Blog de Jesús Loreto

¿Qué significa ser imputado por la Fiscalía?; por Jesús Alejandro Loreto C.

Por Jesús Loreto | 2 de julio, 2017

justicia

Durante los dos últimos días del mes de junio de 2017, el Ministerio Público difundió que había citado a los ciudadanos José Benavides Torres, excomandante general de la Guardia Nacional Bolivariana, y Gustavo González López, director del Servicio Bolivariano de Inteligencia en calidad de imputados. Ambos fueron jefes de dos organismos policiales que dependen del Ejecutivo Nacional (González todavía lo es) que tienen como funciones el control del orden público y las labores de inteligencia. Pero, ¿qué significa eso de ser imputado?

El Fiscal General es un investigador

Ante la posibilidad de que se haya perpetrado un delito, el Ministerio Público debe abrir una averiguación. Cualquier persona puede solicitar el inicio de una investigación penal, lo que se hace a través de una denuncia, que sirve como notificación sobre la ocurrencia de un crimen y, al mismo tiempo, como una petición de que se investigue ese delito. El Ministerio Público también puede investigar de oficio, es decir, sin que nadie se lo haya solicitado. Así, por ejemplo, debe abrirse una investigación si usted se presenta en la policía o en una fiscalía y dice –denuncia– que lo robaron, pero también puede abrirse una investigación –de oficio– si la Fiscalía se entera de que a usted lo robaron.

La investigación de la Fiscalía tiene un propósito específico: saber qué ocurrió, de manera que el objeto del proceso penal es la determinación de la verdad. Así lo dispone la ley. Para que la Fiscalía pueda establecer la verdad, la ley y la Constitución le otorga ciertos poderes especiales, de manera que pueda inmiscuirse en la vida ajena. Así la Fiscalía puede obtener información sobre cómo, cuándo y dónde tuvo lugar el hecho investigado; para ello puede contar con la ayuda de la policía, y otros órganos del Poder Público, además de que tiene la facultad de exigir la colaboración de los particulares.

Dependiendo de los hallazgos de la investigación, la fiscalía deberá:

1. Acusar si tiene pruebas sobre la culpabilidad de alguien,

2. Solicitar el sobreseimiento si no fuere así y;

3. Archivar el expediente a la espera de que aparezcan más pruebas.

Benavides Torres y González López: sospechosos

En las novelas de policía anglosajonas, al imputado se le llama sospechoso y la razón de esto es que basado en la investigación, se cree que hay elementos para sospechar de que esa persona haya participado en la comisión del crimen investigado. Cuando esa sospecha orienta la investigación fiscal y está sustentada en el resultado de las averiguaciones, surge el imputado. En consecuencia, el Ministerio Público sospecha que los señores Benavides Torres y González López cometieron un delito y, por lo tanto, ha procedido a notificárselo. No se confunda: la citación como imputado no es un cortesía de la Fiscalía. Es una obligación del Ministerio Público, además de un derecho constitucional de toda persona investigada por la comisión de un delito.

A partir de ahora, los imputados Benavides Torres y González López conocerán el hecho por el cual han sido investigados, además del delito que se les imputa. Tienen el derecho, junto a sus abogados, de revisar la investigación de la Fiscalía, de declarar y de pedirle al Ministerio Público que realice ciertos actos para que se compruebe su inocencia y desvirtúen la imputación hecha en su contra. Recordemos que ambos imputados seguirán siendo inocentes hasta que haya una decisión judicial que establezca lo contrario.

¿Y ahora?

Los imputados pueden designar a abogados de su confianza para que les asistan legalmente, o en su defecto pueden solicitar que se les asigne un defensor público, para así asistir al acto de imputación, que es la oportunidad en que la Fiscalía les informará lo que ha encontrado y en qué basa su sospecha.

Alguien puede pensar que los señores Benavides Torres y González López no asistirán a la Fiscalía. En ese caso, la investigación igual seguirá su curso. Ahora bien, un gesto de rebeldía frente a una averiguación da lugar a pensar que los imputados no están dispuestos a ser investigados o están dispuestos a entorpecer la investigación, lo que le permitiría a la Fiscalía solicitar medidas cautelares para asegurar que se cumpla con el objeto del proceso. La Fiscalía podría solicitar medidas similares a las que ilegalmente decretó el Tribunal Supremo de Justicia contra la Fiscal General Luisa Ortega Diaz.

El mundo se hace cada vez más pequeño

De acuerdo con la información difundida por el Ministerio Público, los delitos por los que se investiga a los señores Benavides Torres y González López, son consecuencia de “graves y sistemáticas violaciones de derechos humanos”. Siendo esto así, estamos frente a presuntos delitos cuya naturaleza amplía el alcance del brazo de la justicia; vale recordar el ejemplo de Augusto Pinochet, quien fue detenido en Londres en 1998 en virtud de una orden de detención librada por el juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón.

Por cierto, aquellos que crean haber sido afectados por los hechos que se le atribuyen a los imputados, tienen derecho a participar en el proceso penal de los señores Benavides Torres y González López. Podrían también, con base en el principio de jurisdicción universal, buscar incluso, en otras latitudes, la tutela que no obtengan en su país, de ser ese el caso.

***

LEA TAMBIÉN:

la-justicia-militar-no-es-jusitica

Jesús Loreto es abogado especializado en derecho penal.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.