Blog de Rafael Rojas

Silencios de la izquierda latinoamericana; por Rafael Rojas

Por Rafael Rojas | 29 de diciembre, 2016
picmonkey-collage-izquierda-en-latinoamerica

De izquierda a derecha: Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Rafael Correa, Michelle Bachelet y Evo Morales.

Existen muchas izquierdas en América Latina, pero hay una, la que más aspira a hegemonizar ideológicamente la región, cuyos compromisos geopolíticos la obligan a callar sobre algunos de los más graves problemas globales. Esa izquierda continúa la tradición cubana de la Guerra Fría, que anuló toda crítica sobre la Unión Soviética y los regímenes del socialismo real.

Si entre 1962 y 1968, el Che Guevara y Fidel Castro cuestionaron públicamente la política económica y las prioridades internacionales de Moscú, a partir de la invasión soviética a Checoslovaquia y, sobre todo, del ingreso de Cuba al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) en 1971, los medios cubanos prohibieron cualquier reparo a sus aliados. Lo mismo sucedería con China, país que por su entendimiento con Washington en los 70 y 80, fue muy cuestionado, pero que a partir de los 90, cuando se convierte en benefactor de la economía cubana, se vuelve intocable.

El aliado geopolítico como objeto de veneración mediática, en Cuba, se repitió con los gobiernos “bolivarianos” en lo que va del siglo XXI. Nunca se ha publicado una crítica a Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Rafael Correa, Evo Morales o Daniel Ortega en un medio oficial cubano. Y nunca se ha publicado, tampoco, una crítica, por cuidadosa que pueda ser, a Fidel y Raúl Castro en cualquiera de los medios del bloque chavista. Lo hemos confirmado en las últimas semanas, cuando nadie, en esa izquierda, ha vinculado a Fidel Castro con el deterioro económico de Cuba —que sólo se atribuye al “bloqueo”— o con el encarcelamiento de decenas de miles de personas por desafección política.

No sólo eso: el duelo por la muerte de Fidel Castro, en medios de la izquierda latinoamericana, se ha traducido en un mayor silenciamiento de la creciente represión que tiene lugar en la Isla. ¿Dónde se puede leer una buena crónica del arresto, de más de un mes, sin debido proceso, del caricaturista Danilo Maldonado (El Sexto) porque escribió la frase “Se fue” en los bajos del hotel Habana Libre? ¿Por qué se han vuelto invisibles las detenciones de decenas de opositores pacíficos cada fin de semana, sometidos a abusos, violaciones de sus viviendas y de su correspondencia?

La geopolítica dicta los límites de la expresión de la izquierda latinoamericana, no sólo en relación con Cuba o con Venezuela, también con Rusia y China, Irán y Siria. El autoritarismo de Bashar al Assad, el intervencionismo militar ruso en Siria, el machismo y la homofobia del régimen iraní, el capitalismo ecocida y sin libertad de sindicación en China no son temas de alarma para una izquierda que sólo parece tener ojos para un poder global: Estados Unidos.

Esa miopía explica que, como hemos señalado en esta columna, Donald Trump no haya aparecido como una amenaza para la región en Granma, Cubadebate o Telesur o que la posibilidad de un hackeo ruso de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, favorable a la derecha republicana, se vea como algo natural o como un acto de justicia divina que paga a Washington con la misma moneda.

Suscríbete al canal de Prodavinci en Telegram haciendo click aquí

Rafael Rojas Rafael Rojas es autor de más de quince libros sobre historia intelectual y política de América Latina, México y Cuba. Recibió el Premio Matías Romero por su libro "Cuba Mexicana. Historia de una Anexión Imposible" (2001) y el Anagrama de Ensayo por "Tumbas sin sosiego. Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano" (2006) y el Isabel de Polanco por "Las repúblicas de aire. Utopía y desencanto en la Revolución de Hispanoamérica" (2009).

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.