Blog de Roberto Mata

“Me da miedo perder el otro ojo”; por Roberto Mata

Por Roberto Mata | 13 de julio, 2017
Johan Arias retratado por Roberto Mata

Johan Arias retratado por Roberto Mata

“El martes dos de mayo terminé de rotular en vinil rojo las tapas de los radiadores de una moto en San Diego. Lo hicimos entre mi hermano Jhocer y yo. Cobramos treinta y seis mil bolívares en efectivo. En el morral de preescolar de mi hijo llevaba una pistola de calor, una paleta de fieltro, un exacto, una extensión, un envase con alcohol y una media para limpiar: mis herramientas de trabajo.

El día anterior, en la marcha al Palacio de Justicia, me había conseguido a un cliente y me hizo el encargo. Estaba corto de dinero y necesitaba hacer el trabajo.

De regreso a la casa en la camioneta de pasajeros, nos paró la GNB en la autopista Valencia-Campo de Carabobo, y un oficial nos advirtió que más adelante estaban quemando carros y cauchos: no había paso. El chofer dio la vuelta y dijo ‘hasta aquí llego yo’.

Un grupo de siete pasajeros decidimos seguir caminando por la autopista echando cuentos, mientras de lejos veíamos el gas lacrimógeno. Solo faltaban dos kilómetros para llegar a Los Caobos, mi casa.

Nos conseguimos un piquete de la GNB y un guardia sin casco ni máscara nos dijo: ‘mosca por ahí que la autopista está peligrosa’.

Le explicamos lo de la camioneta de pasajeros y continuamos por todo el medio de la vía para que no nos vincularan con la protesta. Había candela, humo y escombros hasta que llegamos a unos cuarenta oficiales de la PNB, con escudos, motos y máscaras. También muchos disparos, piedras y bombas.

—¡Corran ¿qué hacen por aquí guarimberos?!

—Hermano, venimos de trabajar.

—¡Fuera de aquí, ustedes lo que merecen es que les echen plomo, por eso es que los matan!

—¡Corran!

—Déjennos pasar, que venimos de trabajar.

—¡Van a tener que correr!

—¿Por qué vamos a tener que correr?

—¿Ah, no van a correr? ¿Ustedes son arrechos?

El PNB dejó de disparar al aire. Me apuntó. Me disparó. Sentí un corrientazo en todo el cuerpo y un silbido. Era la una de la tarde.

Corrimos mientras le decía a Jhocer: ‘Me dieron, no pares’.

Nos separamos de las otras personas hasta que un muchacho en una moto nos rescató. Perdí el morral.

Me saqué un perdigón de plomo del brazo porque no había entrado completo. En la moto nos fuimos los tres y llegamos a mi casa, pero no quería que mis niños y mi esposa me vieran así. Mi cuerpo estaba lleno de sangre y de puntos rojos. Fui a casa de mi mamá, donde una doctora cubana de un CDI me puso Betadine y una solución oftalmológica en el ojo derecho. Tenía un perdigón adentro.

‘No puedo hacer más nada, tienes que ir a un centro de asistencia’.

Me puse muy nervioso. Pensé que perdería el ojo.

Tenía cincuenta y cuatro perdigones en el cuerpo en total, doce en la cara, y uno en el ojo.

El Hospital Central de Valencia estaba lleno de GNB y la orden era limpiar la heridas y luego los médicos debían entregar a los pacientes para que se los llevaran detenidos. ¿Quién iba a creer que yo rotulo motos de motocross, tengo un puesto de perros calientes, dos hijos, no estaba manifestando y venía de trabajar?

No me atreví a ir.

Un amigo médico, en su casa, me sacó con un bisturí diecisiete perdigones. Aunque le tengo miedo a las inyecciones, me dejé anestesiar. A las once de la noche, gracias a un vecino, salimos a un hospital de campaña de la Cruz Roja en la avenida Bolívar de Valencia. Una doctora me estaba esperando, pero no había paso. No llegamos. Alcantarillas levantadas, piquetes de la GNB, cauchos quemándose, vías bloqueadas. Volvimos a salir a las seis de la mañana del miércoles. Me atendieron, me limpiaron, y un cirujano me dijo: ‘Tienes que ir urgente a un retinólogo, a un especialista, el ojo se está drenando’.

Veía como si lo hiciera a través de una bolsa amarilla.

De allí fui a una consulta privada, luego al Instituto Docente de Urología, donde me dijeron: ‘Esto es de cirugía. Baja para que te den un presupuesto’.

2.150.000 bolívares, a pesar de la exoneración de los honorarios médicos.

No hay nada que pueda vender que me permita cubrir ese monto. No tengo seguro medico.

Ya veía solo hasta la mitad. Hacia arriba veía negro.

whatsapp-image-2017-07-13-at-11-38-50

Me acosté, porque el médico me dijo que descansara.

Cuando desperté sólo veía una pequeña franja en la parte de abajo. El resto negro.

