Perspectivas

Moralidad, racionalidad y la cola de EPK; por Omar Zambrano

Por Omar Zambrano | 5 de enero, 2017
Fotografía de Tal Cual

Fotografía de Tal Cual

En víspera de Navidad el gobierno venezolano cargó de nuevo contra una compañía privada venezolana, una de notable éxito internacional y buena reputación: la cadena de tiendas especializadas en ropa infantil EPK. El aparato burocrático-policial intervino las operaciones de la cadena, obligándola a vender a precios ficticiamente bajos y produciéndole una pérdida irreparable. Para qué quede muy clara mi posición: el hecho me parece abominable y merecedor de todo nuestro repudio. Es una dosis adicional de esta tóxica mezcla de incompetencia, maldad e ideología que han sido los gobiernos chavistas, que tiene a este país en la lona y a muchos ciudadanos comiendo de la basura.

El episodio de EPK encendió la indignación de nuestra reducida y maltrecha esfera de opinión pública nacional. La mayoría, para mi sorpresa, destiló una rabia que iba dirigida mucho más hacia la gente que se lanzó a la calle a sacar provecho de los efectos de la arbitraria medida, mientras muy pocos se enfocaban en quienes la tomaron. Aquel día llovieron monsergas del tipo “esa cola es expresión del fracaso moral” de este país, y cosas por el estilo.

Lo primero que habría que decir es que no tengo interés alguno en certificar la calidad moral de los que hicieron cola en EPK. Probablemente algunos de ellos son terribles personas. También hay que decir que hay una dimensión de su conducta que, en efecto, puede ser evaluada en el plano moral, como toda acción humana, pero creo que enfocarse en ese “juicio moral” enturbia la comprensión del fenómeno y nos lleva a un debate que, en mi opinión, es estéril e improductivo.

El episodio de EPK, notorio por lo visible y reciente, no es distinto a lo que tres lustros de controles de precios chavistas han infringido sobre el sector privado: forzar a un productor a vender su producción a niveles ridículamente bajos, es exactamente lo que ha venido haciendo el gobierno con otros rubros, desde lavaplatos hasta harina de maíz. Y en todos los casos el efecto es el mismo: una estructura de precios incompatibles con los costos de los productores da como resultado colas para comprar, desincentivos para producir, y oportunidades de arbitraje de precios.

En todos los casos se cumple la máxima económica: la gente, en general, responde a los incentivos que se le presentan. Si hemos de enfocarnos en un juicio moral sobre la cola de EPK, yo lo haría sobre la bancarrota moral que significa un gobierno que diseña los incentivos perversos que, para producir ganancias de bienestar de corto aliento sobre individuos, llevan a la quiebra al sector privado. Desde el punto de vista económico, lo que uno observa es la respuesta de la masa a un cambio —arbitrario, dictatorial, ilegal— a las condiciones del “mercado”. Cómo dice un economista amigo, uno podría darle connotaciones morales a la pendiente negativa de la curva de demanda, pero es inútil.

Tampoco es que es la primera vez que el gobierno chavista toma una medida económica que hace que ciudadanos tomen decisiones que, siendo racionales, pueden resultar moralmente cuestionables. La historia de los últimos 17 años está llena de nefastas políticas públicas, oportunidades arbitraje y ganancias individuales en detrimento de terceros. Ahorrémonos la moralina, comparemos por ejemplo las implicaciones de la cola de EPK versus la cola de traders que arbitraron con bonos soberanos denominados en USD pero pagaderos a la tasa de cambio oficial de 4,30.

Pudiera ser un poco injusto, eso sí, decir que hacer la cola de EPK es equivalente al provecho que saca el ciudadano promedio a las políticas de subsidios y controles generalizados, como los controles de precio de la gasolina o el control de cambios a través de Cadivi. Al fin y al cabo pudiera ser cierto que hay algo de inevitabilidad de la elección individual, por aquello de “yo no tengo forma de poner gasolina a otro precio” o “no hubo otra forma legal de comprar dólares”. Tal vez sea una cuestión de grados, pero la naturaleza es la misma.

