Blog de José Ignacio Hernández

¿Qué dijo la Sala Constitucional sobre las facultades de control de la AN?; por José I. Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 1 de marzo, 2016

¿Qué dijo el tsj

Justamente en el día fijado por la Asamblea Nacional para considerar el informe que recoge las conclusiones sobre el nombramiento de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia efectuado en diciembre de 2015, la Sala Constitucional emitió una sentencia de más de ochenta páginas que, con prolija argumentación, “interpreta” las facultades de control de la Asamblea Nacional. Me refiero a la sentencia N° 9, dictada el 1° de marzo der 2016.

Esa interpretación es parte del conflicto entre la Asamblea Nacional y la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Así, en resumen, la Sala Constitucional pretende eliminar cualquier relevancia práctica a las funciones de control de la Asamblea Nacional.

Pues esa es la gran conclusión de la sentencia: ella avanza un paso más en el intento de desconocer las funciones de la Asamblea Nacional, ignorando con ello, paradójicamente, los principios constitucionales que la Sala Constitucional alega defender con su sentencia N° 9.

Veamos, en resumen, los puntos más importantes de esta sentencia.

La Constitución: norma suprema

La sentencia comienza recordando que el Poder Legislativo ─como todos los Poderes Públicos─ “está sujeto a normas y límites constitucionales”, con lo cual debe evitarse “cualquier intento de ultraje a tales normas constitucionales”.

Las tres velocidades del cambio político en #Venezuela; por Michael Penfold 320X100En teoría, nada hay que objetar a esa conclusión. En la práctica, sin embargo, la Sala Constitucional incurre en una notable contradicción, pues olvida que esa conclusión debería ser aplicable, incluso, a la propia actuación de la Sala Constitucional.

He aquí una parte importante del dilema: la Sala Constitucional afirma su superioridad como intérprete de la Constitución para controlar a la Asamblea Nacional. Pero, ¿quién controla a la Sala Constitucional?

Las menguadas facultades de control de la Asamblea Nacional

Para la Sala Constitucional las funciones de control de la Asamblea Nacional únicamente se ejercen “sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional”. Por ello, la Sala Constitucional niega que la Asamblea Nacional pueda controlar a otros órganos del Poder Público, como el Poder Ciudadano y el Poder Judicial.

Esta interpretación, por más gramatical que sea, desconoce uno de los principios básicos del sistema parlamentario: los funcionarios que no son electos democráticamente deben rendir cuenta ante los representantes democráticamente electos.

Al negar esa rendición de cuenta, la Sala Constitucional ─que no tiene, recuerdo, legitimidad democrática─ otorga preferencia a los funcionarios no electos democráticamente por sobre los representantes de la soberanía popular.

La Fuerza Armada: fuera del control de la Asamblea

A pesar de que la Fuerza Armada es parte de la Administración, la sentencia parece excluir a ese órgano de las funciones de control de la Asamblea Nacional.

Así, la sentencia señala que la única modalidad de control que la Asamblea Nacional sobre la Fuerza Armada es a través de la comparecencia del Presidente de la República en su mensaje anual.

Pero la Sala niega cualquier otra facultad de control de la Asamblea Nacional, lo que supone una clara violación a la Constitución: la Fuerza Armada, como parte de la Administración, se somete al control parlamentario.

El control sobre el Gobierno: un control coordinado

Aun cuando la Sala Constitucional reconoce que la Asamblea Nacional puede controlar al Gobierno, acota que ese control exige “la debida coordinación de la Asamblea Nacional con el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva”.

En pocas palabras: la Asamblea tiene que coordinar con la Vicepresidencia Ejecutiva la forma en la cual ejercerá sus funciones de control.

Ello viola la autonomía de la Asamblea y resta cualquier eficacia al control parlamentario. No tiene sentido que el sujeto que controla le pida permiso al sujeto controlado para ejercer el control. En estos términos, el control parlamentario no pasa de ser una mera formalidad protocolar.

