Blog de José Ignacio Hernández

¿Puede la Sala Constitucional del TSJ anular a la Asamblea Nacional?; por José Ignacio Hernández G.

Por José Ignacio Hernández G. | 3 de noviembre, 2015

Puede la Sala Constitucional del TSJ anular a la Asamblea Nacional; por José Ignacio Hernández G. 640G

La elección parlamentaria del 6 de diciembre ha permito llevar a la opinión pública, temas que por lo general quedan reducidos a las aulas de las Escuelas de Derecho.

Así, en un anterior artículo que publiqué en Prodavinci, expliqué para qué sirve la Asamblea Nacional. Allí afirmé que la Asamblea Nacional es el centro de la democracia. Por ello, la Asamblea es mucho más que una fábrica de Leyes: es el órgano que expresa la representación nacional y que, como tal, canaliza la participación ciudadana.

Sin embargo, la importancia de la Asamblea Nacional se ha visto afectada por distintas causas relacionadas con la organización del Estado y de sus instituciones. Una de esas causas es la Sala Constitucional. De ello, precisamente, quiero tratar en este artículo.

Cuando las matemáticas fallan

Hay cierta tendencia por reducir la democracia a una simple suma matemática: el que tenga más votos gana. Pero esta suma no funciona con la Sala Constitucional.

En la Asamblea Nacional que se elegirá el 6 de diciembre, el partido que obtenga 84 Diputados será mayoría. Para quienes reducen la democracia a una suma, entonces, 84 Diputados será suficiente. Incluso, si algún partido logra, al menos, 112 Diputados, tendrá una “mayoría” que le permitirá adoptar cualquier decisión.

No obstante, cualquier decisión adoptada por el voto de esa “mayoría” de la Asamblea podrá ser revisada por la Sala Constitucional. Ese Tribunal tiene 7 magistrados, con lo cual, basta el voto de 4 para adoptar una sentencia que revise y anule cualquier decisión adoptada por la “mayoría” de la Asamblea Nacional.

Y aquí es donde falla la matemática, pues 4 votos de la Sala Constitucional valen más que 84 o 112 votos de los Diputados de la Asamblea Nacional.

Entendiendo a la Sala Constitucional

La Sala Constitucional ejerce lo que en Derecho se llama “justicia constitucional”. Por justicia constitucional se entiende, en términos sencillos, el control que ejerce el Juez sobre la Constitución para hacer respetar su contenido. Dentro de la justicia constitucional se encuentra, precisamente, a la Sala Constitucional, cuya principal función es controlar la constitucionalidad de los actos dictados por el Estado, incluso, para anularlos.

Los “superpoderes” de la Sala Constitucional

Desde su primera sentencia en el año 2000, la Sala Constitucional ha afirmado que ella es el “último intérprete de la Constitución”, incluso, por encima del Tribunal Supremo de Justicia. ¿Y qué significa eso? Muy simple: que en la práctica, la Sala Constitucional tiene la última palabra.

Por ello, la Sala Constitucional no se ha limitado a anular Leyes. Además, la Sala Constitucional ha modificado Leyes. En ausencia de una Ley, ha dictado sentencias que tienen carácter de Ley. Además, la Sala Constitucional ha interpretado la Constitución para cambiar su contenido, estableciendo además que esa interpretación es vinculante.

Igualmente, la Sala Constitucional ha dictado decisiones que solo podían haber sido adoptadas por la Asamblea  Nacional, como el nombramiento de los rectores del Consejo Nacional Electoral. Adicionalmente, ha dictado decisiones que en la práctica, han revocado el mandato popular de Diputados y Alcaldes.

Por supuesto, la Sala Constitucional ha dictado decisiones criticables, pero también ha dictado decisiones ajustadas a la Constitución. Lo que quiere en todo caso destacarse es que la Sala Constitucional, en la práctica, ha asumido un rol que la coloca por encima de todos los órganos del Estado y en especial, por encima de la Asamblea Nacional.

La Sala Constitucional como censor de Leyes de la Asamblea

La atribución de la Sala Constitucional que mejor permite comprender su relación con la Asamblea, es la que le permite actuar como “censor” de Leyes. Ello puede hacerlo en dos casos: antes que el texto de Ley aprobado por la Asamblea sea publicado en Gaceta Oficial, y luego de que ese texto sea publicado en Gaceta.

Analicemos el primer caso: la Sala Constitucional como censor de los proyectos de Ley aprobados por la Asamblea, antes de su publicación en Gaceta Oficial. Para comprender mejor este primer caso, debemos repasar cuál es el proceso de formación de la Ley.

Para dictar Leyes se requiere el voto de la mayoría simple, o sea, de 84 Diputados, en el caso de la Asamblea que se elegirá el 6 de diciembre. Ciertas Leyes requieren una mayoría especial: para dictar Leyes Habilitante se requerirán 101 Diputados, y para dictar Leyes Orgánicas, 112.

Según la Constitución, una vez que la Asamblea aprueba la Ley, el Presidente de la Asamblea la declarada “sancionada”. Ese texto es remitido al Presidente de la República, pero todavía no es Ley, pues para ello se requiere su publicación en la Gaceta Oficial.

Esto es importante recordarlo: toda Ley aprobada por la Asamblea Nacional debe ser promulgada por el Presidente, quien tiene un poder de veto relativo. Así, una vez recibida la Ley aprobada por la Asamblea, el Presidente de la República puede solicitar a la Asamblea modificar la Ley, lo que se conoce como veto. En ese caso la Asamblea podrá modificar la Ley o insistir en su promulgación. Luego de esa decisión, el Presidente de la República deberá promulgar la Ley. Si el Presidente se niega a promulgar la Ley, la Asamblea Nacional podrá promulgarla por sus propios medios.  Aquí quien tiene la última palabra es la Asamblea.

Sin embargo, también la Sala Constitucional puede ejercer una especie de “veto” frente a las Leyes que  apruebe la Asamblea.

