Blog de Willy Mckey

Leonardo Favio (1938-2012), por Willy Mckey (+video)

Por Willy McKey | 5 de Noviembre, 2012
7

A LFC, que escribe canciones

“Soy un cantor popular que tiene un vuelo bajito”

 

Leonardo Favio es una temperatura.

Hay en la exageración, también, un estilo. Incluso en la exageración de lo que pueda cantársele a “la vida cotidiana y sencilla, a la simple manera de pensar, de sentir”. Son los cantores populares quienes han logrado adivinar desde siempre las rendijas eficaces del alma generosamente amplia y colectiva. Por eso se recuerdan sus versos por encima de la tristeza y del arrebato etílico de las honestidades.

En el caso de Favio, más allá de quienes sonreímos cantando “Ella ya me olvidó” o acertando las inflexiones de voz del tarareo inicial de “Ding, dong, ding, dong, estas cosas del amor”, están sus películas. Sí, acá en el caribe estuvo más en las rocolas que en las salas de cine, pero Crónica de un niño solo (1964) y Gatica, el mono (1993) puede que sean de mis películas argentinas preferidas. Con el rostro de Graciela Borges en El dependiente (1969), Favio pudo explicarme que la locura a veces proviene de la belleza. O del dolor, en Juan Moreira (1973). O del amor, en Nazareno Cruz y el lobo (1975).

No recuerdo haber visto sus otros filmes. Tampoco me sé cada uno de los cincuenta éxitos que tiene la última compilación que escuché con amigos hace apenas unos días, sonriendo. Pero las canciones que me sé y las películas que recuerdo están instaladas en mi memoria de una manera poderosa. Allí, en la rima sencilla y en la construcción sin desperdicios de lo que sólo fuera de contexto puede parecer descabelladamente cursi, están la voz impostada, la elegancia exacerbada y el cruel andamiaje del tiempo. Algo ha sacado de las canciones la sinceridad posible y dolorosa de un tartamudeo fingido en su “Ella… ella ya me olvidó”.

El “Ding dong” que hoy onomatopeyizará el duelo pop resonará, sin necesidad de preguntarse por quién doblan esa campanas de templos desaparecidos como el cine de matineé y los discos de los viejos. Todos nos seguiremos creyendo una de las dos voces de los diálogos de sus canciones, siempre dependiendo del ánimo y de si estamos ganando o perdiendo la batalla amorosa. Sí, Leonardo Favio es una temperatura. No propia, sino colectiva y urgida del otro. Y yo, digamos, no consigo olvidarla.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

 

Willy McKey  Poeta, escritor y editor. Puedes leer más textos de Willy McKey en Prodavinci aquí y seguirlo en twitter en @willymckey y visitar su web personal.

Comentarios (7)

oswaldo jose
5 de Noviembre, 2012

yo lo recuerdo como uno de los grandes músicos de la poesía al amor ,no como cineasta que fue en su tierra.. recuerdo sus canciones y siempre las tendré en mi memoria porque el vivió e hizo vivir a tantos como yo , un modesto fans , la mejor época del estudiante que se enamoro por primera vez y que cada vez que escuchaba sus canciones lloramos de alegría y también de tristezas, que dios lo acompañe por siempre en su viaje de regreso

david datica
5 de Noviembre, 2012

Leonardo es esa brisa dl interregno q nos enmantilla d bonitas nostalgias. De la Tristeza de Paul Eluard,aquella que mostramos con una sonrisa. También, la huella de pájaro en la arena, de Neruda. Lo fugaz,y , quizá, uno de esos instantes de eternidad que nos brindó la adolescencia para blindarnos o suavizar el inevitable encuentro con otros dolorosos. Se fue, sí, como todos, procuremos no emular a aquella, o a Ella, la que prometió “que otra vez será”. Oigámoslo!2

Alfredo Reggio
5 de Noviembre, 2012

Rescato su compromiso con lo social en todos los aspectos de su vida. Si bien no comparto su peronismo visceral, le reconozco su honestidad intelectual y sobre todo material. Alguna vez dijo que se dedicó al canto para poder vivir decentemente. Porque el cine, que era lo suyo, no le daba. Y con su música, financió su exilio y su cine. Y no fue un Sean Penn, que anda atrás de cualquiera por sus millones. Fuera de Argentina se le reconoce por su música, y él lo anunció: “cuando muera, en la mayor parte de América dirán que murió al cantante, no el cineasta” que realmente fue. No importa. su legado está en todo lo que hizo. Puso pasión y honestidad. Eso es lo que nos deja.

MAGGIOLO
5 de Noviembre, 2012

FELIZ VIAJE SIN REGRESO LEONARDO, NO TE OLVIDAREMOS PORQUE SIEMPRE ESTAS CON NOSOTROS. TU LIBERTAD AHORA ES LA MISMA DE LAS ESTRELLAS Y LAS FLORES, COMO UNA BRISA QUE VAGA EN EL DIA O LA NOCHE, COMO UNA ESTELA DE ESPUMA EN UN RIO O EN EL MAR. VIAJA FELIZ CON TU ALEGRIA, TU LOCURA Y TU MUSICA. UN APLAUSO FINAL O MEJOR UNA OVACION PARA TI. ADIOS AMIGO.

@manuhel
6 de Noviembre, 2012

Descabelladamente cursi, pero con elegancia exacerbada.

A lo cursi lo que es cursi, sin solapes.

No entiendo porque muchos siguen satanizando lo cursi, o al menos degradanlo o haciendolo ver como algo de mal gusto.

Las canciones mas populares y deleitables de Favio son cursis, igual fenomeno pasa con The Beatles o con los poemas de Mario Benedeti.

A fin de cuentas lo cursi es la base de todo sentimiento; ya despues vendra lo complejo y con ello la madurez: donde ambos estados pululan beneficiando mutuamente.

Nasly
6 de Noviembre, 2012

De acuerdo con Manuhel: Viva lo cursi,a mi me gustaban sus canciones porque sólo vi una pel{icula de él: Gracias Willy, entrañable!

KARLOS
8 de Noviembre, 2012

EN VERDAD SE FUE UN GRANDE DE LA MUSICA ROMANTICA, CON SUS CANCIONES CONOCI A LA MADRE DE MI HIJA A QUIEN LAS AMO TANTO.COMO QUIERO APRENDER DE MEMORIA MUCHACHA DE ABRIL…QUE ESTES EN LA ETERNIDAD LEONARDO FAVIO..GRACIAS POR TUS CANCIONES…….

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.