La comparecencia de funcionarios: un control deferente

La sentencia, “interpretando” la Constitución, modifica todo el régimen legal de comparecencias de funcionarios públicos, creando un régimen deferente para el Gobierno. Esto es un régimen que reduce el alcance práctico de las facultades de control de la Asamblea.

Para ello, la Sala “interpreta” que la Asamblea debe permitir:

“a los funcionarios que comparecen, solicitar y contestar, de ser posible, por escrito, las inquietudes que formule la Asamblea Nacional o sus comisiones”. Además, la Sala Constitucional señala que la Asamblea deberá comprender “la cardinal reserva de informaciones que pudieran afectar la estabilidad y la seguridad de la República y, en fin, compatible con los fines del Estado”.

Nuevamente, la Sala se aparta del sentido constitucional del control parlamentario, que exige reconocer a la Asamblea el poder de imponer su control sobre el sujeto contralado que pretende rehuir del control.

La desaplicación de la Ley de Comparecencia y del Reglamento Interior

Luego de “interpretar” las funciones de control de la Asamblea, la sentencia de la Sala Constitucional desaplicó varios artículos de la Ley de Comparecencia y del Reglamento Interior y de Debates, que rigen las interpelaciones y comparecencias de funcionarios públicos

Con ello, la sentencia prácticamente elimina el régimen legal que garantiza el correcto funcionamiento de las funciones de control de la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional no puede investigar la designación de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia

Para la sentencia, la Asamblea Nacional no puede revisar “los procesos anteriores de selección y designación de magistrados y magistradas”, por atentar “contra la autonomía del Poder Judicial y la supremacía constitucional, constituyendo un fraude hacia el orden fundamental”.

¿Enmienda-o-Revocatorio-Elementos-para-el-debate-por-José-Ignacio-Hernández-320X100Y para despejar cualquier duda, la Sala Constitucional señala que la Asamblea Nacional “no está legitimada para revisar, anular, revocar o de cualquier forma dejar sin efecto el proceso interinstitucional de designación de los magistrados y magistradas del Tribunal Supremo de Justicia”.

Pero la Sala Constitucional no se queda allí. Además de todo lo anterior, la Sala declara “la nulidad absoluta e irrevocable de los actos mediante los cuales la Asamblea Nacional pretende impulsar la revisión de procesos constitucionalmente precluidos de selección de magistrados y magistradas”.

Resulta claro que esta “interpretación” se asocia con la Comisión designada por la Asamblea para investigar la designación de los magistrados del Tribunal.

A pesar que en el pasado la Sala Constitucional había reconocido que la Asamblea sí puede investigar esa designación, ahora la Sala pretende impedir tanto la propia investigación como cualquier posible decisión que sea dictada por la Asamblea. Para ello, la Sala declara la “nulidad” de cualquier acto que pueda haber sido dictado, lo que revela el exceso de la “interpretación” de la Sala Constitucional.

¿Puede la Sala Constitucional silenciar a la Asamblea Nacional?

Esta sentencia despeja cualquier duda que pudiera haber sobre el alance que tiene el actual conflicto institucional. Un conflicto en el cual la Sala Constitucional, invocando su condición de “máximo y último intérprete de la Constitución”, pretende vaciar de facultades a la Asamblea Nacional.

Por ello, interesa definir muy bien la discusión. No está en debate si la Asamblea Nacional debe quedar sometida a control judicial. El punto no es ése.

El verdadero tema de fondo es que la Sala Constitucional asumió un rol de supremacía frente a la Asamblea Nacional, y en tal condición, reducirá las facultades de la Asamblea y anulará cualquier Ley, Acuerdo o decisión que la Asamblea pueda dictar, cuando así lo estime conveniente.

