Blog de Alonso Moleiro

Reflexiones sobre “La Salida”, por Alonso Moleiro

Por Alonso Moleiro | 5 de mayo, 2014

LaSalida640

Lo más importante en torno a la historia de las diferencias de la Oposición es que estas, analizadas con serenidad, son mucho más de forma que de fondo. No hay, en ningún factor de la Oposición, nada de “irreconciliable”. Hay discrepancias de procedimiento en torno a lo que es necesario hacer en esta hora; a la valoración de las jornadas de protestas callejeras de estos meses y sobre el diálogo como herramienta de utilidad frente al chavismo.

Sobre “el fondo” del asunto, por mucho dramatismo novelero que circule, los consensos en la Unidad Democrática lucen bastante asentados. Hay total claridad en lo fundamental: dentro de las disparidades de criterios, la Unidad como valor superior es un activo intocable. El entorno programático de los factores de la MUD tiene muchísimos elementos comunes. Hay acuerdos bastante nítidos en torno al objetivo de activar un mecanismo constitucional, con una expresión electoral, que nos permita salir de la crisis política. Recomponer las relaciones institucionales con el chavismo, bajo un auténtico mapa de legalidad constitucional, sigue siendo un norte compartido.

Más importante aún es que las relaciones políticas y personales entre los dirigentes de la Oposición, aceptando que hay disputas y legítimas ambiciones, es fluida y absolutamente correcta. Bajo el entendido de que aquello no es un club de amigos, y que lo normal en una plataforma de factores diversos como esa, es discrepar, lo relevante es que no hay nada “roto” en la MUD.

Lo cierto es que mientras algunos sollozan en cadenas de oración pidiéndole a los santos por la Unidad de la Oposición, ninguno parece advertir que, cuando toca cocer las habas, la MUD siempre termina haciendo la tarea. Ahí están los comicios de San Cristóbal y San Diego para atestiguarlo.

Cuando hablo de “La MUD” lo hago bajo el entendido de que aquí existen factores que van más allá de su Secretaría Ejecutiva, cosa que se olvida. La imagen de la MUD está muy vinculada, por razones explicables, a Ramón Guillermo Aveledo. Lo cierto es que Aveledo ejerce una vocería, hace de mediador en las disputas internas y tiene una responsabilidad política fundamental, que ha cumplido con acierto, pero es obvio que esta alianza comprende otros factores, también distintos a Henry Ramos, Acción Democrática, Omar Barboza y Un Nuevo Tiempo.

Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma, Voluntad Popular, Alianza Bravo Pueblo, y otros, que son vistos en este momento de una cierta manera precisa, presuntamente por “radicales”, también forman parte de la MUD. Asisten semanalmente a sus reuniones directivas, tienen encuentros de trabajo en el ámbito parlamentario y envían a sus representantes a participar y opinar sobre decisiones que hay que tomar en los próximos compromisos políticos de la Unidad.

Hubo una diferencia gruesa en la Oposición al momento de valorar y darle continuidad a la iniciativa de “La Salida”: la consigna paraguas bajo la cual, Voluntad Popular, López, Ledezma y Machado convocaron al país a la calle junto a sectores multitudinarios y espontáneos del movimiento estudiantil. El acto fundacional fue el 12 de Febrero en la Plaza Venezuela.

El sector más conservador de la MUD resintió que aquel llamado no fuese consultado y criticó que se colocara en la calle una consigna en clave de promesa que, en cualquier caso, no iba a materializarse. Se le recriminó a López y a los otros el haber colocado a toda la Alternativa Democrática en una suerte de callejón sin salida, que, además, tenía carácter anticipado. Poco, o nada, sostenían, era lo que se podría hacer en un momento tan aislado y estéril como enero de 2014. Nada, salvo la ración de muertos y heridos.

