;

Blog de Raúl Stolk

Ratón electoral, por Raúl Stolk

Por Raúl Stolk Nevett | 10 de Octubre, 2012
12

Amanecí en un capullo de sábanas, con un pica hielo perforándome la sien y mi hija encaramada sobre la barriga como si yo fuese un caballo enfermo, deprimido, y bobo. Yo esperaba estar enratonado la mañana del 8 de octubre. Esperaba las campanadas en la cabeza propias de la champaña, el arrepentimiento de las malas decisiones del whisky, o la maldita descomposición estomacal típica del Ron. Es más, hubiese soportado con gusto una mezcla de todas las anteriores. Pero en cambio, amanecí fosilizado en la cama, con desgano suicida, y ese punzante dolor de cabeza que mi esposa cataloga siempre como migraña.

El triunfalismo es una borrachera sostenida que, como la mayoría de las borracheras, simplemente es una vaina que ocurre. Se desarrolla de forma natural cuando uno está convencido de que va a ganar. Por más que se trate de evitar, por cuestiones cabalísticas o para tratar de evitar la desilusión al perder, el sentimiento se va apoderando de uno, se contagia y, en la mayoría de los casos, tiene un efecto multiplicador —puede servir para convencer a los demás—. Muchos borrachos, pues. Algunos quedan muy mal al tratar de esconderlo. Se ve tan ridículo como el iluso que trata de esconder su condición de beodo. Pero el triunfalismo, como la borrachera, es mal consejero de la percepción. Nos hace imprudentes, descuidados y vulnerables a la desilusión. El borracho, dispuesto o no, siempre deberá enfrentar la mañana siguiente.

El ratón electoral ataca a todos de forma distinta. Algunos se ven fuera del país en pocos días. Otros se parten el cerebro y metrallan las redes sociales —malditas redes sociales— compartiendo sus teorías de la conspiración sobre lo que realmente ocurrió. Cómo si eso tuviera algún tipo de incidencia sobre el resultado, o sobre esa mayoría que votó por la otra opción. Los más religiosos creen que el infierno se abrió y les está cobrando ese pecadillo al haber sintonizado Hot Max hace un par de días. La gran mayoría simplemente se desilusiona y se entrega a una falsa promesa. A la mañana siguiente, esa mañana del 8 de octubre, amanecieron jurando y perjurando: “NUNCA MÁS, nunca más beberé, nunca más votaré, maldita sea”. Pero, afortunadamente, sabemos que eso es mentira.

Nadie se muere de ratón. Con las elecciones de gobernadores en puertas, habremos de empujarnos un Bloody Mary bien cargado, levantar la frente, y echar a andar otra vez. El camino existe, pero es largo.

Raúl Stolk Nevett 

Comentarios (12)

@LeonaCaraquista
10 de Octubre, 2012

Y quien nos llevo a sentir ese triunfalismo del que hablas? Por que ayer en la rueda de presa Capriles reconoce que sabia que se estaba enfrentando a una maquinaria inmensa y poderosa? Que no jugabamos con la mismas reglas ni bajo las mismas circuntancas? Por que fuimos llevados a un proceso electoral en la que teniamos todas las de perder y nuestro lideres opositores lo sabian? OjO, soy pro Capriles, seguire votando y apoyando el progreso, pero me siento utilizada y enganada. No podemos enfrentarnos al estado en una supuesta igualdad de condiciones y pretender que tenemos chance de ganar algo. Lo que ganamos es frustracion y desilucion. Es guerra sucia, ellos son sucios. Tenemos que jugar sucio. My humble (y muy arrecha) opinion.

Mia
10 de Octubre, 2012

El venezolano no quiere aprender de las lecciones del pasado… Cuando entendamos que Chavez es querido pq ha sido el unico que dio esperanza e importancia a un pueblo que fue siempre maltratado, empezaremos a cambiar al pais… Buscar consuelo en que hubo trampa (igual que todos los anos) o que faltaron votos (aun siendo altisimo el porcentaje de votantes) no tiene sentido… El unico camino es la union de una mayoria… Hay que empezar por uno mismo… Y no precisamente refiriendonos a los Chavistas como ignorantes… Solo logramos mas division al insultarlos… Es un cambio de conciencia lo que necesitamos… Y Capriles lo entiende… Es un camino super dificil el que le toca y no podemos pretender que en 4 meses toda una trayectoria de 14 anos cambie…

Julieta
10 de Octubre, 2012

Lo mío fue pea- llorona y el ratón llorón, qué digo ratón!!! canguro deprimido y llorón!

Jenny Martinez
10 de Octubre, 2012

Si no nos sentimos triunfalista no hubiesemos llegado a los 6.400.000 de votos.

Te felicito Raul siempre tan coherente y apropiado articulo para el momento.

Enrique
10 de Octubre, 2012

Muy bueno de parte de Raúl y totalmente de acuerdo con Mia.

