Pez Linterna

¿Qué vamos a hacer en vacaciones?; por Pez Linterna

Por Pez Linterna | 26 de Junio, 2013

olaprincipal

las-vacaciones-de-robertaRoberta está bastante aburrida. No conoce a nadie, la playa está lejos, tiene mucha sed. ¡Y aquel calor! Parece no tener más alternativas. ¿Quién le dijo a sus papás que la pasaría bien en casa de los abuelos? Ella, que es una perra muy tranquila, de todas formas se anima. Es hora de salir al mar. Pero: lo que faltaba, por allí está merodeando Grorex. Ese monstruo horrible no va arruinar sus tan preciadas vacaciones. Eso espera.

Las vacaciones de Roberta, escrita e ilustrada por Silvia Francia y publicada por Ekaré, es un libro que muestra con humor una sencilla aventura perruna en vacaciones. Con el fin del año escolar, llega también una preocupación para los padres: el tiempo libre de sus hijos. Empiezan a revisar alternativas como los planes vacacionales, campamentos, distintos cursos o, incluso, el tan temido encierro en casa. Si esta es la alternativa, se inician los diversos juicios en contra de la televisión, las computadoras, los teléfonos, las tablets, los videojuegos. Nada es excluyente, ni tampoco exclusivo. Al menos si todos entendemos que la lectura puede resultar una excusa perfecta de entretenimiento.

superzorroSi un padre se detuviera un momento y gritara: “Vamos a cazar un oso, un oso grande y peligroso. ¿Quién le teme al oso? ¡Nadie! Aquí no hay ningún miedoso”, establece directamente con el más pequeño una aventura donde impera la palabra y la fantasía. Todos, en familia, deben correr entre bosques, pantanos y onomatopeyas a través de la casa. Esta es, quizás, una ingenua propuesta de dinámica en familia a partir la lectura de Vamos a cazar un oso escrito por Michael Rosen e ilustrado por Helen Oxenbury, pero existen también otras vías. El súperzorro de Roald Dahl editado por Alfaguara, puede ser la iniciativa para un club de lectura dentro del hogar. Adultos, jóvenes y niños leen el libro, juntos o cada quien por su lado, y lo conversan, discuten si les gustó o no, de forma natural. Incluso pueden unirse a ver la película El fantástico señor Fox (2009) de Wes Anderson, compararla con el libro, abrir temas de debate. Al fin y al cabo, todo radica en entender que todos fuimos niños y jóvenes alguna vez. Saber de su realidad, cuáles son sus intereses, los programas que ve, las aplicaciones o videjouegos que juegan puede ser útil para establecer un puente para los libros. La lectura es el espacio más independiente de la historia. Y en vacaciones más.

collage vacasViajar es también una alternativa. Siempre quise viajar de Alfredo Cottin, editado por Camelia, es un libro que inicia la reflexión del viaje. Se le suma además su cuidado diseño, el uso de la fotografía como alternativa visual y la universalidad de su texto. Si además el niño descubre el valor de la fotografía como discurso, sus vacaciones podrían ser tomadas con una mirada más documental. Como lo hicieron los personajes de Flotante de David Wiesner, publicado por Fondo de cultura económica. Una narración gráfica que invoca el poder de una cámara ancestral que viaja por los misteriosos mundos marinos, y que conserva un impactante misterio fotográfico. La lectura silenciosa de sus imágenes lleva al lector a un viaje de interpretaciones, que cruza el mar y pasan los horizontes de la imaginación. Aunque para adentrarse a ese viaje, debe perderse el miedo. Suzy Lee lo representa con La ola, editado por Bárbara Fiore. Un expresivo y también silencioso primer encuentro de una niña con el mar. Y por las noches, antes de dormir, cansados de jugar, se puede ver en un íntimo y pequeño libro, la noche caer. Es el caso de Cielo estrellado de Coralia López, publicado por La Barca de la luna.

collage vacas 1No se debe subestimar la creatividad que surge del aburrimiento. Oliver Jeffers en su álbum Atrapados, reciente ganador en Los mejores del Banco del libro, lo retrata. Su juguete está atrapado en la cima de un árbol, y él será capaz de hacer todo lo posible por rescatarlo. Lanzará al follaje un gato, unas escaleras o hasta a la vecina, de ser necesario. Previendo esto, Cómo ser un explorador del mundo, escrito e ilustrado por Keri Smith es una de las mejores opciones. Merecedor de la mención libro informativo en Los mejores del Banco del libro, se hace de consejos útiles para explorar el espacio vital. Con citas de artistas, escritores, investigadores, crean una mirada antropológica de cada uno de los detalles cotidianos de la vida en la infancia. Un libro que no aburre, que hace dudar de todo e invita a pensar desde la diversión. Quizás, con este libro de exploradores, los debates de Roberta serían otros en la casa de sus abuelos. Aunque sin duda, los amigos que hará Roberta en ese viaje son también un tipo de lectura de la sociedad que la ayudará a conocer mejor el mundo. Por esto es que quizás las vacaciones son uno de los mejores espacios para la aventura, la exploración y la lectura.

Pez Linterna  Isabella Saturno y Freddy Gonçalves, a cuatro manos, revisan la historia, temas y novedades de la literatura infantil y juvenil. Puede visitar la página oficial de Pez Linterna y seguirlos en Twitter en @pezlinterna

Comentarios (1)

maria carnicero
26 de Junio, 2013

“Vamos a cazar un oso” es un libro maravilloso. Lo leyó mi hija (yo se lo compré), se lo regalé a la hija de la chica que acompañaba a mi suegra y mi sobrina lo compró para sus hijos. Mi hija y yo lo leíamos en coro de una forma peculiar. A un ritmo normal hasta enfrentarnos al oso y luego apuradamente, hasta quedar casi sin aliento cuando hacíamos el resto de la lectura. Acabábamos exhaustas pero felices. Lo recomiendo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.