Si logramos despojarnos de mezquindades y valoraciones personales, podemos quedarnos con el activo fundamental de todo este trance. “La Salida” le regresó a la oposición un compromiso de urgencia con la calle que necesitaba para seguir respirando. En septiembre del año pasado, con una nación en estado de coma, la MUD no tenía vínculos con la calle. Hoy, la Oposición se apropió de ella.

El llamado tuvo eco y estremeció a todo el país: de pronto dejó de hacer falta la televisión para orientarse. Aparecieron los murales, las expresiones populares, las pintas irreverentes, haciendo Oposición de verdad, hablando de los temas de nuestra tragedia, del hampa, del fraude de Cadivi, de la corrupción del alto gobierno, de las discotecas en las cárceles, de la escasez, de los secuestros, de las torturas y la represión. Comenzaron a decirse las cosas sin pensar tanto en los votos.

A mi manera de ver, “La Salida” despojó el debate sobre el terrible drama nacional de unos modales electorales que no dejan de distorsionar la percepción de nuestra realidad. Algunos políticos de la MUD parecen olvidar que, aunque la salida al problema con el chavismo tiene que ser electoral, los problemas de la gente no lo son. Hay una gimnasia cotidiana frente al fraude del chavismo que no se estaba haciendo; al chavismo le ha salido muy barato destruir a Venezuela con sus disparates. Era muy grande el sentimiento de abandono y muy profundos los niveles de deterioro. Las Asambleas de Ciudadanos regresaron, y hoy, sin medios, a diferencia de antes, hay plena conciencia de lo que sucede. Las madres le regalan flores la Guardia Nacional y se le reparten volantes al que hace la cola para comprar leche. Maduro pide tiempo, pide paz, pide disculpas, pide reflexionar. Lo recogen con claridad las encuestas, que hoy, por primera vez en 11 años, le sonríen a la Oposición.

El conflicto pudo escalarse a nivel internacional, y ahora hay en el mundo una preocupación objetiva con Venezuela. Nos sentíamos olvidados en América Latina: ahora es completamente al contrario. ¿Quién puede desconocer el significado político de los pronunciamientos internacionales, de las estrellas de cine mundial, de la presencia de Brasil, Colombia y Unasur, en este problema? Personalmente, le cambio a cualquiera un sólo llamado de Jared Leto o Marc Anthony sobre la tragedia venezolana a cambio de 500 citas chavistas del presidente de Dominica.

Gracias a esta crisis, que era necesario crear, la dirigencia de la MUD está sentada en una mesa con el gobierno, con los argumentos soplando a su favor, reivindicando el diálogo, frente al Nuncio Apostólico, diciéndose las verdades en la cara en cadena nacional, y explorando, en caso de haberlas, soluciones articuladas. Más allá del anecdotario de las guarimbas. Tampoco a mí me gustan las guarimbas.

Hoy Leopoldo López está preso. La política que puso en la calle, sin embargo, deja abierto el camino para una solución de continuidad. Si aquí no hay calle no habrá cambios. Por eso es que se supone que “vivimos en una autocracia”. Toca pedalear más fuerte. La crisis no es un problema estético y no se puede labrar el descontento popular haciendo origamis. Con el paso de los años “La Salida”, me atrevería a afirmar, podría estar revestida, incluso, de un cierto y meritorio carácter precursor.

Conducir políticamente a estos ríos humanos y acercarnos a una costa electoral, a algún tipo de consulta, siendo ya una mayoría incuestionable, el año que viene, parece ser el llamado. Van a venir nuevas situaciones. Bateadores hay. Esperan su turno.

Todos en la MUD han sido necesarios. Es mucho lo que se ha hecho en todos los frentes, con responsabilidad y patriotismo. Esa agendas que a veces lucen dispares son, en el fondo, bastante complementarias.

Hoy, que está preso, alejado de sus hijos y su esposa, criticado, a veces, de forma ligera y temeraria, como si lo que le sucede no entrañara un terrible drama personal, yo quiero hacerle este reconocimiento a Leopoldo López.

