#EconomíaEnGráficos

¿Qué está pasando con el efectivo en Venezuela?; por Gustavo Noguera y Richard Obuchi

Por Richard Obuchi | 22 de noviembre, 2016

obuchi

En los últimos días son notables los problemas para obtener efectivo. Los cajeros electrónicos con largas colas a toda hora y se quedan rápidamente sin dinero. Las agencias bancarias están congestionadas y se dificulta cambiar un cheque. El papel moneda —los billetes— se suman a la lista de productos escasos y muchas transacciones requieren más esfuerzo, se postergan o sencillamente no se realizan.

¿Por qué hay una crisis de billetes?

El origen del problema reside en la pérdida de poder adquisitivo de la familia de billetes en circulación (el “cono monetario”) debido al incremento de la inflación. El actual cono monetario fue introducido el primero de enero de 2008 con la Reconversión Monetaria, en la cual se quitaban tres ceros a la moneda. El presidente Chávez aseguraba en su momento que la reconversión monetaria permite “dar mayor eficiencia al sistema de pago, consolidar la confianza en la moneda nacional y produce efectos psicológicos positivos en las expectativas de las personas”. Además, Chávez enfatizaba que la medida servía “de punto de partida para un giro en la histórica lucha contra la inflación”, teniendo como objetivo disminuir la inflación a un dígito.

Sin embargo, la inflación no fue de un dígito. Desde que entró en circulación el nuevo cono monetario en enero de 2008 y hasta diciembre de 2015 (último dato oficial), la inflación acumulada ha sido 2.258%. Esto significa que lo que se compraba con 100 bolívares en enero de 2008, requería un gasto promedio de 2.000 bolívares en diciembre de 2015 o 10.000 bolívares en diciembre de 2016 (si suponemos que la inflación de este año es 400%). Por tanto, el número de billetes de 100 bolívares que requiere esa compra hipotética pasó de 1 billete en 2008 a 100 billetes en 2016. Otra manera de analizar este mismo dato pasa por ajustar la pérdida de poder adquisitivo: un billete de 100 bolívares equivale en poder de compra a 4 bolívares en el 2007. De alcanzarse este año una inflación de 400%, el billete de 100 bolívares a finales de año podría representar en términos de poder de compra menos de 1 bolívar a precios del 2007.

La inflación y la pérdida de poder adquisitivo afecta negativamente la calidad de vida de las personas y el funcionamiento de la economía, pero no debería afectar la posibilidad de tener suficiente papel moneda para las transacciones. A diferencia de otros bienes y servicios, el BCV puede resolver el problema de escasez de papel moneda cambiando la denominación de los billetes. Sin embargo, las autoridades monetarias han optado por atender el problema de mayor demanda de billetes incrementando el número de billetes en circulación, los cuales pasaron de 648 millones de piezas en 2008 a 11.244 millones de piezas para octubre de 2016, un aumento de más del 1.630%.

Al negarse a cambiar la denominación de los billetes, el BCV termina por gastar más dinero en imprimir billetes e incrementa los costos de llevar a cabo transacciones al punto que algunos comercios prefieran pesar el dinero a contarlo. Se requieren tanto billetes para llevar a cabo una transacción en efectivo, que la transacción puede no hacerse, con lo cual, paradójicamente, los billetes dejan de cumplir el fin mismo para el que son creados, el cual es facilitar las transacciones. Si bien la gran mayoría de las transacciones se llevan a cabo vía pagos y transferencias electrónicas —los billetes y monedas representan actualmente aproximadamente 8% de M2 (depósitos a la vista + billetes y monedas)—  en una economía donde la bancarización no es tan elevada (69,9% de la población estaba bancarizada para 2013, de acuerdo con Sudeban) y donde la escasez de divisas dificulta la disponibilidad de puntos de venta, las restricciones de efectivo terminan por afectar más las pequeñas transacciones y a las personas con menores ingresos.

¿Cuánto tendría que haber aumentado la denominación de los billetes?

