Blog de Willy Mckey

¿Mierda?; por Willy McKey

Por Willy McKey | 19 de abril, 2017

blog_willy_mckey_mierda_640a

0

Un grupo de personas se arriesga a atravesar la endeble estructura de servicios para salvarse del estiércol, pero no todos caben ahí. Ya hay algunos que lograron cruzar y ahora deben superar la pendiente y confrontar a los efectivos que están en la otra orilla. Un grupo pequeño, en la imagen parecen ser cinco, se sujetan de los hombros e intentan superar la corriente pútrida. Otro grupo más pequeño está a punto de cruzar, pero se sujetan de una sola mano. Varios de quienes ya cruzaron se han virado, miran hacia quienes vienen detrás de ellos. Del lado derecho de la imagen están quienes todavía no saben cuál es la manera correcta de entrar en ese río para salvarse.

El miedo sólo podrá transformarse en asco allá, en la otra orilla.

¿Cuán cruel debe ser la represión para que unos manifestantes conviertan las aguas del río podrido que atraviesa Caracas en la única guarida, el único resguardo? ¿Cuán feroz puede ser el ataque como para que quienes huyen de aquello prefieran hundirse en la mierda?

1

Carlos estuvo ahí. Él atravesó el río. Tuvo que hacerlo huyendo de la represión con bombas lacrimógenas con las cuales las fuerzas públicas impedían que la marcha avanzara hacia la Defensoría del Pueblo. Carlos cuenta que tuvo una sensación que nunca antes había tenido. Algo nuevo en el cuerpo. Tenía que salvarse y se lanzó al río. Se quitó la franela que llevaba para empaparla y la usó para aliviarse el ardor en los ojos, la nariz, el rostro. “Agradecí el agua podrida”. Luego caminó unos cien metros con la corriente llegándole hasta la cintura. Dice que mientras corría hacia el río vio ancianos que no sabían qué hacer. Gente indefensa, sin armas, que sólo quiere llegar una vez hasta la Defensoría del Pueblo como si la ciudad también fuera de ellos. El fondo del río es muy resbaloso. Y la corriente estimulada por todas las cloacas de la ciudad es fuerte. Muy fuerte. “Es mucha mierda”.

2

El Partido Socialista de Venezuela difundió un meme cruel, macabro. Utilizó la misma foto de los manifestantes espantados hasta el punto de atravesar el río Guaire y le colocó un texto encima: “A Dios lo que es de Dios. Al César lo que es del César. Al Guaire lo que es Guaire” [sic.]. Usaron un hashtag para corregir la falta: #AlGuaireLoQueEsDelGuaire.

Ver el mensaje podría movilizar a cualquiera a preguntarse si ése era el espíritu de la militancia o si esta acción dos punto cero debía tomarse como una línea del partido. En segundos, en lo que parece una broma pesada de los bots, el Poder convertía la ofensa en un anuncio oficial: la cuenta del presidente Nicolás Maduro hizo retuit automático del mensaje.

Existe una máxima del arte de la guerra que aconseja escoger muy bien a los enemigos, porque es posible terminar transformado en algo que se les parezca después de la última batalla. ¿Qué fuerza puede mover a un partido de gobierno hasta el extremo de tratar al contendor político como estiércol, como mierda?

3

Al Guaire lo que es del Guaire. En agosto de 2005, Hugo Chávez Frías invitó a quien todavía sigue siendo presidente de Nicaragua a bañarse en el río Guaire:

“El río Guaire será limpiado bajo mi gobierno y los caraqueños podrán navegar en él. […] Invito a todos a bañarnos en el río Guaire. […] Daniel Ortega, te invito a que nos bañemos en el Guaire el próximo año. La invitación es de la ministra [Jacqueline] Faría”.

Doce años después, el río Guaire sigue siendo un caudal de estiércol donde hacen vida indigentes, animales carroñeros y delincuentes. El dinero del presupuesto de la Nación y de entes como el Bando Interamericano de Desarrollo ha sido arrojado a las cloacas. Aun así, el partido de gobierno se atreve a confesar esta falta sólo por el brevísimo placer de ofender a sus contendientes políticos.