Yo sí creo que el país es otro desde el 12F. Es más: prefiero vivir en la situación de conflictividad actual que en los dominios de la “pax romana” que le planteó Nicolás Maduro al país en diciembre de 2013.

Alonso Moleiro 

Comentarios (15)

Julio
6 de mayo, 2014

A menudo el análisis maniqueo que restringe las posibilidades a dos excluyentes entre si; o La Salida o La MUD, divide a los que estamos del lado de la oposición a este gobierno. Esperaré al próximo domingo para leer, espero, una matización al discurso de un opinador que acusa a los que apoyan y promueven la Calle, casi de espías al servicio del gobierno. Gracias por ese escrito.

eljuri landaeta
6 de mayo, 2014

Excelente tu análisis, me conmueve y me llena de esperanza perdida por tanta injusticia cometida por el Gobierno y por el silencio de la MUD…

iris j contreras pulido
6 de mayo, 2014

Gracias A.Moleiro,comentaristas u periodistas como Tu hacen mucha falta.Yo pienso como Tu.La salida no es fácil,recuerdo un observador Chileno que nos dijo,la Democracia Chilena sus bases son cadáveres x no entenderse,aquí esta mas fácil la salida,eso fue cuando el referéndum,y estaba en mesa trabajando.Gracias.

ceniz graterol
6 de mayo, 2014

Me parece un análisis muy objetivo y realista de los hechos. Muy equilibrado y sin ningún apasionamiento por ninguno de los actores involucrados en la crisis política. Lo felicito, pocos escritos como este he leído en los últimos tiempos.

flor jaimes
6 de mayo, 2014

gracial mil, me gusta ,la verdad da gusto leer estas opiniones, claras precisas, las esperanzan nunca se pierden jamassss

Lisla Pico
6 de mayo, 2014

Restituir el hilo constitucional en Venezuela es “La Salida” y se hubiese hecho mayor presión si la MUD hubiese escuchado a los estudiantes, LL, MCM, Ledezma desde el inicio de las protestas. Todo puede rectificarse y eso es lo que me parece que hizo la MUD después. El diálogo lo pidieron los estudiantes condicionado por la desconfianza con el gob, pero la MUD picó adelante. Son los hechos los que demuestran quienes son las caras visibles, quienes busca el interés común y quienes persiguen intereses particulares, además de la falta de coherencia en el mensaje que la MUD transmitió al país llevó a los ciudadanos a desconfiar de su buena voluntad. “La Salida constitucional” ya la habíamos ejercido en los 15 años a través del voto pero el abismo se hacía más profundo. Teníamos que probar otra opción “La Salida”

Trina
6 de mayo, 2014

Gracias por tu comentario, me hace abrigar esperanzas, yo estoy en Mexico desde Enero y no he vivido todo este horror, pero ya me toca regresar y tengo miedo, pero tu análisis me da aliento. Estoy leyendo el libro de Andres Oppenheimer …… Basta de Historias! que pienso que tiene muy buenas sugerencias.

javier monzon
7 de mayo, 2014

MUD y la calle se han convertido en alas de un mismo pajaro; puede un ave volar con solo un ala? Los extremistas que descalifican una u otra vertiente de la lucha, le hacen un flaco servicio al cambio y ayudan conciente o inconcientemente, a dividir y a debilitar a la oposicion. Aun en paises donde ha existido una lucha clandestina y violenta contra los gobiernos-no solo de protestas en la calle- los luchadores clandestinos y violentos, han tenido un “brazo politico”, y como ejemplo tenemos al los bolcheviques en Rusia y al IRA en Irlanda.

mahebo
7 de mayo, 2014

Muy buen análisis, sólo tengo una duda con “el sector más conservador de la MUD” de lo cual se puede deducir que todos en la MUD son conservadores, unos más que otros y aquí viene mi duda, es más conservador Andrés Velásquez, Ramos Allup o Henry Falcón por citar algunos que María Corina o el mismo Leopoldo López?