El rezago en la emisión de billetes de mayor denominación ha restado utilidad al uso de billetes en muchas transacciones dado que el cono monetario ha dejado de guardar correspondencia con el tamaño, precios y tipo de transacciones en la economía. Algunos ejemplos permiten ilustrar este punto.

1. Para que un billete tuviera hoy en día el mismo poder de compra que el que tenía el billete de 100 bolívares cuando salió en enero del 2008, éste debería ser de más de 2.000 bolívares (a precios de diciembre del 2015) o 10.000 bolívares a finales de 2016 (suponiendo una inflación de 400% para finales de año).

2. En 2008, con un billete de 100 bolívares se podían adquirir poco más de 45 dólares. Para adquirir la misma cantidad de divisas a la tasa Dicom (Bs/$ 660,34 para el 18/11/16) haría falta un billete de 30.000 bolívares.

3. A principios de 2008, hacían falta 6 billetes de 100 bolívares para pagar el salario mínimo mensual (sin incluir bono de alimentación). Actualmente, con el último aumento anunciado por el Presidente Maduro, se necesitan 271 billetes de 100 bolívares para pagar el salario mínimo mensual (sin incluir bono de alimentación).

4. El billete venezolano de mayor denominación es el de menor valor equivalente en dólares de la región, representando 0,15 dólares al tipo de cambio Dicom. En contraste, el billete de mayor denominación de Argentina equivale a 32 dólares, el de Brasil a casi 30 dólares y el de Colombia a 32 dólares. Así, que si el billete de máxima denominación en Venezuela fuera equivalente en divisas a 30 dólares (un nivel similar al de varios países de la región), se necesitaría un billete de 20.000 bolívares a la tasa Dicom.

5. Si comparamos los precios del nuevo iPhone 7 (con base en un precio de 649 dólares) en diferentes países de Latinoamérica y vemos cuántos billetes de mayor denominación se necesitan para comprarlo, se observa que en Chile harían falta 38 billetes, en Colombia 27 billetes y en Perú 16 billetes. En Venezuela, al tipo de cambio Dicom, harían falta más de 4.200 billetes de 100 bolívares.

¿Qué efecto tendría emitir billetes de mayor denominación en la inflación?

En principio, no tiene porqué haber efectos significativos sobre los niveles de inflación. Aumentar la denominación de los billetes permitiría reducir la cantidad de billetes en circulación en la economía al incrementarse la denominación de los billetes, con lo cual el valor del dinero en circulación en forma de billetes puede mantenerse en los niveles que requiera la economía en tanto la la liquidez monetaria agregada se mantiene en los niveles que establezca el BCV. Al haber menos restricciones al acceso de efectivo, algunas transacciones que no se están realizando podrían incrementarse afectando algunos sectores particulares que depende en mayor medida de esta modalidad de intercambio.

La inflación está vinculada con los niveles agregados de liquidez monetaria y no tanto con los niveles de efectivo, el cual representa una fracción relativamente pequeña del total (aproximadamente 8%). Este año, la liquidez monetaria ha aumentado en más de 90%. Este incremento ha estado alimentado, entre otras cosas, por el financiamiento del BCV a PDVSA, que creció más de 120% entre julio y octubre. Además, la decisión del Ejecutivo de reducir el encaje legal de la banca libera más dinero, aumentando así la liquidez. Todo esto, unido al pago de aguinaldos y otras bonificaciones tradicionales de finales de año, hace que las personas tengan mayor demanda de dinero pero pocos productos que comprar dada la difícil situación por la que atraviesa la economía venezolana, poniendo presión adicional sobre los precios y la demanda de efectivo.

