Blog de José Ignacio Hernández

Suspendido el Revocatorio: ¿y ahora qué?; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 21 de octubre, 2016

collagecnetsj

“¿Por qué continúas predicando, si sabes que no puedes cambiar a los malvados?”,
le preguntaron a un rabino. “Para no cambiar yo”, fue su respuesta.
Norman Manea

 

Por donde menos se espera salta la liebre, señala el dicho. Y la liebre saltó.

¿Qué puede decirse de los todavía confusos acontecimientos que la tarde del 20 de octubre de 2016 suspendieron el Referendo Revocatorio? ¿Y después de eso, qué puede hacerse?

Un fraude a la Constitución

En el intercambio que ayer pude hacer en Prodavinci sobre lo que estaba sucediendo, muchos me respondían que no tenía sentido explicar por qué era inconstitucional lo que estaba pasando. Algunos de esos comentarios, por insólito que parezca, venían de abogados.

En el mismo momento en que el ciudadano renuncia a razonar por qué se está defendiendo la Constitución, está renunciando, también, a la defensa de la Constitución.

Por eso, hay que explicar por qué lo sucedido ayer es un fraude a la Constitución. Un fraude muy mal montado, pues sus artífices dejaron una cantidad notable de evidencias. Veamos.

El primer acto del fraude fue la sentencia de la Sala Electoral que “interpretó” que el 20% debía cumplirse por estados. Ahora entendemos por qué la Sala aclaró lo obvio: bastó la suspensión del 20% en algunos estados, para que el CNE suspendiera todo el procedimiento.

Segundo acto del fraude: varios Gobernadores del sector oficial, casi simultáneamente, anuncian sentencias de Tribunales Penales que habrían anulado el revocatorio. En concreto, se trataron de varias decisiones de Carabobo, Aragua, Bolívar y Apure, por lo menos. Presumamos la buena fe. ¿Qué probabilidad hay de que distintos Tribunales, sin ponerse de acuerdo, decidan dictar decisiones similares en el mismo momento? Ninguna. Lo que sucedió fue, simplemente, un plan coordinado de manera muy tosca: varios Tribunales ejecutaron un plan concebido para suspender el revocatorio.

Tercer acto. Los Tribunales que suspendieron el revocatorio son Tribunales Penales. Aquí la liebre saltó, como se esperaba, pero no saltó de donde se esperaba. No fue así el Tribunal Supremo de Justicia ni el CNE los que suspendieron el revocatorio: fueron Tribunales Penales. Pero hay un detalle: los Tribunales Penales no tienen competencia para suspender o afectar procedimientos electorales, como el procedimiento de recolección del 1% y el procedimiento del 20%. Basta leer el artículo 35 del Código Orgánico Procesal Penal para darse cuenta de eso. Aquí los artífices del fraude dejaron más de una evidencia que, por razones de espacio, no puedo detallar.

Cuarto acto. El CNE decide, sobre las ocho de la noche del 20 de octubre, que debía acatar las sentencias de las cuales había sido notificado. Eso es muy sospechoso. Me explico. Para notificar sentencias de Tribunales, deben cumplirse ciertos trámites: hay que sacar copias, sellar oficios, y lo más importante: hay que llevar físicamente esas copias a quien es notificado, que en este caso es el CNE. ¿Todo eso se hizo en tan poco tiempo? ¿Cómo pudo haber sido el CNE notificado de esas sentencias, cuando nadie —ni siquiera los supuestos responsables de los delitos penales investigados— conocía con exactitud de las sentencias?

Tanta celeridad genera sospechas.

Si a todo esto le sumamos un viaje presidencial que “coincidió” con todos estos acontecimientos, sólo nos queda recordar a Ernesto Sabato: las causalidades no existen.

Simplemente, lo que sucedió es un fraude a la Constitución: varios órganos del Poder Público se pusieron de acuerdo para crear la apariencia de una decisión jurídica válida y legítima que, en el fondo, desconoce a la democracia y a la Constitución. Pero el fraude es tan claro que el esfuerzo resultó inútil: las decisiones de ayer, ni siquiera, tienen la más mínima apariencia de ser decisiones legítimas dictadas en el marco de la Constitución.

