Blog de José Ignacio Hernández

¿Qué validez tiene la memoria y cuenta presentada por el gobierno ante el TSJ?; por José Ignacio Hernández G.

Por José Ignacio Hernández G. | 4 de marzo, 2017

blog_jih_memoria_y_cuenta_04032017_640416

Según informaron los medios públicos –y también los medios privados– el viernes 3 de marzo de 2017 el Vicepresidente Ejecutivo de la República, junto con los Ministros, presentó la “memoria y cuenta” del año 2016 ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El acto del 3 de marzo puede ser llamado de muchas maneras. Pero calificarlo de “memoria y cuenta” es errado, desde un punto de vista constitucional e histórico.

¿Qué validez tiene, entonces, el acto del 3 de marzo?

1. De nuevo, la Sala Constitucional

El acto del 3 de marzo fue consecuencia de una nueva sentencia de la Sala Constitucional del 24 de febrero de 2017. La sentencia se dictó luego de un “procedimiento” que es ya usual: el Vicepresidente Ejecutivo de la República pidió a la Sala Constitucional que “interpretara” cómo debía darse cumplimiento al artículo 244 de la Constitución, según el cual los Ministros deben presentar, ante la Asamblea, “memoria razonada y suficiente” de su gestión. En su sentencia, la Sala “interpretó” que, como la Asamblea Nacional estaba en desacato, esa memoria debía ser presentada ante el TSJ.

Este tipo de procedimiento es ya usual: cada vez que el Gobierno quiere hacer algo en contra de la Constitución, pide a la Sala Constitucional que “interprete” la Constitución a fin de concluir que el Gobierno puede hacer aquello que desea. En este caso, presentar la “memoria y cuenta” ante el TSJ.

 

2. ¿Qué es la memoria y cuenta?

La memoria y cuenta es una figura tradicional en nuestro constitucionalismo. Así, cuando en 1810 los venezolanos de entonces comenzaron a pensar qué tipo de gobierno debíamos tener, decidieron que la forma óptima de gobierno era la del modelo republicano, basado –entre otras instituciones- en el “Gobierno popular”. Como explicaron Juan Germán Roscio y Francisco Javier Yanes, el Gobierno electo por el voto popular está al servicio de los ciudadanos, quienes pueden –y deben- vigilar en todo momento su conducta.

Uno de los mecanismos a través de los cuales los ciudadanos controlan al Gobierno, es exigiéndole que rinda cuentas de su gestión. Como hace doscientos años escribió Juan Germán Roscio en El triunfo de la libertad sobre el despotismo: el pueblo, como soberano, tiene derecho de pedirle a los funcionarios del Gobierno cuenta de su gestión, así como “removerles del manto y castigarles más severamente”.

Ya sabemos entonces que el Gobierno debe rendir cuenta de su gestión ante el pueblo. Pero, ¿quién es el pueblo? Dentro del modelo republicano que recoge incluso la Constitución de 1999, la rendición de cuentas debe hacerse, básicamente, ante los únicos funcionarios que representan al pueblo, o sea, los diputados del Poder Legislativo.

Por ello, el artículo 244 de la Constitución dispone que los Ministros deben rendir cuenta de su gestión ante la Asamblea Nacional. Ello es así pues la Asamblea Nacional es el único órgano que representa al pueblo venezolano, con lo cual, es el único órgano que puede recibir las cuentas del Gobierno.

¿Y para qué  debe la Asamblea Nacional recibir las cuentas del Gobierno? Para una sola razón: para poder controlar al Gobierno, en ejercicio de la función de control que la Constitución le asigna.

Por ello, la rendición de cuentas solo se justifica por dos razones: para que el Gobierno explique, ante los representantes del pueblo, lo que ha hecho, y para que los representantes del pueblo puedan controlar al Gobierno.

Y repito: los únicos representantes del pueblo son los diputados de la Asamblea Nacional.

3. ¿El TSJ representa al pueblo?

En su alocución el pasado 3 de marzo, el Vicepresidente Ejecutivo de la República, dijo quehemos venido al TSJ para rendirle memoria y cuenta a nuestro pueblo”. De tal afirmación surgen varias preguntas: ¿acaso el TSJ representa al pueblo? Y si no lo representa, ¿dónde estaba el pueblo ante el cual se rindió cuentas?

El TSJ no representa al pueblo, pues no tiene origen democrático. Por el contrario, los Magistrados del TSJ son designados por el único órgano que, de origen democrático, representa al pueblo: la Asamblea Nacional. Por ello, cuando los Ministros “rindieron cuenta” ante el TSJ, no lo hicieron ante el único órgano que representa al pueblo.

Tampoco puede afirmarse que en el auditorio del TSJ en el cual se realizó el acto del 3 de marzo estaba el “pueblo de Venezuela”. Eso puede servir para un discurso político retórico, pero constitucionalmente, carece de sentido. Lo repito: el pueblo de Venezuela solo es representado por la Asamblea Nacional.

Volvamos de nuevo a la historia. Los constituyentes de 1811 tuvieron a la vista un riesgo: que cualquier gobernante quisiera asumir la vocería del pueblo, para justificar sus decisiones arbitrarias. Para ello, redactaron el artículo 145 de la Constitución de 1811. Vale la pena volverlo a leer:

“Ningún individuo, ninguna familia, ninguna porción o reunión de ciudadanos, ninguna corporación particular, ningún pueblo, ciudad o partido, puede atribuirse la soberanía de la sociedad, que es imprescriptible, inajenable e indivisible en su esencia y origen, ni persona alguna podrá ejercer cualquiera función pública del gobierno, sino la ha obtenido por la Constitución”

Esa norma lo que quiere decir es que nadie –incluyendo a funcionarios- puede atribuirse la soberanía popular, pues esa soberanía solo puede ejercerse bajo la Constitución. Y desde 1811, el único órgano que representa al pueblo es el Poder Legislativo.