Según información de prensa, en diciembre de 2016, el BCV ha considerado introducir billetes de mayor denominación, con lo cual se podrían aliviar algunos de los problemas descritos previamente. Sin embargo, en momentos de alta inflación este es una medida coyuntural pues ya sabemos que el problema de la pérdida de poder adquisitivo y la inflación no se resuelve restringiendo la denominación de los billetes, ocultando las cifras de inflación o quitándole ceros a la moneda. La economía venezolana se ha vuelto más pequeña y tiene graves problemas de funcionamiento. En estas condiciones, el país no está en capacidad de generar prosperidad y mejoras en las condiciones de vida en la población. La solución, al igual que con la escasez de billetes, implica reconocer la naturaleza del problema y abandonar políticas que no han funcionado para resolverlo sino que lo han empeorado.

♦♦♦

Gustavo Noguera es economista de ODH; Richard Obuchi es Profesor del Centro de Políticas Públicas del IESA y Director de ODH.

♦♦♦

obuchi-portada-definitiva

Richard Obuchi  es Master en Gerencia Internacional, Tulane University; Master en Políticas Públicas, Universidad de Chicago; Economista, UCAB. Profesor del IESA, Director de ODH Grupo Consultor (@ODHgc)

Comentarios (17)

Francisco
22 de noviembre, 2016

Genial! muy buen articulo.

Juan Vargas
22 de noviembre, 2016

Todo lo escrito es una gran realidad y se suma al problema el hecho de que hay que comprar con efectivo, en la calle, donde no hay puntos de venta o están dañados. Para poder adquirir productos básicos la mayoría tenemos que comprarlos a los despiadados depredadores llamados bachaqueros y hay que pagarlos en efectivo. Por eso es que no conseguimos efectivo en los bancos. También he sabido que venden los billetes de mayor denominación en la frontera con Colombia.

ciro picón
22 de noviembre, 2016

Es difícil cobrar un cheque pagan 20000 y a veces 10000 a mi me ha pasado he visto como cada día se hace mas difícil el efectivo, los supermercados solo tienen el sistema de plástico para pagar ya no aceptan efectivo, y los puntos de ventas están cada vez mas caóticos, productos hay pero demasiado costosos! Yo vivo en maracaibo aquí existe precios dependiendo la zona el azúcar vale 2800 zona norte pero para la curva panamericano 2000, la harina de maíz colombiana vale 2500 en la curva y en la zona norte 3500 el cartón de huevos 4300 la pasta esta desaparecida la mayonesa también el aceite se ve pero a cuenta gotas! Abarrotados de productos importados pero colombianos! No podemos con esos precios dígame la leche en polvo prebio +1 8500 ni siquiera completa y leche en polvo completa desaparecida me llama la atención y la leche nacional nos estamos muriendo de hambre al escribir esta nota almorce!! Mis hijas también ellas desayunaron yo no ni mi esposa ni yo desayunamos economía de guerra y yo gano sueldo y bono de alimentación nos esta matando el aumento de sueldo y el bono a sido la peor decisión tomada las consecuencias son graves!!!!

maikol
22 de noviembre, 2016

Que pasa lo que pasa es que los chinos , están trabajando con las tarjetas de debito, dan efectivo al 10% ya los comercios no hacen comercios están trabajando como los bancos

andres Golindano
22 de noviembre, 2016

Estimado, Gustavo tu analisis de la falta de billetes, en Venezuela de verdad es angustiante, perooo, existe daños colaterales en este sentido,1. los bancos son inoperantes para responder a la demanda de efecticvo, por ejemplo, yo pase el viernes pasado 9 horas para retirar del Banco BICENTENARIO 30.000 bs, eso es inaudito, donde la gente se desmayaba, jubilados en su mayoria que tienen la SUERTE de cobrar su dinero en esa institucion, 2. por otro lado esto favorece enormemente a los abastos Asiaticos, que de esta descalabro financieron han echo un negocio,muy lucrativo, dando dinero en efectivo al 10% de interes cobrado al instante al usuarios que para no perder un dia de trabajo, no tiene otra opcion, que hacerlo, descontando de su salario ese porcentaje, 3. Como tu bien sabes por los municipios mas lejanos u olvidados por la mano gubernamental, es donde mas se nota lo anterior, puesto que mas del 60% se adquiere en efectivo, mercados, puesto de comida, bodegas, que hacer?