¿Se suspendió el revocatorio
o se anuló el revocatorio?

En teoría el revocatorio está suspendido: hasta que los Tribunales Penales no dispongan lo contrario, el CNE no retomará el revocatorio. Sin embargo, esa suspensión no será sólo temporal en la práctica. Allí está el caso de Amazonas. La suspensión durará indefinidamente, al menos, hasta tanto no cambien las actuales condiciones.

Con lo cual, por ahora, no hay procedimiento revocatorio.

¿Y ahora qué?

Para tratar de explicar qué puede pasar ahora, es preciso exponer, en términos sencillos, cuál es la utilidad del Derecho Constitucional.

Una de las muchas funciones que cumple el Derecho Constitucional es permitir que los conflictos políticos sean resueltos de manera pacífica. Para ello existen instituciones. Por ejemplo: en vez de caerle a golpes a su vecino por los ruidos molestos, usted acude a la Alcaldía. Estas instituciones funcionan, especialmente, frente al Estado. Si un órgano del Poder Público abusa, ya no es necesario —como sucedía antes— iniciar una guerra civil: bastará con acudir a mecanismos institucionales para, por ejemplo, lograr de un Tribunal la nulidad del acto abusivo.

Pero esto funciona sí, y sólo sí, las instituciones actúan bajo el Estado de Derecho, con suficientes pesos y contrapesos como para asegurar que, en un momento dado, el conflicto pueda canalizarse por vías institucionales. Al día de hoy, todos las vías institucionales que dependen de los Poderes Públicos, y a las cuales se ha acudido para solucionar la crisis por la que atraviesa Venezuela, han sido cerradas. La última vía institucional que quedaba —el referendo— fue “suspendido” en un fraude a la Constitución.

Obviamente, que se cierren esas vías institucionales no significa que el conflicto político se acaba. Todo lo contrario: ese conflicto persistirá. Pues el CNE y los Tribunales pueden suspender los actos jurídicos del referendo. Pero no pueden suspender la crisis política, ni mucho menos pueden suspender el derecho ciudadano a solicitar la revocatoria del mandato.

¿Y qué hacer cuando todas las vías institucionales que dependen de los Poderes Públicos se cierran? La respuesta está en la Constitución. No me refiero aquí, solamente, a la Constitución de 1999: me refiero a la Constitución histórica, o sea, a toda la tradición constitucional venezolana que arrancó formalmente hace más de doscientos años. Quienes diseñaron la Constitución de 1811 previeron que algo como lo que hoy pasa en Venezuela podía suceder. Y por ello, venezolanos como Juan Germán Roscio se encargaron de acotar que sólo es legítima la autoridad que se ejerce dentro de la Constitución. Fuera de ella, la autoridad es ilegítima, con lo cual, no hay deber de obediencia ciudadana y, además, todo ciudadano deberá restablecer la Constitución. Palabras más, palabras menos, eso fue lo que los venezolanos que sancionaron esa Constitución hicieron a partir del 19 de abril de 1810.

¿Qué quiere decir todo esto? Que la responsabilidad de restablecer la Constitución y lograr una solución pacífica, ahora, recae en el soberano, o sea, en los ciudadanos que conforman al pueblo.

Esto no quiere decir que ya no hay Constitución, como algunos parecen señalar. Lo repito: la Constitución no existe cuando la Sala Constitucional, el CNE o unos Tribunales así lo digan. La Constitución existe cuando cada ciudadano decide sujetar su conducta a la Constitución y actuar, en consecuencia, para restablecerla. Eso sí: no por cualquier medio. Como dijo Martin Luther King Jr., la oscuridad no puede acabar con la oscuridad: sólo la luz puede hacerlo.

No podemos restablecer la Constitución violando los principios superiores sobre los cuales se ha fundado nuestra tradición constitucional.

