Blog de José Ignacio Hernández

TSJ reitera desacato de la AN y anula la declaración de abandono del cargo presidencial; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 12 de enero, 2017
Fotografía del Tribunal Supremo de Justicia

Fotografía del Tribunal Supremo de Justicia

De manera predecible, en sus sentencias número 2 y 3 del 2017, la Sala Constitucional ratificó que la Asamblea Nacional (AN) permanece en desacato, con lo cual, (i) anuló todos los actos dictados por la AN los días 5 y 9 de enero, y (ii) permitió al Presidente de la República presentar su memoria y cuenta ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Las sentencias, para cuando escribo estas líneas, no han sido publicadas, aun cuando en una “nota de prensa” el Tribunal aclara el sentido de estas decisiones.

¿Y ahora?

1. ¿La Asamblea Nacional sigue en desacato? 

Como se recordará, en la sesión del 9 de enero la plenaria de la Asamblea Nacional votó a favor de la desincorporación de los diputados de Amazonas, que se había producido el 15 de noviembre. Con esto se intentó, inútilmente, cumplir con la orden de la Sala Constitucional según la cual esa desincorporación tenía que realizarse de manera formal.

De acuerdo con la comentada nota de prensa, sin embargo, la Sala Constitucional consideró que el inicio del primer período de sesiones fue nulo, pues para ese momento la AN se encontraba en desacato. Con lo cual, todo lo actuado con posterioridad es igualmente nulo. Esto incluye la designación de la Junta Directiva y la sesión del 9 de enero de 2017, en la cual se declaró el abandono del cargo del Presidente.

Para hacer cesar efectivamente el desacato, lo que se exige a la AN es que, con la Junta Directiva del año 2016, se convoque a una sesión —cumpliendo con las normas internas del Parlamento— para aprobar formalmente la desincorporación de los diputados. Solo a partir de entonces la AN podría actuar válidamente.

Esta exigencia es arbitraria. El hecho cierto es que, desde el 15 de noviembre de 2015, los diputados de Amazonas no están incorporados a la AN, con lo cual, no se justifica establecer formalidades adicionales. Mucho menos cuando ya aprobó formalmente esa desincorporación.

Pero no debemos caer en engaños. Ya he explicado que la tesis del desacato del Amazonas es, al fin y al cabo, una simple excusa. Existen suficientes evidencias para sostener que, más allá de lo que la Asamblea Nacional haga, sus decisiones serán anuladas.

2. ¿Y qué pasó con la Junta Directiva?

La designación de la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional, según la Sala Constitucional, es nula, lo que implica que se mantendría en el ejercicio del cargo la Junta Directiva del 2016. Esto, mientras se mantenga el desacato.

3. ¿Y qué pasó con la declaratoria de abandono del cargo?

La nota de prensa nada dice al respecto, salvo mencionar que se declaró la nulidad de todos los actos adoptados el 9 de enero. Esto incluiría, por ello, a la declaratoria de abandono del cargo del Presidente, lo que era una opción claramente predecible.

5. ¿Se produjo la falta absoluta del Presidente antes del 10 de enero de 2017?

Tampoco la noticia comentada se pronuncia sobre este punto. Pero si la declaratoria de abandono del cargo fue anulada, entonces, no se produjo la falta absoluta del Presidente antes del 10 de enero de 2017.

Esto quiere decir que, pase lo que pase, no será posible ya realizar elecciones presidenciales antes de 2018, salvo que se logre modificar la Constitución.

6. ¿Y qué pasa con la presentación de la memoria y cuenta?

La Sala permitió al Presidente presentar la memoria y cuenta ante el Tribunal Supremo de Justicia. Con lo cual —una vez más— la Sala asigna, al TSJ, funciones exclusivas de la AN, que es el único órgano que representa al pueblo. La rendición de cuenta se hace frente al representante del pueblo, que es la Asamblea. Carece de relevancia —jurídica y democrática— que esa rendición se realice frente a un órgano que, como el TSJ, no tiene origen democrático.

7. ¿Y ahora?

Si alguien podía tener alguna duda, estas nuevas sentencias evidencian que la Asamblea Nacional no puede ejercer sus funciones jurídicamente ni tiene poder para hacer cumplir las decisiones que adopte, como ya expliqué.

¿Y si la AN cumple con la nueva exigencia de la Sala, y la Junta Directiva del 2016 convoca a una sesión para aprobar formalmente la desincorporación de los diputados? La AN puede hacer eso fácilmente, sin duda. Pero sería iluso pensar que esto bastará para rehabilitar jurídicamente a la Asamblea.

Para decirlo en lenguaje claro: los antecedentes de la Sala Constitucional demuestran que, más allá de lo que haga la Asamblea Nacional, sus funciones serán desconocidas y sus actos anulados y suspendidos. Seguir insistiendo en ejercicio jurídico de esas funciones solo producirá el mismo resultado. Una y otra vez.

Suscríbete al canal de Prodavinci en Telegram haciendo click aquí

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (11)

Gastón Echeverría C.
12 de enero, 2017

Le agradezco entonces, ¿cuál es para usted el camino para relevar a este régimen? En su escrito no se lo dice a sus frecuentes lectores. Gracias, GEC.

DaviloC
12 de enero, 2017

En pocas palabras, la AN es un sitio de reunión… más nada. Lo mejor que se puede hacer es presionar para que se lleven a cabo las elecciones de gobernadores, que la oposición gane la mayor cantidad posible de gobernaciones (no sería muy difícil a menos que cometan un error garrafal) y presionar desde y con los gobernadores para el cambio de éste gobierno. Además de esperar hasta el 2019.

