Blog de Alberto Barrea Tyszka

Tal día como hoy; por Alberto Barrera Tyszka

Por Alberto Barrera Tyszka | 16 de julio, 2017

 

Fotografía de Diego Vallenilla, tomada durante la recolección de firmas en Bello Monte, Caracas, para el referendo revocatorio.

Fotografía de Diego Vallenilla, tomada durante la recolección de firmas en Bello Monte, Caracas, para el referendo revocatorio.

Puedes pronunciar tu nombre.  Porque votar es también un acto de lenguaje. Una forma de nombrarnos. De decir quiénes somos. Uno a uno. Es una manera de hacernos visibles. De deletrear nuestras miradas y nuestras pieles, los colores que somos, la historia que vamos viviendo, lo que nos gusta, lo que nos duele, lo que deseamos, lo que ya no podemos tolerar. Tal día como hoy tenemos la oportunidad de decir todo lo que quieren que callemos.

Porque el proyecto de la Constituyente es el proyecto del silencio. Es un programa para acallar todas las voces que no sean el sonido oficial.  El oficialismo no quiere debates. No quiere disidencia. No quiere poderes independiente. Ya no quiere ni siquiera votos distintos. Menos ahora que la Fiscalía amenaza con sacar a flote las verdades de la corrupción. El que menos puja tiene una suegra con 42 millones de dólares en tres bancos de Suiza. Prometieron detener y encarcelar a los corruptos y han terminado deteniendo y encarcelando a estudiantes, a periodistas, a líderes sociales, a cualquier que se ponga de pie y pretenda quejarse y protestar. Para eso también existe este domingo. Para votar en contra de los enchufados. Para evitar quedarnos definitivamente mudos.

Tal día como hoy podemos decirle a Tibisay Lucena mentirosa. Sí. Tres veces sí. Tres veces mentirosa. Embaucadora. Tramposa. Hiciste lo imposible por impedir el Referendo Revocatorio. Violando la Constitución, apagaste la elecciones regionales. Pero cuando el gobierno te lo indicó saliste corriendo a organizar y legitimar la Constituyente del Partido.  Y, como si todo esto no fuera suficiente, propones para este mismo domingo un simulacro oficial.  No se puede ser tan infantil y tan evidente. No se puede traicionar de manera tan impúdica a las mayorías del país. Tal día como hoy podemos decirle todo esto al CNE. Con un voto. Sólo con eso.

Llevamos más de tres meses observando cómo actúa el bolivarianismo salvaje. Todos hemos visto demasiados videos aterradores. Hemos leído y escuchado testimonios estremecedores. En la historia reciente, como país, nunca antes tuvimos tantas ganas de llorar, tantos días llenos de crueldad y también de mucha cobardía.  Los 7 u 8 tipos que acosaron y golpearon brutalmente a Gyanny Scovino en Lecherías, por citar un ejemplo reciente, son fundamentalmente unos cobardes. Lo hemos visto repetidamente. Caen en bandada, en cayapa, entre varios y por todos lados, sacuden y apalean a ciudadanos indefensos. Les dan con todo. Sin respeto. Sin piedad. Hasta el asco. Ninguno de esos asaltantes debería llevar uniforme. Ningún debería ser considerado un “soldado de la patria”.  Tal día como hoy podemos decírselo. Tal día como hoy podemos gritarle todo esto al Ministro Padrino López.  Podemos demostrarle que, a pesar de todas sus bombas lacrimógenas, seguimos creyendo en la democracia. Este domingo tenemos el chance de convertir la rabia en voto.

Conatel intentó lo imposible: quitarnos el lenguaje. Es otra muestra más del Estado histérico: ahora también están persiguiendo palabras. El gobierno lleva ya demasiado tiempo empeñado en desconocer al pueblo.  Ha desconocido sus realidades. Ha declarado que en Venezuela no hay hambre, que nadie pasa necesidad, que los hospitales funcionan, que hay seguridad y bienestar, que somos como Alemania pero en el trópico. El gobierno ha dicho que todas tus angustias solo son una ficción mediática. Una manipulación de la derecha internacional. Otro exceso de la oposición. Nicolás Maduro se ha reído de la pobreza. Han bailado sobre el dolor y sobre la muerte. Como si no les perteneciera. Ellos solos se salieron del mapa. No reconocen la existencia de otros que no sean ellos. Y ellos cada vez son menos. Su idea de país se reduce a la velocidad del vértigo.

