Blog de José Ignacio Hernández

Sobre el inconstitucional exhorto del Consejo de Defensa Nacional al TSJ; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 1 de abril, 2017
Fotografía de Prensa Presidencial

Fotografía de Prensa Presidencial

A las 12 y 20 de la madrugada del 1 de abril de 2017, el Presidente de la República presentó las conclusiones del Consejo de Defensa de la Nación ante la “controversia” relacionada con las sentencias Nro. 155 y 156 de la Sala Constitucional.

Entre otros “acuerdos”, se comunicó que el Consejo de Defensa de la Nación exhortó a la Sala Constitucional a “revisar” las sentencias Nro. 155 y 156, con el propósito de mantener la estabilidad institucional y equilibrio de poderes. Además se agradeció las gestiones del Presidente de la República. Con lo cual, según se dijo, la “controversia” quedó superada, invitándose a la oposición al diálogo.

En realidad, si valoramos el comunicado en el marco de la Constitución, este comunicado no resuelve la situación que llevó a la ruptura del orden constitucional en Venezuela. Más bien, tal comunicado viene a evidenciar, toda más, cómo esa ruptura se mantiene hoy día.

Veamos.

1. Lo primero que hay que destacar es que el Consejo Nacional de la Defensa, al dictar este comunicado, violó el Artículo 323 de la Constitución, pues actuó fuera de su competencia. Ese Consejo solo puede actuar como órgano consultor en materia de defensa integral. Pero el Consejo carece de competencia para pronunciarse sobre “conflictos” de Poderes o sentencias de la Sala Constitucional.

2. En segundo lugar, el comunicado viola los principios más básicos del Derecho venezolano, al “exhortar” la revisión de las sentencias Nro. 155 y 156. Pues en estricto sentido, esas sentencias no pueden ser revisadas por nadie, ni pueden ser corregidas, al haber vencido el lapso previsto para ello. Tampoco puede la Sala Constitucional “revocar” esas sentencias.

3. En tercer lugar, y al margen de lo anterior, si analizamos esta situación objetivamente, desde la Constitución, habría que señalar que si la Sala Constitucional cumple con el comunicado del Consejo, es por cuanto carece de autonomía e independencia. Por composición numérica, el Consejo es dominado por el Gobierno, y según la Constitución, la Sala Constitucional debe ser autónoma frente al Gobierno. Todo lo contrario a lo que se desprende del comunicado, en el cual pareciera que, por consensos dentro del Consejo, se pactan decisiones del Tribunal.

4. En cuarto lugar, el comunicado simplifica la crisis venezolana, pues limita la “controversia” a las sentencias Nro. 155 y 156. En realidad, esas son solo algunas de las sentencias que han desconocido a la Asamblea Nacional.

En efecto, limitando la lista de sentencia solo a las que han afectado directamente a la Asamblea Nacional, y sin contar las sentencias N° 155 y 156, hay 46 sentencias que en su conjunto configuran el golpe de Estado. Estas son, de la Sala Constitucional: 1.778/2015; 7/2016; 9/2016; 184/2016; 225/2016; 259/2016; 264/2016; 269/2016; 274/2016; 327/2016; 341/2016; 343/2016; 411/2016; 460/2016;473/2016; 478/2016;614/2016; 615/2016; 618/2016; 797/2016; 808/2016; 810/2016; 814/2016; 893/2016; 907/2016; 938/2016; 939/2016; 948/2016; 952/2016; 1.012/2016; 1.103/2016;1.014/2016; 1.086/2016; 2/2017; 3/2017; 4/2017; 5/2017; 6/2017; 7/2017; 88/2017; 90/2017 y 113/2017. De la Sala Electoral, son: N° 260/2015; 1/2016; 108/2016 y 126/2016. No incluimos aquí las sentencias sobre el inconstitucional proceso de renovación de nómina de los partidos, ni la decisión de la Sala Electoral que facilitó la suspensión del referendo revocatorio.

Con lo cual, aun el supuesto que la Sala Constitucional, cumpliendo el “exhorto” del Gobierno realizado a través del Consejo, eliminase las sentencias N° 155 y 156, la situación no cambiaría: la Asamblea Nacional estaría igualmente impedida de ejercer sus competencias, las cuales ya han sido usurpadas por la Sala, quien por ejemplo, ha permitido al Tribunal Supremo de Justicia controlar el presupuesto o recibir la memoria y cuenta, a pesar de ser ésas atribuciones privativas de la Asamblea.

5. En quinto lugar, este comunicado no toma en cuenta que las sentencias Nro. 155 y 156 no crearon como tal una situación nueva, sino que más consolidaron el golpe de Estado perpetrado en contra de la Asamblea. Por eso he hablado de “golpe de Estado permanente”. Insisto: incluso eliminando las sentencias Nro. 155 y 156, el golpe en contra de la Asamblea seguiría en pie. Restablecer la Constitución, una vez que el orden constitucional se ha roto, exige mucho más que corregir dos sentencias.