Así de escatológico.

Así de mierda.

4

Después de caer varias veces y sentir el agua alcanzándole la cara, Carlos consiguió unas cabillas enterradas en el falso lecho del río. Las usó como apoyo y así logró salir por el lado del Farmatodo. Ahí estaba la Guardia Nacional. Al salir, empapado y son el pecho descubierto, levantó las manos para que no le dispararan. Carlos dice que prefería entregarse antes que volver a cruzar el río. Los efectivos se rieron de él. Entre ellos se decían “Dispárale, vale. Dispárale”. Ahí pudo ver que estaba cerca del puente de servicios. Arrancó a correr y aún así seguía escuchando a los guardias. Cruzó el puente y escapó hacia la otra orilla.

Tiene la cabeza rota por culpa de un bombazo. No pudo ver de dónde vino la lata que lo golpeó.

¿Carlos cree que esto valió la pena? ¿Cómo saberlo? ¿Cómo medir su experiencia con unas expectativas que jamás consideraron que tendría que hundirse en la mierda?

5

En diciembre de 2007, Hugo Chávez Frías decidió utilizar la forma vulgar de referirse al excremento y convertirlo en vocería oficial. Lo hizo recordando una mítica entrevista al político (y poeta) griego Panagulis:

“Oriana Fallaci [en Entrevistas con la historia] interroga a Alekos Panagulis, en un diálogo maravilloso. Él le dice: Mira, cuando te acerques a esos grandes símbolos donde está la historia reflejada… los grandes escudos de armas… tú te acercas en torno a los cuales hay leyendas y glorias de los hombres de la historia pasada… tú te podrás acercar a esos escudos de armas y podrás ver que hay como una herrumbre. El tiempo convirtió cosas, materias, en una herrumbre. Y eso tiene dos componentes: sangre y mierda

Aquella fue la primera vez que Hugo Chávez sufrió una derrota electoral. Nueve años después de esta alocución disruptiva, quienes en 2007 eran líderes estudiantiles llegaron a la Asamblea Nacional como diputados electos en la victoria electoral más reciente de la oposición.

Desde entonces no ha habido más elecciones.

“¡Eso es! ¡Mierda! Y aquí lo que hay es dignidad. Dejen quieto al que está quieto. Sepan administrar su victoria, pero ya la están llenando de mierda. Es una victoria de mierda”.

6

Una acción de calle nunca ha bastado para que un gobierno totalitario deje el Poder. Este tipo de acciones forman parte de lo que en la retórica política se conoce como “presión popular”. Y este tipo de acciones, por naturaleza, tiene objetivos concretos: demostrar capacidad para generar movilizaciones masivas, poner en evidencia los abusos de las fuerzas públicas y capitalizar el rédito simbólico de la acción para que los aliados naturales del Poder sientan que existe un nuevo equilibrio político.

¿Cómo puede medirse el éxito de una movilización como la del miércoles 19 de abril de 2017?

Haga el ejercicio de revisar los objetivos naturales de una acción como la convocada por la oposición. ¿Considera que, más allá del cerco mediático, la convocatoria fue exitosa y el liderazgo político acompañó a la militancia? ¿Considera que las acciones de las fuerzas públicas para impedir que la marcha llegara hasta la Defensoría del Pueblo fueron excesivas y desproporcionadas? ¿Considera que hubo nuevos elementos simbólicos involucrados, como presencia en territorios que antes no habían sido abordados por esta fuerza política? Finalmente pregúntese si esta acción puede motivar acciones similares capaces de las mismas conquistas, y usted podrá concluir si la acción tuvo éxito o no.

Ahora bien, notará que esta evaluación no tiene nada que ver con sus expectativas individuales ni con su experiencia singular de la acción de calle. Las expectativas individuales muy pocas veces están en completa sintonía con las conquistas colectivas. Y eso es bueno porque permite que los manifestantes siempre puedan exigir más al liderazgo y haya crecimiento político.

¿Y cómo saber si hay crecimiento político? También puede intentar medirlo mediante tres preguntas. ¿Siente que el colectivo ha aprendido algo? ¿Puede identificar elementos estratégicos nuevos que hayan sido exitosos? ¿Estaría dispuesto a acompañar una nueva acción convocada por las mismas fuerzas?

