Blog de Nolan Rada

Perú vs. Venezuela: un punto que pudo ser más; por Nolan Rada

Por Nolan Rada Galindo | 25 de marzo, 2016

Juanpi Añor Venezuela Vinotinto Perú 2016

Venezuela estuvo a menos de un minuto de lograr su primer triunfo como visitante en la historia ante Perú el jueves 24 de marzo de 2016. Al descubrir caminos futbolísticos que resultaron mejores que otros rumbos, hay razones para valorar positivamente eso que traen de Perú, algo más que su primer punto en el Premundial Rusia 2018.

Al parecer, la propuesta de Noel Sanvicente pretende lograr aliviar las penas de la defensa a través de la presión en campo rival y así favorecer el enorme talento que tiene el medio campo y Salomón Rondón. Fueron Tomás Rincón y Arquímides Figuera los principales ejecutores del plan. Al subir su posición en la cancha lograron presionar con agresividad y tino la salida peruana luego de los primeros 25 minutos.

Así fue como Venezuela se presentó en el partido, luego de un arranque bastante sufrido.

La frontera creada por Rincón y Figuera en el centro facilitó que Rómulo Otero y Juanpi Añor cerraran las bandas y, junto a Josef Martínez y Salomón Rondón, a través de apoyos en fase ofensiva y defensiva, hicieran que Venezuela se asentara en campo rival, por fin creando peligro y evitando las complicaciones defensivas… mientras se pudo.

Esta nueva manera de jugar en el mediocampo hizo que Perú se aculara en su arco durante un cuarto de hora y que Venezuela hallara el gol mediante de un penal, el primero que pitan a favor de la Vinotinto como visitante en veinte años, según los números del llamado MisterChip. La falta se la hicieron a Añor pero la anotó Otero, quien con la orientación que hizo de su cuerpo al momento de recibir la pelota se facilitó el pase a Juanpi. La calidad está en los detalles. Y así se fueron al descanso 0-1 luego de los primeros 45 minutos.

Descubierto el método para detener a Perú, Venezuela comenzó el segundo tiempo presionando. Y el esfuerzo propició el segundo gol a través del remate de un tiro de esquina pateado por Añor y enviado al arco por Mikel Villanueva. Venezuela ganaba 0-2, pero apenas unos instantes después de anotar el partido se le escapó de las manos.

Paolo Guerrero descontó al aprovechar uno de los muchos descuidos de la defensa y esta vez Alain Baroja, del arquero de Venezuela, no pudo ofrecer resistencia. Y entonces Perú no soltó el dominio del encuentro. Venezuela no logró volver a cortar los circuitos de juego, retrocedió muchos metros y los futbolistas más habilidosos dejaron de tener influencia. Apareció el lado negativo de la presión: el desgaste físico, la incapacidad para mantener el juego colectivo y, como consecuencia, una defensa poco eficaz.

Venezuela Peru 2 2 640 EFE

Fotografía de EFE.

Es cierto que el partido siempre favoreció a Perú cuando lograba salir limpiamente con la pelota y sacaba provecho a la velocidad y al juego aéreo de varios de sus jugadores. El rival también juega. Y esa virtud de Perú expone un defecto que persiste en Venezuela: la transición defensiva es lenta y ofrece muchas ventajas en los centros. Sin embargo, la juventud de Wilker Ángel, Mikel Villanueva y Ángel Faría condiciona tal debilidad. Quizás con tiempo y trabajo pueden mejorar, porque tienen condiciones [en especial Villanueva]… Pero va siendo tiempo de hacerlas competitivas, sobre todo en el caso de Ángel.

Hay que recordar que la prolongada racha de malos resultados en competencias oficiales de la Vinotinto comenzó frente a Perú el 18 de junio de 2015 en la Copa América. A esa derrota 1-0 le siguieron caídas contra Brasil en Copa, para luego perder contra Paraguay, Brasil, Bolivia y Ecuador en Premundial.

Siendo optimistas, el talento y el ocasional buen funcionamiento de un equipo con poco tiempo de trabajo pueden marcar un punto de inflexión en los días que vienen. La Federación Venezolana de Fútbol debe atender de inmediato su evidente desorden institucional y económico. Debe procurar medidas que contribuyan con el mejoramiento del equipo y del torneo local en los distintos aspectos del juego y frenar la sangría que sufre el fútbol venezolano.

De Perú se sale con algo más que un punto: se trae la confianza en los jóvenes, a quienes el contexto los obliga a ajustarse rápido a las exigencias de la competencia. No se trata de recuperar el tiempo, el dinero y los puntos perdidos: eso es imposible; se trata de tomar las medidas necesarias para que defender un dos a cero no parezca inhumano.