6. Por último, y en sexto lugar, este comunicado, por todo lo anterior, no rehabilita a la Asamblea. La única manera de cumplir con el Artículo 333 de la Constitucional es restableciendo el pleno ejercicio de las funciones de la Asamblea Nacional, permitiendo que ésta, en representación del pueblo venezolano, dicte Leyes, designe a funcionarios y magistrados y controle al Gobierno. Esto, en todo caso, no sería suficiente, pues todavía quedarían pendientes asuntos de fundamental importancia para el correcto funcionamiento de la democracia, como convocar a las elecciones inconstitucionalmente diferidas y liberar a los presos políticos.

En resumen: nada cambia con este comunicado del Consejo de Defensa de Nación. Y si algo cambia, en todo caso, es que ahora la ausencia de separación de poderes queda todavía más en evidencia.

***

LEA TAMBIÉN:

luisa_maduro_moreno_michael_penfold_496b

Gobierno exhorta al TSJ a revisar sentencias 155 y 156 en reunión del CDN // #MonitorProDaVinci

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (17)

carlos vasquez
1 de abril, 2017

Solo falta el poder moral que se pronuncie, y así terminan de meter la pata completa en el lodo.

Luis Cedeño
1 de abril, 2017

Maduro y su séquito de violadores de derechos y garantías constitucionales dieron un paso, si leyó bien un paso hacia atrás cosa que no indica que corregirá el rumbo a la exacervacion por controlar todo cuanto puede ya que el se embarco en la aventura suicida de disolver la asamblea por que el molesto control para suscribir contratos y no tener que rendir cuenta ante la AN es una joya muy preciada por esta dictadura a todas luces todos sabemos que estas es una medida desesperada para poder usar esas sentencias como tabla de salvación ante un inminente default, lo mal parado que quedara el régimen acaparando todo el poder oculto tras las togas de un cónclave de jueces carentes de toda conciencia, para ellos solo se limitaran a decir con la irresponsabilidad característica de maduro “yo no sabia” tiene el país hecho un desastre colas, gente muriendo por falta de comida, pacientes muriendo por falta de medicinas, la inflación mas alta del mundo y al fin dirá “yo no sabia”

Edduyn prieto
1 de abril, 2017

Así es, lá unica forma de restituir el hilo constitucional es nombrar un nuevo tsj y fiscal y proceder a restituir el estado de derecho!!!

Edgar Riera
1 de abril, 2017

Y es que los Magistrados al violar la constitución quitandoles todas las competencias a la AN, no cometieron un delito?, es decir ellos violan la constitución y no asumen su responsabilidad…El poder moral en la representación de su presidente Tarek Willian Saab por omisión de la violación de la constitución también debería ser removido, por no proteger los derechos constitucionales de los ciudadanos en el tiempo y espacio que lo exigía. De igual forma a mi parecer el Presidente en ningun momento menciona el fondo de la sentencia sino que manifiesta es sobre el impasse de la Fiscal, y si la fiscal no se hubiese pronunciado el hubiese realizado este Consejo?……blabla bla…..

Miguel Rodriguez
1 de abril, 2017

Se devela como queriendo hacer una gracia en nombre de el pueblo sale una burda morisqueta lo más triste es que el ciudadano que por ser en representación numeral más que un pueblo sufre las consecuencias de la errónea gracia mutada a mala morisqueta EL REY ANDA DESNUDO Y TODOS LO VEN

Juan
1 de abril, 2017

Esta es la culminación del Golpe de Estado. El Consejo de Defensa Nacional le arrebato las competencias a la Sala Constitucional del TSF: todo el poder para Maduro. Con esto se establece la supremacía del Consejo de Defensa Nacional sobre el mismo TSJ que a su vez controla la AN. Y quien es el Consejo Nacional de Defensa Nacional? Maduro! Venezuela debe resistirse ante esta sublimación del Golpe de Estado. El abismo en que cayo Venezuela no tiene

Eugenio Marcano Guerra
1 de abril, 2017

Paradógicamente nada cambia, pero todo cambia. Ahora el Gobierno ha aceptado tácitamente que no existe división de poderes o al menos lo más resaltante y peligroso, que el Poder Judicial está de hecho subordinado al Poder Ejecutivo. Se acepta a la vez que con las decisiones de la Sala Constitucional, el Poder Judicial ha usurpado las funciones de la Asamblea Nacional, y por consiguiente ha actuado en contra de lo que establece la Carta Magna, materializándose el Golpe de Estado que se trata de revertir con “el exhorto”.Claro que todo cambia en favor de la solución democrática de la controversia.

Héctor Román
1 de abril, 2017

¿Las sentencias son insconstitucionales pero no se pueden revertir? O sea, ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario.

