre ante la verdad revelada. Nunca venció a Arthur Dayne, el mejor espadachín de Westeros.

Una familia es también una colección de historias, mitos y leyendas que nos dan una identidad y una manera de entender el mundo. Así como siempre se ha dicho que la historia de las naciones la escriben los ganadores, las historias de nuestras familias la dictan primero los abuelos y luegos los padres. El ascenso, la caída o la decadencia de un clan se explica, muchas veces, por medio de narrativas autocomplacientes que crean héroes o víctimas según se necesite. Algunas familias tienen más apego a la verdad histórica, otras menos, pero al tratarse de historia, siempre habrá un espacio para que la ficción tranquilice nuestras conciencias.

Ya es suficiente lidiar con la incertidumbre de aquello que está por venir para también tener que lidiar con las incertidumbre del pasado.

GOT-oathbreaker-640g

Snow: Hice lo que creí correcto. Y me costó que me asesinaran y ahora he vuelto. ¿Por qué?
Davos: No sé. Quizás nunca lo sepamos. Qué más da. Sigue adelante. Pelea mientras puedas. Limpia toda la porquería que puedas.
Snow: No sé como hacer eso. Creí saber, pero… fallé.
Davos: Muy bien. Ve a fallar de nuevo.

No sería desacertado afirmar que un líder es aquel que no desperdicia una segunda oportunidad. También sabemos que es una definición falsa, pero tiene una virtud: pone el acento en la necesidad de aprender de los errores para tomar mejores decisiones.

Snow sabe que fracasó, que no pudo asegurarse la lealtad de los suyos o, en todo caso, que no pudo ganársela. Traer a los salvajes a El Muro era una apuesta arriesgada. Y perdió. Algunas decisiones traen consigo últimas consecuencias.

La política es también el arte de regresar. La historia está llena de líderes que fracasaron y que recibieron de la opinión pública su acta de defunción política. Sin embargo, no son pocos aquellos que han regresado desde la llamada muerte política para triunfar.

Winston Churchill tomó una de las decisiones más costosas, tanto en términos políticos como en vidas humanas, durante la Primera Guerra Mundial. Churchill, Ministro de la Armada británica, decidió atacar Turquía desde la Costa de los Dardanelos y enfrascó a Gran Bretaña en una batalla de ocho meses y medio en la que murieron, según algunas versiones, cerca de medio millón de personas. Churchill fue expulsado del Gabinete y muchos se apresuraron a decretar el fin de su carrera, pero regresó algunos años después y se convirtió en el Primer Ministro de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy Winston Churchill es considerado uno de los grandes líderes y estrategas políticos del siglo XX.

Ser Davos le ha pedido a un desconcertado Snow que salga a “fallar de nuevo”, una recomendación que recuerda aquella frase que se le atribuye a Churchill: “El éxito es tropezar de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

Apuntes sobre GameOfThrones 640x60

Apuntes sobre “Home”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] Es tentador comenzar estas notas hablando de Jon Snow, pero resistamos y esperemos unos párrafos. Snow también tuvo que esperar. El escritor español Javier Cercas advierte sobre la ilusión de creer que el pasado no forma parte del presente. Lo que vivimos y lo que somos tiene mucho de cuanto hemos dejado

Por Angel Alayón | 3 de mayo, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

ARTICULO_game_of_thrones_home_02052016_640a3fin

Es tentador comenzar estas notas hablando de Jon Snow, pero resistamos y esperemos unos párrafos.

Snow también tuvo que esperar.

El escritor español Javier Cercas advierte sobre la ilusión de creer que el pasado no forma parte del presente. Lo que vivimos y lo que somos tiene mucho de cuanto hemos dejado atrás y que muchas veces desconocemos o ignoramos. La historia puede ser vista como una metodología de la omisión y aquello que se omite puede ser lo que necesitamos para explicarnos.

Como parte de su entrenamiento, Bran viaja a una escena que no pudo haber vivido. Ve a un joven Ned, su padre, enseñando a pelear a su tío Benjen. Ve a su tía Lyanna, a quien nunca conoció y, además, descubre que su acompañante, el gigante Hodor, alguna vez habló y respondía al nombre de Wilys. Vio que eran felices. El Cuervo de los Tres Ojos lo hace regresar al presente y, ante la protesta de Bran, le recuerda que “el fondo del mar es hermoso, pero si te quedas durante mucho tiempo te ahogas”.

