Blog de José Ignacio Hernández

¿Qué dijo la Sala Constitucional sobre la enmienda constitucional?; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 26 de abril, 2016

¿Qué dijo la Sala Constitucional sobre la enmienda constitucional; por José Ignacio Hernández

En el artículo que escribí en Prodavinci sobre la propuesta de enmienda constitucional, advertía de ciertas dudas que podrían plantearse en torno a esa propuesta. Y dije entonces que, con toda seguridad, la Sala Constitucional se pronunciaría sobre ello.

Así fue. En una nueva sentencia del “ping-pong constitucional”, la Sala Constitucional “interpretó” que toda enmienda que reduzca el período presidencial a cuatro años, no puede ser aplicada al actual período presidencial. La aplicación inmediata de esa enmienda sería, así, un supuesto de aplicación retroactiva y además, un fraude a la Constitución.

Con esta sentencia, muchos se harán la pregunta que es ya un lugar común en este espacio: ¿y ahora?

¿La enmienda es retroactiva?

Ya había explicado, en mi anterior artículo, por qué una enmienda que reduce períodos en curso no tiene efectos retroactivos, sino efectos de aplicación inmediata.

De otro lado, la sentencia de la Sala Constitucional analizó el principio de irretroactividad de la Ley (artículo 24 de la Constitución). Tal principio, sin embargo, no rige a las normas constitucionales, que tienen —como es lógico— un régimen propio y distinto a la Ley.

¿Fraude a la Constitución?

La sentencia, sin mayor razonamiento, opina que una enmienda que pretenda recortar períodos en curso sería un fraude a la Constitución, pues la revocatoria de mandatos tiene un mecanismo específico, como es el referendo revocatorio.

La Sala confunde, aquí, la potestad de modificar períodos en curso con el derecho ciudadano a revocar mandatos. La enmienda no es un mecanismo para revocar mandatos, sino un instrumento para modificar la Constitución, incluyendo el régimen de los mandaros públicos. Mal podría haber, por ello, un  fraude.

¿Es cierto que las enmiendas a la Constitución de
1961 no aplicaron a mandatos en curso?

Como fundamento de su tesis, la Sala Constitucional coloca el ejemplo de las enmiendas a la Constitución de 1961, las cuales, a su decir, solo aplicaron a futuro.

La Sala no se percató, sin embargo, de que el artículo 8 de la enmienda número 2 a la Constitución de 1961 ordenó acortar el período del Presidente y de los Senadores y Diputados. No es cierto, como pretende hacer ver la Sala, que esa enmienda únicamente aplicó a futuro: en realidad, la enmienda aplicó a los períodos en curso, los cuales fueron recortados. Con lo cual, el ejemplo citado por la Sala demuestra la falsedad de la premisa que se pretende defender.

¿La Sala podía pronunciarse anticipadamente
sobre la propuesta de enmienda?

La sentencia comentada no es un recurso de interpretación “abstracto” de la Constitución, pues alude específicamente a la propuesta de enmienda constitucional actualmente en curso ante la Asamblea Nacional.

Más que interpretar, lo que pretendió la Sala Constitucional con esta sentencia fue controlar, previamente, esa propuesta de enmienda.

Sin embargo, la Sala Constitucional ya ha ratificado que el control sobre los mecanismos de modificación de la Constitución, como la enmienda, solo puede ser “posterior al acto definitivo y no previo”. Esto quiere decir que la Sala, contradiciendo sus propios antecedentes, pretende ejercer un control previo sobre el proyecto de enmienda constitucional actualmente en curso ante la Asamblea.

¿Y esta sentencia impide a la Asamblea Nacional
aprobar la enmienda?

La respuesta a esta pregunta es negativa: la sentencia comentada no impide a la Asamblea Nacional aprobar la enmienda constitucional actualmente en debate, para ser sometida a consulta popular.

Hay dos razones que explican esta respuesta.

La primera razón es que la sentencia de la Sala Constitucional, en teoría, se limitó a una “interpretación” de la Constitución. Sabemos que la intención fue otra, pero la sentencia no puede tener un alcance distinto al que propia sentencia dice tener. Y una “interpretación” no puede impedir a la Asamblea Nacional ejercer las funciones que le corresponden como órgano de representación nacional.

La segunda razón es que, según la propia Sala Constitucional ella no puede controlar la enmienda antes de que finalice el procedimiento para su promulgación, con lo cual, tampoco puede la Sala Constitucional impedir que la Asamblea apruebe la enmienda y la someta a consulta popular.

Por cierto, que este criterio de la Sala Constitucional fue sostenido cuando se demandó la nulidad —entre otros, por el profesor Hermann Escarrá— del proyecto de reforma de la Constitución de 2007.

Esto, por supuesto, es el deber ser. Asunto distinto es lo que pueda pretender hacer la Sala Constitucional, en el supuesto de que la Asamblea Nacional siga adelante con el proceso para la aprobación de la enmienda. No es de extrañar que la Sala insista en cuestionar ese proceso o que, una vez aprobada la enmienda en referendo popular, pretenda anular esa modificación o interpretar su contenido, al margen de lo que diga la propia enmienda.

Por lo pronto, en todo caso, la Asamblea Nacional puede seguir con el proceso para la aprobación de la enmienda.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (1)

Denys Moreno
29 de abril, 2016

habiendo escuchado al presidente maduro decir que en el 2018, él estará al frente de la magistratura y que el referendo revocatorio no tiene viabilidad política y que portales como aporrea, estiman que este año no se podrá realizar dicho referendo, es necesario que se le aclare a la colectividad, si los tiempos dan para realizar este año esta consulta popular, con el fin de contrarrestar una estrategia dirigida a causar decepción en el electorado.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.