Maximilian L G Grüber
1 de abril, 2017

Ésto para los que no entendemos de leyes es como un interface lector de pensamientos que los pone por escrito. Muchas gracias. Mucho me temo que endosaron al Consejo de Defensa Nacional la declaración diseñada por las bandas que controlan a Maduro, para que no fuera tan descarado ponerlo a él delante de las cámaras a decirlo, de paso que dijo que “Yo no sabía nada ni de las sentencias del Supremo, ni de las declaraciones de la fiscal”. En el mejor de los casos, esto lo desnudaría como dos cosas: un inepto que no se entera ni de los grandes eventos del país y b) si ahora el Supremo da marcha atrás, que en realidad sí hace lo que Maduro –o las bandas que lo controlan– quieren. Un Catch-22. Si el presunto TSJ es independiente, aunque Maduro y el CND le pida que dé marcha atrás, no lo hará y Maduro quedará como dictador. Si, por el contrario, sí lo hace, entonces el presunto TSJ quedará descubierto como lo que es, un títere de las bandas de Maduro, y Maduro vuelve a quedar como dictador.

Edmundo Pérez
1 de abril, 2017

La Sala Constitucional puede revisar las sentencias que emita cualquier órgano de la Jurisdicción, inclusive las de las restantes Salas del Tribunal Supremo de Justicia, pero ¿Revisar sus propias decisiones? Eso significaría el reconocimiento de sus propios errores.En el caso de las sentencias 155 y 156, el reconocimiento de horrores jurídicos, más que de errores. Esos horrores o errores, deben ocasionar consecuencias jurídicas para quienes los cometieron.

Jhoan barco
1 de abril, 2017

7.) Maduro NO es PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE VENEZUELA, ya que la ASAMBLEA NACIONAL lo destituyó al comprobarse su responsabilidad política en loa situación actual de desidia en el País!!

leon Febres Cordero
1 de abril, 2017

maduro dice que el no sabia nada de tales sentencias. Quien le puede creer cuando el viene desde hace tiempo amenazando a la A.N. diciendo que tienen los días contados y ha sido muy enfático al asegurar que sería a muy corto plazo. Testimonios en videos, sobran Quien le cree ?

Ruben Hurtado
1 de abril, 2017

Como dice Hernandez, ese consejo de seguridad no tiene competencia para dirimir las controversias entre poderes, o entre funcionarios, porque se trata del pronunciamiento de la fiscala (poder republicano) y sus diferencias con los “magistrados” de sala constitucional del tsj. Mas bien, si escuchamos el comunicado del tsj, leído en un precario castellano, el “magistrado” moreno reitera que es la sala constitucional la que debe resolver las diferencias entre los poderes. O sea, en este arroz con mango de desnuda la dependencia del tsj al consejo de defensa, que es lo mismo, a maduro.

Mario Sandoval
1 de abril, 2017

“PARA RICARDO AZOLAR… había llegado el día de la antigloria”. Quién será en este caso Azolar? Cabello? Carreño? Maduro? Escarrá? Maikel Moreno? Jorge Rodríguez? Todos ellos? “Tendrás un día luminoso y un eclipse repentino”. Estoy seguro que mucha, demasiada gente, está esperando varias renuncias.

Carla Paez-Pumar
1 de abril, 2017

Como ciudadana venezolana exijo la destitución inmediata de los magistrados que actuaron en las sentencias 155 y 156, ya que en consejo de seguridad se determinó que estas sentencias habrían roto el hilo constitucional.

José Atonio Limardo .
1 de abril, 2017

Este consejo de defensa nacional desconocido por el 90 % de la población o más, hace un exhorto (“despacho que manda un juez a otro para rogarle que lleve a cabo lo que le pide”), para revisar las sentencias 155 y 156.Yo veo esto como si una banda de malandros le dan una golpiza a un individuo con un batazo al final y su abogado pretenda que el juez tenga una consideración con ellos y los perdone pues es la primera vez que se exceden (refiriéndose al batazo), como si no huieran pensado en sus consecuecias y olvidándose de la andanada de golpes ateriores.La fiscal sabrá si su actuación dependió de u acto de cociencia, cónsono con larespondabilidad de su cargo, o de una manipulación del gobierno para no quedar mal y revertir estas sentencias, debido a la infinidad de protestas venidas de todad partes; pensaría que fue lo primero si ella pidiera ahora la destitución de todo el TSJ porque si no es así sería como si lod corruptos devolvieran los dineros y quedaran libres; son delincuentes.

Aide Lazaballett de M.
1 de abril, 2017

No puede ser que el gobierno ahora quiera que le perdonen, como que si fuese una equivocación, no, se debe hacer todo lo que se hizo en el caso Carmona cuando se rompió el hilo constitucional.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.