Hasta no hace mucho tiempo, la humanidad consideraba a la nostalgia como una enfermedad que podía causar la muerte.

ARTICULO_game_of_thrones_home_02052016_640b

Jamie Lannister tiene una cuenta pendiente que saldar con el High Sparrow. En pleno funeral de su hija Myrcella, empuña la daga y se acerca amenazante hacia quien tantas ofensas ha ocasionado a la familia real. Y el High Sparrow se muestra dispuesto a morir. Le dice: “Adelante. Todos somos criaturas débiles, egoístas y vanidosas. Sólo vivimos por la piedad de la madre”. De inmediato aparecen decenas de sus seguidores, armados  y dispuestos a conjurar la amenaza. Entonces el High Sparrow le recuerda que a ellos no les importa morir: “¿Quiénes somos? No tenemos nombre ni familia. Todos somos pobres e incapaces. Pero juntos podemos derrocar a un imperio”.

El High Sparrow le recuerda a Jamie que la balanza no se inclina sólo por razones cuantitativas, sino también por el poder que otorga la unión en pos de un mismo objetivo de aquellos (de muchos) que no tienen nada que perder.

ARTICULO_game_of_thrones_home_02052016_640c

“Si no puedo proteger a mi esposa y a mi madre, ¿de qué sirvo?”, se pregunta el Rey Tommen. Este lamento es un eco de aquello que dijo Cersei luego de la muerte de su hijo Joffrey, cuando le preguntó al príncipe Oberyn Martell “¿De qué sirve el poder si no podemos proteger a quienes amamos?”.

La historia y la literatura están llenas de tragedias sobre poderosos cuyo poder no sirvió para evitar la tragedia de los suyos, pero sí para desfigurarse entre el dolor y la soledad.

ARTICULO_game_of_thrones_home_02052016_640d

El conocimiento es poder, dice un lugar común. Y, como pasa con los lugares comunes, algo de cierto hay en la frase. En Mereen la situación es desesperante. Una insurrección amenaza a quienes se quedaron allí por Daenerys Targaryen. No parecen tener muchas opciones para terminar de controlar la ciudad, hasta que Tyrion recuerda a los dragones, que llevan tiempo encerrados sin comer.

Tyrion, con sus conocimientos de historia, sabe de la “inteligencia” de los dragones y lo mal que llevan el cautiverio. También sabe que son un arma devastadora y que, si logra alinearlos a su favor, dispondrá de un arma que puede cambiar el juego. Ante esta situación, toma la decisión de liberarlos de las cadenas: una apuesta arriesgada basada en el saber.

Tyrion ha sido consistente y siempre deja en claro su valoración de la historia y de los libros para el comportamiento estratégico. Alguna vez le regaló a su sobrino Joffrey un ejemplar de Vidas de los Cuatros Reyes, “un libro que todo rey debería leer”. Intentó advertirle con ese obsequio que el conocimiento es necesario para mantenerse en el poder.

Un rey que sólo se deja acompañar por su espada es vulnerable. En especial frente a la astucia, que no requiere de ataques frontales para vencer.

A la hora de salvar la cabeza, Tyrion sabe que el conocimiento puede ser más eficaz que el escudo y la lanza.

ARTICULO_game_of_thrones_home_02052016_640e2

Jon Snow es el arquetipo del héroe que supera obstáculos en camino a su destino. Sin embargo, fue asesinado por su propia gente causando desazón entre sus seguidores. Fue una pérdida para muchos y un cliffhanger narrativo que alimentó horas de especulaciones desde el fin de la temporada pasada.

Ahora sabemos que Snow ha resucitado y muchos, junto a él, han recuperado el aliento.

Ha sido el reencuentro del público con su favorito, alguien que muchos creen no sólo merece salvarse sino ganar el Juego de Tronos (sea lo que sea que eso signifique).

Muchos espectadores de la serie pusieron en evidencia su visión “snowcéntrica” durante el tiempo que Lord Commander estuvo muerto. Me pregunto si, en ese deseo de resurrección de Jon Snow, no está la misma carga emocional por la cual alguien decide seguir a un caudillo.

Porque esa frontera es más tenue de lo que muchos quisiéramos: el límite entre el reconocimiento de un liderazgo necesario y la adhesión ciega a un caudillo. O, peor aún, seguir a alguien que encarne la idea del dictador benevolente.

