Perspectivas

Testimonio de una actriz que fue a Cuba “antes de que Fidel muera”; por Prakriti Maduro

Por Prakriti Maduro | 3 de diciembre, 2016
prakriti

Fotografía cortesía de Prakriti Maduro

1

“Hay que ir a Cuba antes de que muera Fidel”, decía la gente, como si fuera imposible entender a Cuba como un destino turístico, algo más que el testimonio de una política fallida. “Pude venir justo en la raya”, pensaba ya en el avión de regreso a Venezuela. Era 2007.

Aquel viaje no fue para hacer turismo ideológico ni para explorar los resultados del socialismo cubano. Fui a filmar una película donde me correspondía interpretar a una cubana, de modo que la observación me resultaba natural e inevitable. Observar era parte de mi trabajo.

Empecé a entender las dinámicas del socialismo en Cuba desde el aeropuerto. En la correa giratoria donde se espera el equipaje vi desfilar maletas y cajas durante mucho tiempo hasta que, luego de una cantidad exagerada de carga si se comparada con la cantidad de pasajeros, salió la mía. Aquellos cubanos que habían tenido alguna oportunidad de viajar aprovechaban comprar afuera todo lo que les hacía falta. Casi todo. “En Venezuela no creo que lleguemos a eso”, pensé. Ahí me enteré de que había un nuevo permiso: se podían traer hasta dos reproductores de DVD por persona.

— ¿No trajiste DVD players?
— No… es que soy extranjera.
— ¡Igual! Hubieses aprovechado y los vendías…

2

El mismo día que llegué me invitaron a una fiesta en casa de una consagrada actriz de teatro. Gente animada. Conversaciones amenas. Buena música. Cuando solté el primer “Mucho gusto…”, se fue la luz. “¡Ay, otra vez!”, dijo más de uno. Era la tercera vez en esa noche. La luz iba y venía. Ya nadie buscaba explicaciones, sino linternas y velas que permanecían a tiro.

Al día siguiente, ya en el hotel, encendí el televisor. En la programación de los pocos canales transmitían programas de calidad bastante regular. Yo necesitaba practicar el acento, así que me quedé viendo un programa de entrevistas. Sin embargo, a los pocos segundos entró el noticiero: una noticia feliz sobre los logros de la revolución. Ante la propaganda, cambié el canal pero me conseguí la misma noticia. Y la misma en el canal siguiente. La misma noticia en todos. Todos los canales se habían encadenado a la hora del noticiero.

En ese instante sentí una presión en el pecho que al mes siguiente se convirtió en una grieta. A través de ese mismo noticiero encadenado vi las imágenes en vivo del cierre de RCTV.

3

“A este punto sí que no llegaremos en Venezuela”, me dije la primera vez que fui a hacer mercado. Estaba en el automercado mejor surtido de la zona y, aún así, resultaba alarmantemente vacío.

“Si quieres preparar un buen almuerzo, tienes que ir a cinco o seis comercios el mismo día”, me dijo la juez que se dedicaba a hacer los almuerzos para el catering de la película. Yo no quería hacer un buen almuerzo, sino tener alguito en la pequeña nevera del hotel.

En la zona de la charcutería había una vitrina con quesos. Y yo, práctica y además víctima de la dieta de los puntos, vi un paquete de esas láminas de queso americano separadas en porciones cuadraditas. Sólo quedaba un paquete y se lo pedí al charcutero con el nombre que le damos en Venezuela:

— Me da ese queso Facilista que tiene allí, por favor.
— ¿Queso qué?
— Ése… ése de ahí… —le dije, señalándolo.
– ¿Facilista? Oye, ¿y por qué lo llaman así?
— Porque es práctico: ya viene en lonjas y no se pegan.
— Ummm… aquí ese nombre no funcionaría. ¿“Facilista”? No nos creemos lo fácil… las cosas hay que trabajarlas.

Estaba serio. No pretendía ser chistoso. Traté de sonreírle para descubrir el sentido del humor que había en la frase. No funcionó.

 4

Cada vez que me trasladaban a la locación veía filas y filas de gente en diferentes esquinas. “¿Y esa gente?”, le preguntaba al licenciado en Administración y Contaduría que me habían asignado como taxista. “Eso es que llegó arroz o frijoles”, solía ser la respuesta. O algo como “Es que ahí se compra con Libreta de Racionamiento”. La libreta de racionamiento sí me resultaba más fácil de entender: me parecía un antepasado de las carpetas de CADIVI.

Casas, edificios y comercios desconchados, oxidados, en ruinas. Vehículos, maquinaria y ascensores parados por falta de repuestos.

El progreso estaba fuera de servicio hasta nuevo aviso.

“A eso no llegaremos en Venezuela”, era mi único mantra.

5

A principios del 2008 volví a Cuba. El viaje duraría una semana y era para filmar las escenas que habían quedado pendientes.