Ello no sólo viola la Constitución. Las consecuencias son mucho más graves: al intentar silenciar a la Asamblea Nacional la Sala Constitucional silencia a la democracia y a la representación popular.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (42)

Maikol Hernandez
1 de marzo, 2016

Buenas tardes, bastante objetiva y critica su observación. Muy bien usted lo advirtió con un escrito de hace unos meses, ahora expone y explica las consecuencias del garrafal comportamiento del tsj sala constitucional. ¿Nadie controlara a la sala constitucional? menuda pregunta que cualquier estudiante de Derecho puede realizar a un sorprendido profesor. Ahora bien, las interpretaciones y el derecho de los libros podría sentar con claridad las bases para detener la marcha insolente antidemocrático del tsj, ¿pero quien lo obligara? En todo caso, con esas sentencias, de forma tácita se aplica control difuso desaplicando (desgraciadamente) los artículos 1, 2 y 3 de la Constitución Nacional. En resumen, un adiós anticipado al Estado de Derecho y de Justicia.

Angel Zambrano
1 de marzo, 2016

Gracias nuevamente por tu exposición José Ignacio, es un lujo leerte.

Como ya he comentado anteriormente en tus artículos, un pueblo entero quedó a merced de un grupo no elegido democráticamente y que no tiene pudor alguno en torcer la ley a complacencia de este gobierno. Esta sentencia del TSJ es una prueba más de ello. Mi apreciación es que lo que haga la Asamblea Nacional en el futuro SIEMPRE se estrellará contra el autoerigido supra poder del TSJ y éste dejará sin efecto cualquier acción de aquella. Así de simple.

¡Oh, Estado de Derecho! ¿Cuándo te volveremos a ver?

henrique Vaamonde
1 de marzo, 2016

Gracias por sus ilustrativos escritos dignos de reconocimiento público.Al Grano: Puedo aún recordar al Dr.Escarrá y al difunto innombrable cuando insistían en que “la soberanía recaía en el Pueblo, y que la voz del Pueblo era la voz de Dios.” Evidentemente el TSJ y su Sala Constitucional no apoyan el contenido de esos enunciados, pues siendo la AN la representante del Pueblo,su voz debería ser sagrada. La función del TSJ es la de árbitro fundamental del sistema democrático. Pero vemos que lejos está el TSJ de limitarse a su papel de árbitro, al convertirse en contendiente directo de todas y cada una de las decisiones tomadas por la AN. Por lo tanto es deber de la AN, y los partidos que forman su mayoría, actuar conforme a esta realidad de inmediato, mediante denuncia a nivel internacional y movilización popular. La oposición no debe seguir actuando como una beata que tiene que mantener, por encima de todo, su imagen de ser tal, es hora de enfrentar al enemigo con todos los hierros.

Victor Hugo
1 de marzo, 2016

Ciudadanos de este pais, claro que hay una forma de denunciar esta insolencia, estos siempre han impuesto gobiernos regionales paralelos en alcaldías y gobernaciones donde han perdido, de igual forma pretenden hacer con la asamblea nacional que en democracia fue elegida, ahora bien esta sentencia del TSJ a petición de la Asamblea Nacional debe ser analizada y estudiada por todos los organismos y naciones del mundo comenzando por la UNASUR, OEA, ALBA, ONU, DDHH, y todas las naciones del mundo, y obligar a que rectifiquen esta barbaridad, a que se pronuncien las facultades de derecho del mundo entero, hasta desenmascarar su falsedad.

Diógenes Decambrí.-
1 de marzo, 2016

Una sentencia de 80 páginas ya indica desde su exagerada longitud, que aspira a desincentivar su lectura, tanto por la OBESIDAD MÓRBIDA, como por la profusión de terminachos y galimatías que deben plagar ese texto. El TSJ se coloca en un nicho más elevado que los de todos los otros poderes, lo cual es un absurdo en sí mismo, y afirma no sólo que es más importante que el resto de las Instituciones del país, sino que es Infalible (establece que sus arbitrariedades son de obligatorio acatamiento y cumplimiento, sin reclamos ni argumentaciones, que de antemano son consideradas simples faltas de respeto a los dioses del Olimpo judicial que ellos conforman) y no sujeto a Cuestionamiento o Revisión por parte de nadie (a excepción del pajarito, a quien una magistrada definió como la mayor fuente de inspiración de los que hacen las leyes en este país). Aparte de lo que -sin dudas- opinará la AN y esa mayoría de venezolanos que la eligió, deben fijar posición todos los Colegios de Abogados.