En efecto, una vez más la evaluación de una acción política no tiene nada que ver con sus expectativas previas a la marcha, sino con el análisis que haga después y con lo que pueda imaginar a partir del nuevo contexto político. Porque, aunque no es sencillo controlar nuestras expectativas, ésa es la única manera de prevenir el desgaste que genera la frustración.

Y, al menos para la oposición, repetir la receta de la frustración política en un clima político como el que ahora determina el rumbo político en Venezuela no sería sino eso: una mierda.

7

El mismo día en que su líder político hablaba de diálogo y paz, el partido se burlaba de la dignidad de unos manifestantes que sólo deseaban llegar a la oficina del Defensor del Pueblo, martirizados hasta el extremo literal de verse hundidos en excremento.

¿Qué significa que un pueblo esté dispuesto a atravesar el Guaire para seguir protestando, para manifestar su desacuerdo con el Poder, para salvarse?

¿Cómo leer que el liderazgo opositor, después de que parte de su militancia atravesara agua podrida, se atreva a convocarla para repetir el empeño de llegar a la Defensoría del Pueblo el día siguiente?

¿A qué puede tenerle miedo Carlos, después de haber cruzado el río dos veces para poder contarlo?

¿Qué habrá después?

¿Más mierda?

Quizás no la suficiente.

Al menos no tanta como ocultar que el partido de gobierno fue capaz de convertir el sufrimiento de un grupo de ciudadanos en un cruel juego de palabras, en un chiste escatológico, en una victoria de mierda.

Y eso no puede interpretarse sino como un estruendoso fracaso político, histórico.

¿Es esto el tiempo convirtiendo la revolución en herrumbre? ¿En sangre? ¿En lo mismo?

Willy McKey  Parte del equipo editorial de Prodavinci. Poeta, escritor, docente y editor de no-ficción y nuevo periodismo. Especialista en semiología política y conceptualización creativa. Puedes leer más textos de Willy McKey en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @willymckey Haga click acá para visitar su web personal.

Comentarios (19)

Franklin Vallenilla
20 de abril, 2017

Todas esas, son las preguntas correctas. Todas. Responderlas de forma adecuada es un compromiso inmenso, no solamente para el liderazgo opositor, también individualmente. Solo así, cada quien en su rincón, podrá asumir la responsabilidad de las decisiones que tome. Admiro y agradezco que hayas podido expresar en un par de cuartillas, con tanta eficiencia, la complejidad del momento que vivimos. Para eso es que existe el periodismo que ejerces con talento indiscutible. Saludos cordiales.

María Serino
20 de abril, 2017

En esta madrugada llena de insomnio, tristeza, frustración.

hector de lima
20 de abril, 2017

Por que ir al Guaire, por que siembran el terror, adoctrinan delincuentes para que resulten útiles para arremeter contra los enemigos del pueblo y los llaman colectivos, armar milicias para golpear con mayor contundencia y decir que son campesinos, obreros, el pueblo en si mismo. Mantener el uso de los militares contra una invasión extranjera imperial, ejercito Libertador. Una coñaza. Saben que esas multitudes que marchan se quedaron aquí y como son el mayor obstáculo de la revolución hay que echarlos de Venezuela, así como los cubanos que preferían vérselas con un tiburón a mar abierto. Ese pueblo que marcho ayer esta fomentando la contrarevolucion, es el enemigo, por eso hablan de golpe. Echarlos es una necesidad y el terror es una de sus herramientas mas eficaces. Por eso me fui al Guaire. Por ahora no me he ido de Venezuela.

Manuel
20 de abril, 2017

Noto mucha frustración en el artículo. Respondo a las interrogantes abiertas con otra: ¿Qué otras alternativas tiene la oposición cuando el gobierno ha cerrado todas las salidas institucionales y ha enmudecido y criminalizado cualquier señal de disentimiento? En la marcha había personas que nos llamaban cobardes por retroceder ante la inminente represión. Espero que no sean ellos quienes hayan tenido que nadar en el Guaire. El meme oficialista es un enorme desatino, una prueba más para el juicio que inevitablemente tendrá que hacerse a los personeros que hoy incitan al odio y mienten descaradamente. Por último, espero que los moderadores dejen pasar mi comentario y no lo consideren ofensivo, como otros que he hecho en artículos de este portal, que pregona el diálogo, pero al parecer gusta sólo de comentarios favorables.