El 24 de febrero, bien temprano en la mañana, me trasladaba en algo que los cubanos llaman “almendrón”: un carro antiguo que suelen usar como taxis. Ahí escuché en la radio a un locutor leyendo una carta firmada por Fidel Castro que se había publicado en el periódico Granma ese mismo día: por su delicado estado de salud, Fidel Castro se retiraba como presidente, cediéndole el cargo a su hermano Raúl, quien hasta ese momento cumplía labores de vicepresidente.

Esperaba ser testigo de una Cuba alterada, movida por la algarabía o por el terror, pero alterada. Sin embargo, todo lucía como un día normal. La gente seguía en lo suyo, como lidiando con el miedo a alegrarse. “Es probable que todo siga igual”, me explicó un actor cubano que tenía inmensas ganas de estar equivocado. La antropóloga con posgrado en filología que trabajaba como asistente de vestuario en la película supo definir el ambiente como “una densa nata”.

Aquella “densa nata” se me volvió a aparecer casi cinco años después, el 8 de diciembre de 2012. Ese día escuché cómo en todos los canales de televisión abierta Hugo Chávez le pedía al pueblo que si a él le ocurría algo eligiera a Nicolás Maduro como presidente. Y pensé: “Si eso sucediera, es probable que todo siga igual… O peor”.

***

Suscríbete al canal de Prodavinci en Telegram haciendo click aquí

Prakriti Maduro 

Comentarios (18)

carlos ibarra
3 de diciembre, 2016

Aquí el que se sienta engañado es tonto, el galáctico lo decia , vamos hacia el mar de la felicidad de cuba, Cuba y Venezuela, van al mismo mar! y las focas aplaudían, llegamos a uno de los llegadero, y lo que falta, siempre podemos estar peor, que es lo que nos espera con estos malandros en el poder.

Marilu Gruber
3 de diciembre, 2016

Estaba soñando el futuro de Venezuela.

Eleazar gonzález
3 de diciembre, 2016

Gracias por compartir esta anécdota con nosotros Sra. Prakriti. Sólo nos adelantamos en una cosa a Cuba, y fue que el “mesías” llegó al “cielo” primero.

Karina
3 de diciembre, 2016

Yo creo que cada venezolano que escuchó de boca de algún cubano (o de algún extranjero que haya pasado por una situación – país catastrófica como la que estamos pasando nosotros) una historia así (difícil de creer de paso), creyó que Venezuela jamás llegaría a estar así… que Venezuela jamás llegaría a eso… Que error tan garrafal haber pensado que éramos inmunes. Que error tan brutal haber puesto en el poder a un resentido social… HUGO CHÁVEZ es el GIGANTE error de nuestra historia.

yelitza
3 de diciembre, 2016

Cuán importante es el pensamiento crítico porque una de las ventajas es que el mismo no admite la polarización ni prejuicios.La política desarrollada por Fidel en Cuba ha recibido duras críticas en contra, pero también tuvo seguidores. Me gustaría leer comentarios que contrarresten las realidades denunciadas por UNICEF, ONU, donde se declaran alarmantes cifras de niños y niñas desnutridos sin acceso a la educación ni a la tecnología.

Jose Contin
3 de diciembre, 2016

No estaba lejos de la realidad…hoy, Dic-16, con la recesión económica que vivimos en Venezuela desde hace fechas atrás no lleva cada dia mas hacia el fondo…carencia de alimentos de la esta básica, el altísimo costo de la vida, la cruel devaluación de l amoneda (en l 2007 1000,00Bs paso a 1,00 Bsf y hoy en día 1 Dólar fácilmente llega a los 3000,00 Bsf, es decir, 3000000,00 Bs – tres millones de bolívares en el 2007)….el bajo suledo minimo (menos de 10 dólares al mes)…los lleva a una población cuyo promedio de vida estaba antes entre 75 y 80 años ahora a menos de 60 años…”desnutrido”..sumando a la gran inseguridad producto de la crisis económica que vivimos…Hacen creer que la culpa es de otros, no me sorprende que digan que es de Jose Antonio Paez, cuando se ve claramente que el modelo político y economico aplicado nos ha llevado a esto..lastima

Simon Castrillo
4 de diciembre, 2016

No estaba soñando: era la crónica de un futuro anunciado en Venezuela. La triste realidad del llamado Socialismo del siglo XXI, que es tan sólo un remake de la infausta y funesta revolución cubana.

