Blog de José Ignacio Hernández

La Sala Constitucional justifica la eliminación del derecho al voto; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 22 de mayo, 2017
Fotografía de EFE

Fotografía de EFE

I

La sentencia de la Sala Constitucional Número 355/2017 del 16 de mayo resolvió, seis años después, diversas demandas de nulidad intentadas en contra de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal de 2010.

Las demandas habían sido interpuestas al considerarse que esa Ley violaba la autonomía municipal, al obligar al Municipio a actuar de acuerdo con las instancias del Estado Comunal, controladas por el Gobierno.

La Sala Constitucional declaró improcedentes todos esos recursos, considerando que no era inconstitucional subordinar el Municipio al Estado Comunal. Con ello, la Sala Constitucional justificó la desnaturalización del Municipio, que dejó de ser la unidad política básica del Estado, lugar que tiende a ser sustituido por la comuna socialista.

II

Pero de esa sentencia lo que me interesa destacar ahora es que la Sala Constitucional justificó la eliminación del derecho al voto para elegir a los miembros de las Juntas Parroquiales, al aceptar que esa elección se realice de manera indirecta.

Tomando en cuenta que la propuesta de la fraudulenta constituyente también se basa en desconocer el derecho al voto, interesa explicar lo que dijo la Sala Constitucional.

III

Antes de la reforma de 2010, la Junta Parroquial era un órgano del Municipio cuyas autoridades eran electas por el voto directo, secreto y universal. La Junta Parroquial se creó, así, para facilitar la gestión de asuntos municipales dentro del territorio del Municipio, facilitando a los ciudadanos interactuar con autoridades electas cercanas a su domicilio.

En el 2005 se realizaron, por última vez, las elecciones parroquiales. En diciembre de 2010 la Asamblea Nacional —en los últimos días de su período— reformó la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, y decidió que los miembros de la Junta Parroquial serían electos por los voceros de los consejos comunales. Además, la Ley terminó el mandato popular de los miembros de esas Juntas.

En efecto, de conformidad con el Artículo 35 de la Ley de 2010, los miembros de la Junta Parroquial son electos “por los voceros y voceras de los consejos comunales de la parroquia respectiva, la cual deberá ser validada por la asamblea de ciudadanos y ciudadanas, quienes en dicha elección deberán ser fiel expresión del mandato de sus respectivas asambleas de ciudadanos y ciudadanas”.

Esto es lo que se conoce como una elección indirecta o de segundo grado. Así, la elección directa es aquella en la cual el elector elige directamente a su representante, siendo que cualquier elector podrá postularse como candidato: antes, cualquier elector podía elegir a los miembros de la Junta, y cualquier elector podía postularse como candidato.

En la elección de segundo grado, por el contrario, el elector no elige al represente: éste es electo por otra persona. Por ello es una elección indirecta, y por lo tanto, menos democrática.

De esa manera, quien elige a los miembros de las Juntas Parroquiales son los voceros de los consejos comunales, los cuales a su vez son designados por la asamblea de ciudadanos. Esta designación, observo, no es una elección, pues no está presente el principio del voto universal : solo puede ser escogido como vocero alguien que pertenece al consejo.

El resultado práctico de lo anterior es que los venezolanos perdieron el derecho al voto para elegir a la Junta Parroquial, la cual pasó a ser designada por los voceros de los consejos comunales. Por ello, el nombre de esa Junta cambió, pues comenzó a denominarse “Junta Parroquial Comunal”. La palabra “comunal” implica la eliminación del derecho al voto, pues en el Estado Comunal  no hay voto ni elecciones.

IV

Esta reforma, como elimina el derecho al voto, es inconstitucional. Sin embargo, en su sentencia Número 355/2017, la Sala Constitucional sostuvo lo contrario. Para la Sala, el derecho a la participación ciudadana es más importante que el derecho al sufragio. Con lo cual, puede eliminarse el derecho al voto a fin de permitir que los ciudadanos participen directamente.

Tal razonamiento de la Sala parte de una clara manipulación: sostener que el derecho al sufragio es distinto al derecho de participación, cuando en realidad se trata de un solo derecho. Según el Artículo 62 de la Constitución, todos los ciudadanos  pueden participar libremente, lo que abarca el derecho al voto, de acuerdo con los Artículos 5 y 63. Por ello, eliminar el derecho al voto no favorece el derecho de participación: en realidad viola tal derecho.

V

La oportunidad en la cual se dicta esta sentencia es importante, pues la fraudulenta propuesta de la constituyente promovida por el Gobierno se basa precisamente en eliminar el derecho al sufragio para promover una elección sectorial, o sea, una elección en la cual no existirá el derecho general de postularse al cargo de constituyente, ni el derecho general de votar por el candidato de su preferencia. Por el contrario, la postulación en la elección sectorial estará condicionada a la pertenencia a ciertos sectores previamente definidos por el Gobierno.

Esta forma de designación de los constituyentes no es resultado del voto directo, secreto y universal, con lo cual, viola el derecho a la participación ciudadana y al sufragio. Es por ello que esa constituyente ha sido calificada de “comunal”: en lo comunal, recuerdo, no hay voto ni elecciones.

Esta nueva sentencia de la Sala Constitucional justificaría la eliminación del derecho al voto para la designación sectorial de los constituyentes, bajo el falso argumento según el cual debe prevalecer el derecho a la participación ciudadana.