@manuhel
20 de abril, 2017

A todos nos debió haber pasado lo mismo por la cabeza.

¿Cuántos errores graves cometió y seguirá cometiendo el gobierno sin que nosotros como sociedad se los cobremos?

Este es el más reciente de ellos.

Al PSUV lo que es del PSUV: algo más putrefacto que lo que corre por El Guaire

eliza
20 de abril, 2017

Limpiar el Guaire es algo que se hace instalando plantas de tratamiento ,pero quien limpia las conciencias, quien crea la bondad ,quien se encargara de limpiar la imagen de cada uno de los venezolanos ,inmigrantes ,… el espetaculo que damos en las esferas internacionales ,facil es empeorar todo cualquiera puede hacerlo no es necesario ser inteligente para ello, ….. es como una inversión con preferencias fiscales donde se estudia la relacion entre la inamibilidad laboral y los dividendos repartidos entre los accionistas….

Sandra
20 de abril, 2017

… Ahí estaba la Guardia Nacional. Al salir, empapado y son el pecho descubierto, levantó las manos para que no le dispararan. Carlos dice que prefería entregarse antes que volver a cruzar el río. Los efectivos se rieron de él. Entre ellos se decían “Dispárale, vale. Dispárale”. Ahí pudo ver que estaba cerca del puente de servicios. Arrancó a correr y aún así seguía escuchando a los guardias. Cruzó el puente y escapó hacia la otra orilla”. /Triste relató que me deja la duda de qué material está hecha la guardia Nazional dizque bolivariana. ¿Donde fueron entrenados,? qué clase de maldad DIos. Por lo menos yo nunca había visto o sabido de algo así en mi país . Otro testimonio para los relatores de los DDHH en Venezuela y en el mundo

Kondorito Konstitución
20 de abril, 2017

Chavismo es insania.

Ynés Bolívar
20 de abril, 2017

Todos los sentimientos unidos en un sólo artículo, todos andamos en eso, preguntas van y preguntas vienes. Yo siento que el amanecer està cerca, el pueblo dirá la última palabra. Gracias Willy por la certeza de tus comentarios, pese a la premura del tiempo.

Estelio Mario Pedreañez
20 de abril, 2017

Gomez detestó Caracas, por eso decidió, a inicios del siglo XX, contaminar el Guaire como eje central de sus cloacas. Escribí este poema para quienes buscaron refugio ayer en el Guaire: Hector, fiero guerrero/ corrió huyendo de la furia homicida/ la cólera de Aquiles que cantó Homero/ que no pudo evitar siempre el troyano/ el antes feliz domador de caballos/ cuyo fin La Ilíada hace vivir cada día/ Pueblo noble caraqueño/ que pides Libertad/ tu corazón lejos está de Caín/ acostumbrado a ser Abel/ cruzaste el oscuro río/ buscando vidas salvar/ solo los cobardes matan a inocentes/ solo los viles se ufanan con torturar/ solo los infames no entienden/ que no es de hombres de bien/ al indefenso hacer mal/ tantas cosas ciertas dijo El Quijote/ y los esbirros nunca lo leerán/ Noble pueblo venezolano/ ?Será posible que algunos pocos de tus hijos / con locura asesina te quieran esclavizar?/ Venezuela llora con cada ignominia/ con cada muerte/ en esta tempestad/ Pidamos que Caín no triunfe más.

Fulvio Godoy Fulvio Godoy
20 de abril, 2017

Yo en lo más hondo de mi ser, trato de imaginar (para no cargarme de odio) que entre esos cientos de funcionarios policiales y militares, hay gente que no está de acuerdo ni con la situación actual del país ni con la represión y que no todos son un montón de “esbirros” estalinistas, pero diablos, con la evidente alegría con la que han hecho el “trabajo” y la complicidad con los paramilitares del régimen, de verdad que dan al traste con los “luminosos” sentimientos que inicialmente comenté. Poeta, como siempre, excelente artículo.

