#Numeralia

Muertes por violencia en Venezuela comparadas con el mundo, por Anabella Abadi M. #Numeralia

Por Anabella Abadi M. | 11 de enero, 2014

Las muertes por violencia en Venezuela no son simples estadísticas, pero las estadísticas ayudan a entender la magnitud de la crisis de seguridad que vive el país. Como parte de una investigación hecha por ODH Grupo Consultor, es posible hacer un análisis a partir del contraste de las cifras nacionales con otros referentes y de esta manera contextualizar los índices nacionales en la dinámica global y entender la magnitud de la crisis.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se puede hablar de una epidemia de homicidios cuando asesinan a 10 ciudadanos por cada 100 mil habitantes. Ya en la década de los noventa, Venezuela vivía una crisis de seguridad. Desde 1998, el crecimiento de la tasa de homicidios ha sido vertiginoso y, una década más tarde, las cifras oficiales y las registradas por ONGs como el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), comenzaron a presentar crecientes diferencias en 2008. Para 2013, mientras el Gobierno Central habla de 39 muertes por cada 100 mil habitantes, el OVV habla de 79. En cualquier caso, estamos hablando de una cifra que oscila entre 11 mil y casi 25 mil venezolanos muertos por violencia en un año, cifras que llenan de tristeza a la familia venezolana.

Gráfico 1: tasa de homicidios, Venezuela 1990-2013

Grafico_1

El Ministro del Turismo, Andrés Izarra —quien, mientras se desempeñaba como Ministro de Comunicación e Información, se rió de las cifras de inseguridad en Venezuela—, en una reunión con los ministros del turismo de Mercosur, dijo que “el tema de la inseguridad no es exclusivo de Venezuela. Es un tema que abarca a todos nuestros países que padecemos de la violencia criminal”. Aunque la inseguridad es un problema de muchos países de Latinoamérica, en 2013 México —un país que afronta una importante crisis motivada por el narcotráfico— presentó tasas de homicidios (dolosos y/o culposos) menores a la tasa oficial venezolana de 39. En el caso de, por ejemplo, el llamado Triángulo del Norte —coordenadas donde se vive un espiral de violencia impulsada por el crimen organizado—, las tasas de El Salvador y Honduras fueron 39,6 y 39,3 respectivamente, muy similares a la tasa oficial venezolana. En el caso de Honduras, se habla de 75,1, casi 2 veces nuestra cifra oficial, pero inferior a la calculada por el OVV. En otros países de Latinoamérica, como Colombia, Panamá y Ecuador, las tasas fueron de 31,4, 16,0 y 10,9, respectivamente, todas por debajo de la tasa oficial venezolana.

 Gráfico 2: tasa de homicidios en Latinoamérica 2013

Grafico_2

Cuando se compara el número de muertes violentas en Venezuela con las registradas en algunos desastres naturales y situaciones de guerra de otros países durante 2013, el problema adquiere dimensiones más alarmantes. En 2012 y 2013, en Siria murieron 47.000 y 73.000 personas respectivamente. Esto representa entre 4 y 6 veces las muertes registradas (oficialmente) en Venezuela durante 2013. Pero para el año 2013, en Irak murieron menos personas que en Venezuela. Por otra parte, desastres naturales como los tifones Bopha (2012) y Haiya (2013) que azotaron a Filipinas, o el huracán Sandy (2012) que golpeó las costas de Canadá, EEUU y el Caribe, murieron menos personas que en Venezuela durante 2013. Aunque la naturaleza de los eventos es distinta, las cifras revelan que el problema de seguridad en Venezuela es tan catastrófico como un desastre natural o una situación de guerra, al menos en cuanto al número de víctimas.

Gráfico 3: muertes violentas, Venezuela 2013 vs desastres naturales y situaciones de guerra 2012-2013

Grafico_3

Como para algunos analistas el hecho de hablar de muertes totales puede verse como una pérdida de perspectiva, al hablar de la tasa de muertes violentas registradas en Venezuela y la de Irak entre 2003 y 2013, la venezolana supera (oficialmente) a la de la nación en conflicto desde 2008.