Así, cuando el Presidente de la República recibe el texto aprobado por la Asamblea Nacional, puede objetar dicho texto por violar la Constitución, para lo cual solicitará el pronunciamiento de la Sala Constitucional. En ese supuesto, la Sala puede decidir que el texto aprobado por la Asamblea es contrario a la Constitución.

La Constitución no aclara qué sucede cuando la Sala considera que el texto aprobado por la Asamblea viola la Constitución. Con toda seguridad, la Sala Constitucional interpretará que en tal supuesto el texto aprobado por la Asamblea no podrá promulgarse.  Es decir, que la Ley aprobada por la Asamblea nunca será Ley, por decisión de la Sala Constitucional.

La Asamblea Nacional que será electa el 6 de diciembre, podrá comenzar a legislar el 5 de enero de 2016. Dependiendo de la mayoría que  se obtenga, esa Asamblea podrá dictar distintas Leyes. Se ha hablado, así, de Leyes para promover el empleo, para atender la seguridad, para favorecer el abastecimiento de bienes o para controlar la corrupción, entre otras.

Cualquiera de esos textos, una vez aprobadas por la Asamblea, podrá ser declarada inconstitucional por la Sala Constitucional. Es decir, que por decisión de la Sala Constitucional, ninguna de las Leyes aprobada por los 84 nuevos Diputados de la Asamblea Nacional (o cualquier otra mayoría) llegará a ser Ley.

Luego encontramos el segundo caso en el cual la Sala Constitucional actúa como censor de la Asamblea: cuando anula las Leyes aprobadas por ésta y que han sido publicadas en Gaceta Oficial.

Así, incluso si el texto aprobado por la Asamblea llegase a ser promulgado como Ley, la Sala Constitucional podrá acordar su nulidad, impidiendo que esa Ley genere efectos. En la práctica, la Sala Constitucional puede incluso cambiar la redacción de esas Leyes.

En todos estos casos,  4 votos valen más que 84 votos.

El conflicto entre Sala Constitucional y la Asamblea Nacional

¿Qué hacer en estos casos? Hay en la Constitución un claro vacío, que se ha agravado por los “superpoderes” que ha asumido la Sala Constitucional. La Sala Constitucional custodia a la Constitución, es cierto, pero ¿quién custodia al custodio de la Constitución?

La existencia de una justicia constitucional con un Tribunal como la Sala Constitucional, es una realidad en muchos países. El consenso tiende a ser que esa justicia constitucional es una garantía para el funcionamiento del Estado de Derecho, y que por lo tanto, es una figura necesaria para la defensa de la libertad.

No obstante, también es cierto que el ejercicio excesivo de las funciones de la Sala Constitucional puede obstaculizar el correcto funcionamiento de la Asamblea Nacional, especialmente, de la Asamblea que será electa el 6 de diciembre de 2015.

Ello puede derivar en un conflicto entre la nueva Asamblea y la Sala Constitucional. Si la nueva Asamblea aprueba una Ley, la Sala Constitucional podrá declararla inconstitucional, incluso, antes de ser promulgada en Gaceta. Si la nueva Asamblea Nacional declara un voto de censura contra un Ministro, ese voto de censura podrá ser anulado por la Sala Constitucional. Si la nueva Asamblea Nacional aprueba una Ley de Presupuesto que reduce ciertos gastos del Gobierno, esa Ley de Presupuesto podrá ser anulada por la Sala Constitucional. Si la nueva Asamblea Nacional niega la autorización para que el Poder Ejecutivo celebre Tratados, suscriba contratos de deuda pública o ejecute créditos adicionales al presupuesto, la Sala Constitucional podrá declarar la “omisión” de la Asamblea y dictar, ella, la autorización correspondiente.

¿Puede removerse a los Magistrados de la Sala Constitucional?

Ante este panorama alguien podrá preguntar si es posible remover a los Magistrados de la Sala Constitucional. De acuerdo con la Constitución y la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea Nacional puede remover a esos Magistrados previo debido proceso, bajo las siguientes condiciones: (i) sólo pueden ser removidos por las causales establecidas en la Ley; (ii) esas causales deben ser calificadas previamente por el Poder Ciudadano y (iii) se requiere el voto de las dos terceras partes.

Como se observa, el camino no es sencillo y, además, se requiere la aprobación del Poder Ciudadano. Con ello, la Constitución quiso evitar que la Asamblea Nacional, que debe ser controlada por la Sala Constitucional, pudiese influir en esa Sala. Pero el resultado final ha sido el reconocimiento de una Sala que, en práctica, está por encima de la propia Asamblea Nacional.

Cambiando el concepto de la Asamblea Nacional

Ante el riesgo derivado de una Sala Constitucional que se ubica por encima de la Asamblea, es necesario insistir en la opinión pública sobre el rol constitucional que debe cumplir la Asamblea Nacional, como órgano de representación nacional y centro de la democracia. En todos los sistemas jurídicos que admiten la existencia de la justicia constitucional, se establecen límites a esa justicia, precisamente para evitar que ella usurpe funciones del parlamento.

En su libro La reconstrucción del Derecho venezolano (2012), el profesor venezolano Francisco J. Delgado insiste en la necesidad de cambiar la idea del Derecho en Venezuela. Específicamente, ello pasa por replantear el rol de la Sala Constitucional y por reivindicar el valor de la Ley como expresión de la representación nacional. En suma, quien representa a los venezolanos es la Asamblea Nacional, no la Sala Constitucional.

