Blog de José Ignacio Hernández

¿Por qué una empresa pública militar para realizar actividades petrolíferas?; por José I. Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 17 de febrero, 2016
¿Por qué se creó una empresa pública militar para realizar actividades mineras, petrolíferas y de gas; por José Ignacio Hernández

Fotografía: Minci

El ordenamiento jurídico venezolano permite al Estado crear empresas para gestionar diversas actividades económicas. Se trata de sociedades mercantiles, típicamente compañías anónimas, cuyo capital social pertenece total o mayoritariamente al Estado, y que por ello se conocen como “empresas públicas”.

En la última década, el “Estado empresario” ha sido una figura tradicional. Para diversas actividades se han creado empresas públicas: desde la promoción de espectáculos hasta la fabricación de bicicletas.

La creación de empresas públicas no es, pues, algo novedoso en la Venezuela petrolera.

Pero en la Gaceta Oficial del pasado 10 de febrero se creó una empresa pública que ha llamado la atención: la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG). ¿Y qué es lo novedoso? Pues que creó una empresa pública “militar” para realizar actividades que nada tienen que ver con el sector militar, como es el caso de las actividades de minería, petróleo y gas.

Dentro del sector militar existen empresas públicas. El mejor ejemplo es la “Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares” (CAVIM), la cual desarrolla la industria militar. De acuerdo a su régimen legal, esa industria tiene por objeto “la fabricación de armamentos, municiones, explosivos y cualquiera otro material o equipo de igual naturaleza que interese a los fines de la defensa nacional”.

Sin embargo, CAMIMPEG es una empresa pública dentro del sector militar cuyo objeto no se relaciona, directa o indirectamente, con ese sector. Por el contrario, de acuerdo a su artículo 3, esa empresa pública tiene por objeto “todo lo relativo a las actividades licitas de servicios petroleros, de gas y explotación minera en general, sin que esto implique limitación alguna”.

Para cumplir con ese objeto, el citado artículo 3 le asigna a CAMIMPEG una variedad muy amplia de actividades: rehabilitación y mantenimiento de pozos petroleros; contratación de personal obrero calificado para la industria de minería e hidrocarburos; servicio de transporte a nivel nacional e internacional, y todo lo relacionado a las actividades licitas de explotación y servicios mineros, entre otras actividades.

Ahora bien, para poder atender a ese objeto social, es necesario que la Administración le otorgue a CAMIMPEG el derecho a realizar actividades mineras, de petróleo y de gas, de conformidad con la Ley de Minas, la Ley Orgánica de Hidrocarburos, la Ley de Hidrocarburos Gaseosos y la Ley Orgánica que Reserva al Estado las Actividades de Exploración y Explotación el Oro y Demás Minerales Estratégicos, entre otras.

Todas esas Leyes permiten que esas actividades sean directamente gestionadas por el Estado a través de empresas públicas, siempre y cuando se asigne a esas empresas el derecho a realizar esas actividades.

Por lo tanto, hasta tanto no se asigne a CAMIMPEG el derecho a realizar actividades mineras, de petróleo y de gas, esa empresa pública no podrá ejercer su objeto.

Una vez ese derecho sea asignado, CAMIMPEG podrá realizar actividades similares a las conducidas por PDVSA y sus empresas filiales. Incluso, podría el Gobierno decidir que actividades actualmente a cargo de PDVSA sean asumidas por la empresa pública militar.

¿Hay alguna justificación para que el sector militar intervenga en actividades petroleras, de gas y minería? Desde un punto de vista jurídico, la respuesta es negativa. Tales sectores, ciertamente, son explotados a través de empresas públicas que realizan así una actividad comercial, típicamente, en el sector de los hidrocarburos. Pero se trata de empresas cuya vocación es comercial, no militar.

La empresa pública debe guiarse por el principio de eficiencia, lo que se relaciona con el principio de especialidad. Por ello, las empresas públicas del sector militar sólo podrían crearse para gestionar actividades económicas dentro de ese sector, como por ejemplo, uniformes y armamento.

La exposición de motivos del Decreto que creó a CAMIMPEG poco explica acerca de las razones que llevaron a crear a esa empresa. Además de algunas referencias muy generales (como el “ecosocialismo”), el Decreto se limita a señalar que la Fuerza Armada está en el “deber de fortalecer su propia doctrina y tecnología, adecuando la industria militar a las necesidades del pueblo venezolano”.

También se alude a la soberanía sobre los recursos naturales. Pero en realidad, el Decreto no logra explicar qué tiene que ver esa soberanía con atribuir a la industria militar, por ejemplo, el “diseño, asesoraría, consultaría, inspección, elaboración y ejecución de proyectos de arquitectura e ingeniería”.

Por ello, podemos resumir la creación de CAMIMPEG así: la militarización de las actividades petroleras, gasíferas y minerías, en el sentido de permitir a la industria militar la realización directa de esas actividades. Ello, a pesar que legalmente ese sector no está llamado a gestionar este tipo de actividades empresariales técnicas.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (11)

Julio
17 de febrero, 2016

Toda esa explicación del por qué de esta “empresa” en manos militares es pertinente pero yo lo veo desde un punto de vista más del balance de poder. Eso es simplemente un chantaje, igual al que establecieron los militares chilenos en tiempos de Pinochet y quedó como herencia maldita, lastrando a la democracia. Ellos tienen las armas y “cobran” por la supuesta “protección”.

