Blog de Eric Barker

Las 7 claves creativas de los genios, por Eric Barker

Por Eric Barker | 5 de Diciembre, 2012

Trabajo duro

El trabajo duro (a menudo más de 10.000 horas) es vital.

Sacado de Creating Minds: An Anatomy of Creativity Seen Through the Lives of Freud, Einstein, Picasso, Stravinsky, Eliot, Graham, and Ghandi:

… Las lecciones que el resto de nosotros podemos aprender de personas altamente creativas. He recopilado tres: (1) Las personas creativas gastan una cantidad considerable de tiempo reflexionando sobre lo que tratan de lograr, estén teniendo éxito o no (si no, piensan sobre lo que podrían hacer diferente).

Este tipo de práctica deliberada y dedicación es lo que se necesita para convertirse en un experto. La educación formal no es tan importante: los genios más creativos tenían el nivel de escolarización de un desertor universitario.

Sé curioso y motivado

Para su libro Creativity, el notable profesor Mihaly Csikszentmihalyi entrevistó a 91 personas innovadoras de distintas disciplinas, entre ellos 14 premios Nobel. En 50 Psychology Classics Tom Butler-Bowdon resume muchas de las conclusiones de Csikszentmihalyi, como esta:

Las personas creativas exitosas suelen tener dos cosas en abundancia: curiosidad y motivación. Están absolutamente fascinados por su tema, y ​​mientras que otros pueden ser más brillantes, su deseo de realización es el factor decisivo.

Vive en una ciudad grande

Hay una razón por la que es más probable encontrar artistas en ciudades. Las ciudades son más creativas y sus habitantes también.

Sacado de Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation:

Una ciudad que era diez veces más grande que una ciudad vecina no era diez veces más innovadora; era diecisiete veces más innovadora. Una metrópoli cincuenta veces más grande que un pueblo era 130 veces más innovadora… el residente promedio de una metrópoli con una población de cinco millones de personas es casi tres veces más creativo que el residente promedio de una ciudad de cien mil habitantes.

Haz equipos creativos balanceados

Los equipos más creativos son aquellos que mezclan viejos amigos con sangre nueva.

Sacado de Imagine: How Creativity Works:

“Los mejores equipos de Broadway, con mucha diferencia, son los que tienen una mezcla de distintas relaciones”, dice Uzzi. “Estos equipos tenían algunos viejos amigos, pero también tenían novatos. Esta mezcla hizo que los artistas pudieran interactuar de manera eficiente, -tenían una estructura familiar en la cual apoyarse-, y que también pudiesen incorporar algunas ideas nuevas. Estaban cómodos los unos con los otros, pero no demasiado.”

Mantén muchas ideas rondando en tu cabeza

Tener múltiples hobbies permite a tu cerebro comparar y contrastar problemas o soluciones de manera subconsciente, formando nuevas conexiones en los márgenes de cada uno.

Sacado de Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation:

Innovadores legendarios como Franklin, Snow, y Darwin poseen algunas cualidades intelectuales en común-una cierta rapidez mental, una curiosidad sin límites- pero también comparten otro atributo definitorio. Tenían un montón de hobbies… Esa superposición cognitiva es lo que hace a esto un modo tan innovador. El proyecto actual puede utilizar ideas de los proyectos circundantes, y hacer nuevas conexiones.

Similar a esto, la lectura de varios libros al mismo tiempo en vez de en serie permite a tu cerebro yuxtaponer ideas nuevas y desarrollar nuevas conexiones.

Sacado de Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation:

Al comprimir su ingesta en cuestión de días, se le da a las ideas oportunidades adicionales para relacionarse entre sí, por la sencilla razón de que es más fácil recordar algo que leíste ayer que recordar algo leído hace seis meses.

Trabaja en proyectos por pasión, no por dinero

Esto es lo que produce el mejor arte y, finalmente, el más exitoso.