En el panorama actual, sin embargo, hay un claro riesgo: que por encima de voluntad popular expresada en la elección de la Asamblea Nacional que se elegirá el 6 de diciembre, prevalezca la voluntad de la Sala Constitucional, en la medida en que esa Sala usurpe la representación nacional que debe ejercer la Asamblea. Una usurpación que sería un claro golpe a la Constitución.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (60)

Don Costa
3 de noviembre, 2015

Dr. Hernández G. Excelente y muy Educativo su artículo. Me queda esta duda: ¿Puede la Asamblea Nacional con mayoría simple convocar un referendo para la renovación del Poder Moral o Ciudadano, Poder Electoral y Poder Judicial (TSJ)? En caso negativo, ¿Cuales serían las opciones por la vía democrática? Saludos

Dr. Alcoverro
3 de noviembre, 2015

Gracias Dr. Hernández G. su articulo queda en mi carpeta como material de referencia de estudio.

Leonardo
3 de noviembre, 2015

Si bien todo esto es cierto, hay maneras de enfrentar este abuso: Ampliar por ley el número de magistrados, convocar una constituyente, o modificar la Constitución, entre otros. ¿Acaso cree el autor que los políticos no saben todo esto y que lo enfrentarán? Por último, no sólo los militares dan golpes de estado, acabar con la soberanía de la Asamblea Nacional también es un golpe de estado que deberá ser enfrentado como tal.

denys
3 de noviembre, 2015

Profesor, si la SOBERANÍA reside en el pueblo y este la ejerce de manera indirecta a través del voto y si además todos los órganos del Estado merman de la SOBERANÍA, como es posible que la decisión de la sala Constitucional (cuyo magistrados son elegidos por delegación) este por encima de la decisión d los integrantes d la Asamblea Nacional (que son elegidos por voto directo)

Mayerlin
3 de noviembre, 2015

La Asamblea que se elija el 6D, en nombre de los venezolanos, estaría llamada a restablecer el orden perdido que se causó con el golpe de estado dado en 2014 a partir de las designaciones fraudulentas del Poder Ciudadano, Magistrados y rectores del CNE, por lo tanto no tendría que transcurrir un camino difícil para lograr el restablecimiento del Estado de Derecho, basta con que haga valer la Constitución, revocando (que no removiendo o destituyendo) a todos los sujetos designados en diciembre 2014 donde se violaron los procedimientos, las mayorías y los requisitos para dicha designación. Pretender hacer una destitución es aceptar que esos actos de designación están ajustados a la Constitución y han creado derechos, cuando en realidad son actos nulos de nulidad absoluta.

R. E. Hernández
3 de noviembre, 2015

En primer lugar aclaro que soy un lego en materia jurídica y mis comentarios de abajo solo reflejan mis inquietudes de un “ciudadano común”.

De la lectura del enjundioso artículo del Dr. Hernández podría concluirse que teóricamente no hay muchas diferencias entre los objetivos de nuestra Sala Constitucional y los objetivos de otras salas similares en el resto del mundo. Tomemos por ejemplo la Corte Suprema de los Estados Unidos, pero antes

hagamos algunas aclaratoria. En primer lugar, los magistrados de esta corte son seleccionados mediante un absoluto consenso de los legisladores de Estados Unidos, además de que para llegar a ser considerado como candidato a magistrado esta persona debe tener un amplio prestigio. Por otra parte, la selección de un magistrado es cosa pública y han habido muchos casos en los cuales un candidato no ha sido seleccionado por causas que ponen en duda su ídoneidad u honestidad. Desde luego, estamos conscientes de que la selección de nuestros magistrados se aleja mucho a las “normas y procedimientos” comentados arriba, que, por cierto, también son de rigor en otros países; pero si estas “normas y procedimientos” no se cumplen, en mi opinión, ya hay un problema de fondo de credibilidad. En lo que si parece que hay una “similitud” es que también en los Estados Unidos cuatro personas (magistrados)tienen más poder que el congreso o el mismo presidente. Los recientes casos, muy sonados, de lo derechos de los homosexuales y de la seguridad social creo que son claros al respecto. La otra cosa importante es que una vez que la Corte Suprema emite una opinión, esta es aceptada por todos, entre otras cosas porque se han cumplido todas las “normas y procedimientos” Qué deseable sería que nuestro Tribunal Supremo tuviese estas mismas características, pero lamentablemente no es así. Ante esta situación, me pregunto si hay alguna salida. La conclusión del Dr. Hernández es que estamos irremediablemente en manos de cuatro personas y, aparentemente, no hay salida a corto plazo.

rafael arraez
3 de noviembre, 2015

la sala constitucional no puede anular la asamblea nacional ni sus funciones ya que es un ente colegiado elegido por el sufragio y solo por referéndum puede revocarse a los miembros de la asamblea nacional ,las leyes que violen la constitución son enviadas a la sala constitucional que tiene como función cambiar los aspectos de la ley que violen la ley constitucional , pero no eliminar la ley como tal si la ley viola en toda su extensión la constitución como fue el caso de la ley SAPO es devuelta a la asamblea nacional con la recomendación de que sea cambiada o eliminada como en efecto pasó con esa ley, el poder de veto del presidente de la república solo la tiene en leyes especiales osea aquellas que no tengan funciones de estado las leyes ordinarias como por ejemplo el código orgánico procesal penal o el código civil el presidente no tiene poder de veto sobre esa ley porque también está sujeta ella como ciudadano venezolano ,solo tiene poder de veto en leyes de tinte administrativo como ley tributaria o aduanera , entre otras leyes que como poseen solo pena administrativa pueden ser vetadas por el presidente ,en cuanto a la sala constitucional y sus miembros el nombramiento de estos jueces lo hace la asamblea nacional por una serie de requisitos que deben cumplir en total son 15 un filtro muy específico , que luego de ser elegidos en cualquier momento los requisitos pueden ser revisados y la asamblea nacional tiene la autoridad para su destitución de no cumplirse algún requisito ,importante ,o estén sujetos a pena o proceso investigación y incluso sospecha de violación de las leyes . Señores PRODAVINCI los leo a menudo pero esta vez no comparto su comentario solo buscan a mi entender amainar la andanada de votos que el 6D va a ver en contra del gobierno de turno representado en los miembros de la actual asamblea nacional

Freddy Siso
3 de noviembre, 2015

Por sobre la Constitución y las Leyes, no está nadie en Venezuela. LA NUEVA ASAMBLEA NACIONAL, DEBE RESTITUIR EL ESTADO DE DERECHO Y PUNTO.

