Blog de José Ignacio Hernández

¿Cuándo es una violación de los DDHH el uso de bombas lacrimógenas?, por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 28 de febrero, 2014

Carnaval en Caracas los estudiantes siguen en la calle, por Marcy Rangel 640G

Pamplona. España. Noche del 15 de diciembre de 1991. Luego de manifestaciones violentas en el casco antiguo de Pamplona, que incluyeron barricadas y hogueras,  un joven de 19 años resultó herido, especialmente en la cara, por bombas lacrimógenas disparadas por la policía. Tras un largo proceso en España y, luego, en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la víctima logró finalmente que el Tribunal declarara la responsabilidad del Estado español por violación a sus derechos humanos.

Diyarbakır. Turquía. 29 de marzo de 2006. Durante varios días de protesta, que incluyeron manifestaciones ilegales, un ciudadano resultó herido en la nariz por un bote de gas lacrimógeno disparado por agentes de la policía. Tiempo después, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Turquía por violación de derechos humanos.

El uso de “bombas lacrimógenas” para reprimir o controlar manifestaciones ha sido un tema recurrente en investigaciones relacionadas con la protección de derechos humanos. La Organización de Naciones Unidas, en 1990, dictó unos lineamientos sobre cómo y cuándo deben usarse “armas no letales” en manifestaciones. Así, el uso de tales armas, como es el caso de las bombas lacrimógenas, queda sujeto a cuatro condiciones: (i) su ejercicio debe ser sólo excepcional y en proporción con la gravedad del peligro que desea prevenirse; (ii) su uso no podrá derivar en lesiones o amenazas a la vida; (iii) deberá asegurarse la presencia del personal médico necesario para atender a cualquier herido y (iv) deberán implementarse mecanismos que permitan informar, a familiares y amigos, del estado de salud de las personas que puedan verse afectadas.

De hecho, en los estándares internacionales de protección de derechos humanos, el uso de las “bombas lacrimógenas” se equipara al uso de la fuerza potencialmente letal. Esto quiere decir que las fuerzas de seguridad no pueden hacer un uso desproporcionado, desmedido o arbitrario de bombas lacrimógenas, lo que incluso aconseja que la Legislación de cada Estado limite su uso en el marco de “garantías adecuadas y efectivas contra el abuso arbitrario de la fuerza”.

Otro aspecto relacionado con lo anterior es que se considera violatorio a los derechos humanos que los agentes de la fuerza pública no puedan ser claramente identificados, con una placa o serial, en la medida en que ello dificulta que las víctimas presenten denuncias específicas contra los funcionarios que han causado lesiones o daños.

¿Puede el Estado utilizar bombas lacrimógenas contra las manifestaciones, por José Ignacio Hernández G. 640

El uso de bombas lacrimógenas también ha sido evaluado en el marco del derecho humano a la manifestación. En un largo informe del Comisario para los Derechos Humanos del Consejo Europeo, realizado en 2013 con ocasión a las protestas recientes en España, se destacó cómo el derecho a la manifestación se veía afectado no sólo con imposición de sanciones a manifestaciones espontáneas, sino en general, con el uso desproporcionado de la fuerza. Por cierto, en ese informe el Comisario recordó que los controles administrativos sobre manifestaciones, como los permisos, no pueden constituir una violación al derecho a la libertad de expresión y a la reunión pacífica, especialmente, en espacios públicos.

¿Puede el Estado utilizar bombas lacrimógenas contra las manifestaciones? En la medida que se trata de armas no-letales, no resulta aplicable, directamente, la prohibición del artículo 68 de la Constitución, referida al uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. En todo caso, como la Constitución prohíbe en general el uso de “sustancias tóxicas”, podría interpretarse ampliamente esa norma a fin de entender que las “bombas lacrimógenas”, a pesar de no ser letales, sí serían tóxicas, tal y como, por ejemplo, se ha señalado en Chile. Bajo este criterio, el uso de esas “bombas” quedaría incluso prohibido.