Por ello, es falso que todas las vías institucionales se acabaron y que, en lo jurídico, ya no hay nada que hacer. Si eso fuera así, lo que vendría es, simplemente, la barbarie, el desorden o, como lo dijo Miranda, el bochinche. En realidad, sí hay una vía constitucional. De hecho, queda en vigor la más importante de todas las vías institucionales: la soberanía popular.

¿Y ahora qué? La respuesta es sencilla, pero su ejecutoria es compleja: ahora hay que restablecer la vigencia de la Constitución, haciendo valer los principios superiores que, desde 1811, han regido nuestro destino como país. ¿Y cómo hacer eso? Corresponde a las fuerzas organizadas de la sociedad conducir el proceso que, basado en esos propios principios constitucionales, logre tal cometido.

El reto no es fácil, ciertamente. Pero no será la primera vez que los venezolanos lo logren.

♦♦♦

QUE ESTA OCURRIENDO CON EL REFERENDO REVOCATORIO

Orden-de-prohibiciòn-de-salida-del-paìs-a-capriles-torrealba-640x417

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (29)

Gustavo Chacon
21 de octubre, 2016

Esos dos ultimos dos parrafos dan tanto miedo…

Milenna Jimenez
21 de octubre, 2016

Reflexionando: Ante todo el acontecer político, económico, social, judicial y hasta educativo. Cual es el gran problema que tenemos, visto desde el Ciudadano: Lo único que hacemos es criticar, que si la MUD no hace nada, que si Capriles se dejo robar las elecciones, que si la MUD no nos manda para la calle; y decidan lo que decidan, nosotros Ciudadanos, somos tele espectadores, ¿por qué?, Somos Ciudadanos que queremos que los demás hagan lo que debemos hacer nosotros mismos, por decisión individual y luego colectiva. Todo tiene respuesta aparente: Es que la MUD no hace nada: sin el apoyo de quienes nos llamamos opositores, la MUD pierde fuerza, y no es solo voto lo que necesitan; Que si Capriles se dejo robar las elecciones, que ganaba él mandando al pueblo a la calle, que nos mataran, quienes iban a salir a que lo mataran, los militares se arman contra el pueblo en un supuesto de debida obediencia. Particularmente pienso, que fue su mejor decisión y Dios lo ilumino en ese momento tan duro; Que la MUD no nos manda para la calle: sería irresponsable, y es darle pie al gobierno para instaurar de frente la dictadura cívica, que de paso ya la tiene. Entonces, ¿quien creemos que tiene el poder de decidir su destino político, económico, social, judicial y hasta educativo? ¿Un partido política? Entonces, nosotros, el Ciudadano, no sabemos lo que queremos. Milenna Jimenez Quibor,21/10/2016

cruz suniaga
21 de octubre, 2016

Ya los venezolanos hemos hecho y cumplido con todos los requisitos legales, ilegales, y estamos convocados para cumplir con el requisito Constitucuinal del 20% establecidoen el articulo 72 de la CRBV los días 26,27 y 28 de octubre de 2.016. Ahora bien, ante los anuncios de suspensión por parte del arbitro nonos queda otra que salir los días antes señalados y paralizar el pais desde el 26 de Octubre en adelante hasta que se fije el RR para antes del 16 de Enero de 2017. ¡YA BASTA DE TANTOS ABUSOS!

Jazmin Rodriguez
21 de octubre, 2016

Como siempre, excelente su artículo y posición acerca de esta hora oscura por la que atravesamos.