Gráfico 4: tasa de muertes violentas, Venezuela vs Irak 2003-2013

Grafico_4

Atacar una epidemia de homicidios exige atacar el problema de la impunidad. En marzo de 2013 expertos en DDHH precisaron que apenas un 2% de los homicidios registrados en Venezuela entre 1999 y 2012 habían sido resueltos por el Ministerio Público. Aún más: entre 1998 y 2011, la tasa de detenciones cayó de 110 a 11 detenidos por cada 100 homicidios según las cifras oficiales (según el OVV cayó a 8). Es decir, suponiendo que se detuviera a un sospechoso por cada homicidio, en 2011 al menos 89% de los asesinatos quedaron impunes. El 17 de diciembre de 2013, el Comisario Sierralta reportó que en 2013 se habían detenido a 6.178 personas por delito de homicidio. Con esta cifra, la tasa oficial de detenciones por cada 100 homicidios subiría a 53, mientras que la calculada con las muertes registradas por el OVV sería de 25. En el mejor de los casos, en 2013 al menos 47% de los homicidios quedaron impunes.

Luego de que el Gobierno Central ha implementado alrededor de 20 planes de seguridad, según cifras oficiales, entre 1999 y 2013 los homicidios se triplicaron (según las cifras del OVV se quintuplicaron). Además, las detenciones por homicidios cayeron, al menos, a la mitad. Si bien estas estadísticas ayudan a entender la magnitud de la crisis de seguridad que se vive en Venezuela, también evidencian que las muertes de venezolanos no se pueden quedar en simples estadísticas, permitiendo que la frialdad de la sociedad supere a la de los números.

Anabella Abadi M. Economista egresada de la UCAB y Especialista en Gobierno y Gestión Pública Territoriales (PUJ, 2011). Profesora en la UCAB, y Analista de la Unidad de Investigación y Análisis de ODH Grupo Consultor.

Comentarios (6)

Pedro
11 de enero, 2014

Bueno mis estimados lectores esperemos que los Ministros leean Prodavinci.com y vean la verdad y comenten las cifras y articulos, no se sientan excluidos, habran los ojos mañana pueden ser ustedes…

Maria Gonzalez
11 de enero, 2014

Sra Abadi, Muy acertado su analisis, pero creo que debe incluir las unidades de su tasa (muertes/año o muertes/day). Yo creo que la gente no entiende muy bien lo que es una tasa y los que son numeros de muertes totales en 14 años. Otra idea es calcular la tasa de muertes/# total de habitantes. Asi se ve clarito que por ejemplo la tasa de muertes en Venezuela puede ser 9 veces la tasa de Venezuela.

Muchas gracias por sus articulos.

LuisCarlos
13 de enero, 2014

Es injusto que llevemos tantos días con dos cifras paralelas, con una fiebre y dos termómetros, y no nos pongamos de acuerdo en cuáles son los métodos de medición más confiables. Sobre todo, necesitamos que tanto el ministerio como el observatorio abran su data, que le permitan a la gente hacer comparación. Si no, viviremos esto como el resto de la realidad polarizada, escogiendo pedazos de realidad que ratifiquen nuestros prejuicios.

alexandra
7 de marzo, 2014

no puedo creer la inseguridad que hay

jose villamizar
30 de mayo, 2014

Es indudable que al comienzo de Chavez la poblacion al menos guiandome por los numero de cédulas eran como 15.000.000 de habitante, si vemos los numero actuales de cédulas 33.000.000 aprox podremos imaginarnos que al menos usando esta idea la población debió multiplicarse por dos es decir nacieron mas personas y/o se trasladaron (nacionalizaron) obviamente que aumenta el numero de Violencia en esa proporciona, porque lamentablemente tambien son culpables los padres

louis
3 de agosto, 2014

Esta gente que trabaja con los derechos humanos casi siempre son izquierdistas y por lo tanto apoyan regimes como el castrista del cual no quieren y no van a sacar los horrores del regimen, en venezuela peor porque cuba le mama todo a venezuela y esta gente lo ve magnifico, deberia haber un ente independiente que diga cuantos han muerto en las protestas y denunciar a la haya y llevar a corte a maduro por genocida contra un pueblo que no le lanza cohetes ni misiles sino que le pide comida y mejoras laborales..

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.