Perez Sarmiento
3 de noviembre, 2015

El tema es es más político que jurídico. Una Asamblea con amplia mayoría opositora y con un respaldo popular acojonante y encojonado no podrá ser rebasada ni por el Ejecutivo ni por ningún otro órgano del Estado. Es un tema con procacidad manifiesta,pues es un tema de cojones, en sentido diametralmente opuesto a lo decidido por Capriles aquel 13 de abril de 2013 y en el entendido de que si Simón Bolívar no se hubiera dado ese tratamiento al problema de la independencia, todavía seríamos colonia de España.

Jesus Bastidas
3 de noviembre, 2015

Buenas noches a todas las personas que han comentado la publicación realizada por el señor Hernandez. Lo primero que deseo transmitirle es que no soy jurista, ni un gran analista de las leyes del país y del mundo, quizás soy un poco analfabeta en estos tema; pero lo único que les puedo comentar del articulo anterior, es que no hay que ser un gran estudioso o analista para darse cuenta que el mensaje de fondo transmitido es que en un supuesto caso, si la oposición venezolana ganaría la asamblea nacional no la podrían ejercer sus funciones como lo establece la constitución Venezolana. Quizás sea muy directo y les pregunto ¿Cual es la finalidad de estos artículos? ¿ Por que hace tanto énfasis en la nueva asamblea que se va a eligir el próximo 6D?. mi reflexión para todos ustedes que son grandes estudiosos de la materia, el pueblo venezolano ya no esta dormido, ha despertado y este 6D va a salir a ejercer su derecho sin equivocarse por es un pueblo sabio. Gracias y dios me los bendigan.

Virgilio Alvarez
3 de noviembre, 2015

Joaquín Balaguer quien fuera cinco veces presidente de la república dijo muy certeramente que en los regimenes dictatoriales la constitución no es más que un pedazo de papel. En Venezuela se re-escribe la constitución todos los días que maduro habla.(con m minúscula)

Jesús Stewart
4 de noviembre, 2015

Pienso que todo aquel que viole la Constitución, debe ser juzgado por tracción a la Patria. En consecuencia, la nueva Asamblea Nacional, debería aprobar una “Ley para juzgar por tracción a la patria, a todo aquel que viole la Constitución”. Está Ley garantizaría que nuestra Constitución no será violada, por lo que todos los

Juvenal
4 de noviembre, 2015

En primer lugar, no pongo en duda la intencionalidad positiva y pedagógica (alguien dijo, que el articulo es disuasivo en cuanto a la concurrencia a votar) tanto del Doctor Hernandez, como de la revista Prodavinci. No obstante, me paree que el articulo es extremadamente pertinente y oportuno. ¿Como podemos interpretar la velocidad y urgencia, que le están dando al nombramiento de los 5 magistrados con periodos vencidos y ausentes, y de la presión a renunciar de 12-14 que aun tienen su periodo vigente?. Ellos requieren tener magistrados “químicamente puros”, en cuanto a la lealtad al regimen y utilizaran cualquiera triquiñuela que les permita conservar y ejercer el poder que están perdiendo. No soy abogado.

Juvenal Freites
4 de noviembre, 2015

El comentario anterior no tiene mi nombre completo: Juvenal Freites

Dr.Hernan E hernanedez Perroni
4 de noviembre, 2015

Muy buena, pedagogica dicho comentario y coloca a los abogados, así como tambien a los estudiante de derecho, a plantear, buscar, soluciones, opiniones juridicas de gran enfoque legales. Yo podria decir, que la asamblea como organo rector del estado venezolano, y de elección popular sus diputados, son los creadores de leyes, y ademas tiene la potestad, facultad, de designar previos condiciones, a los miembros o magistrados del TSJ y otros funcionarios, La asmblea controlo los excesos, abusos, y censura la incorrecta activad del Estado Venezolano y por ende es la llamada para denfender todos esos desmanes, ya que es la voz del pueblo soberano que le dio su voto para ello, finalmente es la asamblea quien puede remover y designar los magistrados de TSJ.

Rodolfo Lanz
4 de noviembre, 2015

Hay algunos comentarios que dan a entender que los Venezolanos tenemos miedo, hasta de nuestra sombra. Me parece que el articulo del Dr. Hernandez en muy ilustrativo y pertinente. Ahora bien, ¿no deben los nuevos parlamentarios estar al tanto de estas posibles barbaridaes y estar preparados para afrontarlas?, por el bien de nuestro país, espero que asi sea.

Henrique Vaamonde
4 de noviembre, 2015

Algún día, si Dios quiere, los traidores a la Patria que violaron la Constitución de 1961, entregando todos los poderes a un tirano, tendrán que responder ante el pueblo. La Constitución de 1961 sigue vigente y aunque suene a locura e intento de generar caos, y a una lucha imposible digna del Quijote, el deber de los venezolanos es reponerla.

Gloria Carrasco
4 de noviembre, 2015

Sugiero que Prodavincci pida la opinión de varios juristas sobre este tema, insistiendo en las opciones de funcionamiento de la institucionalidad democrática. Para quienes no somos entendidos en la materia y además vemos la movida de matas con los jueces del TSJ, puede resultar desesperanzador quedarse con esta versión de las cosas

Angel Zambrano
4 de noviembre, 2015

Gracias nuevamente por tu exposición José Ignacio. Este ha sido constantemente mi discurso ante la realidad que debemos afrontar el próximo 6D: Elegir una Asamblea Nacional que de cambiar su “mayoría” como bien lo expresas, se deberá topar contra cualquier veto del Poder Ejecutivo, del Poder Moral y en especial del TSJ, representado para el caso específico por la Sala Constitucional. La conclusión que se extrae de tu exposición es simple: cuatro personas designadas (que no elegidas) como magistrados pueden estar por encima de la voluntad de un pueblo representado por “mayoría” de diputados en la AN. Así que las elecciones del 6D tan solo son parte del enorme trabajo que a todos nos toca hacer para rescatarnos como nación.