Daisa Correa.
4 de diciembre, 2016

Por razones no políticas ni ideológicas he estado dos veces en Cuba. En el año 1989 me dije «en mi país jamás va a suceder esto» . En 2014 volví pensando que algo había mejorado . Acepte que « en mi país está sucediendo esto» y me pregunté donde está el dinero que mi país está enviando a este país.?. Vamos o estamos ya con similares característica. Esta experiencia la vengo repitiendo y contando a cualquier cantidad de personas que se me han atravesado en mi camino durante estos 18 años. Y ahora estamos a la par.

nelson romero díaz
4 de diciembre, 2016

Buen día del 4 de diciembre. Vi la película y reafirmé lo que me había cansado de escribir en diferentes artículos, haberlo dicho a diferentes personas y haberlo advertido a una gran cantidad de personas del humilde estrato E, no voten por Chávez porque tras la figura de la voz que dice en la Constitución “…se constituye en un estado social y de derecho” se escondía el gran deseo de Fidel Castro, por mampuesto, que era ponerle la mano a la riqueza económica de esta nación. Mas de uno me ofreció golpes por decir que Chávez no era franco.

Eduardo Delgado
4 de diciembre, 2016

Prakiti realmente tuvo un viaje al futuro y no se percató…

Ilse
4 de diciembre, 2016

Crónica de una muerte anunciada…..

joel
4 de diciembre, 2016

Venezuela, esta siendo atacada por terrorismo mediatico, financiero, economico, de salud, cibernetico, desde el exterior y traidores internos tratando de tumbar el gobierno legitimo.

Pablo Suárez
4 de diciembre, 2016

En 2010 Raúl, ya heredero, anunció una rectificación del comunismo cubano luego que Fidel reconociera el fracaso… porque se dieron cuenta, luego de 50 años que el problema fue que… ” aquí nadie ssbía qué era el socialismo”. Y Raúl llamaba ahora así a producir y puso como ejemplo que a los vitnamitas ellos le enseñaron a sembrar café y ahora eran los segundos productores mundiales…” Si ellos lo lograron nosotros también deberiamos alcanzarlos pronto y así no tendriamos que mezclarlo con frijol como ahora.” Esto tampoco pasará en Venezuela… porque tampoco aquí ni suquiera producimos frijol …

Claudia Robin
5 de diciembre, 2016

El problema es que el ciudadano comun sigue esperando un mecias que nos venga a salvar de todo lo malo. Los gobiernos deben ser constituidos por funcionarios publicos!por instituciones y leyes para todos por igual; no por monarquias de poder (PSUV y demas). Chavez nos vendio a lo peor, solo por su ego del poder! Los tan patrioticos y nacionalistas de hoy en dia, se olvidan que Fidel quiso en numerosas oportunidades apoderarse de nuestras riquesas a la fuerza!! Esos militares que dieron su vida en esos años fueron traicionados por los de ahora (sumision)y Gritan consignas trasnochadas Cubanas! Porque ni originales son! Hasta que los ciudadanos comunes y corrientes (nosotros) entendamos la leccion, no saldremos de todos estos politicos corruptos, egocentristas, eneficientes que tenemos!

RUTH
5 de diciembre, 2016

con la única diferencia q aquí no solo el hambre nos esta afectando no la falta de medicinas o la desidia del día a día… si no la brutal delincuencia, por esto me atrevo a decir que estamos peor que Cuba.

carlota
6 de diciembre, 2016

Soñar no cuesta nada.lastima que se pierde el tiempo,el tiempo Heinrich Von Thuner (1826) pasa y no se detiene,me detengo un instante,,ciencia ficcion,me imagino un Mundo ejemplo clasico de una abstraccion teorica ,es el Estado aislado.Alrededor de esta ciudad se ubican en zonas concentricas ,las diferentes zonas de produccion que abastecen el centro. en los tiempos de Von Thunen ,un ferrocarril que atraviesa las zonas agricolas (en esos tiempos no existia el ferrocarril. este nuevo medio de trasporte para la configuracion de las zonas productoras,prefieren la guerra.evolucion sera el termino ?

Joeif Duroim
6 de diciembre, 2016

Mientras se siga pensando que la solución la tiene una sola persona, no habrá sociedad. Los gobernantes de los últimos 18 años han sido pésimos, no hay duda, pero llegaron allí porque hubo gente (ignorante algunos, educados otros) que votó por ellos. Una vez en el poder, arrasaron con todo: la constitución, la separación de los poderes públicos, las reservas nacionales…vaya Ud a saber hoy dónde es que están los reales. Fíjense que el muerto de Cuba tenía una fortuna de USD 900 millones (Forbes dixit), cuál será la herencia de la familia del difunto de aquí? Nuestro país y nuestra gente tiene que despertar y volver a construir el país, entre todos, buscando profesionales, dando autonomía a los poderes públicos y regionales, priorizando la educación, restableciendo el libre mercado económico sin controles y eliminando cualquier posibilidad de reelección presidencial!!

Flor Bello
9 de diciembre, 2016

Nuestra frase familiar y de amigos era “Eso no pasará en Venezuela”, cuando algún amigo cubano residente en EE.UU., no los decía Venezuela va camino a lo que nos pasó en Cuba…Aquí estamos y sin saber hasta cuando.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.