Kondorito Konstitución
12 de enero, 2017

¡Bochinche, bochinche!. ¡Esta gente no sabe hacer sino bochinche!

Oswaldo León
13 de enero, 2017

Todo este despelote jurídico se inicia desde la escogencia ilegal de los magistrados del TSJ el 23 de diciembre del 2015 entre gallos y medianoche por los diputados de la AN saliente. Es decir, que las decisiones de los magistrado de la Sala Constitucional no tienen efecto alguno.

Angel Zambrano
13 de enero, 2017

Gracias por esta exposición José Ignacio, siempre es un lujo leerte.

Coincido contigo en que la estadística no falla en este sentido: toda acción que se emita desde la AN será rebatida indiscutiblemente por el TSJ, basándose encualquier argumento, sea este lógico, jurídico, legítimo o no. Sin embargo creo que este juego debería destrancarse cuando la AN proceda tal como lo pida el TSJ pues así quedaría patente que ante los ojos de Venezuela y el mundo que estaría haciendo todo lo que se le ordene para que no se le invaliden sus acciones, encontrándose inevitablemente con la declaratoria de nulidad de todas sus acciones. Es decir, que no sea por desobedecer al TSJ que se declararía que la AN actúa “de espaldas a la ley”. Huelga decir que esta acción carecería de sentido siendo que el TSJ -como bien señalas- no es un órgano de representación popular como en efecto lo es la AN… pero en este estadío ¿qué acción es jurídicamente lógica? Ya sabemos la respuesta.

Arturo
13 de enero, 2017

Aquí lo que vamos es derechito a un Fujimorazo…!

juan J. Perozo P.
13 de enero, 2017

Es evidente que a la Asamblea el único recurso que le queda es el de intervenir el TSJ. Est´a en deber de revisar la composición de la Sala Constitucional y una vez demostrada la incompetencia manifiesta de la mayoria de sus miembros para ser magistrados de la misma y la forma como fueron elegidos, tomar acciones legales para que sean destituidos. Si el TSJ, como es previsible, entorpece estas acciones, quedará a su vez expuesto y no como ahora,que atropellan la Asamblea y a ellos no les pasa nada.

JOHANNA CASTALO R.
14 de enero, 2017

Difícil Situación la que Atraviesa Venezuela,pero con seguridad no es el único país que a sufrido la opresión de un gobierno corrupto , el pensar que si la AN realiza los cambios que el TSJ ordena , ellos a su vez van a dar vía libre para que la AN ejerza sus funciones es ! ilógico ! ya que el TSJ es manipulado por el mismo Ejecutivo y sus acompañantes. En mi muy bago conocimiento y experiencias frente a estos casos, pero con una convicción clara digo que la única formar es que aya una real UNIÓN entre el pueblo y la MESA DE LA UNIDAD , si la Asamblea Nacional fue elegida por el pueblo y esta atada por el gobierno, que seamos nosotros, el pueblo junto a la MUD los que levantemos nuestra VOZ de inconformidad con las medidas optadas por este gobierno, ……

Silvia Martínez
16 de enero, 2017

Estoy de acuerdo con lo expresado por Angel Zambrano. Para mi es evidente que la Asamblea Nacional, aún cuando los otros poderes sigan desacatando sus mandatos, debe seguir realizando su trabajo , siendo contralor, formulando leyes y velar por el cumplimiento de la Constitución, formar un gobierno de sombra (tal y como lo hacen los ingleses) y presionar para restituir el derecho al voto de todos los venezolanos.

Manuel Enrique Rizo Ceballos
21 de enero, 2017

Le pido disculpa al Sr. José Ignacio Hernández G, si mi comentario es muy explicito, pero considero que debe ser de esta manera para que la mayoría de los venezolanos podamos entender. Si el marco jurídico ya esta establecido por las normas que rigen la constitución nacional, y sus deberes y derechos del pueblos así lo dicta la misma, como puede ser la manera del pueblo exigir el cumplimiento de las misma al gobierno si es este el que las viola con sus cómplices del TSJ (Poder Judicial) CNE (Poder Electoral). Pero este gobierno utilizando las artimañas de sus dos cómplices señalados anteriormente se valen de los argumentos de desacatos de la AN, para que el pueblo no tenga representación parlamentaria y exija sus derechos constitucionales. Mi pregunta a usted como Doctor en Derecho, cual cree usted seria la mejor manera del pueblo venezolano exigir sus derechos y que este gobierno las cumplan y de no cumplirlas a que instancia debemos recurrir para el cumplimiento.

Oswaldo Campos
25 de enero, 2017

Para buen entendedor pocas palabras bastan, lo del desacato es una excusa del gobierno para desconocer a la AN, y sustituirla por el TSJ, así como han hecho en el pasado con la Alcaldía Mayor de Caracas, la Gobernación de Miranda, etc., lo que indica que el gobierno desconoce a los representantes elegidos por el pueblo en elecciones libres y democráticas, por lo tanto el gobierno desconoce el poder emanado del pueblo y su autoridad, lo que implica que este desconoce los mecanismos establecidos en la constitución para constituir la representación del pueblo, por lo tanto es un gobierno que viola sistemáticamente la constitución y por ende es un gobierno al margen de la ley y la democracia, es una dictadura simple y llanamente.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.