Oscar Romero
4 de noviembre, 2015

amanecerá y veremos.. mucho se dice y se habla pero creo que mas es la desinformación que genera comentarios y redacciones formales de títulos como Doctores abogados entre otros que la realidad porque aquí en Venezuela el desanimo y la credivilidad en las instituciones se perdió hace mucho y creo que es lo que hay que recuperar como la cultura.

gregorio jimenez
4 de noviembre, 2015

Estimado amigo, me convenció con lo que dice, pero no establece una solución, osea, que en ese caso lo que viene es una guerra de poderes. Y que paso que con los votos del pueblo que ha su vez es la decisión originaria de los poderes, nos están metiendo gato por liebre?.

José Ignacio Hernández G.
4 de noviembre, 2015

Gracias por sus comentarios. El artículo sólo pretende explicar parte de los conflictos que podrán generarse luego del 6 de diciembre. Ello, con el propósito de aportar mayor información sobre esa elección. Y como digo: votar siempre es necesario pero nunca es suficiente

Filiberto Ojeda
4 de noviembre, 2015

Saludos, me parece muy interesante este artículo en el aspecto teórico y pedagógico sobre el funcionamiento del estado y las leyes.

La única observación es que en todo momento da por sentado que la nueva Asamblea Nacional va a estar enfrentada a la Sala Constitucional, lo cual me hace inferir que el autor asume que la oposición tendrá la mayoría, y eso no va a ser así.

MAURA MERLANTI DE HERNANDEZ
5 de noviembre, 2015

Estimado doctor: No tengo conocimiento en materia de derecho pero de todo esto que usted expone de manera clara, entendible y precisa, despierta una grave inquietud en mi persona. Es el caso que la espectativa que se ha creado en los ciudadanos en el supuesto de ganar la AN puede hacer mucho daño. Hay personas que juran que de lograrse ese triunfo al dia siguiente se puede destituir de hecho a todos estos funcionarios que nos han causado tanto daño, y eso no es cierto. Temo que la decepciòn, la frustraciòn que esto puede causar puede ser peor el remedio que la enfermedad. Saludos.

Tonino Bologna
5 de noviembre, 2015

Hola buen día, como han dicho alguno en esta lectura tampoco soy estudiado en leyes, soy solo un ciudadano común, pero lo que he leído es muy interesante e incluso los comentarios, así que emito mi opinión, se que de tener la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional no se solucionara todo de la noche a la mañana, pero si es el primer paso para lograrlo, la tarea no es sencilla, pero tampoco imposible por eso mientras mas personas elijamos para la Asamblea, mejor representados podremos estar, se que suena a propaganda política, pero de no lograr ese objetivo, creo que siempre vamos a estar peor, por esta razón difiero del panorama que nos presentar el Dr. José I. Hernández, es difícil, sabemos que encontraran trabas, pero es algo que tenemos que lograr el 6D salir y obtener mayoría absoluta y no colocar la semilla o la duda que si se obtiene la mayoría de diputados el 6D es poco lo que se va a lograr o que no va hacer ninguna diferencia.

Juan Reyna
5 de noviembre, 2015

Al igual que otros que me preceden en los comentarios confieso que soy lego en la materia, y que del artículo leído, esta es mi conclusión es que todos los miembros de los poderes Ejecutivo y Legislativo, son como las bolitas del árbol navideño, solo sirven de adorno, ya que solo cuatro Magistrados, tienen la facultad de vetar todo lo que ellos “consideren” inconstitucional. Me parece por lo menos muy desigual.

FRANKLIN BARAJAS
5 de noviembre, 2015

DE TODO LO LEIDO EN MUY POCAS PALABRAS LA LEYES SE CREAN PARA MODIFICARLAS CADA VEZ QUE EL GOBIERNO ASI LO AMERITE Y ASUMIENDO QUE LA OPOSICION GANE LA “MAYORIA” HABRA MAS DE UN OBSTACULO PARA QUE SALGAMOS DE ESTA SITUACION

Theo Corona
5 de noviembre, 2015

Para poder cruzar el puente hay que llegar a él. El orden prelativo lo primero es ganar las elecciones con mas 90 diputados,, y todo parece indicar que se puede llegar hasta 112 diputados. De seguida y juramentada se debe comenzar a trabajar para recuperar la institucionalidad. De darse los supuesto apuntados por el Dr. Hernández, que parece saber lo que dice, pero que no ha encontrado acá un experto constitucionalista que le haga peso, se irá viendo lo que sucede pues os poderes, aunque independientes – como debería ser – también encuentra peso en lo que se llama el país político, y no solamente legar o legalista. Así que a votar porque ha llegado el momento que estábamos esperando.