Freddy Siso
1 de marzo, 2016

Sin ninguna duda, vivimos los venezolanos una dictadura de nuevo cuño. Una dictadura apuntalada por el Tribunal Supremo de Injusticia y por una supuesta Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ambos al servicio de una parcialidad política e ideológica y de espaldas a la Constitución y al pueblo de Venezuela.

Hugo R.Barrios.Q
1 de marzo, 2016

Entiendo que con ese dictamen el TSJ,arrogandose facultades supra,obliga a refundar a Venezuela como nación.Venezuela no existe,no tiene una Constitución Nacional por la cual regirse.Grandioso

Luis Aquiles Besson Diaz
1 de marzo, 2016

Me parece que la solución radica en la convocatoria a la Asamblea Constituyente. Existe un conflicto de extrema gravedad y la solución debe ser definitiva y drástica

Rodrigo Peraza
1 de marzo, 2016

El comunismo trabaja solapadamente y va cerrando el cículo hasta que se apodera de los poderes y los ahoga.La democracia es una fachada. Lean el esperpentro que es el denominado “Plan de la Patria” y se convencerán hacia dónde nos quisieran llevar. Hágase un referendum de consulta directa a los ciudadanos si esto es lo que quieren, entre ello, que este vergonzoso tribunal supremo se tome las atribuciones que le corresponden a un poder originario como es la Asamblea Nacional.No tienen moral esos falsos magistrados?

migda elizabeth
1 de marzo, 2016

Qué opinan los colegios de abogados, los juristas decentes? Esto es inaceptable alguien tiene que hacer algo para parar esta barbarie!

Manuel Azancot
1 de marzo, 2016

La pregunta sería entonces aquella que aparece en las sátiras de Juvenal: “Quis custodiet ipsos custodes?”, “Quien custodia al custodio?”, ya está visto que la discusión en cuanto a la separación de los poderes -separación de funciones- con este TSJ es bizantina,se nos va a perder la paciencia, la vida incluso, pues siempre torcerán las realidades y el correcto deber ser (legalidad) a sus malévolas mezquindades e intereses sectarios y ajenos a la realidad legal a la cual se deben (imperio de la ley y no de los hombres), yo humildemente pienso, sin comprometer ni asumir posturas ajenas, cual muletillas que pudiera justificar como eco de otros, es algo personal, que la vía lógica, efectista, y si se quiere holistica, debe ser la Asamblea Constituyente, fundamentada no solo en la propia Constitución, sino en los argumentos jurisprudenciales que justificaron la creación de la actual carta magna, coloquialmente: “Muerto el perro se acaba la rabia”.

francesco paolo mariano
1 de marzo, 2016

Estimado amigo,usted deberìa analizar y publicar en un trabajo investigativo, las posibilidades existentes para convocar a una Asamblea Constituyente que a mi parecer serìa la unica forma de neutralizar a este TSJ canibàl y dictatorial…Gracias por su atencion.

Alexander Garcia
1 de marzo, 2016

¿Que reacción debería tener la Asamblea Nacional ante esto?. ¿Guardar silencio y acatar los fallos en silencio?. ¿Que precedentes existen a ello?

javier caceres
1 de marzo, 2016

BUena pregunta: la Sala Constitucional afirma su superioridad como intérprete de la Constitución para controlar a la Asamblea Nacional. Pero, ¿quién controla a la Sala Constitucional?