Sacado del interesante libro de Daniel Pink Drive: The Surprising Truth About What Motivates Us:

“Aquellos artistas que trabajan su pintura y escultura más por el placer de la actividad en sí que por recompensas extrínsecas han producido arte reconocido socialmente como superior”, dijo el estudio. “Son los que están menos motivados de perseguir recompensas externas los que con el tiempo las reciben.”

Todo lo que necesitas saber para ser más creativo está aquí.

***

Puede leer el artículo original en inglés aquí.

Eric Barker  es autor del blog Barking up the wrong tree y escribe para New York Times y Wall Street Journal. Puedes seguirlo en twitter en @bakadesuyo

Comentarios (8)

Lucho
6 de Diciembre, 2012

Ese cálculo de las diez mil horas, al principio del artículo, ¿Es para repartir entre cuantos años? No puede ser para un año, porque sería un cálculo completamente loco. Si multiplico 24 (horas) por 365 (días) me da: 8.760. Ese es el número de horas en todo un año. Así que esos “10.000″ tienen que ser calculados en un lapso de varios años. Sobre todo en Venezuela.

Si
10 de Diciembre, 2012

este…………..es en dos anos, falto aclarar

Lucho
12 de Diciembre, 2012

este……. disculpe que vuelva a joder, pero resulta que, aún a “dos años”, la cuenta sigue demasiado chimba. No me crea mis palabras, simplemente vea este cálculo. Volvamos de nuevo con las $%&@# 8.760 horas del mensaje anterior. Son las horas que hay en todo un año. Ya que son DOS AÑOS, pues multipliquémoslas por dos: da 17.520. Muy bien. Supongamos que dormimos ocho horas, que es lo razonable y aconsejable dormir, ¿No le parece? Claro, si somos muchachos, dormiremos más, pero ya de adultos, con eso está razonable. ¿Cuántas serían las horas de sueños de dos años? Pues son 5.840 (2.920 X 2). Restamos, pues, esas horas de sueño, en las que no somos genios ni trabajamos mucho, a las anteriores 17.520. ¿Cuántas quedan? Quedan 11.680. Restemos la famosas diez mil horas, ahora en dos años, y quedan unas estupendas 1.680 horas para repartir en dos años, en actividades de toda índole: Ver televisión, ir al baño (No. 1, No. 2 y bañarse), almorzar, cenar, tocar piano, oír música, conversar con amigos, leer poesía en el café, ir al parque, caminar un buen rato, visitar a los enfermos, ir a misa, las clásicas y simpáticas colas en el banco y en las instituciones comunistas solicitando pasaporte, medicinas, una beca, un perdón o una entrevista, visitar museos, subir una montaña, construir casas de lego con los nietos/ahijados/sobrinos, construir castillos de arena en la playa con nuestra mujer, como lo hemos hecho por treinta años, arreglar la plomería del baño, cocinar algunas cosas de vez en cuando, etc. etc. etc. etc. etc., ¡¡¡imagínese todo lo que uno puede hacer en dos años con su tiempo libre!!! Pero ahora, el tiempo libre para esas y otras actividades es de 1.680 horas para 730 días. Eso son algo así como un par de horas y quince minutos diarios para cosas como las anotadas: las repito: levantarse, rezar, bañarse, desayunar, almorzar, hablar con los hijos y la mujer, tomar te, fumar oyendo a Schnabel tocar la “Pathétique”, etc. ¿USTED HONESTAMENTE CREE QUE ES JUSTO, INTELIGENTE, SANO PENSAR QUE UNO SACRIFIQUE SU VIDA A SOLO DOS HORAS Y CUARTO DE TIEMPO DE CALIDAD CON LOS DEMÁS, CON TAL DE SER UN “GENIO”? La verdad, me dan lástima unos genios así. Se preparan para todo lo malo que la contemporaneidad critica en tales genios y tal racionalidad “ageniada”. Prefiero ser un cretino común a un genio inhumano de esos. Ahí están los números. A lo mejor ahora habrá que decir que son 10 mil horas en tres años. Le recomiendo mejor presupuestarlas para cuatro.

pollinob
14 de Diciembre, 2012

“Una ciudad que era diez veces más grande que una ciudad vecina no era diez veces más innovadora; era diecisiete veces más innovadora. Una metrópoli cincuenta veces más grande que un pueblo era 130 veces más innovadora… el residente promedio de una metrópoli con una población de cinco millones de personas es casi tres veces más creativo que el residente promedio de una ciudad de cien mil habitantes.”

