El Café de Pascal

Marx de cabeza: menos que nada

Por El café de Pascal | 25 de julio, 2012

En The New York Review of Books, el filósofo John Gray, de la London School of Economics, declara que el “neomarxista” Slavoj Žižek es uno de los pensadores que más ilustran las contradicciones del capitalismo actual, uno de los intelectuales públicos más famosos, y un prodigio de productividad, con más de sesenta libros publicados. La reseña que hace de dos de sus libros, sin embargo, no es positiva, si bien útil para una aproximación a su obra. Less Than Nothing: Hegel and the Shadow of Dialectical Materialism, sería una especia compendio de la obra de Žižek: mientras critica a Marx por no ser suficientemente radical en su pensamiento, alaba a Hegel por buscar una forma de pensamiento más dialéctica. El proyecto comunista habría sido utópico precisamente por no haber sido totalmente radical. En las mil y pico páginas del libro, no hay una sola que especifique la forma de comunismo que Žižek favorecería, y sería más bien una reinterpretación de Marx a través de Hegel, a través de Lacan, lo cual puede considerarse el núcleo del enfoque de Žižek. Según su lectura “lacaniana” de Hegel, en la historia no se va desplegando la “astucia de la razón” sino su impotencia, e inspirándose en Alain Badiou, Žižek extrema esta idea para rechazar el principio lógico de no-contradicción, de forma que en realidad, el sistema hegeliano sería un rechazo de la razón como se venía entendiendo entonces y establecería una “lógica paraconsistente”, en la cual una proposición no es suprimida por su negación. Si, según Marx, Hegel puso la dialéctica de cabeza y él la habría puesto de nuevo sobre los pies, Žižek pone a Marx de cabeza.

En Living in the End Times, sostiene que la premisa de su libro es simple: el capitalismo global se acerca al apocalipsis. Según Gray, no intenta fundamentar en hechos -al contrario de Marx- su lectura de la historia. “Las ideas marxianas, en sus manos, se transforman en expresiones subjetivas de compromiso revolucionario. Si encuentran correspondencia con alguna cosa en el mundo, es irrelevante”, sostiene Gray. La verdad no es objetiva, sino la verdad de la propia posición subjetiva medida por el grado de su enunciación, y al contrario que en Marx, el comunismo no es una posibilidad realizable sino –con Alain Badiou- una hipótesis, algo con escaso contenido positivo pero con potencial de resistencia a lo instituido. Esa resistencia incluye –explícitamente- el terror, y su reinvención hoy en día como emancipador. Žižek alaba los Khmer Rouge por intentar la ruptura total con el pasado, que no fue llevada lo suficientemente lejos: no lograron una nueva forma de colectividad. “Una revolución genuina”, así lo glosa Gray, “podrá ser imposible en las circunstancias presentes. Aún así, la violencia revolucionaria debería celebrarse como “redentora”, incluso “divina”.”  Tal mistificación de la violencia per se no se encuentra en Marx ni Lenin, si acaso hay un precedente en Fanon. Para Žižek, Hitler no habría sido lo suficientemente violento, en el sentido de “esencial”, como para crear un nuevo orden. El problema con el nazismo no sería que fue demasiado lejos en su hubrissubjetivista-nihilista de ejercer el poder total, sino que no fue lo suficientemente lejos, un espectáculo gigantesco de pseudo-revolución. Žižek estaría, en cierto modo, sugiriendo que el único mundo en el que no habrá antisemitismo, será un mundo sin judíos.

Por otra parte, según Gray, es difícil no pensar que buena parte de sus textos son una especie de autoparodia, así como es imposible no pensar en el affaire Sokal al leer el siguiente párrafo:

“La…virtualización del capitalismo es en el fondo la misma que la del electrón en la física de partículas. La masa de cada partícula elemental está compuesta por su masa en reposo más la aceleración de su movimiento; pero la masa de un electrón en reposo es cero, su masa consiste sólo en el agregado generado por su aceleración, como si se tratara de una nada que adquiere una engañosa sustancia sólo en virtud de centrifugarse ella misma en un exceso de sí misma”. Una proposición, qué duda cabe, que no puede ser suprimida por su negación y que Gray parodia afirmando, que a pesar de su sobreproducción, “adquiriendo una engañosa sustancia mediante la reiteración infinita de una visión esencialmente vacía, la obra de Žižek –ilustrando apropiadamente los principios de la lógica paraconsistente- asciende al final a menos que nada” –less than nothing.

***

Lea más textos de El café de Pascal pulsando aquí.

El café de Pascal 

Comentarios (5)

José Miguel Roig
25 de julio, 2012

Claro, en un mundo sin judios no existiría antisemitismo, al igual que en un mundo sin cristianos no existiría el cristianismo y en un mundo sin musulmanes no existiría el Islam y por supuesto en un mundo sin comunistas tampoco existiría el comunismo.

José Miguel Roig
25 de julio, 2012

Me corrijo: Si no existieran cristianos no existiría ni pro ni anti cristianismo; si no existieran musulmanes no existiria ni pro ni contra islamismo y si no existieran comunistas tampoco existiría ni pro ni contra comunismo

carlos blank
26 de julio, 2012

El problema con esas estrellas de moda que machacan el inglés y sirven para explicar todo lo humano y lo divino -el cine entre otras cosas, donde su acento es insufrible- es que son utilizadas para dar pie a nuevas cosmovisiones omnicomprensivas. Aunque sean ratones que palpan apenas una realidad que es como un elefante, Hegel, Marx, y dígame Lacan, crean la ilusión de ser los grandes gurus para comprender las complejidades del mundo actual. Solo el día en que entendamos que no existen tales cosmovisiones omnicompresivas, sino meros tanteos posibles, dejaremos de adorar falsos ídolos y charlatanes de prestigio.Eso sí es radicalismo.

Luis Fraga Lo Curto
31 de julio, 2012

Un posmarxista más del montón. Otro Deleuze, otro Guattari, otro Bataille. Todos son igual de colectivistas, acomplejados, rimbombantes, aduladores de la planificación centralizada, de la intromisión del colectivo en la vida privada y sobre todo, justificadores de la violencia y la muerte.

Lucho
19 de noviembre, 2012

Podrá ser injusto abusar del privilegio de expresar una omnicomprensión, y sobre todo podrá ser pie para que se digan unas cuantas mentiras, exageraciones, inexactitudes (o, peor, unas cuantas verdades y precisiones. Pero afortunadamente, es menos frecuente esto que lo otro). Sin embargo, si hay quienes se toman tales atribuciones, es también por esto: Porque existe en el mundo bastante hambre -no digo “necesidad”, pero si hambre- de interpretación de la realidad. Interpretación lúcida de la realidad. Si es una “omni-interpretación”, pues … ¡mejor! (En nuestra época siempre es mejor obtener más por su dinero). Porque el asunto es que cuando ya casi podemos acostumbrarnos a cómo es la realidad, nos la cambian y ya no es como pensábamos. Hacen falta “tips”, pistas, para interpretarla. Zizek ha dado pistas. Tampoco es para crucificarlo: el que llega primero a un restaurant tiene derecho a escoger la mesa que quiera. Y el mundo es un restaurant en el cual los dueños cada vez menos imponen el orden y la intolerancia entre sus comensales.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.