En consecuencia, o se modifica la Ley y se pone una estructura por encima de esta Sala o como deice Diego Arria, buscar constituyente, hay que refundar a Venezuela

rafael rodriguez
1 de marzo, 2016

fundamentandonos en la constitucion la convocacion a una Asamblea Constituyente me parece seria lo mas logico.Refundemos a Venezuela

carlos ramirez
1 de marzo, 2016

sin lugar a dudas estamos ante una catástrofe psicológica y mental han inducido un estado de sosobra y de barbaridad en el estado venezolano, su mala interpretación de las leyes o su interpretación a medida, a hecho estragos en el estado del derecho. sin entes reguladores, controladores el TSJ queda a la deriva en un supra mundo inobjetable… sin duda estamos en una dictadura abiertamente declara.

gregorio jimenez
2 de marzo, 2016

Estimado amigo, Gracias por sus ilustrativos escritos y comentarios dignos de reconocimiento público,porque son muy elocuente,Entiendo que con ese dictamen el TSJ,arrogándose y auto proclamándose facultades supra de querer dejar inerme a la Asamblea Nacional,este organismo debería de tener como un cierto dispositivo o un freno de mano porque todo lo que ella diga lo va a contradecir y anular. Si en la constitución hay varios artículos, dispositivos o vías de escape porque no se utilizan, por que no utilizar la enmienda?,se mata con un tiro varios pájaros y entre esos la designación del TSJ, CNE, PERIODO PRESIDENCIAL Y ELECCIÓN INDEFINIDA y se pone al pueblo a que elija los nuevos artículos que se van a cambiar, se supone que la desicion del pueblo es la voz de dios.

Alexis Ramos
2 de marzo, 2016

Mayor no puede ser la burla a la voluntad popular. Cuando la AN tenía mayoría del oficialismo si se reconocían sus decisiones: poderes extraordinarios al Presidente, elección de los magistrados del CNE y del TSJ, leyes, etc. Ahora quieren limitarla a “controlar el gobierno previa coordinación con el Vicepresidente Ejecutivo”. Que tal? obviamente se trata de un desconocimiento de la CRBV y una burla a la voluntad de la mayoría del país. Afortunadamente la propia CRBV señala lo que cada venezolano tiene la obligación de hacer ante este grave hecho.

Juan F. Rincones
2 de marzo, 2016

Definitivamente URGENTE hacer un cambio de ley que amplié el número de magistrados en el TSJ para anular El bochornoso espectáculo que está dando el supremo tribunal en Venezuela…La asamblea tiene el poder y el deber constitucional de hacerlo y para grandes males grandes remedios.

Alexander Padrón
2 de marzo, 2016

Sencillamente argumentos más o argumentos menos aquí no estamos en un estado de derecho..aquí vivimos la verdadera y única dictadura que tiene todo el continente Americano en pleno Siglo XXI..lo demás son zoquetadas y opiniones..en un país donde no hay equilibrios entre poderes y un poder esta por encima de otro sencillamente no hay democracia, si no me dispensan Sr.(s) leguleyos de Venezuela y el mundo devuélvanse a estudiar a Montesquieu precursor del liberalismo y quien elaboró la teoría de la separación de poderes.

Jose Daniel
2 de marzo, 2016

Muchos estamos de acuerdo, ellos fueron nombrados irregularmente y quieren mantener su irregularidad a toda costa, aun pasando por encima de la constitucion, dejando de lado a nuestros representantes en la AN, ?Sera que estan propiciando el alzamiento del pueblo?

César Medina
2 de marzo, 2016

Como siempre, una Nota clara y precisa sobre la situación a las cuales ya nos tiene acostumbrados el Profesor José I. Hernández. El TSJ le endosó a la AN la etiqueta del más preciado “Jarrón Chino” que tengamos en el País. Creo que la solución a la crisis no será, lamentablemente, ni pacífica ni constitucional, como todos deseábamos. De esto no saldremos sin “calle” ni sin la ayuda internacional. Si esto no es un Golpe de Estado entoces de que estamos hablando?