Eleazar
21 de octubre, 2016

Excelente aporte para esclarecer que nos toca como venezolanos hacer. Un desacierto en sus observaciones, lo que no existe son las casualidades mientras que si las causalidades (causa y efecto)

Rebeca Cristina
21 de octubre, 2016

José Ignacio Hernández, los promotores de la recolección de firmas fue la MUD y su activista más activo fue Capriles, la incorporación de 11.000 muertos, los 3.000 menores, falsificación de firmas por nombrar estos tres ¿no es un delito penal?, yo le pregunto si a familiar fallecido muy querido por Ud. lo ponen a firmar o utilizan a su hijo e hija menores o le falsifican la firma para cometer aptos dolosos que le perjudican, va a conciliar y le dirá caramba Sr. porque hizo eso no lo vuelva hacer. Sr. Hernández seguro Ud. lo demandaría y exigiría reparación, porque está en entredicho su reputación

María Figueira
21 de octubre, 2016

Buen artículo! es cierto, es necesario seguir predicando…el silencio por parte de quienes tienen la autoridad del conocimiento le ha hecho mucho daño a este país,nos mantiene en un letargo que cercena cualquier voluntad para la lucha, el conocimiento de leyes y sus alcances lo tienen los estudiosos en la materia y sólo hasta hace poco se pronunciaron los gremios de abogados, por qué esperaron tanto, por qué han permitido que este régimen viole todo lo estipulado en la constitución y permiten que la duda invada en los corazones y conciencia del pueblo.

ramon
21 de octubre, 2016

La única solución a este gran fraude es que los empleados públicos a nivel nacional se vayan a paro general y así obligar al CNE y al TSJ rectifiquen sus posturas y retomen la senda del RESPETO a la CONSTITUCIÓN y a los derechos de los ciudadanos a REVOCAR a quien lo hace mal. El articulo 350 de CRBV nos faculta para desconocer a los infractores y es allí donde debemos aferrarnos para restablecer el orden constitucional.

Valentin Martinez
21 de octubre, 2016

Hoy día, mas que nunca, no hay duda bajo mi humilde percepción, que el Estado debe refundarse. Soluciones efímeras como el 350 CRBV ya no tienen cabida. Como muy bien dijo, las instituciones actualmente dejan muy poco q desear, fungiendo únicamente como serviles herramientas para propósitos personalistas, desoyendo de manera absoluta el propósito y razón de su existencia. Da pena hoy en día, como abogado que soy, leer aberraciones proferidas en este año, por decir tiempos cortos. No veo el miedo al 347 CRBV; necesario es convocar una Asamblea Constituyente, no creo peor se pueda estar o se pueda perder mas de lo que hoy ya está… Saludos

Roffe ramirez
21 de octubre, 2016

Muy interesante su articulo,lo felicito.Hay algo que carcome mi cerebro,haber si me ayudan.Quien o quienes estan detras de estas decisiones?,Es el Presidente Maduro el responsable de la crisis?Tiene el Poder Militar responsabilidad? es importantante saberlo,porque a veces creo,que todos estos personajes,son simple actores,tarifados talvez,que se aprendieron un parlamento de memoria y lo repiten sin cesar.Cuantas veces quizas,el Presidente pensaria en renunciar y no lo han dejado.Habra algun contrato de por medio.gracias

pedro campos
21 de octubre, 2016

Muy respetable el análisis realizado por este prestigioso abogado venezolano, y que demuestra que estamos en una las democracias sólidas de Latinoamérica con 58 año de vigencia , que indica una madurez que muy pocos países pueden presentar.A este sabio abogado no se le perseguirá por decir su opinión publicamente, con la finalidad de que participemos con nuestra opinión y libre expresión. Debemos reconocer que la oposición en nuestro país tiene un interés por adelantar las elecciones presidenciales por considerar que el modelo político vigente ha fracasó en el aspecto económico.Y esto es un aspecto que se puede superar, si el aparato productivo logra depender cada vez menos de las divisas, y como no lo ha hecho , existe desabastecimiento. Sabemos de las estrategias del G8 de destruir la opep y sus países miembros, Iraq, Libia, iran etc.Venezuela la someten a pruebas como las que estamos viviendo, desacato de laAN, el llamado a desobedecer la institucionalidad democrática, Guarimbas.