Alberto Balza
17 de febrero, 2016

La razón para esto es dejar sin fuentes de financiación por la renta petrolera a un eventual y ya inminente nuevo gobierno en manos de la oposición. Los militares aceptarán ese nuevo gobierno, le entregaran todas las instituciones, pero la renta del petroleo NO, cumpliendo de esta manera con su palabra empeñada a su dios Chavez de no permitir jamas que la derecha y el imperio le pongan la mano al petroleo nuevamente. Plagaran entonces el país de instituciones paralelas de todo tipo y orden, pasando entonces a la formación de un estado dentro de otro estado, algo así como una república paralela funcionando de modo dual con otra en una misma delimitación político-territorial, mientras poco a poco irán acabando con alcaldías y gobernaciones sustituyéndolas por el “poder comunal”. Estamos frente a una crisis que se profundiza de manera exponencial cuyas consecuencias ya son practicamente imprevisibles pero seguramente trágicas, pues lo que le viene a Venezuela es la instauración del estado castrista, anunciado en diciembre por Maduro cuando, en vista del triunfo opositor, dijo que ahora entonces vendría la profundización y radicalización de la revolución, y que debíamos prepararnos para un tiempo de masacre y muerte. Ya alguien advirtió: “Búrlense de Maduro y síganlo subestimando como lo hacen, que eso es lo que él necesita para consolidar los objetivos que tiene planteados”.

Robert Quijada G
17 de febrero, 2016

según el régimen, en -ejercicio- que tenemos, es muy propio de sus facultades: !tanto endógenas como exiguas! Saludos

Carlos sanabria
17 de febrero, 2016

Creo que es para fiscalizar a PDVSA,evitando el uso indiscriminado de las divisas,fuera del presupuesto nacional. La comision de contraloria de la AN debe tener ingerencia en esto,urgentemente ante la caida del precio del petroleo y la desunion en la OPEP.

RAMÓN SOTILLO
17 de febrero, 2016

ESTO NO ES DE EXTRAÑAR EN EL DESORDEN ADMINISTRATIVO QUE VIVIMOS EN EL PAÍS.ESTO NO ES OTRA COSA SINO QUE SEGUIMOS MANEJANDO EL VIEJO CRITERIO QUE TUVO EL PRESIDENTE DIFUNTO, SEGÚN EL CUAL, FRENTE A CUALQUIER SITUACIÓN QUE SE LE PONÍA DIFICIL SIMPLEMENTE DECIA, VOY A MILITARIZAR ESO… FRENTE A SITUACIONES DE HUELGAS, PAROS Y SIMILARES QUE SE PRESENTEN EN PDVSA, SIMPLEMENTE SACARAN A LOS SOLDADOS A “OPERAR LOS POZOS PETROLEROS, JUNTO AL GRUPO DE PATRIOTAS COOPERANTES QUE APROVECHARAN A ENCHUFARSE POR UN TIEMPO EN PDVSA…

Diógenes Decambrí.-
17 de febrero, 2016

Uno de los últimos manotazos del régimen, dentro de la Desesperación que lo ha llevado de torpeza en torpeza, intensificada desde la DERROTA contundente y pedagógica (aunque no hay peor bruto que el que no quiere aprender) del 6D y la conversión de la AN de rama obediente y acrítica del ejecutivo (y de su casa matriz en La Habana), a genuino Poder Legislativo, que cumple sus funciones de Legislar, Controlar, Investigar y garantizar que todo en el país marche correctamente. Una vez más intentan CALCAR en Venezuela, lo que se implementó en la Cuba castrista, la Meca de los chavistas, pero Venezuela no es Cuba, ni los venezolanos tenemos vocación de parásitos con actitud de tres-monitos: que no ven, no oyen, no dicen, mientras les repartan limosnas o los repriman, lo cotidiano en la isla de la felicidad cuyos productos principales son la Jinetería y las Balsas.

Angel Gómez
18 de febrero, 2016

“Por ello, podemos resumir la creación de CAMIMPEG así: corrupción”

GERARDO BALZA
18 de febrero, 2016

Todos los comentrios son razonables y apegados a la realidad y el futuro por venir.El mas claro y real es el del Seño.Alberto Balza.Feliz dia y palante que Si se puede…

Jose M Romero R
18 de febrero, 2016

“zapatero a sus zapatos”

Angel Zambrano
18 de febrero, 2016

Gracias nuevamente por tu exposición José Ignacio.

En este caso, creo que lo que debe llamarnos más la atención es la frase final del Artículo 3 del decreto de creación de la empresa: “sin que esto implique limitación alguna”. Eso es lo más preocupante. Carta blanca para hacer lo que quieran pues.

¿Qué pasará con PDVSA y SIDOR? No se, cuando pienso en ello me viene a la mente la deuda contraída con China, por ejemplo.

hector escalona
18 de febrero, 2016

la creacion de esta compañia es la privatizaion de la empresa petrolera, ya que parte de sus beneficios irian a un sector aparte del pais, los militares podran disfrutar de una explotacion que no tiene ningun otro sector del pais y que anteriormente estaba centralizada en un ente unico

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.