Más allá de ello, como vimos, en el marco de la protección progresiva de los derechos humanos –uno de los principios básicos de la Constitución- el uso de cualquier método no-letal debe estar sometido a especiales restricciones, que impiden su uso arbitrario, desproporcionado o desmedido. De esa manera, las bombas lacrimógenas, y cualquier otro tipo de arma no-letal (como la “ballena” o los “perdigones”), únicamente puede ser usadas en situaciones estrictamente necesarias, cuando su uso sea indispensable para asegurar el orden público. E incluso en tal caso, las fuerzas no podrán usar esos medios en situaciones que ocasionen lesiones personales que puedan poner en riesgo la vida y que resulten en tratos inhumanos. De lo cual se deriva, como prohibición básica, que en ningún caso las bombas lacrimógenas pueden ser utilizadas directamente contra los manifestantes.

Estas reglas aplican incluso para protestas consideradas ilegales o violentas. Es un punto en el que debe insistirse. El artículo 46.1 de la Constitución establece que “ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. Nótese bien la redacción de la norma: “ninguna persona”, lo que se extiende incluso a quienes participen en protestas consideradas violentas o ilegales.

En los últimos días de protestas en Venezuela, hemos presenciado  el uso continuo no solo de bombas lacrimógenas sino incluso, otras armas no-letales, como los “perdigones”. Diversos excesos han sido denunciados, incluyendo lesiones, usos de bombas vencidas e incluso, muerte de manifestaciones. Un aspecto que preocupa de tales denuncias, es que el uso de bombas lacrimógenas no se ha realizado en situaciones excepcionales que justifiquen evitar alteraciones graves al orden público, sino simplemente para “dispersar” manifestaciones.

¿Puede el Estado utilizar bombas lacrimógenas contra las manifestaciones, por José Ignacio Hernández G. 640B

Este tipo de actuaciones, en el informe citado del Comisario del Consejo Europeo, han sido consideradas violatorias de los derechos humanos, por constituir no sólo una violación al derecho a la vida y a la prohibición de tratos inhumanos, sino también, por constituir una violación al derecho a la manifestación y por ello, un atentado directo contra la democracia.

Precisamente, uno de los puntos en el acuerdo del Parlamento Europeo aprobado el 27 de febrero, en relación con la actual situación venezolana, recordó al “Gobierno de Venezuela que la libertad de expresión y el derecho a participar en manifestaciones pacíficas son derechos fundamentales de la persona en toda democracia, tal y como reconoce la Constitución venezolana”. En definitiva, el uso desmedido de bombas lacrimógenas constituye una directa violación, entre otros, a tales derechos.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (7)

Tulio
28 de febrero, 2014

Si las fuerzas que representan el Estado actúan violando los derechos humanos de los manifestantes, al extremo de utilizar armas letales que pongan en peligro la vida de estos, ¿Es ilegal recurrir a vías de hecho en defensa de su vida?

Clara Linares
1 de marzo, 2014

Muy acertado su análisis. Sólo agregaría un aparte para las víctimas “no-manifestantes” de las bombas lacrimógenas, que son los habitantes de las zonas donde éstas se utilizan, en especial niños y ancianos para quienes inhalar estos gases representa un peligro real de muerte. Estas personas son atacadas incluso dentro de sus propios hogares por las fuerzas del Estado que de manera irresponsable y desmedida utilizan las bombas lacrimógenas.

Adelsis Ramos
2 de marzo, 2014

En Venezuela se estan usando las bombas lacrimógenas y perdigones en forma desproporcionadas hasta el punto de causar la muerte de estudiantes y ciudadano, lo cual constituye una violación de los derechos humanos en manifestaciones pacificas, ademas existe el ataque con armas de fuego a las manifestaciones por parte de grupos que llaman colectivo, que se desplazan en motos causando la muerte de estudiantes y civiles, cabe destacar que estos grupos colectivos son enviados por el mismo gobierno también constituyendo una violación de los derechos humanos, un pais donde la policia oficialista, la guardia nacional bolivariana y grupos colectivos juntos salen a asesinar y atacar las manifestaciones hasta incluso la propiedad privada, todo esto esta grabado en videos y fotos, ya que los medios de comunicacion estan censurados por el gobierno.Las pruebas existen y han sido hasta certificadas por el canal de noticias CNN el cual estuvo en Venezuela y presenció en diferentes ciudades la gruda realidad de la violacion de derechos humanos y asesinatos de personas manifestando pacificamente con banderas, pitos y pancartas