Manuel Avliés
2 de marzo, 2016

¡Y le llego la hora a la Asamblea Nacional! Muchos ciudadanos advertimos sobre la inminente confrontación entre la AN y la constitucional del TSJ. También muchos han abogado por tender puentes políticos para evitar el conflicto, pero lo cierto es que dada las características de los actores, el desenlace no podía ser otro: Si la asamblea NACIONAL, acepta una sentencia de este tipo, estaría haciendo lo que El Reichstag alemán hiso cuando habilito a Adolf Hitler en 1933, es decir, estaría aceptando su desaparición y la plena vigencia de una dictadura de supuestos poderes públicos que ajustan la “ley” a la medida de las circunstancias. Pero no solo es la hora de la AN, también es la hora del ciudadano, todos y cada uno de los venezolanos estamos llamados a rechazar y declarar nula por inconstitucional la sentencia N°9 de la sala constitucional del TSJ. #noalasentenciaN9.

Vicente Villasana Conde
2 de marzo, 2016

De facto el Tribunal Socialista de Justicia blindó la impunidad, la corrupción y el saqueo. Lo que no blindo es el inexorable fin de un régimen que está dando sus últimos estertores.

Abraham valero
2 de marzo, 2016

La flagrante violación a la CNRBV es un fraude del TSJ, no puede estar sobre la AN que fue electa por los Venezolanos una decisión del TSJ nombrado por concurso, es necesario pensar que la sociedad civil corre el riesgo de volverse anarquica contra las leyes de la República lo que origina un caos, cosa que creo yo busca el gobierno para quedar bien ante el mundo motivado que no puede Maduro con la crisis económica y política de Venezuela y seria una salida ´para el régimen, como un Venezolano normal y común me siento atropellado en mi derecho de ejercer el voto y apoyar a un grupo de lideres que desean mejorar el país, así como yo somos una mayoría que nos oponemos a las decisiones del Fraudulento TSJ…

Andres Hernandez
2 de marzo, 2016

Muy claro, sino es para todo lo anterior, para que quieren inmunidad parlamentaria los diputados? LO que falta es que el tribunal defina los presupuestos de la nación, designe ministros, etc, esto no es ni cerca una vergüenza es peor.

sergio
2 de marzo, 2016

Magistral todos los escritos! Ahora que vam hacer? Quedarse dados?

Luis Flores
2 de marzo, 2016

Que manipulador puede resultar un análisis de cualquier índole cuando queremos imponer nuestro punto de vista; esto parece a la máxima de quien fue primero el huevo ola gallina. Uds indudablemente por su pasión anti gobierno sostienen que el problema es que nadie controla al TSJ, pero les devuelvo les pregunto entonces QUIEN CONTROLA A LA AN? puede un solo poder querer imponer su voluntad y parcialidad ante un país claramente dividido?. La AN Nacional la escogio la mayoria del Pueblo, si, pero la mayoria del pueblo escogio al Presidente, quien le da facultad a la AN para a penas instalandose decir que van a salir del presidente que mayoritariamente escogio el pueblo??? se atreveran a responder? seguramente vanalizaran este argumento porque sus mentes no dan mas alla de una rancia oposicion a sus interes y a su parcialidad

julio león
2 de marzo, 2016

La expresión Ley de Leyes, de Ley suprema de mayor jerarquía, significa que tiene un lugar cimero dentro del conjunto de disposiciones normativas vigentes en determinado lugar y tiempo. Esta supremacía significa que los órganos del Estado, independientemente de su nivel jerárquico, han de actuar y crear derecho conforme a los postulados primigenios; no deben dictar disposiciones que desobedezcan, desconozcan o contradigan las normas constitucionales, dicho de otra forma, las leyes, decretos, resoluciones y demás disposiciones no deben contradecir los postulados constitucionales, so pena de deslegitimarse.