Cersei una vez dijo que en el Juego de Tronos o ganas o mueres. Al menos por esta vez la ecuación ha cambiado: Snow regresa a la lucha y los espectadores se regocijan, aunque sepamos que, al menos de este lado de Westeros, sólo podemos contar con los vivos. Nadie volverá desde el mundo de los muertos con la intención de salvarnos.

Apuntes sobre GameOfThrones 640x60

Apuntes sobre “The Red Woman”, un capítulo de #GameOfThrones; por Ángel Alayón

[ALERTA DE SPOILER] 0. Prefacio. Comienza una nueva temporada de #GameofThrones y conviene recordar lo que intentamos hacer con estas notas. O quizás sea más conveniente comenzar explicando lo que no intentamos hacer. Estas notas no son un resumen del capítulo. Ya hay muchos sitios en la web donde pueden leerse recaps eficaces de cada

Por Angel Alayón | 26 de abril, 2016

[ALERTA DE SPOILER]

Apuntes sobre The Red Woman #GameOfThrones; por Ángel Alayón

0. Prefacio. Comienza una nueva temporada de #GameofThrones y conviene recordar lo que intentamos hacer con estas notas. O quizás sea más conveniente comenzar explicando lo que no intentamos hacer.

Estas notas no son un resumen del capítulo. Ya hay muchos sitios en la web donde pueden leerse recaps eficaces de cada uno de los capítulos. Tampoco encontrarán aquí crítica televisiva. Lejos estoy de ser un experto en el tema.

Estos apuntes son más bien una serie de reacciones y de impresiones a partir de ideas y conceptos relacionados con la economía, la estrategia, las ciencias políticas y cualquier referencia que pueda ser útil para pensar sobre algunos de los temas que presenta la serie. Es un ejercicio personal que decidí compartir desde hace dos temporadas y que ha contado con su gentil lectoría. Dicho esto, sé también que esta advertencia no evitará que cada quien se forme su propia opinión sobre lo que aquí se escribe. Después de todo, siempre se trata de la libertad.

1. La confianza y la aritmética. Desde hace mucho tiempo quienes gobiernan saben que sólo aquel que está cerca puede apuñalarlos. Ellaria ayuda a caminar al Príncipe Doran hasta su silla. Minutos después muere a manos de las Sand Snakes, quienes toman el poder en Dorne. Sus guardias permanecieron inmóviles frente al magnicidio, lo que habla de una confabulación que incluyó a sus más cercanos colaboradores. Nunca ha sido de otra manera.

Ellaria 640

“¿En cuántos hombres confías?” le preguntan a Ser Davos en el mismo cuarto donde Jon Snow yace muerto por haber confiado en los suyos. Acosados por el líder de la rebelión en contra del Lord Commander, la pregunta retumba como un recordatorio de que siempre llega la hora en la que se hace necesario hacer un balance: ¿Puedes confiar en quienes están a tu lado? ¿Qué tanto?

La traición es siempre un resultado posible en la aritmética del poder.

2. Lost in translation. Tyrion y Lord Varys caminan por una desolada Mereen. Tyrion intenta darle una moneda a una madre con un niño en brazos. Un gesto compasivo desde el poder. Le dice a la mujer en su propio idioma que es una moneda para que le compre comida a su hijo. La mujer se muestra aprensiva y temerosa. Lord Varys explica que la actitud de la mujer se debe a que había entendido que Tyrion quería comerse al niño y que le estaba pagando por ello con la moneda. Aclarado el asunto, la mujer acepta la moneda.

Tyrion-Varys-mother

Este desencuentro fue un problema de idioma, pero no hace falta enredarse en lenguas que desconocemos para ser incomprendido.

El peor (auto) engaño que puede sufrir un político es creer que se está comunicando de forma efectiva con una audiencia cuando en realidad está siendo malentendido: una receta para el fracaso. La comunicación siempre requiere de que el otro descifre y entienda el mensaje enviado. Sin eso, la emisión del mensaje es insuficiente, por más complacidos que estemos de escucharnos a nosotros mismos. Es por esta razón que la política requiere de empatía. No podemos ser los otros, pero se debe cultivar la posibilidad de imaginarnos como los otros, como aquellos que queremos nos acompañen en ideas y en las acciones. Y es que no es fácil el desdoblamiento necesario para imaginarnos en circunstancias distintas a las nuestras. Quizás por ello valga la pena recordar la recomendación de Martha Nusbaumm, quien en su libro Justicia Poética, propone a la literatura como una de las vías que tenemos para vivir lo que de otra forma no podemos vivir. Y así entendernos mejor.

