#Numeralia

Más control, cero ajustes; por Anabella Abadi y Daniel Raguá

Por Anabella Abadi y Daniel Raguá | 27 de octubre, 2015

Más control, cero ajustes; por Anabella Abadi y Daniel Raguá 640

El accionar del Gobierno Central en los últimos casi tres años ha tendido hacia la intensificación del control. Las medidas anunciadas por el Gobierno en las últimas semanas parecen superficiales porque no alteran la esencia y orientación básica del sistema actual, sino que se basan en la reasignación de responsabilidades, la reorganización del Poder Ejecutivo a nivel funcional y territorial, las fusiones de empresas públicas y la planificación central basada en métodos aparentemente más “sofisticados”. Este accionar del Gobierno Central es reconocido por János Kornai, prestigioso economista y máxima autoridad en el estudio de las economías socialistas del siglo XX, quien lo define como “perfeccionamiento del control”.

Kornai indica –además– que desde el punto de vista económico, un sistema socialista “clásico” se define por tres características fundamentales:

1. Hegemonía política del partido de Gobierno.

2: Rechazo a la propiedad privada y control gubernamental del aparato productivo nacional.

3. Uso de la planificación central y controles administrativos para facilitar el control directo de la economía por parte del Gobierno.

En las últimas semanas, el Gobierno Central ha estado llevando a cabo anuncios y medidas que parecen seguir  esta receta, generando problemas de funcionamiento del sector público, escasez y falla del sistema de control directo. Esto –a su vez– ha derivado en problemas asociados con el crecimiento forzado de la economía, un creciente descontento social y la pérdida de confianza en quienes devengan el poder.

¿Qué-fue-lo-que-anunció-el-presidente-Nicolás-Maduro-640X60

Perfeccionamiento del Control

Desde la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia, el Gobierno Central ha mostrado estar muy poco dispuesto a tomar medidas de reforma que se alejen de su estrategia de control. La ausencia de éstas ha provocado que en 2015 Venezuela atraviese la peor recesión de su historia que, según el FMI, se verá reflejada en una contracción económica de 10% para el cierre de año (la más importante, por encima de la contracción de 8,9% de 2002). Además, la inflación será –al menos– 159,1%, la más alta del mundo (por tercer año consecutivo) y de la historia de Venezuela. En 2004, la pobreza alcanzó 48,4% medida por línea de ingreso y 21,3% medida por Necesidades Básicas Insatisfechas, de acuerdo con la Encuestas sobre Condiciones de Vida aplicada por la UCAB, la UCV y la USB. Bajo estas condiciones, el Gobierno ha preferido mantener su política de control. Esto se refleja en las medidas tomadas en los últimos meses, en particular:

1. Para atender el descontento popular y no sus causas. El alto costo de la vida es reconocido como una de las tres principales preocupaciones de la familia venezolana. En este sentido, se aprobó un nuevo aumento de 30% del salario mínimo (el 4to del año 2015 y 10 de la gestión de Maduro) y se modificó la base de cálculo del beneficio de alimentación de los trabajadores. A su vez, se aprobó un aumento de 30% en el sueldo de los trabajadores de la administración pública y los militares de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Qué-significa-el-nuevo-aumento-del-salario-mínimo-por-Anabella-Abadi-M.-y-Joastin-Rangel-640.-y-Joastin-Rangel-640X60

2. Para atender “fallas” en los sistemas de control y no las distorsiones generadas:

2.1. Control de precios. La inflación ha venido acelerando y el Gobierno Central insiste en que se debe a la especulación impulsada por la “guerra económica”. En este sentido, el presidente Maduro aprobó una nueva reforma a la Ley Orgánica de Precios Justos (la segunda desde su creación, ambas vía Ley Habilitante), incluyendo nuevas  metodologías  de  fijación  de  precios  y  sanciones  por incumplimiento aplicadas sobre ganancias netas. A su vez, creó un “Comando Nacional de Precios Justos” a ser coordinado por el vicepresidente ejecutivo Jorge Arreaza para velar por el cumplimiento de la Ley.

2.2. Control Cambiario. Continuando con la –hasta ahora infructuosa– lucha contra el mercado paralelo de divisas, se creó un nuevo ilícito cambiario para todo aquel que utilice el dólar paralelo para fijar precios.

3. Para aumentar la participación del Gobierno Central en la cadena de producción y comercialización. Según cifras del BCV, el sector privado representa 64% del PIB no petrolero y emplea a 8 de cada 10 trabajadores. Sin embargo, el Gobierno Central sigue su política de rechazo a la iniciativa privada y sigue impulsando el crecimiento de la participación del sector público en el aparato productivo nacional:

3.1. Aumentan las importaciones públicas a costa de las privadas. Si bien no hay cifras oficiales del BCV de balanza de pagos desde septiembre de 2014 y de importaciones no petroleras del INE desde octubre de 2014, ODH Grupo Consultor estima que las importaciones caerán entre 32% y 41% en 2015. Y mientras que Consecomercio estima que las importaciones privadas entre septiembre y octubre de 2015 cayeron 50% respecto al mismo período de 2014, el Gobierno Central anuncia la llegada de productos como carne, leche en polvo, margarina y pollo a los puertos. Incluso, Cipriana Ramos, presidenta de Consecomercio, recientemente precisó que “los suficientes productos que habrá en el mercado, son los que ellos (el Gobierno) estén importando”.

3.2. El Gobierno Central profundiza su rol como “productor”. A comienzos de octubre se aprobó vía decreto presidencial la creación de la Corporación Socialista del Sector Automotor, la Corporación Socialista del Sector Electrodomésticos, la Corporación Socialista del Sector Vidrio y Envases, la Corporación Socialista de Economía Forestal, y la empresa mixta Planta de Autobuses Yutong Venezuela, S.A. Esto demuestra que el gobierno no sólo tiene interés en ampliar su rol de controlador sino también su rol productor.

Agotamiento del Modelo

El llamado “Socialismo del Siglo XXI” ha mostrado tener importantes fallas estructurales. Su implementación se ha traducido en una cantidad considerable de distorsiones y pérdidas de eficiencia que impactan no sólo a productividad del sector empresarial, sino la calidad de vida de la población. La evidencia histórica sugiere que medidas de “perfeccionamiento del control” como las que ha venido implementando el Gobierno Central no conducen a mejoras sustantivas, sino que eventualmente se traducen en mayores problemas.

Anabella Abadi y Daniel Raguá 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.