javier
2 de marzo, 2016

Yo solo veo que el profesor busca encontrarle cinco patas al gato. Y su estudio es mas politico que constitucional, todos los poderes sin execion, tienen limitaciones en algun punto de la constitucion, la unica forma de distituir un magistrado, es que tenga una falta grave,probable en lo contenplado en la constitucion, solo asi se puede remover democraticamente, via la asamblea. Por otra parte la “palabra control” no es una palabra para la asamblea, su trabajo es solo hacer leyes, aprobar recurso, y envestigar cual quier asunto de corrucion. Ellos no estan para gobernar, y hacer cumplir las leyes. Para eso hay un presidente de la republica quien es la maxima autorida democratica, con su gran mayoria de alcaldes y gobernadores, electo democraticamente. Su estudio doctor deberia ser que pasa cuando la asamblea nacional busca tomar el control que no le corresponde? No se llama eso golpe de estado? Y sus consecuencias es la remosion de esa asamblea? Si un presidente obtiene la mayoria y enfecto gana, pero va mas alla de sus funciones, o viola las leyes. Acaso no deja de ser presidente de igual manera pasa con la asamblea.

Diógenes Decambrí.-
2 de marzo, 2016

Javier: ¿sin execion? afirma que “la unica forma de distituir ¿? un magistrado, es que tenga una falta grave”, ¿no es grave que lo hayan designado A DEDO, sin cumplir los requisitos de ejercicio legal y preparación académica, que exigen las leyes y las propias normas del TSJ? Luis: afirmas que “la mayoria del pueblo escogio al Presidente”, pero en abril del 2013, además de muchas graves irregularidades previas, que no fueron atendidas, la Oposición denunció FRAUDE y exigió auditar los CUADERNOS donde reposan las evidencias (huellas dactilares de los multicedulados que votan por inasistentes, fallecidos y electores virtuales), el CNE tampoco cumplió su deber ante esa denuncia y procedió a la proclamación express de Maduro. Además, la CRISIS se ha profundizado de abril del 2013 a marzo del 2016, y la Constitución da las opciones del Referendo Revocatorio y la Enmienda, de manera que son mecanismos legales, democráticos y constitucionales ejercidos en sus debidos tiempos.

Irma Sànchez de Dìaz
2 de marzo, 2016

Eso se veia venir, lo que quieren es acabar con La Asamblea Nacional, no quieren nada ni a nadie que los controles,quieren a la FAN, fuera de control, porque como van fundar su Compañìa Anònima CAMINPEG, de petròleo, no les conviene que la Asamblea se entere de los chanchuyos que van a hacer, con todos esos Minerales que se producen aqui, otra corrupciòn màs (que es una raya màs para un tigre) que saben los MILITARES de petròleo, los Militares son para recibir òrdenes y nada màs, los MILITARES a su cuarteles.Sobre la sentencia del TSJ, es completamente NULA, leanse el artìculo 78 de LA CONSTITUCION, o es que el TSJ, va a pasar por encima de la Constituciòn, eso nada màs faltaba. DENTRO DE LA CONSTITUCION TODO, FUERA DE ELLA NADA,y ademàs LA ASAMBLEA fue electa por el pueblo el 6D, sin trampa, por mayorìa absoluta. Es todo.

gerardo.-
2 de marzo, 2016

pero para que ir a denunciar a nivel internacional, si estos no hacen nada, luego el gobierno los insulta y los descalifica y todo queda ahi, no juegue…

AJ
2 de marzo, 2016

Presidente y AN tienen la misma legitimidad de origen..sus competencias claramente definidas..La AN designa por mandato constitucional al TSJ pero en el estricto cumplimiento del procedimiento que es integral al precepto establecido..violar el procedimiento hace anulable la designación de magistrados al TSJ..Y la Sentencia nro. 9 no puede modificar por imperio que no tiene, al constituirse en poder originario y modificar capciosamente lo establecido en la constitución.

