Blog de Samir Kabbabe

Un médico habla sobre la escasez de medicamentos en Venezuela; por Samir Kabbabe

Por Samir Kabbabe | 10 de marzo, 2016

Kabbabe

1

Después de varias caídas y sensaciones de ahogo que venía sufriendo durante dos semanas, cuando tuvo que dejar de tomar la Amiodarona que desde hacía veinticinco años le controlaba una arritmia cardíaca, Benigna hizo un paro cardíaco entrando al Servicio de Emergencias. Por fortuna los médicos pudieron salvarla y colocarle un marcapasos. La Amiodarona no se consigue. Tampoco la Propafenona, su substituto. Gregorio, a quien también le era indispensable la Amiodarona, no tuvo la misma fortuna: su corazón también había disparado una arritmia maligna seguida de un paro cardíaco. Murió.

2

José Antonio llevaba diez días sin tomar los dos medicamentos que controlaban su epilepsia. No se consiguen anticonvulsionantes. En consecuencia debió ser ingresado a la Unidad de Cuidados Intensivos por convulsiones continuas, tras nueve años sin haberlo hecho. Ese mismo día Dulce María también ingresó también a la UCI, en coma diabético hiperosmolar y con cifras de azúcar en sangre por encima de 800. La Sitapliptina que tomaba está desaparecida. Tampoco consigue la insulina que dos veces al día se administraba.

3

4-datos-alarmantes-en-Venezuela-según-la-Memoria-y-Cuenta-del-Ministerio-de-Salud-320X100Dolores, con una personalidad melancólica y tres pérdidas afectivas, había intentado suicidarse cinco años atrás. Su ánimo ya era estable desde hacía un buen tiempo y estaba incorporada a su actividad profesional. No obstante, volvieron los bajones emocionales un par de meses antes. Nada nuevo le había acontecido. Estaba tomando la misma dosis de Sertralina de siempre, sólo que no conseguía la marca original. En su defecto empleaba una marca nueva, de uno de esos laboratorios farmacéuticos a los q al parecer sí les otorgan dólares. Se le pudo conseguir una Sertralina confiable y afortunadamente recobró su estado anímico.

4

Eulogio tenía una infección severa en la próstata y empeoraba día tras día, a pesar de recibir el antibiótico adecuado en la dosis precisa. La Ciprofloxacina que le consiguieron sus familiares tras largos peregrinajes por las farmacias del país (también de un laboratorio nuevo, de estos de ahora) no le hacía efecto. Hubo que hospitalizarlo y administrarle otro antibiótico por vena.

5

Domingo ha presentado dos crisis hipertensivas desde que desaparecieron los dos medicamentos que tomaba. Los sucedáneos que ha podido conseguir le producen una respuesta muy errática, sin efectos predecibles.

6

María Teresa tenía un tumor cerebral de muy difícil abordaje quirúrgico. Gracias a los adelantos médicos le pudieron eliminar el tumor por radiocirugía y le salvaron la vida, pero su hipófisis perdió casi toda su funcionalidad. Desde hace siete años requiere que se le repongan las hormonas indispensables que no produce su glándula. Son productos de alto costo que adquiría a precios solidarios en fundaciones especializadas o a través del IVSS.

Ahora no existen las hormonas en el país y su vida depende de ellas.

El costo de lo que debe pagar es de unos 1.500 dólares cada 100 días. María Teresa se esmera en mantener la misma sonrisa y su actitud bondadosa pero, muy lejos de poder costear su tratamiento, se va del país. Abandona todo y se marcha, con futuro incierto, contando con el apoyo de una prima.

7

Marlene lleva veinte años luchando contra un cáncer de mama sin perder su actitud amorosa, entusiasta y esperanzada. Sus hijas ya son unas profesionales y su hogar idílico, pero se le ha hecho imposible mantener su tratamiento. Con gran esfuerzo personal y familiar, ha conseguido trasladarse a Portugal para continuar desde allá con su ejemplo de vida.

♦♦♦

Todos son casos testimoniales de mis últimos dos meses de ejercicio médico. No me los contaron. Y numerosos colegas podrían añadir sus testimonios.

El desabastecimiento de medicamentos y material médico que hoy alcanza una cifra que supera el 85% genera esos dramas en personas reales, personas como nosotros, como nuestros familiares, nuestros amigos y conocidos, prójimos que viven, ríen, sufren, temen, trabajan, pagan sus impuestos, quieren vivir, tienen esperanzas y creen en un país mejor y con menos calamidades.

