Blog de Patricio Pron

¿La literatura o la vida?; por Patricio Pron

Por Patricio Pron | 13 de marzo, 2016
La literatura o la vida por Patricio Pron 640

Oliver Sacks tampoco deseaba distinguir entre la literatura y la vida / (Pero aparcaba cuando la primera parecía imponerse a la segunda). Fotografía cortesía de Oliver Sacks.

“El arte es superior a todo y un libro de poesía vale más que un ferrocarril”, escribió Gustave Flaubert en alguna ocasión; en otra, sin embargo, propuso “fundir todas las estatuas y hacer con ellas monedas, vestirse con las telas de los cuadros, calentarse con los libros”.

No fue el único escritor que se enfrentó a la pregunta sobre si la vida vale más que la literatura. Jack Kerouac afirmando que prefería viajar a escribir, André Malraux anteponiendo la acción política a la literaria, Theodor W. Adorno sosteniendo que no se podía escribir después de Auschwitz, Rodolfo Walsh convenciéndose de que era el tiempo del periodismo y no el de la ficción ponen de manifiesto que los escritores dicen siempre preferir la vida pero se quedan (irremediablemente) con la literatura.

Algo nos obliga a escoger desde hace siglos entre ambas, y la antigüedad de esa exigencia es tan sorprendente como su aceptación, ya que literatura y vida (o experiencia) son una y la misma cosa: la escritura y la lectura son formas específicas de la experiencia; más aun, son un tipo de experiencia que, en tanto actividad principalmente individual (y si la literatura leída y escrita está a la altura), refuerza nuestra autonomía y nos reconcilia con nuestra propia soledad (en la que siempre se piensa mejor), que contribuye a la conformación de un juicio personal y a la práctica de poner en cuestión las ideas recibidas, que pone de manifiesto que no existe una sola vida ni una sola forma de hacer las cosas.

“Me parece haber aprendido en los libros todo lo que sé de la vida”, escribió Jean Paul Sartre en alguna ocasión. ¿Cómo interpretar estas palabras si no, precisamente, como la demostración de que dividir literatura y vida, y escoger entre ellas, es imposible?

Patricio Pron 

Comentarios (2)

Rodrigo J. Mendoza T.
14 de marzo, 2016

En su “Discurso sobre las ciencias y las artes”, Rousseau dirigía una mirada recelosa y crítica hacia la ciencia, el arte (y la filosofía), concluyendo que eran la expresión de la vanidad humana y el punto de llegada de un proceso de descomposición de la sociedad, poniendo de paso en evidencia su distanciamiento indiscutible del espíritu del llamado “siglo de las luces”, caracterizado por una fe sin límites en la razón humana.

Estas disquisiciones las formuló el ginebrino en un ensayo que presentó a la Academia de Ciencias, Artes y Bellas Letras de Dijón, ensayo cuya redacción ya relativiza en alguna medida su planteamiento medular.

Los ilustres pensadores y escritores mencionados por Patricio Pron en su brevísimo comentario parecieron encontrar aristas, distancias o rupturas entre la actividad literaria y las exigencias o absurdos que la vida obliga a soportar; pero su obra (de ellos) desmiente toda recepción prosaica de sus pretendidos alejamientos.

La conclusión de Pron es indiscutible, aunque no así su interpretación de las palabras de Sartre, que podrían explicar porqué el escritor y filósofo estuvo tanto tiempo engañado sobre la real naturaleza del régimen soviético.

@manuhel
16 de marzo, 2016

Sin vida no hay literatura.

Sin caulquier tipo de vida no hay literatura.

Sin lectura, no hay literatura.

Sin vida no hay lectura.

Sin literatura, hay vida.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.