Luis R. Gil C.
2 de marzo, 2016

Y los diputados que tienen la mayoría en la AN se quedarán de brazos cruzados, callados y sin decir nada la pelota está en su campo. Uds deciden que hacer.

Rodrigo
2 de marzo, 2016

DESTITUCIONES. Ya la AN cometió un error al permitir que una Sala Accidental le inhabilitara a 4 diputados mediante medida cautelar espuria, ahora SC vuelve por sus fueros e inhabilita y controla actos fundamentales de AN, como son legislar y controlar el Poder Público.Que procede? destituir todos los magistrados que hayan incurrido en presuntos delitos y ponerlos a la orden del MP. Especialmente Salas Electoral y Sala Constitucional y Sala Penal.Nombrar magistrados provisorios mientras se abre proceso para selección de nuevos probos magistrados como establece ordenamiento jurídico. Hace falta tabaco en la vejiga para tomar decisiones que el pueblo respaldaría ampliamente.

Bladimir Guerrero
3 de marzo, 2016

Suficientemente argumemtada la ilegitimidad de la setencia, adicionalmente agradezco aclarar cuantos magistrados de la SC APROBARON esa sentencia, y sin son mayoria absoluta para que sea valida?

Raul
3 de marzo, 2016

Esto que usted dice confirma que estamos en una dictadura de la cual no se sale con medidas democraticas, todo lo que la Asamblea quiera implementar no va a ser aceptado por el TSJ como hasta ahora . Que queda, esperar que la crisis llegue a punto tal que el pueblo salga a la calle, que los militares den un golpe de estado o que los organismos internacionales ( OEA, ONU, UNASUR, etc. ) tomen medidas .

Anibal L.
3 de marzo, 2016

Buenas noches, Supe por voz del Abogado Constitucionalista Dr. Apiz, en una entrevista realizada en los estudios de Globovision en su progara Primera Pagina, que la sentencia N° 9, dictada el 1° de marzo der 2016 por el TSJ, fue firmada por cuatro (4) magistrados de la Sala Constitucional, violando lo establecido en el Reglamento del TSJ que oblige que, para que una sentencia tenga validez juridical, debe estar firmada por las 2/3 partes de los miembros de la Sala Constitucional y que al estar firmada por solo cuatro (4) de ellos, la sentencia es NULA DE TODA NULIDAD, y por ello, la Asamblea Nacional NO ESTA OBLIGADA A CUMPLIRLA, aparte de que dicha sentencia viola ademas, el articulo 187 ordinal 3 de la Constitucion Nacional, que dice textualmente :

Anibal L.
3 de marzo, 2016

Continúo y termino: “Ejercer funciones de Control sobre el Gobierno y la Administración Publica Nacional, en los términos consagrados en esta Constitución y la ley. Los elementos comprobatorios obtenidos en el ejercicio de esta función, tendrán valor probatorio, en las condiciones que establezca la ley”. Aclaro, que no he visto fotocopia del documento original, para asegurar que solo está firmado por solo cuatro (4) magistrados de la Sala Constitucional, pero me gustaría saber si alguno de los participantes de este foro ha visto quienes firmaron la sentencia en cuestión y quienes no lo hicieron.

nerio leon
4 de marzo, 2016

Existe un vació en este caso? porque nadie controlara a la sala constitucional?

ELI SAUL
4 de marzo, 2016

la solucion la tenemos convocando una Asambla Constituyente, en donde sea el pueblo quien opine y religitime TODOS LOS PODERES PUBLICOS, ante esta grave crisis contitucional que nos agobia, creada por esta banda de BUITRES que nos gobiernan, Usufructando el poder. Vamos todos sin miedo, tenemos el pueblo decidido a dar ese gran paso, es hora de asumir, CONSITUYENTE YA!!!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.