Theo Corona
5 de noviembre, 2015

….quise decir “legal”, no “legar”

Carlos Garcia
5 de noviembre, 2015

No soy abogado pero se que nada esta por encima de la constitucion la madres de las leyes. Artículo 265. Los magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia podrán ser removidos o removidas por la Asamblea Nacional mediante una mayoría calificada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado o interesada, en caso de faltas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano, en los términos que la ley establezca. Así que para nombrarlo en este momento se necesita mayoría calificada que el oficialismo no tiene y si lo hacen están violando la constitución fácil para removerlo si no conseguimo la oposicion ese mayoría por antecedentes que ellos mismo nos están creando aquí no hay retroceso viene un cambio y aquí si cabe decir como sea

jorge
5 de noviembre, 2015

claro que se puede remover los magistrado y de una forma muy facil con un referendu consultivo el articulo 5 de la constitucion estabece que la soberaniza recide en el pueblo es decir que con un referendu consultivo el pueblo puede remover al que le de la gana

diego heredia berti
5 de noviembre, 2015

… quiero y solo puedo expresarme como ciudadano de a pie como se define en la actualidad muy frecuenfemente! y mi opinión no tiene nada ver con derecho pero si con política por lo que estoy de acuerdo en que si de esta manera se fragua un golpe de estado a la asamblea nacional recien electa pues en el mismo proceso el pueblo se declara en asamblea popular confiriendole la victoria electoral a aquel segmento que aglutine el 50+1 por ciento y nadie le quitara su victoria a pueblo que se la ha ganado merecidamente en elecciones legales, constituionales y democráticas pero que ademas está hambreado, cansado y arrecho!

Italo Raúl Castellanos Farán
6 de noviembre, 2015

Me parece el articulo del jurista josé Ignacio, que algo se esta cocinando, la soberanía radica en el pueblo, y la ejerce con su voto, si elige la mayoría de parlamentarios, debe respetarse, el TSJ, es nombrado a dedos, y se complica con el ejecutivo, en esta oportunidad solo elegimos parlamentarios, queda vivo el poder Ejecutivo, que unido a 4 magistrados, pueden valerse de artimañas para no entregar el poder,(lo vienen diciendo mas-burro), para lo cual inmediatamente vamos a solicitar el referéndum revocatorio, si pasas eso, estaríamos dando el paso a una guerra civil, porque no vamos a permitir que se viole nuestro derecho a elegir.

David Eljuri Figuera
6 de noviembre, 2015

Sabe usted por que admiramos tanto a los paises desarrollados de quienes distamos tanto? Porque no hay articulistas que descalifiquen tanto a las instituciones como lo hacen aquí estos vletrados de oposición. Por cierto; haber escrito “En el panorama actual, sin embargo, hay un claro riesgo: que por encima de voluntad popular expresada en la elección de la Asamblea Nacional que se elegirá el 6 de diciembre” sin el articulo “la” antes voluntad popular, fue un lapsus o una clara manifestación de sus precerencias políticas?

Oscar Morros
6 de noviembre, 2015

Lo que puedo deducir de este articulo,por demas interesante y muy pedagogico es que “si te pela el chingo, te agarra el sin nariz”. De igual manera pienso que no debemos alarmarnos y sencillamente salir todos a votar el 6D y cobrar ese triunfo!! O sea defender nuestra SOBERANIA a costa de lo que sea!!

JoseManuel AndradeCuadra
7 de noviembre, 2015

Este es un tema de muchas ramas que dificilmente podrá ser predecido el resultado sin tomar en cuenta el entorno y las circunstancias. Lo importante a destacar es el desvío de fondo de los propósitos de cada institución y cómo deben responder a su deber escrito en la Constitución o Ley que lo creó. Una nueva Asamblea Legislativa, de mayoría opositora comprometida con hacerla valer como institución, podrá realizar las auditorías y cuestionar los procedimientos de TODOS los entes públicos ejecutivos. Poco podrá hacer porque los otros “poderes” se alineen en cumplir con su trabajo. Al final, es necesario recordar que la Constitución de 1999 da mas poder el Ejecutivo Nacional que a cualquier otro de los poderes. Por lo tanto, balanza real NO habrá.

Victorino Marquez
7 de noviembre, 2015

Mas claro no canta un gallo. Al igual que ocurrio con el referendum de 2007 la votacion por una AN mayoritariamente opositora sera desconocida por la dictadura, a menos q la oposicion se plante en la calle y apoye a los parlamentarios a hacer tabula rasa con los demas poderes del edificio de la dictadura incluyendo el TSJ.

Irma Sànchez de Dìaz
8 de noviembre, 2015

Muy bueno ese artìculo Sr. Josè Ignacio, como todo lo que Ud. escribe, por todo lo que he leido, sino nos agarra el chingo, nos agarra el sin narìz. Mi preocupaciòn es que esa SALA CONSTITUCIONAL, es roja rojita, y el no no lo sea, le dan matica de cafè, y con el cuento que LA CONSTITUCION, hay que respetarla,le pondràn la soga al cuello, si gana la Oposiciòn, porque ahi si diràn a VOX POPULI, hay que respetar la CARTA MAGNA, y defenderan esa Constituciòn a como de lugar, hasta con los dientes, y no habrà PODER, que se pueda meter porque diran que la SALA CONSTITUCIONAL ES AUTONOMA. Es todo a votar, votar y votar.

Olinto Méndez
9 de noviembre, 2015

Lo planteado por el Dr. Hernández con bastante claridad sobre eventuales escenarios de conflicto entre la nueva Asamblea Nacional y la Sala Constitucional es un tema que hace algún tiempo nos viene preocupando a los abogados que tenemos alguna inquietud por el tema de las repercusiones jurídicas de este evento político. La conclusión del análisis del Dr. Hernández es lo más importante: ¿podrá imponerse el concierto de cuatro magistrados controlados por el ejecutivo sobre la voluntad de una mayoría abrumadora del país que se expresará en las elecciones del 6D? Yo pienso que no. Además de que eso constituiría un golpe de Estado, a partir de esa victoria -de ser aplastante- el cuadro político tenderá a redefinirse. Algunas deserciones que vendrán del chavismo se alinearán con la mayoría que quiere cambio y obviamente, los mismos magistrados del Tribunal Supremo revisarán su posición ante el futuro judicial y político que puede esperarles si se apegan a componendas inmorales que serían repudiadas nacional e internacionalmente.

ana marin
8 de diciembre, 2015

Entonces ¿De qué nos sirve a los venezolanos tener el derecho de elegir a nuestros parlamentarios, si unos pocos en la Sala Constitucional eligieran por nosotros pisoteando nuestro derecho constitucional?