En la noche perdí la visión por el ojo derecho.

Me lancé al piso. Me deprimí. Tuvo que venir mi mamá a consolarme. Tenía un presupuesto para la cirugía y ese mismo día había dejado de ver.

El viernes empecé una campaña por Twitter pero logré respuestas muy vagas de algunos políticos. Me ofrecían medicamentos y yo necesitaba cirugía. Una doctora del hospital Pérez Carreño, desde al anonimato, se ofreció a atenderme. El lunes fui a Caracas. Fuimos, porque para todo me ha acompañado mi esposa Desiree. Nos quedamos en casa de un pariente en El Observatorio, donde los tiros no nos dejaron dormir. No estamos acostumbrados a eso.

El martes, en cirugía menor, me sacaron el perdigón y me cosieron cuatro puntos. La doctora me ofreció hacerme la cirugía grande en el hospital. Había pasado una semana desde el disparo. La operación se fijó para el viernes 19 de mayo.

Hice un bingo por la casa para reunir y comprar lo que me pidieron: un silicón de 370.000 bolívares y tres inyecciones de esteroides para bajar la inflamación días antes de la cirugía, por 48.000 bolívares. Los vecinos respondieron, pude comprar todo.

El 16 de mayo me avisaron que el equipo que se usa en la operación se echó a perder. Sigue malo todavía.

El verdadero problema y la razón de la operación era evitar la pérdida del ojo porque se me estaba secando y se me iba a desfigurar el rostro. Ha perdido tamaño.

He estado conversando con una fundación de oftalmólogos en Caracas para ayudar a los que no podemos. No cobran honorarios pero sí los gastos clínicos. Tengo que hacer un bingo más grande porque en estos días además me toca la lista de útiles escolares, uniformes y zapatos de mis hijos (13 y 9).

Ahora choco con los marcos de las puertas, con la gente en la calle. Si me lanzan algo, no lo puedo atajar y cuando me saludan no logro dar la mano correctamente. No puedo estar al mediodía en la calle bajo el sol, porque me duele el ojo, aunque no veo nada por él. Mi esposa quiere que vaya a un psicólogo porque lloro por las noches.

Yo soy padre de familia y seguramente el que me disparó también. Ellos no piensan igual que uno.

En el hospital dijeron que no voy a recuperar la visión, pero yo tengo fe. La última marcha a la que asistí fue la del primero de mayo. Me da miedo perder el otro ojo. Si el precio por la libertad de Venezuela, es un ojo de la cara, yo ya lo pagué”.

***

Jhoan Manuel Arias Santana, 35, diseñador gráfico y perro calentero.

Texto y fotografía: Roberto Mata.

***

LEA TAMBIÉN:

nunca-olvidare-la-cara-roberto-mata

igual-estoy-preso-en-la-calle-robertomata

esto-no-es-oposicion-contra-el-gobierno-1

me-dieron-en-la-cara

me-gritaron-roberto-mata

creo-que-dios-me-abandono-roberto-mata

portada-te-duele-mucho-el-pecho-2

portada-roberto-469

reinaldo-portada

estoy-llorando-seco-roberto-mata-1

mama_pedro-es-aquien-arrollo-robertomata

me-entregaron-la-ropa-primero-roberto-mata-1

Roberto Mata 

Comentarios (9)

jhoan arias
13 de julio, 2017

De antemano gracias a todas las personas que me tienden una mano amiga para mas información puedes buscarme en twitter @shesterss

Gabriel C.
13 de julio, 2017

Cuando la barbarie se impone, cuando lo que se suponen que tienen que actuar apedo a las leyes las violan, bajo un discurso de odio ciego hacia todo lo que no sea como ellos, en fin, lamentable. Fuerza Roberto, que triste.

Bellos Montero
13 de julio, 2017

Triste lo de Jhoan son las atrocidades que está haciendo este régimen. Dios permita recuperes tu vista. Mucha Fortaleza!

Migda Elizabeth Soto
13 de julio, 2017

Que terrible historia. Alguien que se atreve a contarla y aquellos que sufren y no lo sabemos?. Pido que la paz regrese a nuestra patria en tanto que siga la lucha. Fuerza y Fe para todos, nos vemos el próximo domingo 16.

Hans Graf
13 de julio, 2017

Esa es Venezuela…GRACIAS por esos relatos

Sonsiree
14 de julio, 2017

Dios mío como se puede ayudar a ese señor? El mínimo aporte seguro ayudra

Cindy Herrera
14 de julio, 2017

Hola, cada vez que leo estas historias lloro. Como todos los últimos 100 días. Es posible que me pongan en contacto con el señor Johan para colaborarle con algo. Espero poderlo ayudar. Gracias, Cindy

maria Trujillo
14 de julio, 2017

Dios que tristeza tantas noticias e historias. Dios que dolor. Ayuda a Venezuela. Valor y ánimo, adelante

Angélica Rojas
14 de julio, 2017

Cómo contactar para ayudas económicas…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.