Se dice también que en el caso de EPK la víctima es un empresario venezolano con nombre y apellido, lo cual es cierto. Lo anterior da para la reflexión sobre cuál es la víctima de las siniestras políticas de subsidio generalizado, pues no es otra que nuestros difusos, pero no menos importantes, intereses colectivos: las finanzas públicas, la provisión de servicios básicos, el equilibrio externo, el medio ambiente, la producción nacional, etc. No deja de ser descorazonador que los victimarios piensen que es menos malo si la víctima somos todos. Esas políticas las terminaron pagando los más vulnerables, los que hoy se enfrentan al abismo económico sin herramientas para enfrentarlo y sin un Estado que le provea una mínima red de salvación.

Decía que puede haber grados, pero que lo que si no se puede negar es que el mecanismo económico que opera en un caso u otro es de la misma naturaleza. Si la cola de EPK es la respuesta de “demanda” ante un precio forzadamente puesto a nivel ficticiamente bajo, también es lícito pensar que esa “demanda” por ese Iphone5 que se compró en 2013, por ese viajecito a Europa de 2012, o por esa universidad extranjera donde estudió su hijo, o la “demanda” por 52 tanques de gasolina que le pone a su camioneta al año, tal vez, solo tal vez, no hubiera sido la misma “demanda”, si el gobierno no forzara algunos precios a permanecer a un nivel también ficticiamente bajo. Piénselo.

Lo cierto es que en todos los casos, sean epkeros, cadiveros o traders, se trata de gente respondiendo de forma racional a incentivos perversos. En todos los casos una evaluación de la dimensión moral de esas conductas, sin ser incorrecta, me parece —repito— estéril e improductiva. Es un debate estéril porque no queda una implicación práctica, de ese fútil ejercicio de dividir a la gente entre buenas y malas no queda algo que nos ayude a navegar el futuro. Los estados, las instituciones, las reglas y las políticas existen, precisamente, para no tener que depender exclusivamente de la poco fiable “conciencia” de la gente. Creer que se puede obtener resultados económicos deseables, basados solamente en la “conciencia moral” de las personas, sin la estructura de incentivos adecuada, es exactamente el postulado socialista del “hombre nuevo”, una inútil y perversa formulación con inevitables resultados trágicos, como cualquier venezolano puede atestiguar.

Es un debate improductivo porque desvía atención de los verdaderos responsables: los que hacen las políticas, diseñan los incentivos e implementan estas criminales acciones: el gobierno chavista. El debate de los atributos morales de la cola de EPK diluye las culpas en una difusa colectividad, llevándonos a una suerte de determinismo cultural de lo “malo” que es el venezolano, ejercicio de verdadera holgazanería intelectual que es utilizado a diestra y siniestra como una especie de respuesta-comodín, pero que es una respuesta incorrecta y falsa para explicar lo que pasa en Venezuela (o en cualquier parte).

El punto central es que la gente es simplemente gente, y responde a incentivos. Saberlo nos permite liberarnos de esos prejuicios que, en estas horas oscuras, están a la orden del día y en boca de todos. No creo en el patrioterismo ni soy dado a las cursilerías celebratorias del hecho aleatorio de nacer sobre un territorio, no soy de los que cree que haya nada particularmente bueno, o chévere sobre el “ser venezolano”, pero tampoco creo que haya algo particularmente malo sobre serlo. Simplemente creo que no somos ni mejores ni peores que otras sociedades, las experiencias de países que progresan económica y socialmente son tan diversas que son en sí mismo prueba de que la “superioridad moral” no es un factor que explique el desarrollo. La gente es gente, en todas partes, y si cambian los incentivos, cambia el  comportamiento. En Suecia, Maicao o Santa Cruz de la Sierra.

Pensar de esta manera, por cierto, es lo único que nos permite aspirar a un país distinto, es lo único que nos permite guardar la esperanza de que si construimos un andamiaje distinto, obtendremos resultados distintos, en este territorio, con estos mismos ciudadanos.

Qué el 2017 nos sea un poco más leve a todos.

Omar Zambrano 

Comentarios (11)

Arichuna Silva Romero
5 de enero, 2017

Simplemente un antídoto eficaz contra el nihilismo venezolano.

pilar
5 de enero, 2017

Esperemos que lo que NO logre el gobierno sea comprar los votos de los incentivados, lo cual es su meta.