¿Cómo se mide esto? Cómo puede saber una ciudad que no es meramente más creativa que otra, sino diez veces o diecisiete veces?

Carlos Manuel
4 de Enero, 2013

Para el Sr. Lucho: Las diez mil horas se hicieron famosas gracias al libro de Malcolm Gladwell, “Outliers”. Esas 10.000 horas están repartidas en … 10 años. Usted se dedica en cuerpo y alma a “algo” durante 10 años TODOS LOS DIAS de practica intensa y .. ese sería el requisito mínimo para convertirse en una eminencia en su campo.

Lucho
5 de Enero, 2013

Sr. Carlos Manuel, gracias por la aclaración. Pero se dará cuenta usted de que han tenido que “aclara” (= acomodar) esa información tres veces, para que la cuenta resultara. Para mí eso indica algo bien claro sobre el artículo. Pero, aparte de mis prejuicios numéricos(nada justificados, pues me rasparon matemática durante todo el bachillerato, y en los primeros años de la Uni. para no perder costumbre… pero algo me quedó de las clases particulares con maestros mártires en casa) hay esto: Estuve sacando las cuentas, con un lápiz mongol y una bolsa de abasto que encontré por allí. Las horas en diez años son 87.600. Estupendo. De eso, sacamos las famosas %$&/@# horas para ser genios, y quedan 77.600. Muy bien. Eso nos dice que, las horas empleadas para ser genios en diez años salen a dos horas con cuarenta minutos cada día (Son en realidad dos horas con treintaiocho minutos, pero lo redondée). Bueno, creo que no soy el único que no dedica dos ni tres, sino hasta cinco horas diarias, a estudiar, leer, y pensar. Y lamento decirle que sigo siendo el mismo burro curioso de las cosas de hace cuarentaidele años, de cuando empecé a leer sobre cohetes y propulsión nuclear (como a los nueve años) y hablé de ello en clase, ganándome no el regaño, pero si el desprecio de la maestra y de unos cuantos compañeros. Desde luego, todas mis otras curiosidades con cosas como la música de Mozart o la poesía de Robert Graves, me las guardé por décadas. Me he dedicado a trabajar con historia, y en los últimos veinte años, con filosofía. No soy ningún genio en ambas. En lo único que distingo cierta genialidad en mí es en una maestría sobresaliente en lavar platos que deja atónitas a las empleadas que vienen a ayudar en casa. Si hubiese un premio por eso, creo, inmodestamente, que me lo habría ganado. Sí sé de unos cuantos que, con esas dos horas y cuarenta minutos, se han vuelto genios del tráfico ida y vuelta (hogar-trabajo/ trabajo-hogar), y otros abasteros y ascensoristas que son geniales en su oficio, pues dedican a él hasta el triple de esas dos horas. Y desde luego, los más geniales y excelentes de todos: los que ven TV más de tres horas. Me rindo ante tales genios.

David Vargas
9 de Enero, 2013

Sr. Lucho, cordial saludo lo que yo creo es que usted esta muy desocupado y lo único que le queda es contradecir y jugar al matematico. jajaja Pero muy divertida la discución saludos.

Jorge
14 de Enero, 2013

creo las 10,000 horas estan en lo cierto, yo estuve elaborando una estadística de cuanto tiempo estudio, y en los ultimos 10 años es de 30 minutos al dia, y sin embargo estoy por encima del promedio en mi profesión, si dedicaría al menos 2 horas diarias debería estar en la NASA…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.