Desde 2013 las asociaciones médicas, farmacéuticas, gremiales y académicas comenzaron a alertar sobre lo que se avecinaba. Hubo llamadas, alertas, reuniones de trabajo, mesas de diálogo, pronunciamientos, comunicados y denuncias, sin ninguna respuesta efectiva.

Se pidió declarar la crisis humanitaria en salud hace más de un año. Y hasta la Defensoría del Pueblo dijo que era una exageración con propósitos políticos.

Eso sí, visitas de funcionarios del SEBIN a los denunciantes no han faltado. Y a nadie le gusta que lo visite el SEBIN ni que se le inicie algún procedimiento. Y tampoco queremos que esos funcionarios o sus familiares se enfermen sin que consigan los medicamentos necesarios. Ni que por ausencia de los mismos mueran como están muriendo muchos.

La Asamblea Nacional ha propuesto declarar la Crisis Humanitaria en Salud. Y nada. Al parecer a nuestras autoridades gubernamentales les sobra indolencia, irresponsabilidad y soberbia. Y no sólo los enfermos perciben que esa actitud es culposa, delictiva.

Por si fuera poco, es posible sospechar que, en caso de declararse la Crisis Humanitaria y lleguen algunos medicamentos a través de organismos internacionales, surgirán las mafias que se ocuparán de manera perversa de su comercialización. El bachaqueo individual u organizado es inherentes al desgobierno y la anomia.

¿Es posible no ser beligerante políticamente en estos momentos y no hablar de un cambio político necesario? ¿Qué nos queda por hacer? ¿Escribir un récipe con una larga lista de posibles medicamentos que no se van a conseguir? ¿Agregarle otro problema al enfermo y a sus familiares para que se desesperen buscando lo que es imposible con esta política de salud del Estado venezolano?

Ministra, ¿qué les decimos a los pacientes?

Es terrible no poder hacer lo que se debe por un enfermo. Y la impotencia con rabia puede derivar en resignación y conformismo. Esto es peligroso, porque los médicos aprendemos a defender nuestra integridad emocional cuando estamos seguros de que no nos queda nada por hacer por un enfermo, más que procurarle confort y consuelo.

Y, sin emocionalidad, lo que nos queda por decir es que, ante la actual situación de severo desabastecimiento de medicamentos que sufre el país y para la cual no se vislumbra una solución cercana, si usted posee una enfermedad crónica para la que tenga un medicamento prescrito, trate de asegurar su abastecimiento y disponer de una provisión para no menos de tres meses. Porque en este contexto ha pasado a ser su responsabilidad asegurar esa provisión.

Trate de mantener actualizado un botiquín casero con los medicamentos necesarios y de uso eventual, incluyendo antipiréticos y analgésicos (acetaminofén, paracetamol), antiinflamatorios analgésicos (ibuprofeno, diclofenac o naproxeno), protectores gástricos (ranitidina, omeprazol), antidiarréicos (enterogermina o algún sucedáneo), antiemético (metoclopramida o domperidona), antialérgico (clorotrimetón, loratadina o cetirizina), antigripales descongestionantes, cremas esteroideas (hidrocortisona al 1%), cremas antisépticas (mupirocina o bacitracina), además de alcohol antiséptico, agua oxigenada, gasas y curitas. Y recuerde verificar siempre que los medicamentos no estén vencidos, que estén bien identificados y en sus cajas originales, conservados en sitios frescos y alejados de los niños. No dude en comunicarse con su médico para verificar dosificación.

Del mismo modo, también debe saber que en, tiempos de creciente aumento y aparición de nuevas enfermedades transmitidas por mosquitos, es importante tomar las medidas de protección contra sus picaduras (un tema sobre el cual puede consultar haciendo click acá), tanto en el hogar como en el ambiente de trabajo, por lo que es deseable también disponer de repelentes de mosquitos.

Samir Kabbabe 

Comentarios (2)

Silvia Martínez
11 de marzo, 2016

Creo que es necesario tratar de documentar las muertes por razones prevenibles que no sucederían si no hubiese una escasez de farmácos. me parece que deberían no dejar de relatar ( tal como se hace en el artículo) pero también es importante contabilizar, con detalle los casos. Posteriormente establecer las responsabilidades administrativas y penales que derivan de esta situación.

Betania Cardozo
11 de mayo, 2016

Buen artículo. Qué dolor genera la crisis que atravesamos en el país, la vivo en carne propia. Soy alérgica y Clorotrimetrón NO SE CONSIGUE, Decobel tampoco. Kabbabe es mi internista, excelente Doctor!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.