Gabriela
10 de Octubre, 2012

El ratón dura 24 horas, pues todos en el BB messenger ya tienen el avatar de Caracas o Magallanes, etc. Llega el béisbol y todo pasa, por eso tenemos a Chavez.

Carolina
11 de Octubre, 2012

Si Raúl, cara al frente y paso de vencedores a VOTAR EN DICIEMBRE!!! Quien no lucha no vence y en TODA lucha hay uno que pierde, nos volvio a tocar.Sabemos todos con quien luchamos, pero no nos podemos detener por que entonces perdemos, pero la dignida y el amor por Venezuela, esto no nos los quita nadie. A pararnos y seguir ADELANTE….

Marìa G de Nevett
11 de Octubre, 2012

Seguir luchando, y con la ilusiòn de esa cantidad de votos, que no fueron suficientes porque luchar contra la compra y regalos del susodicho es difìcil. Pero estamos en buenas manos y con deseos todos de luchar

Desiree
11 de Octubre, 2012

Jugar sucio nos nos conviene, tenemos todas las de perder. Como dice Armando Dúran en su artículo de opinión publicado en El Nacional, ” Una revolución que lleva 14 años en el poder, y que como toda revolución ha usado su poder para diseñar a su medida su propia legalidad, usa y abusa de esa autolegitimidad revolucionaria para perpetuarse indefinidamente en el poder”. Los invito a leerlo “Las dos Venezuelas”:http://t.co/v9AYiMKT. Lo otro es que en este país jamás habrá unidad si continuamos en un gobierno que solo toma en cuenta a quien viste de rojo, realmente estamos perdidos pero como dice @MilagrosSocorro “pierde quien se rinde, quien deja de luchar…lucharé mientras viva”, el 16 de diciembre saldré a votar porque la fe y la esperanza es lo último que se pierde. Aún no entiendo como más de 6 millones, casi la mitad del país, se queda de brazos cruzados, no somos mayoría pero si gran parte de Venezuela y aunque la idea no es ponerse a nivel de ellos, opino que una guerra civil sería lo único que sacaría del gobierno a ese tirano, lamentablemente.

Desiree
11 de Octubre, 2012

Lo otro es que en este país, jamás habrá unidad si continuamos con un gobierno que sólo toma en cuanta a quien viste de rojo, realmente estamos perdidos pero como dice @MilagrosSocorro “pierde quien se rinde, quien deja de luchar… lucharé mientras viva” y el 16 de diciembre saldré a votar porque la fe y la esperanza es lo último que se pierde.

Dana
12 de Octubre, 2012

Que guayabo!!!! todavia me dura

Luz
13 de Octubre, 2012

Capriles tenia que decir que ganaba, si el no lo decía ¿Quién le crería que ganaria? Le vi convencer a dos zorritos viejos como Montaner y Oppenhaimen en CNN en espeañol, “Yo soy un ganador” “Nunca he perdido una elección” palabras más palabras menos, “Yo voy a ganar esto, no comencé este proceso para llegar ahi cerca, ganaré” “Sé a lo que me enfrento” “Ya pasé por esto con mi elección a gobernador, se que hacer, todo lo tenemos cubierto” “Esto es un David contra Goliat, se que tienen poder pero así me enfrente por la gobernación y gané”, ¿Quién puede culparlo por mostrar seguridad, de echar mano de sus exitosas experiencias pasadas, de proyectarse como un ganador? De lo contrario diriamos: “pero es que si el mismo nunca se lo creyó” Esa era la actitud que el debia tener, y estaba siendo sincero, el creía en su triunfo.

Recuerdo cada palabra de esa entervista porque ese día así como los señores que estaban en CNN en español, yo creí que era posible que Henrique Capriles ganara, el me convenció, ese día comenzó el triunfalismo para mí, y fue hermoso creer, ¿Por qué no creer en este joven y experimentado político tenia una forma organizada y eficaz de conseguir el difícil objetivo? Bueno, si en su equipo no barajaron la posibilidad de que perdiera, y vivieron confiados que ganarian sin revisar siquiera las encuestas, eso es otra cosa, que deberian evaluar.

El ratón es una patada maldita, es horrible, desolador, apocalitico, la tristeza y el llanto han sido de proporciones inexplicables a cualquier otro ser que no sea de Venezuela, pero…..pero no lo cambiaria por perder esos tres meses de campaña de Capriles, donde viví un país hermoso con la esperanza como respuesta a todo aquello que sentía que debía cambiar, tres meses de paraíso en la Venezuela de Hugo Chávez, gracias a Capriles, gracias a los 6.5 millones de venezolanos, ¡que creímos y perdimos? Cómo dice el autor, volveremos a creer y quizás volvamos a perder o quizás no, pero prefiero vivir el proceso creyendo y confiando en mi equipo, Capriles se destaco, se ganó mi respeto, admiración y gratitud, porque por alguna razón no siento que es el final, siento que es el comienzo, duro, triste, difícil pero comienzo y sigo confiando en él, porque si bien no ganó se que es un ganador, tarde o temprano ganará.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.