Ningún pequeño funcionario puede venirnos a decir cómo se llama este domingo. Tal día como hoy puedes decir y repetir que esto es una consulta popular, que todos somos pueblo y que todos debemos ser consultados. Nuestro voto le da nombre al país. Este puede ser un domingo de una rebeldía imbatible. Hoy tenemos una oportunidad casi única. Tal día como hoy, participativos y protagónicos, diversos y libres,  podemos salir a firmar entre todos una nueva carta de independencia.

Alberto Barrera Tyszka 

Comentarios (6)

Kondorito Konstitución
16 de julio, 2017

¡EXCELENTE! Tal día como hoy, 06/12/2015, 7.726.066 votos en la Asamblea Nacional, que debieron ser un contundente “revocatorio” se convirtieron en “votosdeperno”, en “mesabeacasabe”, en más de 90 Libertadores asesinados en tres meses de protestas, en centenares de “muertes silenciosas” o “asesinatos silenciosos”, en “si no ganamos con votos ganamos con armas”. Tal día como hoy, 16/07/2017, 15.452.132 votos “participativos y protagónicos, diversos y libres, “pudimos salir a firmar entre todos una nueva carta de independencia”…civilizadamente.

Leopoldo Zambrano T.
16 de julio, 2017

Que nuestro voto no sea silenciado por intereses secundarios. Hoy, él dice todas las cosas que expone Barrera y muchas otras que cada uno de los venezolanos desearíamos gritar a viva voz. Es también el grito de dolor de los padres que han perdido un hijo en mano de los esbirros o del hampa desbordada( a fin de cuentas, esbirros y delincuentes parecieran provenir del mismo nido) y es también el llanto contenido de quien ve partir un hijo hacia otras latitudes donde pueda vislumbrar futuro.Hoy el voto habla, grita, llora, clama justicia pero también golpea con fuerza imbatible al monstruo que creció en medio del pueblo desprevenido.

Gerardo Alberto Santelíz Cordero
16 de julio, 2017

Impecable, Alberto; emocionante tu escrito. Gracias por publicarlo. No hay mejor reivindicación para una voz que es mayoría que la expresión de esa opinión, de ese derecho a decir que es el voto. De todas las calamidades que el chavismo representa, en la que dictan cátedra es en cobardía. Terminan resultando nimias su ignorancia, su cortedad, su indignidad, su ausencia de autoridad moral ante esa avalancha de cobardía que esgrimen. Es cobarde Tibisay cuando manipula sus deberes y responsabilidades para ponerlos al servicio de un poder omnímodo intentando engañar a unos necesitados a quienes su jefe les ha colgado un bozal de arepas. Pero cobarde es también ese jefe y los socios ejecutivos de ese jefe. Cobarde es CONATEL. Cobarde es el represor que agrede a un desarmado que protesta pacíficamente. Cobarde es todo ese ejercicio de poder. La cuenta que el chavismo sacó mal fue que ese pueblo al cual quisieron subyugar con la violencia resulto más valiente y menos foca de lo que creyeron.

Manuel Cestari
17 de julio, 2017

Gracias 1000 veces como es el número de palabras que permite escribir este espacio.

Bajo una prosa siempre inteligent

e y elegante

carlos diaz
17 de julio, 2017

Muy buen artículo

Zen Ten Xiao
18 de julio, 2017

SI, de acuerdo en todo, había que acudir a la cita, expresar con voto la indignación, convertir arrechera en palabra políticamente correcta, pero que quedará después del si?, con cuál crónica abordarás el post-si?, estaremos atentos a tú próxima entrega… a ver si el “sí” le da nombre al país o la tiranía de los incapaces se sigue imponiendo hasta que circunstancias o factores decisivos se incorporen y se ponga fin a la desgracia… ojalá el post-si signifique que nunca jamás esta sociedad dará posibilidades a los mediocres y resentidos de gobernarla…en este extravío que se llama geográficamente patria no estoy seguro si el sí quita o devuelve algo, si el sí es más no o el no es sí y punto, no se!!!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.