Adelsis Ramos
2 de marzo, 2014

En Venezuela no hay estado de derecho y hay una gran violación de los derechos HUmanos,con el uso desproporcionado de lad bombas lacrimógenas, perdigones y con el ataque de grupos colectivos con armas de fuego,que se desplazan en motos atacando las manifestaciones pacificas y caudando la muerte de estudiantes y ciudadanos que apoyan a los estudiantes y que como sociedad se han incorporado en estas manifestaciones, todo esto sucede sin poder se transmitido por los medios de comunicación porque el gobierno los tiene censurados, las pruebas reposan en videos y fotos y por las redes sociales como las pudo certificar la cadena de noticias CNN cuando vino a Venezuela y estuvo en diferentes ciudades, es increible como estos grupo colectivos enviados por el gobierno atacan junto con la guardia nacional bolivariana y la policia del gobierno que no forma parte de la policia de los gobernadores y alcaldes de la oposición, las marchas cuentan con la protección de la policia de los sectores de la oposicion, pero no son suficientes para contrs restar los ataques de los organismo de gnb y policias del estado junto con los grupos paramilitares que son los colectivos asesinos. Como pueden ver hay una brutal violación de los derechos humanos y violacion y ataques a la propiedad privada por parte de estos cuerpos de seguridad del estado y colectivos asesinos

Harold Miñarro
3 de marzo, 2014

Disculpe Prof. Hernández, pero coincido plenamente en su columna, a pesar de que antes de juzgar el carácter “tóxico”, o no, de las bombas, hace falta la opinión de un profesional, gracias a esto usted no emitió un juicio de opinión respecto a esto, sino que se remitió a su potencial ilegalidad. Ahora, me es de destacar que el uso de perdigones en las mnifestaciones es algo que me gustaría que exprese en uno de sus artículos, en vista de que los perdigones son bolas de plomo disparadas por armas de fuego (escopetas), contradiciendo su uso al Art. 68 CRBV en vista de que arma de fuego es toda aquella arma cuya munición es propulsada por un propelente, es decir, cualquier sustancia explosiva, como la pólvora y algunos gases exceptuando el oxígeno y el dióxido de carbono, habría que estudiar las armas para controlar las mamifestaciones de los últimos días, porwue además, los perdigones no son armas “no-letales” ya que por su simple constitución de plomo, hieren al instante y por cualquier movimiento en falso, puede ser un disparo mortal considerando la distancia. El uso de perdigones para dispersar las manifestaciones es una fuerza desproporcionada y desmedida y en muchos casos como el de Bassil, que está grabado, fue arbitrario.

Gracias, me gustaría que su próximo artículo trate de esto.

said alvarez
12 de marzo, 2014

Muy bien, pero como se les dice a los manifestantes violentos que dejen de hacer daños a la propiedad y personas. ¿Disculpe ciudadano, puede hacer el favor de no seguir con los daños que realiza?. Muy diferente es una protesta pacifica, que sus derechos están totalmente respaldados, pero cuando ya pasan a la violencia, de alguna manera hay que controlarlos. Cuanto mayor es la violencia por parte de los violentos, mayor debe ser la respuesta para controlarlos, con un por favor no se lograra controlarla. Piden libertad de expresión pero no permiten que el resto del pueblo se manifieste; piden no ser reprimidos pero tienen una represión generalizada en sus sectores; dicen que le violan su libertad de transito al no permitirles marchas por algunas zonas, pero ellos tienen barricadas con lo cual no pasan ni los enfermos. La dictadura en este país la tiene la oposición, con sus lideres, como son, María Corina Machado, Henrique Capriles Radonsky, Leopoldo Lopez, entre otros. Esto no es de ahora, tienen 15 años maltratando al pueblo por sus deseos de poder. Ningún gobierno puede resolver con tantos ataques, pero Venezuela a ido logrando poco a poco salir adelante. De no ser por esta oposición egoísta, la inflación estaría en un dígito; el desempleo estaría casi en cero; la pobreza extrema fuera un recuerdo. Pero gracias a la oposición mal sana, estos casos no se han logrado.

Roberto Dressler
8 de abril, 2017

El uso desmedido de gas lacrimogeno en manifestaciones en Venezuela está mas que documentado en videos. La cantidad, el tipo de gas, monofasico o trifasico, vencidas y disparadas a quemarropa son violaciones flagrantes regulaciones de la ONU sobre el uso de las mismas. Por tanto, el estado es resposable de crímenes y violaciones a los DDHH. Espero se pueda responsabilizar individualmente a funcionarios que en lugar de controlar situacion buscan herir,hacer daño y hasta matar a manifestantes.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.