Flor Bello
21 de octubre, 2016

Gracias Dr. Hernández, ya que con su artículo he aclarado varias dudas en relación a esta suspensión del Revocatorio.

alejabdro
21 de octubre, 2016

La verdad este análisis ha abierto mucho mi perspectiva acerca de las vías constitucionales, pienso que se debe difundir este articulo sobre todo para que los venezolanos que restan conozcan que aun existe una salida planteada desde 1810. Otra posible maniobra que puede suceder es la aplicación de la Carta democrática por parte de lA OEA, Pues aquí se altero el orden democrático. Ahora es cuando mas hay que preocuparse por conocer todos los recursos con los que contamos.

JORGE A MARTINEZ
21 de octubre, 2016

Esimado Dr. Hernández: Muy agradecido por su claridad en explicar el fraude a la Constitución Nacional, cometido la tarde de ayer por la concertación de varias instituciones públicas, muy detalladas en su escrito y ahora es que faltan justificaciones. ¿Saldrá un responsable?. Ojalá que la recuperación del respeto a la Constitución se logré sin “daños colaterales” y en poco tiempo, como Ud. dice: el reto no es fácil. Saludos

Héctor Román
21 de octubre, 2016

«¿Y ahora qué? La respuesta es sencilla, pero su ejecutoria es compleja: ahora hay que restablecer la vigencia de la Constitución, haciendo valer los principios superiores que, desde 1811, han regido nuestro destino como país. ¿Y cómo hacer eso? Corresponde a las fuerzas organizadas de la sociedad conducir el proceso que, basado en esos propios principios constitucionales, logre tal cometido.» Pura retórica (por no decir pura paja). Se va por las ramas y no dice nada concreto.

Fer Maracaipa
22 de octubre, 2016

Al Sr José Ignacio Hernández; se le olvida que la actual Asamblea Nacional cayo en desacato constitucional, al ignorar la medida cautelar del fallo de la sala constitucional cuando incorpora 3 ciudadanos (candidatos a diputados) que están siendo investigados por fraude electoral; y a partir de ese momento todos sus actos son írritos de toda nulidad, Que la AN se ponga a derecho y acate a la Sala Constitucional que es el ÚNICO ente que dirime lo asuntos de la carta magna… La Asamblea Nacional se quiere erigir como un poder supraconstitucional solo por el hecho de ser elegida por el pueblo y si eso el verdad el presidente en su momento también fue elegido por el pueblo y estamos en un estado presidencialista. Con respecto al RR, Quién responde al fraude donde muertos, menores de edad, inhabilitados políticos firmaron en ese 1% y que suman mas de 60 mil casos a nivel nacional.? Quieren Referendo cumplan con todos los pasos establecidos, no le mientan al País..-

Armando Sánchez
22 de octubre, 2016

Buen artículo, ahora bien Sra Rebeca Cristina, mi pregunta es ¿Cómo puede Ud,el Gobierno que defiende,el PSUV,el CNE y el TSJ tener la certeza de que hubo fraude, pues con un sistema primitivo de recolección de firmas en unas “Hojitas” hasta el mismo gobierno,el partido rojo o cualquier ciudadano mal intencionado con cédula falsa pudo firmar con la intención de criminalizar y anular el preceso revocatorio como efectivamente se hizo. Acaso quienes convocaron al proceso del 1% tenían autoridad y los medios tecnológicos para verificar firmas, huellas etc? POR QUÉ el CNE de manera inteligente no dotó a los convocantes del 1% de las máquinas captahuellas? esto hubiese reducido la posibilidad de falsificaciones de firmas, cédulas forjadas y fallecidos firmando, no solo para evitar el fraude de los convocantes, tambien para protegerlos de la posibilidad de un fraude de los simpatizantes del gobierno y de este mismo de enviar personas con identidad falsa para luego enlodar el porcedimiento

Per Kurowski
22 de octubre, 2016

Las violaciones de la Constitución, obligan ahora mas aun a la Asamblea Nacional el de facto asumir unas responsabilidades ejecutivas

http://radicaldelmedio.blogspot.com/2016/10/la-oposicion-debe-ser-menos-oposicion-y.html

jorge
22 de octubre, 2016

Es curioso porque los que escriben estos “articulos de opinion” o mensajes intencionados, no se quejaron en abril del 2002, si algo le falta a esta oposicion rancia es moral y si algo a demostrado el pueblo venezolano es que sus lideres tengan moral, miren bien las caras y los personajes de la mud, son los mismos del golpe… Esto se activa justo cuando el pais tiene pequeños sintomas de mejoria solo para terminar de destruirlo y venir con un espiritu mesianico con las profecias del capital… No lo lograran.

