Blog de Willy Mckey

Tumeremo y la risa de la Fiscal; por Willy McKey

Por Willy McKey | 14 de marzo, 2016

 fiscal general de la republica 640b

1

Cuando se habla de una masacre por televisión, una Fiscal General de la República debería reírse menos.

2

El pasado 6 de marzo el Ministerio Público inició unas investigaciones luego de días de protestas de 28 familiares desaparecidos, a pesar de que la presunta masacre de mineros en Tumeremo fue negada por el gobernador del estado Bolívar. Y el 14 de marzo de 2016 la Fiscal General de la República redactó un tuit en su cuenta personal para hacer oficial en menos de ciento cuarenta caracteres el duelo de más de una veintena de familias.

Se habían conseguido cuatro cadáveres de veintiocho desaparecidos.

La masacre ya era menos presunta que masacre.

3

Minutos después de su tuit, Luisa Ortega Díaz era entrevistada en televisión en el programa del periodista Vladimir Villegas, transmitido por Globovisión. La Fiscal General de la República daba las primeras declaraciones después del hallazgo de cuatro personas asesinadas.

Habló de un equipo de profesionales metidos desde hace una semana en la selva. Habló que se habían incautado once vehículos, entre ellos el camión donde trasegaron los cadáveres. Habló de pruebas de luminol y de familiares poniendo las venas para que les sacaran un poquito de sangre que sirviera para ver si uno de esos muertos era el suyo. Habló de excavar en tres lugares distintos hasta dar con los primeros cuatro muertos, porque estos primeros cadáveres al parecer servirán de prólogos a diecisiete más. Porque también habló de una cifra: veintiún muertos. Una cifra que deja a los dolientes pegados a la esperanza de que su muerto no sea uno de esos siete que no cuadran en la cuenta de veintiocho desaparecidos.

Y desde su lugar de enunciación infalible y público, cada cierto tiempo, la Fiscal General de la República se reía.

Se reía.

4

Existe un tipo de risa que se conoce como “risa sardónica”. Cuando el término se usa metafóricamente, se refiere a una risa falsa, fingida que no expresa alegría. Cuando se usa clínicamente se refiere a una reacción propia de los espasmos que sufren los músculos cuando una infección como el tétano ha tomado por asalto el cuerpo del paciente. Una de las expresiones más extremas de estas contracciones se conoce como opístonos y hace que el cuerpo del afectado se retuerza hasta el exceso.

Una risa falsa puede ser síntoma de lo infecto.

5

Habló de pranes. Habló del prontuario de los posibles implicados. Habló del secreto sumarial, de la investigación y de las protestas. Habló de “El Topo”. Habló del poder de la delincuencia en ese lugar. Habló del diputado que hizo pública la tragedia. Habló de las disculpas que espera de ese mismo diputado y de por qué no lo atenderá hasta que lo disculpe. Habló de Amnistía. Habló de leyes terribles. Habló de golpes de Estado del pasado.

Y se reía.

6

Voltaire hace una definición de la risa en su conocido diccionario filosófico. Allí dice que es innegable que “la risa es la expresión de la alegría como las lágrimas lo son del dolor” y también explica la particularidad de la risa sardónica: “las lágrimas pueden ser verdaderas porque el que las derrama sufre, pero la risa puede no serlo y tiene otro nombre”.

Hay otras líneas de esta definición que vienen a cuento, pues hablamos de la muerte:

“De los ojos del ciervo rezuma cierto humor cuando los perros de caza le persiguen y están a su alcance, lo mismo que el perro cuando lo disecan vivo; pero no lloran por sus hembras queridas ni por sus amigos, como nosotros, ni sueltan la carcajada cuando ven un lance cómico: el hombre es el único animal que llora y ríe. […] La risa produce a veces convulsiones e incluso se asegura que algunas personas han muerto de risa. Me cuesta creerlo y me parece más fácil que se pueda morir de pesadumbre”.

Aunque Voltaire afirma que no somos el único animal que llora, pero sí el único que ríe, un estudio hecho entre una universidad francesa y una estadounidense explica que hay otros seres que emiten sonidos semejantes a la risa humana, pero no lo hacen por alegría sino por frustración o como reacción cuando alguno de los miembros subordinados de la manada es atacado o marginado por uno de los miembros dominantes.

7

Cuando se habla de una masacre, una Fiscal General de la República debería reírse menos. Debería mantener la seriedad de quien habla de asesinatos que sólo pueden cometerse en una tierra de nadie donde pueden apilarse cadáveres en camiones y llevarlos hasta sitios tan lejanos que ameritan que durante una semana un equipo de técnicos calificados se equivoque un par de veces antes de dar con los huesos.

Una Fiscal General de la República no debería reírse por televisión si se entera de que lleva años siendo la mensajera repetida de muertes impunes, así se haya reído también mientras explicaba que cuando la gente dice que un homicida actuó con impunidad lo dice porque es una frase hecha, cosas del habla popular.

Una Fiscal General de la República no debería reírse por televisión cuando sabe que hoy el Ministerio Público le dirá a cuatro familias que no pueden iniciar los novenarios hasta que se terminen los trámites.

Nadie debería reírse cuando hay otras veinticuatro familias rezando para que coincida con su sangre el próximo cadáver que el Ministerio Público intente contar como un éxito por la tele.

♦♦♦

LEA TAMBIÉN

pan y circo 496

Willy McKey  Parte del equipo editorial de Prodavinci. Poeta, escritor, docente y editor de no-ficción y nuevo periodismo. Especialista en semiología política y conceptualización creativa. Puedes leer más textos de Willy McKey en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @willymckey Haga click acá para visitar su web personal.