Laura Garcia
9 de diciembre, 2015

tengo una duda si la asamblea puede remover los magistrados mediante un debido proceso, porque la actual lo hará antes de que la nueva asamblea tome el poder?

BDT
10 de diciembre, 2015

Este es un magnífico artículo técnico de José Ignacio Hernández. Tiene, a mi parecer, una sola carencia. No plantea las salidas políticas que podrían articularse ante esto ni los escenarios posibles en función de esas salidas. Aquí hay 112 personas organizadas en función de un interés común que en su mayoría no son estúpidas. Se impone la creatividad, la transparencia y la publicidad para que cada iniciativa legislativa sea conocida, justificada, entendida y seguida por la población, de modo que el costo de la obstrucción resulte muy alto. Es más fácil identificar y desenmascarar a 4 cabezas solas que a Fuenteovejuna. Es una lástima que el artículo deje un sabor a frustración cuando en realidad hay un capital político (propio o prestado, no importa) que hay que utilizar con tino pero sin miedo.

jose antonio
16 de diciembre, 2015

Dictando leyes que beneficien al pueblo permitirá seguir sumando voluntades, en ultima instancia lo mas probable es activar el Referéndum Revocatorio o llamar a un referéndum consultivo para la reforma de la Constitución en los puntos que se ameriten cambiar, lo que permitirá disminuir el poder que tiene hoy día la Sala Constitucional si esta pretende usurpar la competencia de la nueva AN, si ese escenario se da tendremos otro aval y es un CNE imparcial ya que los 3 Rectores Principales son de carácter Provisional y deben ser nombrados por la nueva AN , ademas las otras 2 rectoras se les vence el periodo en el 2016, el próximo año veremos a los pesos pesados del Derecho Venezolano unidos para buscar salidas, el Pueblo seguirá del lado de quienes quieren aportar soluciones a sus problemas y el irrespeto y arbitrariedad del Gobierno terminara de socavar el poco apoyo con el que cuenta.

jose antonio
16 de diciembre, 2015

Pocos han analizado como hubiese sido la diferencia de Diputados si el Gobierno no hubiese tenido la total Sumisión del Poder Electoral y los mecanismos de chantaje y las amenazas que le hicieron a empleados públicos y al mismo pueblo, la nueva AN debe quitar los mecanismos que tiene el Gobierno para amedrentar al pueblo,entre ellas aprobar la Ley de Titularidad de Tierras y la Propiedad de las viviendas de la Misión Vivienda y la Ley de Pensiones que otorgue el Derecho a Jubilacion a todos los Venezolanos, así como el otorgamiento del Cesta Ticket para Medicinas para los abuelitos, hay mucho por hacer y esta película aun no llega a su final, la única forma que el Gobierno revierta su perdida de popularidad es que cambie el rumbo económico pero a todas luces ya están demostrando que no lo van a hacer, solo hablan de RADICALIZAR y el Pueblo quiere soluciones no mas discursos ideológicos, no se hace mercado con un discurso. La nueva AN actuara con inteligencia para seguir impulsando el cambio, es mi humilde opinión….

Onarwy Guzman Flores
20 de diciembre, 2015

Siento temor por el gran poder sin regulación. Como pelear desde la asamblea nacional, si la sala constitucional tendrá la ultima palabra? Entonces para que vote por una asamblea, si la decisión MAYORITARIA no tendrá validez ante la sala?… SIENTO MIEDO ANTE TANTO PODER SIN REGULACIÓN ALGUNA… Los votos de esos magistrados valen mas que la de todos los venezolanos que votaron por la nueva asamblea nacional, verdad?

Balbino De Armas
25 de diciembre, 2015

Como Abogado he analizado esta situacion politico-juridico, pero tambien lo he hecho como venezolano. Creo q la solucion estaria en la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente a los fines de transformar el Estado, el Art 347 de la Carta Magna lo prevé. Recordemos que Hugo Chavez llamó a una Constituyente sin estar prevista en la Constitución de 1.961, basandose en el principio de la Soberania Popular a través de sufragio, y que ocurrio? Se reelegitimaron todos los poderes. No hay necesidad de redactar una nueva constitucion, pero si reformar el Estado y sus instituciones en vista q la Asamblea Constituyente puede destituir plenamente a todos los poderes cosntituidos

Balbino De Armas
25 de diciembre, 2015

La Asamblea Constituyente es la salida, nada vamos hacer con referendumn revocatorios o consultivos a magistrados o funcionarios publicos si se mantienen las mismas personas en esos cargos, eso seria aplicar justicia para su propio beneficio, por ello es q insisto la unica salida es la Asamblea Constituyente porque es la que puede disolver los poderes publicos q entorpezcan la Constitucionalidad y Estado de Derecho en nuestra maltrecha patria!

George Reid
6 de enero, 2016

Sr. José Ignacio Hernández G. usted esta equivocado, la Asamblea Nacional puede cambiar la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia y reformar/cambiar la propia Constitución. El “SUPRA-PODER” que usted menciona es la Asamblea Nacional y nunca el TSJ porque no es elegido de forma directa y no es el soberano. La Asamblea es el Poder que Crea Poderes, Recuerde eso siempre.

alberto schilling
8 de febrero, 2016

como queda todos estos comentarios sin que el operador de justicia, y la misma asamblea nacional no saben cual es el campo de aplicación de esa justicia, y de las misma que se crean, en ese sentido. la justicia y las leyes creadas deben llegar desde el poniente del rió esequibo hasta cabo de la vela, desde luego el orinoco no puede ser frontera, y si alguien duda de este criterio, xf lea textualmente el art. 10 de la carta magna vigente, de manera que estoy en la vzla del año 2150, así de sencillo porque debemos ser responsable de las nuevas generaciones

EL VIEJO
11 de febrero, 2016

con esta medida que tomo el T S J no viola la constitucion ya que la asamblea voto en contra del decreto de emergencia puede el tsj avalar esta decicion