dante guerra
22 de noviembre, 2016

Se quedaron cortos los comentarios. en el 2,008 caja de cerveza Ligth costaba Bf 25.00,Ahora 12,000 (500 veces)el Sueldo mínimo estaban en Bf 125.00 x semana y ahora esta Bf 20,000 x semana (160 veces) ,pero la inflación de un país esta en función de sus reservas o de su oro (la mayoría de los países convierten sus reservas en oro para la no devaluación) entonces en Venezuela no debería de haber devaluación por que tiene las reservas de petroleo mas grande del mundo, pero es precisamente por el petroleo que Venezuela esta siendo acosada y bloqueada por EE.UU. país acostumbrado a invadir o conspirar con guerras económicas a países que no se dejan robar sus riquezas naturales. (ver por internet). En Set. del 2,012 el dolar negro ó paralelo costaban Bf 9.00 x dolar (6 meses antes que muera chavez), y después en julio del 2,013 estaba Bf 90.00 x dolar. en 9 meses el dolar subió 10 veces mas,y ahora es peor. ¿por que ?por PETROLEO ,no interesa DD.HH. ni Libertad de prensa, ni Democracia

maluma
23 de noviembre, 2016

Referendúm YAAA!

fabio
24 de noviembre, 2016

lo peor de todo es que nuestro presidente no le importa porque se la pasa haciendo rumba en su cumpleaños a lo grande y hasta con artistas invitados que tal chupate esa mandarina

Angel gracia
24 de noviembre, 2016

muy interesante la pagina

alejandro garcia g.
24 de noviembre, 2016

Si quieren saber, donde hay billetes, en grandes cantidades, en las casas de los corruptos, y secuestradores, que cobran en efectivo, ademas, en las minas de oro y diamantes, que pagan los minerales, en efectivo, un gramo de horo, son 35.000 bs. aprox. 3 pacas y media de billetes de 100, ademas de lo escrito en el articulo…

jose martinez
24 de noviembre, 2016

Esto sin contar de que tamaño serian las bandejas de los cajeros automaticos para cubrir las necesidades. No es lo mismo que te de un ATM 6000 dolares a 6000 euros que 6000 bsd.

Héctor Bustos
24 de noviembre, 2016

También incide la frecuencia con que las empresas de transporte de valores proveen a los bancos: más riesgo + mayor prima de seguro + personal. Es posible que no se quieran asumir esos mayores costos.

Roselis González Rosas
25 de noviembre, 2016

Gracias por escribir esta joya de investigación y análisis. Hay que dejar constancia intelectual de esta debacle.

Amador Andrade Dorante
25 de noviembre, 2016

La nueva¿? interrogante es: ¿Porqué el gobierno no ordena la emisión de papel moneda de mayor denominación? ¿Que se lo impide? Creo que si lo hace habría menos distorsión en la economía nacional y disminuiría algo la inflación creada por la escasez de papel moneda!

jose vasquez
25 de noviembre, 2016

Los bancos deberían dejar que los comercios compren los puntos de ventas por las paginas que los ofrecen. Si no tienen divisas dejen que la gente resuelva. De igual manera ellos ganaran su porcentaje. No se cul es el problema . En mi caso. Llevo meses tras un punto de venta y nada. Entonces que hacemos?

Dolarto Morrow
26 de noviembre, 2016

Recuerdo que en la puerta del BCV había un letrerito que decía: No se aceptan cheques ni “jeques”, el letrerito se cayó…y se metieron los “jeques”.

juan peraza
24 de septiembre, 2017

Que genio……Solo le falto decir por que se llevan los billetes de Venezuela….. porque hay contrabando de extracción con nuestra moneda…. si nuestros dinero no vale por que lo pagan hasta en un 45% mas de su valor nominal….Genio gracias a Dios no diriges los destinos económicos de Venezuela

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.