La realidad es otra. La fraudulenta propuesta de la constituyente se basa en el secuestro de la soberanía popular, negando el derecho de los venezolanos a participar libremente a fin de decidir si quieren o no convocar una constituyente, así como el derecho a decidir libremente por qué candidato votar.

Por ello, tanto la fraudulenta propuesta de la constituyente como la nueva sentencia de la Sala Constitucional, pretenden mantener la negación del derecho a la libre participación ciudadana y el derecho al voto. Ese derecho se desconoció al ignorarse el resultado electoral del 6 de diciembre de 2015; al suspenderse arbitrariamente el referendo revocatorio y al diferirse —también arbitrariamente— las elecciones regionales.

Con su nueva sentencia, la Sala Constitucional abre las puertas para desconocer ese derecho, ahora, con ocasión a la propuesta de la constituyente comunal.

Una constituyente que, de prosperar, eliminará con toda seguridad el derecho al voto para imponer sistemas comunales de designación de cargos públicos.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (8)

Brother Full
22 de mayo, 2017

La renuncia (o huida) de Maduro esta en puertas, igual que la del vicepresidente es consecuencia de lo anterior, lo que llevara a Julio Borges, en su condicion de presidente de la AN a la Presidencia de la Republica por el resto del periodo constitucional (Art. 232 CN):

Si la falta absoluta se produce durante los últimos dos años del período constitucional, el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva asumirá la Presidencia de la República hasta completar el mismo.

Jose Pirela
22 de mayo, 2017

No cabe duda, los forajidos cubanos en conchupancia con los forajidos propios no van a respetar ninguna Ley Democrática. Por lo tanto, la única salida que nos dejan es la fuerza de la calle. Que nadie se deje engañar.

luis
22 de mayo, 2017

Según tu cometario el presidente Trump perdió las elecciones por que en ese país la Clinton saco mas de tres millones de votos y sin embargo perdió las elecciones por que alla se escoge al presidente con un voto indirecto que son los delegados de los colegios electorales en la mayor democracia del mundo

Tibisay Ramirez
22 de mayo, 2017

Un artículo esclarecedor y consistente,como todos los de José I. Hernández. Lamentablemente, nos está iluminando una realidad cada vez más escabrosa, injusta y miserable y unas actuaciones cada vez más oportunistas, antidemocráticas, irresponsables, peligrosas,despreciativas e irrespetuosas hacia el pueblo venezolano.

Armando Rangel
23 de mayo, 2017

Muy interesante su artículo, considero que la eliminación de las Juntas parroquiales quedo en veremos cuando la reforma – donde básicamente se establecían los lineamientos referente a los relacionado con las comunas – fue derrotada, sin embargo el difunto fue introduciendo las leyes comunales, – tenia la AN a su favor- desconociendo la voluntad popular la cual enarbolaba como bandera y ahora el señor Maduro, pretende usurpar la soberanía popular que es INSTRANFERIBLE tal cual los establece la CNRBV, trata de cercenar y sectorizar la participación directa porque sabe que al igual que las elecciones regionales las perdería dado el ejemplo del 6 D, ellos han tratado de desvirtuar y con ello desmantelarían la Asamblea Nacional expresión legitima de la soberanía popular hecho que no han podido concretar a pesar de todos los subterfugios jurídicos de la cofradía del TSJ.

cesar julio mejia
23 de mayo, 2017

Repuesta a luis: A quien pretendes confundir luis. En USA el sistema electoral es diferente (colegios eelectorales).En este caso estamos discutiendo nuestra propia legislación, la cual es muy clara al respecto. Maduro ya no convece a nadie excepto a tí. Para una mejor ilustración, pregúntate a tí mismo como chavista, cómo se celebró la Asamblea Nacional Constituyente en tiempos de Chavez.Los Venezolanos somos mas inteligentes de lo que tu crees.

Brother Full
23 de mayo, 2017

(2)

Artículo 233. Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: la muerte, su renuncia, la destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, la incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, declarado éste por la Asamblea Nacional, así como la revocatoria popular de su mandato. Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreto dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional.

farnklin
29 de mayo, 2017

Siempre me he preguntado ¿qué es un chavista?o ¿qué es el chavismo? Y hasta el momento no he conseguido las respuestas satisfactorias. Pero voy a hacerme de la idea que un chavista es alguien que se divierte con las payasadas y exhibiciones de “baile” del maduro y que obedece ciegamente a este individuo, luego ahora, puedo pensar que es un madurista, porque si el trofeo de Chávez fue la constituyente y la CRBV del año 2000, y ahora resulta que no se corresponde con los sueños imperialistas del maduro y por lo tanto hay que derogarla, para crear una Constitución moldeada a los gustos de su líder actual. Puedo también pensar que aquellas frases que nos explicaban que las leyes conocidas como constituciones son simplemente el depósito de las oscuras intenciones y perversos deseos de quienes las crean. Así tenemos en la hist. venezolana una cantidad de constituciones de acuerdo a los gustos del que llegaba a la casa presidencial. Podemos darle las gracias ala fascista mayor “Escarrá” por haber logrado darnos una constitución que se puede cambiar todos los días de acuerdo con quien se acuesten los magistrados del tsj.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.