Luis Aquiles Besson Diaz
22 de octubre, 2016

Hablemos claro: recopilar 15 % y convocar a la Asamblea Constituyente

GUY ARDIN
22 de octubre, 2016

Vamos a ver si en las fuerzas armadas venezolanas todavia quedan oficiales y tropas decentes protectores de la constitución del pais YA QUE ESTE SEUDO GOBIERNO NO DEJA QUE LA MAYORÍA DEL PUEBLO SE EXPRESE LIBREMENTE CON EL REVOCATORIO y para muestra es un botón el que se hace llamar presidente de Venezuela a salido del pais sin la debida autorización de la asamblea nacional dos violaciones sumadas que en otro pais indicaría la inmediata destitución de un presidente LES DEJO ESA REFLEXIÓN.

MDCornett
22 de octubre, 2016

Qué buen artículo. Qué buen artículo. A este autor si se le puede llamar “formador de opinión” . Formación ciudadana es lo que nos falta, además de educación. Un pueblo culto (al menos eso se espera) y sus líderes pueden responder mejor a las crisis.

emilita
22 de octubre, 2016

dr como materializar ese 15% para la convocatoria a la constituyente?

Maria Alvarez
22 de octubre, 2016

Excelente articulo, una clase magistral,nos toca luchar por el rescate de las instituciones y cumplir con la constitución.

Ange Zambrano
22 de octubre, 2016

Gracias por tu exposición José Ignacio.

Es írrito un procedimiento jurídico cuando su basamento, lógica procedimental y fin último perseguido dejan de lado a la observancia solícita de la Constitución. Eso es lo que en este caso ha ocurrido, por lo que creo que no cabría espacio de obediencia a dichas medidas pues no se puede proteger el derecho constitional violando la constitución misma. No cabe paradoja acá, eso realmente sería muy benevolente con el proceder contra natura que estos tribunales penales han llevado a cabo de forma tan lamentable. Lo que acá procede es la desobediencia civil; ya tu has explicado muy bien el por qué. Así de sencillo.

eama
22 de octubre, 2016

Ciudadanos todos de esta República, libre y soberana, no desde 1999 sino desde que se conformó la primera república en 1811 es NUESTRO DEBER COMO CIUDADANOS RESTABLECER A VENEZUELA A LOS CAUSES CONSTITUCIONALES, INVOCANDO PARA ELLO LOS ARTÍCULOS 333 Y 350 DE LA CARTA MAGNA.

lenin linares
22 de octubre, 2016

excelente, pulcro el contenido, seguimos de pie, y seguimos defendiendo los que otros se empeñan en destruir, no hemos renunciado a nuestros principios y no lo haremos.

Eliberto
23 de octubre, 2016

Por mucho menos que esto, los que están en el poder intentaron tomar Miraflores dos veces en 1992.

Mónica Gamacho
23 de octubre, 2016

Para mí, esto que ha sucedido pone en evidencia dos cosas: 1) El gobierno no es tan tonto como lo pintan, pero tampoco es listo e ineluctable; 2) El gobierno, aunque no lo confiese, sabe que tiene todos los votos en contra (los votos de la gente que está a ras de supervivencia) y por eso está echando el resto para evitar el revocatorio, incluso se atreve a violar abiertamente la constitución y, en consecuencia, a agudizar la crisis. Creo que, como dice el artículo, ahora le toca a la gente, con o sin mediaciones partidistas, pero ejerciendo la constitucionalidad de, por ejemplo, el artículo 5: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo. […] Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.”. O del 333 y el 334 y, en última instancia, el 350.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.