Victorino Márquez
7 de mayo, 2014

No sería la primera vez que una propuesta de López tendría carácter precursor. Cuando López planteó en la MUD las primarias y la tarjeta unitaria más de uno le cayó encima y al final se terminó adoptando esa opción. He hablado con más de un “pundit” del sector encarrilado de la oposición (anticalle, antisalida, tiempo de Dios es perfecto etc) q argumenta así: el 12-F no estaban dadas las condiciones para una salida pero hoy si. Es decir, que la salida, al poner la pelota en movimiento y despertar a la oposición de su coma, terminó reforzando las razones q la justifican (fundamentalmente el carácter autoritario del régimen). Siendo esto así no hay más excusas para dejar de organizar y articular la protesta y poner toda la carne en el asador, a menos q lo que no te guste de la política de la unidad en la calle sea la persona q la promovió, en cuyo caso te dejas llevar por tus antipatías personales. A mi todos esos argumentos simplones de q López representa la antipolítica me parecen más bien al revés. Hay una cantidad de dinosaurios y batesquebrados en la oposición q -al no tener calle (AD, Copei, UNT, Causa R) o no querer asumir riesgos (PJ)- prefieren abrazarse al gobierno y pensar q este hará concesiones graciosas así no más. Pero como bien indica Moleiro estamos donde estamos hoy porque nos hicimos sentir y ese despertar se debe en buena medida a los ciudadanos, estudiantes y a un grupo de líderes de la oposición (LL, MCM y AL) q se la jugaron.

gerardo
8 de mayo, 2014

Es importante sacar la cuenta, en Abril 2013 votaron por Capriles 7.500.000, en Diciembre 2013 votaron por la oposicion 4.900.000; esa diferencia es opositora, quiere decir que hay al menos 2.600.000 votantes indiferentes. Las encuestas dicen que 60 % esta descontento con el gobierno, de 20.000.000 de electores, estan inconformes al menos 12.000.000, es decir 4.500.000 posibles opositores, esto es suficiente para convocar un referendo sobre la aplicacion del socialismo en Venezuela; obviamente cambiando el CNE; seria el inicio de un enfrentamiento serio y efectivo contra un regimen que no va a entregar el poder, ni por las buenas ni por las malas. Pero demostrando que el socialismo es rechazado por cerca de 10.000.000 de personas, el gobierno DEBE EXPLICAR por que quiere aplicar ese adefesio. Criticar las guarimbas o criticar al dialogo, es como criticar a los medicos que quieren salvar al paciente moribundo con una operacion o con quimioterapia, ambas hay que hacerlas. Acuerdense, los comunistas tardaron 80 años para llegar al poder, y ellos si lo hicieron por todos los metodos posibles, hasta que les funciono el electoral, por que no podemos hacer lo mismo o es que los comunistas tienen superioridad moral, si todos sabemos lo que han representado para el mundo y ahora para este pobre y triste pais exhausto!

Pedro
9 de mayo, 2014

Excelente, una reflexión cargada de objetividad y esperanza,comparto tu visión de nuestra realidad debemos seguir luchando de manera organizada y firme claro que la oposición esta clara en la ruta a seguir si todos participamos la salida de este régimen llegara, comparto el reconocimiento a Leopoldo Lopez como político y venezolano comprometido con nuestra lucha

Jorge
9 de mayo, 2014

“Recomponer las relaciones institucionales con el chavismo” Realmente eso es posible?

martin Padilla
11 de mayo, 2014

Aplicar art. 350 de la constitucion nacional

Maria Verónica Guzmán
11 de mayo, 2014

Me gusta este análisis de Alonso Moleiro, me gusta la gente que mira lo bueno en todas las situaciones, sin obviar lo no tan bueno o no bien hecho. Es realista. Todos hacemos falta. Ya basta de esa absurda pelea entre oposición.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.