Manuel
12 de febrero, 2016

Leo hoy 12/02/2016 este articulo que noté fue publicado el 03/11/2015, y lamentablemente se cumplio su advertencia: “En el panorama actual, sin embargo, hay un claro riesgo: que por encima de voluntad popular expresada en la elección de la Asamblea Nacional que se elegirá el 6 de diciembre, prevalezca la voluntad de la Sala Constitucional, en la medida en que esa Sala usurpe la representación nacional que debe ejercer la Asamblea. Una usurpación que sería un claro golpe a la Constitución.” Mis respetos a usted por explicarnos a muchos de manera sencilla sus conocimientos y demostrar que domina muy bien el tema. Ahora que nos deparará esta situación? Al parecer nada bueno….

niuman mejia
2 de marzo, 2016

Es muy explicito su articulo en lo que refiere a la Usurpacion Legalizada de poderes y obtrucciode la gestion de La Asamblea Nacional en su marco juridico. Yo lo veo mas clarito de está manera; esta es la forma irreverente de este gobierno para perpetuarse en ell poder para mantener la Corrupcion mas mafiosa que en los tiempos de alcapone. La pregunta del millon? Como salimos de esta corrupcion? Como recuperamos los bienes sustraidos? Y lo mejor de todo. Como develar esta cortina sin que allá un desastre civil. Gracias

Miguel moreno
12 de marzo, 2016

estimado ciudadano, si eso que usted claramente plantea llega a ser aplicado, no cree que habria que eliminar a los tribunales y dejar toda a la asamblea. Salvo que se cree un òrgano suprajudicial por encima del TSJ y la sala constitucional.

oswald perdomo
28 de marzo, 2016

Debemos todos los venezolanos, empezando por el presidente de la república; saber administrar y entender lo escrito en las leyes y en la constitución de nuestra república. Una cosa es la sala constitucional y otra cosa es el TSJ. Nunca es un poder combinado sino se hubiese hecho de tal forma. Aspiro que al momento de llegar a una nueva constitución sea escrita mucho más detallada, para que se entienda cuales son las funciones de cada organismo, por eso digo que está viciada y debe ser enmendada, debido a que fue escrita a conveniencia de algunas personas a perpetrarse en el poder como si el país fuera de los que actualmente están en el gobierno como herederos universales. Pedimos a la Asamblea Nacional, sea activada su reforma y dé paso al progreso de la nación, eliminando la hegemonía que tanto daño nos ha hecho fundamentalmente en la vida cotidiana de todos los venezolanos, al no poder conseguir un buen salario digno comparado con la cesta básica y la represión del sistema cambiario.

jose mata
29 de abril, 2016

Muy bien su planteamiento, pero en mi humilde lógica no llego a comprender como la decisión de millones de personas (poder Constituyente) que concurrieron en 1999 aprobando la Constitución actual puede estar sometido a un grupo de diputados de uno de los poderes constituido del estado, donde la misma ha determinado cuales serian sus funciones y limitaciones otorgada por la misma constitución

José Eliecer Villalba
4 de julio, 2016

GRacia Dr Jose Ignacio Hernadez, estuve leyendo su documental, y me parece muy profético,no porque sean un hombre visionario, si no que las leyes esta escrita y por enzima de la constitución nada porque pasa hacer inconstitucional, las conferencias del Dr Escarda también son muy orientadoras, y más en estos momentos tormentosos para que nuestro pueblo, el soberano habramos los ojos al momento de elegir a nuestros Diputados, porque en verdad, no es posible que donde se fortalece la democracia y se toman decisiones y leyes tan importante para el país, tengamos diputados que no tienen en la actualidad un titulo universitario que los acredite como hombre o mujer con experiencias para formular leyes que regirán el destino de la patria,, es lamentable tener que decir a un diputado Bachiller o Tesista donde se preñan las leyes, es hay donde la mentira cada día prospera ylos magistrados tienen que actuar. Gracias por el texto informativo.

jaime macdonald
12 de octubre, 2016

Buenos días, lamento mucho como ciudadano de este bello país que permanentemente se viole el estado de derecho y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a la que tenemos que respetar y acatar para la sana convivencia, el bienestar general y el bien común, no soy abogado, pero como ciudadano respetuoso de las leyes es necesario que los poderes constituidos respeten la Norma Suprema del Estado Venezolano,”La Constitución Nacional”

alberto n schillling g
28 de noviembre, 2016

buenas noches,Dr Jose Ignacio Hernendez,comparto en ciert modo su criterio,pero llama excesivamente la atencion que los operadores de justicias en vzla,hasta la fecha de hoy, de igual modo la asamblea nacional, en ningun caso señalan, cual es el campo territorialdonde debe aplicarse esa justicia, o de otra optica cual seria ese alcanze territorial de esa ley que se aprueba,obvio segun articulo 10 de la c n vigente,o nejor dicho de la 26 constituciones que han pasado, nuestro territorio en todo caso es el doble del actual,entonces cual seria a ciencia cierta nuestro estado de derecho, EJemplo: si la justicia solo llega alñ delta del orinoco como qyedamos con el esequibo, de sencillo, cual seria la responsabilidad en 200 años futuros o de las proximas generaciones.

hector n medina f
7 de abril, 2017

Los magistrado fueron nombrados por una AN moribunda y sus integrantes,no reunían con la norma legal o requisitos para ocupar dichas dignidades;además,los impuso el partido de gobierno,convirtiéndose así,en un Ente subordinado al ejecutivo.

Reyes Butrón
31 de mayo, 2017

La Asamblea Nacional Centro de la Democracia?? de donde se desprende ello??, a decir de la Norma Constitucional debe manifestar dos elementos básicos, i.- Pluralidad. ii.- Cumplir con lo previsto en el Art 186 CRBV. de lo que esa AN Adolece.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.