Pura Quesada
5 de enero, 2017

Es cierto el gobierno es obviamnente el principal responsable, pero si tuvieramos unos ciudadanos decentes ese día, justo ese día, nadie debería presentarse en esa tienda, ni en ninguna otra que sea atacada por Sundee o quien este a cargo en el momento; es un gobierno inmoral con ciudadanos inmorales y ese es un círculo que nos impide a los demás salir. Saludos cordiales. Pura Quesada. @puramascota

H.Augusto Pietri
6 de enero, 2017

Sociedades del “rebusque” es lo que trae el comunismo. Cuba es un ejemplo, desde una caja de tabacos hasta el litro de ron y pare Ud. De contar…aquí el bachaqueo, el mercado paralelo, la venta sin IVA, la doble factura, y las diferentes medidas populistas y de Dakasos, EPeKasos, las zapaterías de sabana grande etc etc. Hacernos cómplices a todos de la felonias gubernamental. Habrá remedio, cambiaremos?

CARLOS CORALES
6 de enero, 2017

Realmente de acuerdo, el creerse una sociedad inferior o superior, permite distraer la atención del camino correcto, he dado clases en varias universidades privadas, bolivarianas y ahora públicas y siempre son los mismos alumnos, ni mas inteligentes, ni mas flojos, pero el entorno que los arropa crean expectativas distintas. De igual forma al País lo debe ajustar un entorno adecuado, inspirador para su funcionamiento, su estructura es La República, la cual es un andamio fijo donde sostenerse y La Democracia que es la forma dinámica de hacer y construir nuestro futuro.

Guillermo Mosquera
6 de enero, 2017

Estimado Sr. Zambrano:

Su perspectiva tiene un grado de validez así como también lo tiene la crítica o aotocrítica porque todos los que aquí vivimos “somos venezolanos”. Nótese que somos Venezolanos, más no ciudadanos. La acepción de ciudadanos se merece, no es automática y lo que se critica y “Pura Quesada” adecuadamente formula es que éste acto es una muestra significativa de cómo está funcionando nuestro “inconsciente colectivo”. Sí, tiene usted razón que desde el gobierno se maneja y exalta “el golilleo” como un síntoma de ese “Tío Conejo” que reside en nuestra sombra como sociedad. “Me aprovecho de la satrapía, no importa que salga de la quiebra de un negocio”, empresa que hoy ha trascendido muros y que tiene visos de éxito por inventiva y trabajo, ejemplos de la moral que se ha invisibilizado y de que tanto carecemos, trabajo y educación como lo citaba Simón Rodríguez. Por lo tanto, ambas posiciones tienen que ser discutidas y emerger para que establezcamos rectificación.

jkl
7 de enero, 2017

No mas inmorales que los que obtenían dolares Cadivi .Los cupos se pagaban por debajo del valor de mercado

Nereida Bargalló Suriol
7 de enero, 2017

Estoy en desacuerdo con usted. La gente no es simplemente gente, por eso hay quienes sacan ventaja de una situación sin importarles que estén perjudicando a terceros y hay otros para los que actuar así es inmoral.

Irma Sánchez de Díaz
8 de enero, 2017

Yo solo tengo un Comentario, vi en la cola muchas personas, bien vestidas, eso no era solo el pueblo de a pie, sentí verguenza y pena, para mi eso es apoyar las sinverguenzuras de este Gobierno corrupto, de robar a esta Empresa, porque eso es robar, como va a a vender uno, una cosa bien sea ropa, alimento,repuesto de carro, que te costo 50 Bs. en 20 Bs, en que cabeza cabe eso,por eso existe el libre mercado en los Paises Democráticos, y la oferta y la demanda, tu compras, donde más te convenga. Por eso me sentí mal al ver por TV, en las colas, gente que no eran de barrios, colaborando con este desastre de Economía, asi no creo que salgamas de este laberinto infernal, en que nos ha metido este Gobierno. Es todo.

Jorge Moreno
8 de enero, 2017

El que no haya usado nunca un $ de Cadivi que lance la primera piedra

hesctor escalona
9 de enero, 2017

y si declararan una guerra y nadie fuera… pero eso necesita organizacion, unidad, porque la gente entra en el dilema del prisionero, y si yo no digo pero el otro si… y si yo no voy a la tienda pero los demas si.. me quedaria sin ropa par mis hijos, sin disfrutar de la rebaja y los otros si a costa de mi desicion de no ir. es un juego perverso, que si la colectividad no tiene un frente comun, cosa sumamente dificil, el gobierno que es un solo bloque gana, pero y si nadie fuera, bueno ese seria otro pais, donde por principio maduro no ganaria con votos como lo hizo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.