En conclusión: ni el TSJ representa al pueblo ni puede decirse que el pueblo estaba presente en el acto del 3 de marzo. Por lo tanto, el Gobierno no le presentó cuentas al pueblo.

4. ¿Y para qué el TSJ recibió la “memoria y cuenta”?

Vale hacer otra pregunta: ¿para qué el TSJ recibió la “memoria y cuenta” del Gobierno? Más allá de la retórica, surge una respuesta clara: para nada.

Ya expliqué que la memoria y cuenta se presenta para permitir el control sobre el Gobierno. Pero el TSJ no tiene competencia para revisar las cuentas del Gobierno, exigirle explicaciones y, en suma, controlarlo.

Muchos deben haber visto, en las fotos del acto del 3 de marzo, varios tomos, bellamente empastados en rojo, con una cinta tricolor. Esas son las memorias y cuentas. Los Magistrados del TSJ podrán leer esos tomos, podrán archivarlos o podrán colocarlos en una estantería. Pero no podrán exigirle al Gobierno que explique esas memorias y cuentas.

Es por ello que el acto del 3 de marzo de 2017 no solo fue inconstitucional, sino que fue absolutamente inútil. El tres palabras: pompa y circunstancia, como aparece en el Otelo de Shakespeare.

Por ello, llamar al acto del 3 de marzo como “rendición de la memoria y cuenta” no solo carece de fundamento constitucional, sino que lo que es más grave: es un olvido de nuestra memoria republicana. Y como dijo Luis Castro Leiva: es ya hora de dejar de celebrar el olvido.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (4)

Diógenes Decambrí.
4 de marzo, 2017

Patrioterismo y cursilería ramplona substituyen el cumplimiento de los deberes, no sólo de ejercicio del poder (pésimo gobierno), sino de la rendición de cuentas (hecha ante una entidad indebida y, por lo tanto, nula de toda nulidad, como bien explica JIH en su análisis. Falta por verse cómo van a lograr los CRÉDITOS que imprescindiblemente debe negociar el Oficialismo, puesto que las entidades y organizaciones con potestad y capacidad para prestar dinero, SABEN que esos préstamos no tendrán validez LEGAL si no han sido discutidos y autorizados por el Poder Legislativo de Venezuela. No pueden suplir ese requisito sine qua non, por la anuencia obsecuente del TSJ, No tendrían respaldo alguno los créditos otorgados sin contar con la aprobación de la AN, y por eso el régimen AHORA anda buscando reanudar el falso diálogo, y ver cómo engaña -de nuevo- a la dirigencia opositora y a nuestra representación legislativa, para embaucarlos en la aprobación de esos créditos, a cambio de espejitos.

Manuel Azancot
5 de marzo, 2017

Considero pertinente remarcar que los únicos representantes del PUEBLO (Nación) son los diputados, ningún otro funcionario, corporación, ente, agrupación, ni ninguna organización por muy formal o majestuosa que se presente (TSJ), representa a la sociedad, los funcionarios públicos son simples agentes (empleados, comisionados, cumplidores de la ley) encargados de lograr los fines del Estado, mediante el ejecución de sus funciones (competencias). En tal sentido, que ni siquiera los funcionarios de elección popular representan a nadie, son ejecutores (simples agentes o empleados) de la Ley, ejemplo, el Alcalde es el ejecutivo (ejecutor) de los designios de la ley municipal, los representantes de la sociedad municipal son los concejales (sistema federal). Ni siquiera a lo interno el Presidente representa a nadie, es el principal agente (empleado “funcionario”) y su función (competencia) principal es dirigir la acción de gobierno para el logro de los fines del Edo no representar a nadie.

Juan Isaac
7 de marzo, 2017

EL DESACATO. El código penal establece de manera exclusiva la norma sobre el desacato o desobediencia a la autoridad, de la siguiente manera: LIBRO TERCERO DE LAS FALTAS EN GENERAL Título I De las Faltas contra el Orden Público Capítulo I De la desobediencia a la autoridad Artículo 483. El que hubiere desobedecido una orden legalmente expedida por la autoridad competente o no haya observado alguna medida legalmente dictada por dicha autoridad en interés de la justicia o de la seguridad o salubridad públicas, será castigado con arresto de cinco a treinta días, o multa de veinte unidades tributarias (20 U.T.) a ciento cincuenta unidades tributarias (150 U.T.). El Derecho penal tiene carácter personalísimo, se imputa y se sanciona penalmente a la personas, nunca a las instituciones sea cual sea su naturaleza.Dejar sin efecto las atribuciones que el pueblo impuso en elección libre a la Asamblea nacional es un desconocimiento a la Constitución y una conspiración contra el poder del pueblo

Juan Isaac
7 de marzo, 2017

Si según el artículo 244 de la Constitución, los Ministros y el VP Ejecutivo deben presentar su informe de gestión ante la AN, es ahí y ¡YA!, ¡la mayor ilicitud e ilegalidad es no cumplir lo que dice la letra de la Constitución! Así los magistrados del TSJ harán parte del grupo de personas de la mas alta jerarquía del Estado que de manera inconstitucional en complicidad correspectiva, concatenan y ejecutan acciones que dan soporte a un gobierno cuyos efectos causan enormes daños a la población y que ademas convalida, contribuye y comete crímenes de lesa patria y de lesa humanidad.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.