Lorena
20 de abril, 2017

Creo que muchos que tuvieron esa experiencia obligada de tirarse al Guaire ,creo, son personas valientes que se las están jugando contra una dictadura feroz,malvada ,y algún tipo de orgullo deben tener. Por mi parte admiro a todos esos guerreros, esta es una GUERRA desigual, la dictadura tiene todas las armas, todas las trampas, todas las mentiras , todos los goebbles . Soy de Barquisimeto y siento no haber podido estar en esa gran y digna marcha. 🇻🇪

Iñaki Matanza
20 de abril, 2017

Algunos escapando tuvieron que cubrirse de ella mientras que otros, desde el poder, la llevan dentro, en el alma. El futuro es de aquellos que sólo necesitan un buen baño para quedar limpios. Los otros dan pena.

Saludos a todos, llévenla donde la lleven.

Demóstenes Pérez
20 de abril, 2017

Ante la fetidez fascista y la podredumbre gorilista emanadas de este Gobierno Guaire, los ciudadanos tenemos el deber cívico de cambiar urgente de Gobierno, ya no tanto por razones políticas sino por RAZONES SANITARIAS. Algo huele mal no en Dinamarca sino en Miraflores y Fuerte Tiuna.

Jesus Salcedo
20 de abril, 2017

“Y eso no puede interpretarse sino como un estruendoso fracaso político, histórico.”

Revertir la visión escatológica del poder político, requiere una vez mas de nuestra persistencia en esta lucha por la decencia, por la salubridad en el mas amplio sentido. Estamos enfrentados a un poder criminal, asesino. Esta experiencia es autenticamente nazi.

Tal vez esta inmersión en el Guaire sea parte de “nuevos elementos simbólicos” y como anota Iñaki, “el futuro es de aquellos que sólo necesitan un buen baño para quedar limpios.”

Excelente análisis de Willy McKay. Necesitamos difundir y discutir estos textos y actuar en consecuencia.

H.Augusto Pietri
20 de abril, 2017

Y yo solo diría una simpleza, algo que puede ser honorable en una circunstancia como la vivida por estos compatriotas en ese infortunio de cruzar el río Guaire: al estar inmersos en semejante putrefacción , pudieron experimentar lo que significa ser un adepto de este régimen, con la fortuna de poder volver a la normalidad una vez fuera del cauce……y entonces pueden pensar, qué suerte la mía, de no tener que estar permanentemente sumergido en ese Guaire inmenso que es este gobierno y sus funcionarios, su ideología su forma de ver la vida.

Bladimir Rodriguez
21 de abril, 2017

Solo voy a copiar un tweet que me llego de un tal Jorge Botti (@Jbotti1) ” Por vez primera en la historia, hoy la dignidad estaba dentro de El Guiare y el excrementi en el poder.”

nivea
23 de abril, 2017

Admiración y respeto, Willy ¿cómo exorcizas, para escribir estas cosas? No hubiese imaginado algo semejante, ni Víctor Hugo, con la alcantarilla de París, cruzada por JeanValjan para rescatar a Mario, que huía de una barricada y todo lo ocurrido con el policía Javert, por más poético y simbólico que sea, por más romántico que sea, puede en en esta Venezuela, llegar a consolarnos del dolor, la rabia y las lágrimas por esos venezolanos, que somos todos nosotros. ¿Consideraremos el “perdonar”, hasta a los criminales que muertos de la risa se disputaban el disparo? El final de la proeza está por escribirse:¿El de Los Miserables? Todos cruzamos El Guaire, dudo que estos miserables decidan terminar como Javert, al final de esta mierda.

antonio israel
24 de abril, 2017

Para los neofascista: quizas nunca se han acercado a estudiar lo que sugnificò el fascismo y el nacionalsocialismo para Europa. Su actuaciones irreflexivas les traerà el mal del desconcierto, no los protege la voluntad del cielo, como no son rectos en virtudes les espera la desgracia. Siempre llenos de segundas intenciones. la misericordia de la divinidad sobre ellos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.