Comentarios (18)

Diógenes Decambrí.-
14 de marzo, 2016

“los dolientes pegados a la esperanza de que su muerto no sea uno de esos siete que no cuadran en la cuenta de veintiocho desaparecidos”: Un gazapo, ellos querrían que sus seres queridos estén entre esos siete que el Oficialismo saca de la lista de asesinados. “el perro cuando lo disecan vivo” ¿a qué se refiere esta expresión?. No sólo la risa, también el cinismo con el que adulteran la realidad y las informaciones, deberían estar ausentes del trajinar de cualquier funcionario público, pues la Ciudadanía merece Respeto. Toman muestras de sangre para determinar los nexos genéticos, ¿no lo pueden hacer en esta potencia que es Venezuela, con muestras de Saliva?

Olga yanes
14 de marzo, 2016

Qué duro y qué cierto!

Pilar
15 de marzo, 2016

Verdaderamente….

Nikolic
15 de marzo, 2016

La Fiscal asevero que estaria en su cargo hasta el 2021. Huelgan los comentarios.

Daniel
15 de marzo, 2016

La crisis en los valores del ciudadano hacen que el ciudano comun como yo vea esta situacion con una total falta de valor. Las instituciones que nos representan o si se quiere nos defienden, adolecen de seriedad. La sra fiscal no podrá ocultar este numero de victimas en la larga lista que se avisora será larga este año.

Petrusco
15 de marzo, 2016

Tiene razón McKey:

– La fiscal no debería haber reído durante su parte sobre la masacre de Tumeremo. Grave fallo, una vez más.

– El gobernador del estado tampoco ha debido descartar de antemano la denuncia, en todo caso ha debido usar la fórmula gringa: “no podemos afirmar ni negar los hechos”

– La oposición no ha debido vender, a través de sus medios de comunicación, la mentira de que esa masacre era un “crimen de Estado” al estilo mexicano.

– No debería tampoco buscarse manipular la opinión pública haciendo ver que lo de Tumeremo es inédito o insólito en una región dominada desde siempre por la violencia de la riqueza fácil. Ni este gobierno, ni ninguno de los anteriores, han tenido control sobre eso.

– Ninguna denuncia puede darse por cierta de antemano, sin evidencias y sin investigación. Quien lo hace es irresponsable, así esa denuncia, entre muchas falsas, resulte ser cierta.

Exigirle una vocería perfecta a voceros mediocres, es un ejercicio que solo practican los necios.

Aquiles Brinco
15 de marzo, 2016

Hay personas que los nervios las traicionan y en lugar de llorar se rien como si le estuvieran haciendo cosquillitas o una propaganda a una crema dental. Lo más probable sea que, durante la entrevista, se estuvo acordando de aquella canción que más o menos decía: El Callao to night, Guasipati tomorow night…y que el pueblo modificó y en lugar de El Callao, dice otro nombre que no se puede repetir aquí.

Josua T
15 de marzo, 2016

Ríe con incivilidad. Claro, no son sus familiars los masacrados. Y tiene el cinismo de decir: “el perdón nunca es malo, siempre y cuando el perdón no implique impunidad ni traiga resentimiento” (ver entrevista hecha por Wladimir Villegas) al referirse a la ley de Amnistía y Reconciliación Nacional. Cuando impunidad es lo que caracteriza su gestión y produce resentimiento e impotencia ver que muchos casos similares, por no tener eco informativo, son omitidos.

Saldivia
15 de marzo, 2016

¿Y saben lo que pasará con esta tragedia? Nada. Seguiremos lamiendo botas. ¿Que será de la vida del “bravo pueblo” mencionado en el himno?

Fanny
15 de marzo, 2016

Le he mirado muchas veces esa sonrisa a la fiscal y me llama mucho la atención, porque no habiendo razón para la risa, ella siempre tiene esa expresión como si se riera..yo creo que tiene como la piel estirada por alguna operación estetica del rostro, ese esmi parecer.

FAUSTO CELIS
15 de marzo, 2016

Las hienas también se ríen.

alicia gamez
15 de marzo, 2016

Yo tambien me percate de ese detalle.

Marilena
15 de marzo, 2016

Los valores cayeron en un foso profundo, tanto como el Caroni. La fiscal adopta pose de artista de televisión, sonríe a la cámara, y olvida su rol de representante de la Ley.

Suri Cato
15 de marzo, 2016

De qué se ríe, sra. fiscal, de qué se ríe..?

@manuhel
16 de marzo, 2016

Tumeremo no da risa.

Que un niño se caiga por una alcantarilla y su madre salte detrás de él a morir con él, no da risa.

Que te llamen de un número desconocido para extosionarte y cuando vas a poner la denuncia en el CICPC te dicen que no le pares, que esos son los presos de X carcel: no da risa.

Que te roben, pero no te haya pasado más nada que lamentar porque estás vivo: no da risa.

Que no consigas medicinas para la tensión no debería dar risa.

Pasar cuatro horas en una cola para comprar pañales, es un chiste malo.

Pero ella se rie. Los chavistas se rien. Ellos están gozando una bola y nosotros somos unos amargados que a veces damos risa.

jose ramos
17 de marzo, 2016

Sabria Dios de que chiste se estaria recordando, pero este no era el momento preciso.

miriam harrar
17 de marzo, 2016

Rabia y frustración por tan repugnante risa…verguenza por los funcionarios públicos en este vejado país

Liz Astrid Sánchez Sánchez
18 de marzo, 2016

¿De qué se ríe ? Que alguien me explique. ¡ POR FAVOR !

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.