Nolan Rada Galindo 

Comentarios (6)

Nelson Vermolen
25 de marzo, 2016

Primera vez que sé de una selección de fútbol que contando con buenos jugadores a nivel internacional pierde casi todos los partidos que juega contra equipos de similar poderío. La causa de esa lamentable seguidilla de derrotas tiene que estar en otra parte ¿Verdad, Sr. Sanvicente? En Venezuela se juega fútbol profesional desde hace muchos años, y es un país con recursos económicos superiores a los de la mayoría de sus rivales, entonces ¿por qué su nivel futbolístico es tan deprimente bajo? ¿Será que somos excesivamente individualistas para destacar en juegos colectivos? (Pregunta filosófica).

Esto lo digo no como experto, sino utilizando un poquito de lógica, y como zuliano que vivió varios años en Perú donde jugó en segunda división. A modo de remembranza, aprovecho para decir que me me aficioné al fútbol hace muchos años en Caracas (1953), cuando era un muchacho de unos 14 años de edad y mi padre me regaló un balón que para esa época eran de cuero, con tripa o vejiga interna, a los que se le untaba sebo para protegerlos.

Preciso y transparente el análisis del partido Perú vs. Venezuela por parte del periodista Nolan Rada, a quien sí le preocupan las actuaciones deportivas de Venezuela porque ellas influyen en la moral y en el afán de progreso de sus ciudadanos.

@manuhel
26 de marzo, 2016

Que complicadas sn las eliminatorias de la Conmebol.

Venezuela casi le da la estocada a Perú. Una derrota de los incas en casa ante la vinotinto los hubiese dejado en jaque.

Nosotros, sin opciones realistas de ir al mundial, debemos apostar por encontrar el esquema de juego anhelado sin depender tanto de los resultados, aunque estos siempre ayudan en muchos factores cuando son favorables.

Contra Perú, después de ir arriba 0-2, no hicimo más que jugar al pelotazo. Es cierto que el rival también juega y más aún cuando está en casa con un estadio a reventar.

Uruguay ante Brasil: es una típica idea de como equipos con carácter no se dejan amedrentar por el público. Con Farías teníamos falencias ofensivas, pero nos sobraba carácter. era difícil hacernos gol.

Venezuela no mereció ganar, o dicho en otra óptica; Perú no mereció perder. Al final es lo mismo. El empate es un resultado justo y, que nos viene muy bien, más allá de la frustración que causa recibir un gol en el último minuto.

Franco Guastaferro
26 de marzo, 2016

Me quedo con esta frase: “Siendo optimistas, el talento y el ocasional buen funcionamiento de un equipo con poco tiempo de trabajo pueden marcar un punto de inflexión en los días que vienen”. Ese era el optimismo que me embargaba antes del juego, casi con las mismas palabras

Nolan Rada Galindo
26 de marzo, 2016

Sr. Nelson Vermolen:

Tiene en sus recuerdos un cuento bonito. Gracias por compartirlo.

Acerca de por qué nuestro nivel futbolístico no es tan potente, creo que la principal razón está en el estado del torneo local, no sólo en su nivel profesional sino en su nivel formativo: muy pocos equipos son clubes, con categorías menores, con espacios propios para trabajar los distintos aspectos del juego.

Saludos, señor @manuhel.

Coincido con usted, en relación a cómo debería afrontarse la eliminatoria para la Vinotinto como equipo y para Venezuela como país: hay que encontrar un modelo. Esto no quiere decir que deban regalarse los partidos, pero creo que, si aceptamos esto, evitaremos frustraciones mayores. Esta generación de futbolistas promete. Quizá, realmente, sea la de más talento. Sólo el tiempo les dará la madurez del equipo de Farías, por ejemplo. Hay cosas que sólo las puede el tiempo.

Gracias a ambos por pasar por acá, compartir ideas y sumarse al debate.

@manuhel
27 de marzo, 2016

No es que se regalen los partidos sino que se puede seguir tratando de jugar con la misma idea aun estando arriba en el marcador, sin tanto temor a que el otro equipo empate, como igual terminó ocurriendo contra Perú.

Con el 0-2, que fue efímero, y con el marcador 1-2; se dejó de presionar en el medio o en el campo de Perú.

Creo que esta generación es más talentosa que cualquiera de las anteriores. Es una percepción mus subjetiva, pero con indicios que lo sugieren.

Muchos de nuestros jóvenes están fogueándose en el extranjero y eso ayuda mucho en lo físico, y en menor grado en lo mental.

Tomás Rincón en el ciclo de Farias se llegó a quejar y con razón, de que en la selección unos corrían más que otros. Era muy marcado el acondicionamiento físico de 4-5 jugadores por sobre el resto. Ahora eso no sucede, las condiciones se han ido equilibrando en todas las líneas y lo más importante: hay de donde escoger variantes.

Suerte y ánimos a mil contra Chile.

Nelson Vermolen
28 de marzo, 2016

Gracias por referirse a mi comentario, Sr. Rada. Estoy de acuerdo con Ud. en que el estado del torneo local es la principal causa del bajo rendimiento futbolístico de nuestro país. En efecto, nada duradero y provechoso puede construirse sobre bases deleznables. También considero que el béisbol, el otro gran pasatiempo venezolano, le quita energía y afición al balonpié criollo, cosa que no ocurre en nigún otro país sudamericano.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.