3. Naves que arden.  La irracionalidad puede ser una opción estratégica. Hernán Cortez quema y hunde sus barcos frente a los Aztecas enviando un doble mensaje: a sus enemigos, la voluntad irreductible de vencer; a sus tropas, la victoria como única alternativa frente a la muerte. Se supone que Alejandro Magno también quemó sus naves cuatro siglos antes de Cristo, advirtiéndole a su gente que la única forma de regresar a casa era en las naves de los enemigos.

Tener menos opciones puede ser tu mejor opción, un resultado estratégico formalizado por el Premio Nobel de Economía Thomas Shelling en su clásico The Strategy of Conflict.

Tyrion y Varys observan cómo los conspiradores han quemado su flota. Tyrion alcanza a decir que “No navegaremos de vuelta a Westeros pronto”. ¿Quién quemó las naves? ¿Fue un intento equivocado de hacer daño?

Se le atribuye a Napoleón la advertencia: siempre hay que temer a quien no tiene otra opción sino la victoria.

4. El espejo. Melisandre se desnuda y se muestra en su esplendor. Luego nos muestra que sin su collar su cuerpo se transforma en lo que es. La idea de que nos presentamos ante el mundo como alguien que no somos y que quizás quisiéramos ser fue presentada en el siglo XX por Erwing Goffman, en The Presentation of the Self in Everyday Life: tratamos de controlar las impresiones que causamos en los otros mediante un comportamiento teatral.

melisandre 640

Melisandre no hubiera sido Melisandre (una mujer con tamaña influencia en los hombres) sin la apariencia que le ofrece su magia.

La lectura del libro de Gofmann nos obliga a pensar de qué forma nuestra intención de causar una determinada intención nos hace actuar —y vestirnos, y comportarnos— de un modo particular. Siendo que, en algunos casos, la distancia entre lo que somos y lo que queremos que los demás crean que somos es insalvable y siempre resulta en el ridículo o la tragedia.

Conviene, entonces, preguntarnos cuáles son esos collares que usamos en nuestra vida cotidiana y que sólo nos atrevemos a quitarnos en la soledad de nuestras propias verdades.

Apuntes sobre GameOfThrones 640x60

Tumeremo: hallar los cuerpos no bastará, porque nunca ha bastado; por Ángel Alayón

A estas alturas, hay algo claro: más de veinte venezolanos están desaparecidos en los alrededores de Tumeremo y sus familiares presumen, con base en algunos testimonios, que fueron asesinados. La palabra masacre inunda las redes. Las hipótesis que pretenden explicar la desaparición de estos venezolanos son escalofriantes. Después de algunas horas de silencio, y en

Por Angel Alayón | 8 de marzo, 2016

CdB0R8YW4AAP0qz.jpg large

A estas alturas, hay algo claro: más de veinte venezolanos están desaparecidos en los alrededores de Tumeremo y sus familiares presumen, con base en algunos testimonios, que fueron asesinados.

La palabra masacre inunda las redes. Las hipótesis que pretenden explicar la desaparición de estos venezolanos son escalofriantes. Después de algunas horas de silencio, y en algunos casos de negación polarizada, las autoridades comenzaron a investigar.

Están buscando cuerpos en una selva que parece hecha para ocultarlos. Esperemos que también estén buscando la verdad.

El propio Defensor del Pueblo pidió una investigación. Pero no una cualquiera: pidió, como si una investigación pudiera ser de otra forma, “una investigación objetiva, independiente, imparcial, que determine finalmente la verdad de los hechos y que se esclarezcan los hechos en función, repito, de la verdad”.

Todos esperamos que la verdad sea encontrada, a pesar del silencio como consecuencia del miedo a esos que matan como único método de resolución de conflictos.

Los testimonios de los familiares desaparecidos repiten un patrón: no piden justicia ni claman venganza, sólo piden los cuerpos. Abatidos por el dolor, verbalizan el requerimiento básico de constatar el final de quienes hasta hacen poco los acompañaban. Piden los cuerpos, aun a sabiendas de que son un sustituto imperfecto de la verdad.

Quizás sea porque, en este momento, ellos no pueden exigir justicia. Quizás sientan que es inútil esperar alguna actuación que los acompañe en su dolor por parte de las instituciones terrenales, esas mismas instituciones a las que hay que pedirles que se comporten de modo imparcial e independiente. Porque hallar los cuerpos no bastará. Nunca ha bastado.